EL ESCARAMUJO 10: ÚLTIMA FASE DEL CAPITALISMO: EL MODELO CORPORACIÓN-NACIÓN: LAS CORPORACIONES SE ROBAN LA VIDA- Parte VII

EL ESCARAMUJO año 5 número 10:es

ÚLTIMA FASE DEL CAPITALISMO: EL MODELO CORPORACIÓN-NACIÓN (LAS CORPORACIONES SE ROBAN LA VIDA) (Parte VII)


Nieves Capote Figueroa
Otros Mundos AC/Amigos de la Tierra México
mayo de 2011, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México
www.otrosmundoschiapas.org
DESCARGAR: AQUÍ (.pdf 8 págs. 222Kb)

3. LAS CORPORACIONES SE ROBAN LA VIDA.

“Hace más de medio siglo que las Naciones Unidas aprobaron la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y no hay documento internacional más citado y elogiado. No es por criticar, pero a esta altura me parece evidente que a la declaración le falta mucho más que lo que tiene. Por ejemplo, allí no figura el más elemental de los derechos, el derecho a respirar, que se ha hecho impracticable en este mundo donde los pájaros tosen. Ni figura el derecho a caminar, que ya ha pasado a la categoría de hazaña ahora que sólo quedan dos clases de peatones, los rápidos y los muertos. Y tampoco figura el derecho a la indignación, que es lo menos que la dignidad humana puede exigir cuando se la condena a ser indigna, ni el derecho a luchar por otro mundo posible cuando se ha hecho imposible el mundo tal cual es.” Eduardo Galeano[1]


La última frontera que les faltaba a las Corporaciones era adueñarse de la vida. Las Patentes y la biopiratería, las privatizaciones de bienes comunes, los transgénicos y la biotecnología, ponen en manos de las Corporaciones áreas que son básicas para la vida y para la supervivencia del planeta entero.

Terminando el modelo Neoliberal y avanzando en el Modelo Corporación Nación, las Corporaciones y sus gobiernos lacayos consiguieron que la Propiedad Intelectual saliera del ámbito de los inventos y sus creadores, que se ampliara a todos los ámbitos y  que fuera obligatorio para todo el comercio internacional (especialmente a través de los TLC´s y la OMC, como ya señalamos).

La Propiedad Intelectual se refiere a un grupo de leyes —las patentes, los Derechos de Obtentor, el copyright, las marcas registradas y los secretos comerciales— cuyo objetivo es proteger a los inventores y artistas de que pierdan control sobre las creaciones o ideas de su intelecto. La propiedad intelectual se ha convertido en una herramienta muy poderosa para fortalecer los monopolios de las corporaciones y consolidar poder de mercado[2].

Ahora estamos hablando de la apropiación del conocimiento, de los bienes culturales, de los desarrollos tecnológicos, y sobre todo en este Modelo, de la apropiación de la vida. ¿Quien hubiera imaginado que llegaría el momento en que una semilla, cuidada y mejorada durante siglos por mujeres y hombres campesinos, sería propiedad privada?

Si bien cada apartado de este tema sería un documento en sí mismo, imposible de abarcar en su totalidad, mencionaremos las áreas de dominación que persiguen las Corporaciones.

Las Patentes sobre conocimientos ancestrales y plantas que pertenecen a los bienes colectivos, son registradas por las Corporaciones y/o universidades y/o personas, lo que se ha denunciado durante años como biopiratería. Es la apropiación de la diversidad biológica para la comercialización, incluye conocimientos genéticos como conocimiento cultural. Los ejemplos más conocidos son las patentes sobre plantas medicinales como el tepezcohuite o la ayahuasca, patentes de genes como el gen Bt que es una bacteria natural y las patentes sobre alimentos procesados como el pozol mexicano.

Los premios Capitán Garfio a la Biopiratería: El gobierno de Estados Unidos ganó en la categoría "Más Peligroso" por patentar las células humanas de un hombre Hagahai de Papua Nueva Guinea.

