EL ESCARAMUJO 38: LA ACTIVIDAD MINERA EN CHIAPAS Un recuento del 2000 al 2012

EL ESCARAMUJO año 7 Número 38

LA ACTIVIDAD MINERA EN CHIAPAS
Un recuento del 2000 al 2012

 

Gustavo Castro Soto
Otros Mundos, AC/Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) y
del Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero (M4)

6 de Mayo de 2013; San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México.

LEER COMPLETO: EL ESCARAMUJO 38: LA ACTIVIDAD MINERA EN CHIAPAS Un recuento del 2000 al 2012  (16 págs. PDF - 260Kb)

(EXTRACTO)

Las inversiones mineras actualmente se dan en casi todos los estados del país. Desde el 2000 hasta el 2010 se otorgaron más de 56 millones de hectáreas del territorio mexicano, la mayoría en territorios indígenas. Entre el 2005 y el 2010 el valor de la producción minera fue equivalente a 552 mil millones de pesos, de los cuales solo ingresó el 1.18% a las arcas del país.

La minería es el megaproyecto de mayor impacto social y ambiental no sólo en el país, sino en toda la América Latina y el Caribe. Son los pueblos indígenas y campesinos los más afectados ya que en sus territorios se encuentran los bienes comunes naturales que se han convertido en recursos naturales al incorporarles precio y dueño en el marco del Modelo Extractivo Minero. El gobierno mexicano, lejos de proteger, garantizar y promover los derechos humanos de la población en general, beneficia y legisla a favor de los intereses mineros, violando así sistemáticamente los derechos humanos de la población.

En las inversiones mineras las condiciones laborales son pésimas y se emplea a pocas personas. La contaminación del agua con una extracción en grandes cantidades no sólo deja a las comunidades sin acceso al agua sino además muy contaminada con metales pesados.

La deforestación por la actividad minera a cielo abierto altera el clima, erosiona los suelos, se pierde biodiversidad y las plantas medicinales. Esto lo acompaña la pérdida de cosechas y la posibilidad de acceder a una alimentación adecuada. El ruido, las detonaciones, el polvo, la contaminación del aire, los deshechos, los accidentes, la pérdida del paisaje, entre otras consecuencias hacen que la población se levante en resistencia. Ante ella, la respuesta del estado es la indiferencia, el solapamiento, la represión, la criminalización de la protesta social, la corrupción y las falsas promesas. Las autoridades ambientales como PROFEPA, SEMARNAT y otras dependencias han mostrado total complicidad con los intereses de las inversiones mineras. No hay inversión minera donde no se registre algún tipo de conflicto que ha llegado no sólo a la expulsión, amenazas, hostigamiento, persecución, desplazamiento de población, sino hasta el asesinato de líderes campesinos e indígenas.

En este contexto realizamos ahora un balance de las concesiones mineras en Chiapas entre el año 2000 y 2012 con el fin de dimensionar las consecuencias para el estado y las comunidades campesinas, indígenas y el medio ambiente. Todas estas concesiones en el periodo analizado han sido otorgadas inicialmente a un total de 51 propietarios diferentes. De todos ellos, 41 son propietarios mexicanos y el resto extranjeros entre Canadá y Chile. Sin embargo, hay que tomar en cuenta que muchas concesiones ya expiraron, otras empresas han cambiado de nombre y otras empresas o particulares han vendido sus respectivos permisos. Entre el 2000 y el 2006 se llevaron a cabo muchas concesiones para explorar en Chiapas. A partir del 2006, el gobierno federal modifica la ley minera que permitiría obtener una sola concesión por exploración y explotación.

La sistematización en este análisis toma en cuenta las actividades mineras que requieren permisos federales y no están incluidos otras actividades extractivas como petróleo, gas y uranio que no se rigen por la ley minera; tampoco la extracción minera que requiere permisos municipales tales como bancos de arena, grava, arcillas y otros materiales para la construcción. Por tanto, de tomar en cuenta las omisiones anteriores la realidad es mayor en cuanto número de concesiones, de posesionarios y de territorio afectado en la entidad, así como de afectaciones ambientales y sociales.

