EL ESCARAMUJO 49: LA MINERIA EN CHIAPAS 2015

 

Gustavo Castro Soto
Otros Mundos,A.C./Rema-M4
San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México; 7 de enero 2015

 

LEER PDF COMPLETO: EL ESCARAMUJO 49: La Minería en Chiapas 2015 (17 págs. -PDF 431Kb)

Existen muchos minerales en el estado de Chiapas, según diversos estudios. Sin embargo, no todos estos bienes comunes minerales están calculados como recursos naturales medidos en su cantidad, calidad y rentabilidad para que interesen ser extraídos. Para ello, las empresas y el gobierno llevan a cabo actividades de prospección cuya forma de hacerlo no requiere una concesión del gobierno ni permiso local al no violentar, aparentemente, a los dueños de dichas tierras ya sean privadas, comunales o ejidales. Esta prospección se hace por medios satelitales, muestreos físicos, observación en el lugar y con otros recursos para detectar lo que hay en los terrenos. Es lo que observan muchas personas en las comunidades y no saben de qué se trata; no identifican estas acciones; no saben qué hay detrás de la presencia de ingenieros o extranjeros que aparentemente no hacen daño, aunque no dejan de ser sospechosos.

Esta prospección es la que genera el interés de una empresa por explotar los bienes comunes minerales. Este proceso es el momento clave que en ocasiones conlleva años. Los habitantes locales muchas veces desestiman estas acciones ya que no ven reflejada la prospección en la lista oficial de concesiones porque para ello no se necesita concesión. Sin embargo, la concesión es un mero trámite administrativo que pone las bases para activar, con el permiso del gobierno federal, la extracción de los minerales del subsuelo. Pero falta el permiso de los dueños del suelo y es cuando se acercan a las autoridades ejidales, comunales o de tierras privadas para tratar de convencer por medio de muchas artimañas, amenazas, intimidaciones, mentiras, sobornos y hasta presiones de todo tipo, con el fin de que los dueños den la licencia social, o sea, el permiso de la comunidad para raspar su suelo. Incluso se ha llegado al asesinato de defensores de derechos humanos con tal de lograr la extracción del mineral. Para profundizar sobre las estrategias comunitarias con el fin de prevenir el arribo de los proyectos mineros, se puede consultar la “Guía de las Reistencias” de Miguel Angel Mijangos Leal de PIAP, A.C.

Las acciones de prospección deben ser identificadas a tiempo por los dueños de los terrenos y desde ese momento generar mecanismos de vigilancia y resistencia. Y es que ya probado que hay algún tipo de mineral que se puede comercializar como recurso natural explotable, los inversores no dejarán de hacer el intento permanente para extraerlo a toda costa.

Ya que la prospección garantizó la existencia de minerales, la empresa requiere saber con mayor exactitud la cantidad, calidad y modo en que se encuentra un mineral para asegurarse que es rentable la extracción. Para ello sí requiere de un permiso de exploración, ya que en esta etapa se necesita intervenir más en el territorio usando algunos explosivos, barrenos, maquinaria más especializada, e instalarse en el lugar por algunos años. Esto implica entonces una ocupación temporal de terrenos que no son de la empresa y requiere el permiso de los dueños y algunos permisos del gobierno para el uso del agua, de energía, de explosivos, etc. Sin embargo, por diversas razones, el mineral no se convierte en un recurso natural explotable ya sea porque no se tiene la tecnología adecuada; porque no hay la empresa disponible para hacerlo; porque existen inseguridades en la inversión por causas políticas locales o nacionales; porque el precio del mineral ha fluctuado y no lo hace en ese momento rentable; porque no existe la infraestructura local que favorezca las ganancias y la comercialización como son la disposición de caminos, agua, puertos o electricidad; porque no se le ofrece a la empresa el atractivo fiscal, legal o administrativo para invertir; entre otras razones. Pero si se confirma la existencia de mineral rentable y se dan todas las condiciones, la empresa pasa a la etapa de explotación.