La Compañía Pod-Ners fue votada "Más codiciosa" por emprender juicio contra los exportadores mejicanos de frijoles, argumentando que el cultivo de frijoles amarillos realizado por generaciones de campesinos en México, atenta contra la patente monopólica de esa compañía.

La empresa L’Oreal fue premiada como "Más Ofensiva" por patentar el uso de la Kava -una planta utilizada en muchos países del Pacífico y fuente de una bebida ceremonial- para reducir la pérdida de cabello.

"El Mayor Delincuente Corporativo" fue otorgado a DeCode Genetics por ganar los derechos exclusivos para explotar comercialmente la información genética de los 270.000 habitantes de Islandia. DeCode tiene un contrato por 200 millones de dólares con Hoffman-LaRoche para identificar "genes de enfermedades" derivados del ADN de los islandeses. Premios Capitan Hook 2004[3].

La Biotecnología, el uso de la tecnología en la biología, se utiliza principalmente para las áreas de alimentos, agricultura y medicina. Aquí las patentes añaden los organismos modificados genéticamente o Transgénicos. Los transgénicos, que cuentan ya con varias generaciones de desarrollo, aseguran la propiedad de las Corporaciones sobre los procesos biológicos, sobre semillas y alimentos. Destruyen las semillas criollas, destruyen la conservación de semillas en manos de los y las campesinas, y obligan a depender de la semilla transgénica para poder sembrar, lo que significa estar en manos de las Corporaciones para la alimentación mundial.

Por primera vez en la historia las Corporaciones transnacionales de biotecnología están llegando a ser los arquitectos y dueños de “vida”. Con poco o ningunas restricciones, requerimientos de etiquetado, o protocolo científico, los bio-ingenieros han comenzado a crear cientos de productos monstruosos genéticamente alterados los cuales son de peligro para la salud, el ecosistema e impactos negativos en lo socioeconómico en billones de campesinos en todo el mundo.[4]

La presión por extender los cultivos de transgénicos en el mundo y de aumentar los alimentos y plantaciones transgénicas, siguen siendo en este momento del Modelo uno de los principales intereses de las Corporaciones de la alimentación.

Se calcula que para el año 2027 el mercado de transgénico dará unas ganancias de 15 billones de dólares, lo que supone el poder económico más grande del Planeta[5].

Nanotecnología. La frontera de lo “invisible”. El nanómetro es la unidad de longitud que equivale a una milmillonésima parte de un metro. Comúnmente se utiliza para medir la longitud de onda de la radiación ultravioleta, radiación infrarroja y la luz[6]. Con la nanotecnología se trabaja a nivel de átomos y moléculas, es la creación de materiales a esta escala. Sus productos son considerados uno de los mercados de mayor auge actualmente. Se estima que la venta de nanoproductos para 2010 sería mayor a los 500 mil millones de dólares, “cifra superior al total de las exportaciones de América Latina y Caribe en 2004”[7]. Aún sin que lo sepamos y sin que nos informen, las nanopartículas se encuentran en muchas cosas que utilizamos habitualmente.

Existen por ejemplo vidrios autolimpiantes, cubiertos con nanopartículas de óxido de titanio, que reaccionan a la luz del sol y desintegran partículas de polvo. También las nanopartículas se usan en el calzado térmico, colchones que repelen sudor y polvo, cosméticos adaptados (a piel, raza, sexo)[8], productos de limpieza, cremas, en el acero, en lo que llaman “recubrimientos inteligentes” que supuestamente se autoreparan a si mismos; nanopartículas catalizadoras en celdas de combustible, en antenas, en medicina regenerativa; se utilizan en la industria de alimentos para los alimentos mismos y en sus procesos de conservación, también en las industrias de fertilizantes y agroquímicos y se utilizan en la medicina y los medicamentos.

Helmut Kaiser, consejero de nanotecnología para la Real Sociedad de Ciencia Británica, estima que actualmente hay más de 300 nanoproductos alimenticios disponibles en el mercado.

Algunos restaurantes de Estados Unidos ya utilizan un nanocatalizador para freír papas, creado por Oil Fresh, que permite conservar el mismo aceite durante más tiempo y bajar la temperatura de cocción en 20 grados.