Otros elementos a tomar en cuenta es que muchas empresas mexicanas que luego de obtener sus permisos de exploración y/o explotación, los vendieron a otro inversionista. Algunas otras concesiones por uno u otro motivo, sus títulos fueron anulados por la Secretaría de Economía, como lo veremos más adelante. También se da el caso de cambio de nombre, venta o fusión de algunas empresas. Tal es el caso de la empresa canadiense Linear Gold que cambia de nombre a Brigus Gold. A mediados de 2010, Brigus Gold se creó con la fusión de Apollo Gold y Linear Gold. Brigus Gold tiene su sede en Halifax, Canadá. Hoy es una compañía de exploración de oro y con proyectos en Canadá, México y República Dominicana. En México, la compañía ha completado una transacción con Cangold para vender el 75% en el proyecto Ixhuatán en el municipio del mismo nombre en Chiapas, y abarca un área de más de 98.000ha, incluido el depósito de oro Campamento.

Por otro lado, las empresas mineras no siempre informan sobre los tipos de minerales que pretenden extraer y tampoco la Secretaría de Economía es muy transparente en este concepto. En otras ocasiones se informa solo uno de los minerales extraídos, o los de menos valor, y no otros minerales asociados y a veces los que más son rentables.

En este periodo que comprende entre los años 2000 a 2006, durante el gobierno de Pablo Salazar Mendiguchía, se llevaron a cabo prácticamente todos los proyectos mineros de exploración. Durante el gobierno de Juan Sabines Guerrero se otorgaron todas las concesiones de alrededor de 50 años de duración. En estos dos períodos, del 2000 al 2012, los gobiernos de Vicente Fox y Felipe Calderón, otorgaron para Chiapas prácticamente todas las concesiones. En este periodo el total de actividades y/o concesiones para la exploración y explotación han sumado 153, actividades que han realizado particulares mexicanos, gobierno federal y empresas tanto mexicanas como extranjeras. Estas actividades se han realizado sobre un total mayor de 1,528,853.24 hectáreas de territorio chiapaneco, lo que equivale al 20.85% del territorio de la entidad. Estas actividades se han llevado a cabo en territorios indígenas y campesinos, y de muy alta biodiversidad.

De los 123 municipios de la entidad chiapaneca que han tenido actividad minera prácticamente todas las concesiones han sido a cielo abierto. Tanto en exploración como en exploración son 50 municipios que han tenido o tienen actualmente actividad o concesiones mineras, y representan el 40.65% del total de los municipios de Chiapas: Acacoyagua, Ixtapangajoya, Amatán, Amatenango del Vale, Ángel Albino Corzo, Bochil, Cacahoatán, Catazajá, Chamula, Chiapas de Coro, Chicoasén, Chicomuselo, Cintalapa, Coapílla, Copainalá, El Bosque, Escuintla, Frontera Comalapa, Acacoyagua, Huixtán, Ixtacomitán, La Concordia, Las Margaritas, Mapastepec, Marqués de Comillas, Mazapa, Monte Cristo de Guerrero, Motozintla, Ocozocoautla, Pantepec, Pichucalco, Pijijiapan, Pueblo Nuevo Solistahuacán, Rayón, San Cristóbal de las Casas, Siltepec, Solosuchiapa, Suchiate, Sunuapa, Tapachula, Tapilula, Tecpatán, Teopisca, Totolapa, Tuzantán, Venustiano Carranza, Villa Comaltitlán, Villa Corzo y Villa Flores.

Oficialmente, el otorgamiento de concesiones fueron dados a empresas de tres países: Canadá, Chile y México. Pese a que las empresas muchas veces no declaran todos los minerales que pretenden explorar o extraer, podemos distinguir al menos 13 minerales declarados más importantes: oro, plata, plomo, cobre, zinc, barita, antimonio, wolframio (tungsteno), hierro, titanio, magnetita, molibdeno y sal.

Hasta la década del 2050, alrededor de 54 proyectos mineros están concesionados por 50 años en 24 municipios en total, lo que representan el 19.5% del total de los municipios de la entidad. Entre ellos están Acacoyagua (6), Amatenango del Valle (1), Ángel Albino Corzo (3), Chicomuselo (2), Cintalapa (2), Coapilla (1), Copainalá (1), Escuintla (3), Frontera Comalapa (2), Ixtacomitán (1), La Concordia (1) Mapastepec (2), Mazapa de Madero (1), Motozintla (4), Ocozocoautla(1), Pichucalco (2), Pijijiapan (2), Rayón (2), Siltepec (4), Solosuchiapa (5), Tapachula (4), Venustiano Carranza (2), Villa Comaltitlán (1) y Villa Flores (1)...

LEER COMPLETO: EL ESCARAMUJO 38: LA ACTIVIDAD MINERA EN CHIAPAS Un recuento del 2000 al 2012  (16 págs. PDF - 260Kb)

VER TODOS LOS ESCARAMUJOS