Aunque solo se llegue a la prospección sin llegar a la concesión para la exploración y explotación, el mineral ya ha sido identificado. Y esta es la amenaza principal sobre los territorios porque, tarde o temprano, la empresa vendrá a extraer el mineral. Durante la prospección, o mejor antes, es el momento fundamental de la organización de la resistencia, pero el más difícil al mismo tiempo. Por lo general, las comunidades no ven de cerca el peligro, no identifican las acciones de la prospección o no entienden la presencia de gente extraña, no saben para qué ni qué pretenden. Les ofrecen mentiras y promesas, los confunden o no se ve a primera vista el interés sobre los minerales, y si lo saben, se ignora el modelo de extracción y sus consecuencias sociombientales, lo que provoca que los dueños de los terrenos fácilmente den ciertos permisos o sean tolerantes a la presencia de los extraños prospectores.

Por tanto, las concesiones para explorar y/o explotar, son una parte del problema y de los intereses creados. Muchas concesiones dejan de ser vigentes por diversas causas como incumplimientos administrativos, pero que se pueden reactivar en otros momentos. Así, muchos supondrán que no hay peligro si no hay concesiones otorgadas sobre su territorio, o porque la concesión ya desapareció de la lista, pero sí hay minerales explotables tarde o temprano. Y todas estas posturas son un peligro que facilitarán la imposición del proyecto minero.

De este modo, independientemente de si existen concesiones o no; o si éstas están vigentes  o no, la clave está en generar consciencia e información colectiva y comunitaria sobre los bienes comunes minerales del territorio, hacer consciencia del interés de otros por extraerlos y las repercusiones que tendría. Este es el reto mayor, generar prevención. Por ello insistimos que la concesión no es el único parámetro que marca la existencia de minerales ni la intención de explotarlos Es solo un paso administrativo y legal para poder hacerlo.

Aclarado lo anterior, haremos una descripción de las concesiones mineras otorgadas en Chiapas y que estarán vigentes a partir de enero de 2015 más las que se sumen a lo largo del año. Sin embargo, hay otras muchas hectáreas que están esperando ser concesionadas ya que hay muchos minerales por todo el estado; también existen concesiones suspendidas, dormidas, y otras vigentes que no significa que se estén explotando en el momento, ya que para hacerlo se requiere la licencia social, el acuerdo de los dueños del suelo (ejidatarios, comuneros o privados) para que al empresa pase a extraer lo concesionado en el subsuelo como ya lo hemos mencionado. Para ello es necesario que el Presidente Municipal otorgue el permiso para que la empresa solicite el cambio de uso de suelo. Y estos son los intentos que hacen al llegar a las asambleas ejidales o comunales para convencerlos de los proyectos mineros.

La estrategia del Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero (M4) de decretar territorios libres de la extracción minera, e impulsada en México por la Red Mexicana de Afectados por la Minería (Rema) en el país, se ha ido extendiendo y contagiando en muchos territorios. En diciembre de 2013 y luego ratificado en otra movilización del 2014 en Tapachula, Chiapas,  alrededor de 60 comunidades, organizaciones, ejidos y bienes comunales decretaron sus territorios libres de minería. En el mes de diciembre de 2014 los mineros chinos de la empresa Honour Up Trading S.A. de C.V., intentaron dividir al ejido El Triunfo en el municipio de Escuintla con el fin de que aprobara el proyecto minero La Joya para extraer fierro y toda sustancia posible que encuentren, cuando en ese año ya habían decretado en asamblea ejidal que sus territorios estarían libres de proyectos mineros. En el municipio de Chicomuselo varias comunidades se han decretado libres de minería. Y así en los estados de Guerrero, Colima, Chihuahua, Puebla, Oaxaca, la lucha por decretar territorios libres de minería se va extendiendo a la par de la estrategia del gobierno federal de romper con esta dinámica por medio de la Reforma Energética, para impedir que los dueños sean autónomos en sus decisiones sobre el uso que le darán al suelo de sus territorios.

(mapas, tablas de conceciones...)

LEER PDF COMPLETO: EL ESCARAMUJO 49: La Minería en Chiapas 2015 (17 págs. -PDF 431Kb)


VER TODOS LOS ESCARAMUJOS