En Nanotek Consortium, un grupo de 15 universidades y empresas reunidas por Kraft Foods, investigan la creación de nanopartículas que contengan aromas, sabores y colorantes específicos que permitan programar una bebida o fabricar alimentos personalizados, según el perfil nutricional de quienes los consumen. En los Países Bajos, Friesland Foods busca productos con bajo contenido de grasa, pero igual textura y sabor que los normales; mientras Lionix investiga con el Lab-on-a-chip un microlaboratorio que controla permanentemente la correcta conservación de productos frescos, como las ensaladas. También hay perspectivas para la separación de compuestos de la leche y para optimizar su transformación en productos derivados[9].

La nanotecnología está utilizándose ya en muchas de las cosas que usamos cotidianamente, sin que se haya comprobado su seguridad para las personas y para la naturaleza. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria concluye que hay muchas incertidumbres sobre su seguridad, y esto sólo al realizar una evaluación sobre su uso en alimentos y piensos[10].

Premio a la Peor Nanotecnología 2004: Yang Mengjun (China). Por patentar 466 mezclas herbales tradicionales usados para propósitos médicos en China. Simplemente convirtiendo las plantas tradicionales en finos polvos hechos de partículas por debajo de los 100 nanómetros (la millonésima parte de un milímetro), y reclamarlas como nueva invención con solubilidad y bioaccesibilidad incrementadas. El Sr. Yang aseguró patentes monopólicas sobre cortezas, raíces, frutos y hojas utilizadas en la medicina china desde tiempos remotos. Al parecer, el Sr. Yang es el propietario individual con mayor número de nanopatentes en el mundo. Una nueva forma de monopolizar el conocimiento antiguo. Premios Capitan Hook por Bipirateria 2004.

Y qué decir del uso de nanotecnología en la industria armamentística. Las investigaciones para este uso crearían armas mucho más potentes que las nucleares, debido a que es precisamente su capacidad de producir energía con más rapidez lo que ayuda a potencializar su reacción química.

La nanotecnología puede dar lugar a una nueva generación de armas con una capacidad de destrucción y de disuasión superiores a las del armamento nuclear, químico y biológico, que estarán al alcance de cualquier pequeño país o grupo terrorista, advierte la revista Signal, perteneciente a la Armed Forces Communications and Electronics Association[11].

En este campo estamos hablando por ejemplo de nanosensores, armas que puedan diseminar nanopartículas, armas con información de ADN, armas biológicas “inteligentes”, y un largo etc difícil de imaginar.

El uso de nanopartículas tiene alcances muy peligrosos para la vida y para el planeta. Por ejemplo, las nanopartículas son tan pequeñas que penetran en la atmósfera, en la piel, pueden pasar a la sangre y al cerebro sin que sepamos que tipo de transformaciones pueden generar. Un experimento de la Doctora Eva Oberdorster confirmó que nanopartículas de carbono penetraron en los cerebros de los peces y generó la inflamación del hígado, otros estudios demostraron que las nanopartículas de oro pueden moverse a través de la placenta de la madre al bebé[12]. No podemos más que sospechar las implicaciones que podría tener esta tecnología para el control social y la discriminación étnica.

Michael Walker del Instituto Fraser lo dice bien claro: “Debería privatizarse cada metro de tierra, metro cúbico de de aire y de agua en este planeta”[13]. No lo dice en broma.

Geoingeniería. La última frontera, manipular el clima en vez de cambiar el sistema. Las grandes Corporaciones y grupos de poder político esperan poder seguir contaminando como hasta ahora, y una forma de sacar beneficios de ambas cosas, contaminar y contrarrestar los impactos de la crisis climática que generan, es la geoingeniería. El objetivo final es manipular el clima para reducir los impactos del desastre. Esto se está realizando a través de varios experimentos: Fertilización Oceánica, Aerosoles de Sulfato, Blanqueamiento de nubes y Biochar[14].

La Fertilización Oceánica: cómo manipular el Plancton de los océanos para que capturen más carbono.

Los Aerosoles de Sulfato y Volcanes artificiales, pretenden reducir la radiación solar disparando partículas de sulfato a la atmósfera, con la idea de que hagan de reflectores.

Blanqueamiento de nubes, inyectándoles agua de mar.

Biochar, es carbón agregado a los suelos. La idea que nos venden es que esto regeneraría tierras degradadas y como podrían secuestrar carbono pues contribuye a mitigar el cambio climático. La realidad es que esto se relaciona con los intereses de las Corporaciones de agronegocios, incluidos de agrocombustibles, pues para hacer un biochar en masa, se requiere de grandes extensiones de tierras y de  plantaciones.

“La propuesta del biochar no toma en cuenta las causas en las que radica el cambio climático: la combustión de los combustibles fósiles y la destrucción de los ecosistemas, incluyendo la deforestación y la destrucción de suelos sanos a través de la agricultura industrial.”[15]

Ninguno de los experimentos de geoingeniería asegura cómo afectará esta manipulación a las cadenas alimentarias de los océanos y al mismo clima, al mismo tiempo que esto de que se capture el carbono es muy dudoso. “Al modificar el clima -o por las tecnologías usadas- habría también fuertes impactos sobre la biodiversidad, particularmente sobre ecosistemas ya frágiles y vulnerables, de los que dependen directamente millones de personas en comunidades indígenas y campesinas.

La geoingeniería es además un arma de guerra potencial, de lo cual hay precedentes comprobados: documentos ahora desclasificados muestran que Estados Unidos usó manipulación climática como arma durante la guerra de Vietnam.” [16]

4. PRIVATIZACIÓN DE LA VIDA.

“Con la desregularización, la privatización y el libre comercio, lo que estamos viendo es otra parcelación, o si se prefiere otra privatización de los bienes comunes. Una de las cosas que me parece muy interesante en nuestro debate actual es el concepto de quien crea la riqueza. La riqueza solo se crea cuando se posee de forma privada. Pero entonces, ¿qué es lo que se podría considerar el agua limpia, el aire puro, un medio ambiente seguro? ¿Es que no son también una forma de riqueza? ¿Por qué solo se convierte en riqueza cuando alguien le pone una valla alrededor o lo declara propiedad privada? Eso no es creación de riqueza es usurpación de la riqueza.”Elaine Bernard, Directora de Programa Sindical, Univ. Hardard.[17]

Llegados a este Modelo las Corporaciones han conseguido poder privatizar casi todo, ¿qué les falta? Por supuesto todo lo escrito hasta aquí tiene que ver con privatizaciones, se llamen de una forma o de otra. El fin es poner en manos privadas bienes colectivos. Al mismo tiempo el Sistema Capitalista nos ha hecho creer que realmente la propiedad privada es sinónimo de riqueza, de desarrollo, de mejor desempeño, etc. En el afán de poder convertir todo en mercancía, ya estamos en la era de poder convertir en mercancía comprable lo que son en realidad derechos de humanos y de humanas, por ejemplo: el agua.

Alrededor del 12% de la población consume el 85% del agua potable en proporciones promedio de un 70% el sector agroindustrial, un 25% el industrial y 10% en consumo doméstico. Los tres principales usuarios de agua a nivel mundial son India, China, Estados Unidos de América[18]. Con el agua que necesita un campo de golf, se podría abastecer una ciudad de 12.000 habitantes.

El agua es un recurso estratégico que se convierte en un tema de seguridad nacional. Como lo dijo en su célebre frase el ex vicepresidente del Banco Mundial, Ismael Serageldín, “la próxima guerra mundial será por el agua”, y el Banco Mundial se ha dado a la tarea de financiar en todo el mundo la privatización del agua por todas las formas posibles: en cuanto al agua entubada se privatiza toda la red o partes de ella, como es por ejemplo las plantas purificadoras de agua o la distribución; otra vía es privatizando territorios, construyendo represas (agua y energía eléctrica), llegando hasta la venta de agua embotellada.

Hay que tener en cuenta también que el agua es clave para el funcionamiento de las industrias y de la agroindustria. Por ejemplo, la agroindustria consume el 70%del agua, para fabricar un coche se requieren 400 mil litros de agua, se usan 15,500 litros para producir tan sólo un kilo de carne de vaca; las industrias extractivas como el petróleo o la minería utilizan mucho agua (sin contar el impacto sobre el agua que contaminan); el negocio del agua embotellada también en manos de Corporaciones de bebidas supone dejarle al planeta 2.7 millones de toneladas de plástico cada año[19] y se calcula que el agua embotella llega a costar entre 7000 y 10.000 veces más que lo que cuesta el agua de la llave.

A nivel mundial, se gastaron $100 billones de dólares en agua embotellada en el 2005. Este dinero es suficiente para financiar una inversión anual de $110 billones de dólares—aproximadamente una quinta parte de los gastos militares anuales en el mundo—necesaria para asegurar que todo el mundo tenga acceso al agua y la salubridad adecuada. [20]

Las principales Corporaciones en torno al agua son: de Estados Unidos, Enron Springs, Monsanto Wells y Bechtel Co.; las francesas Suez/división ONDEO (antes Lyonnaise des Eaux) y Vivendi; las españolas Aguas de Valencia y Unión FENOSA ACEX; la inglesa Thames Water[21] y las Corporaciones de bebidas Coca Cola, Nestlé y Pepsi.

La hidromafia quiere poner a la venta el agua. La Organización Mundial del Comercio y la banca multilateral o llamadas Instituciones Financieras Internacionales (IFIs) como el Banco Mundial (BM), el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), son los ejes fundamentales que están poniendo al vital liquido en las manos de las empresas. Dos de ellas, Bechtel y Monsanto, los dos de los Estados Unidos, buscan privatizar y controlar el agua en varios países, tales como India, Bolivia y México. Las empresas Vivendi y Suez se están adueñando del agua en el mundo y controlan el acceso al agua potable de más de 100 millones de personas en el planeta.[22]

No fue para nadie realmente novedoso que en el documento del Banco Mundial presentado en el IV Foro Mundial del Agua celebrado en Ciudad de México en marzo 2006, explicitara lo que ya se hacía desde años atrás: quien no privatice sus servicios públicos de agua potable no recibirá préstamos.

Para lograrlo, el BM, por un lado, impulsa la concentración del "manejo de cuencas hídricas" en manos de ONGs internacionales que financia -CI, WWF y otras que reciben fondos directamente de la AID-. Los recursos de Agencias de Cooperación Internacional de España y Alemania, entre otras, generalmente se han restringido a la inversión regulada en infraestructura (acueductos, presas, etc.), dejando espacio para que el capital estadounidense controle y usufructe directamente el recurso y no el de otros países -fenómeno al menos marcadamente en AL, zona altamente biodiversad que al atraer las lluvias, también se vuelve altamente rica en agua.[23]

En 1999, Cabo Verde, ex colonia portuguesa, vendió el 51% de los activos de la empresa estatal de electricidad y agua, Electra, a un consorcio de Eletricidade de Portugal y Aguas de Portugal, ambas empresas estatales portuguesas, con apoyo de un préstamo del Banco Mundial de USD 22 millones.

Gabón, ex colonia francesa, vendió en 1997 el 51% de la empresa estatal de agua y electricidad SEEG a la ETN francesa Veolia, en virtud de una privatización dispuesta por la Corporación Financiera Internacional (CFI), que es la sección del sector privado del Banco Mundial.[24]

Los resultados de las privatizaciones de la red de agua, han sido catastróficas:

-En primer lugar las decisiones de los países sobre el desarrollo de la red del agua y las consecuencias que esto tiene para la población han quedado en manos de las Corporaciones.

-Los Estados han ido anulando los fondos de los que disponen para invertir en sus servicios de agua.

-Los precios del agua entubada se dispararon hasta en un 50% en los países donde se privatizó el servicio. Lo mismo sucedió con el precio de la luz, en lo que se refiere a las represas y la privatización del agua-energía eléctrica.

-La realidad ha sido que las corporaciones no realizan las inversiones en infraestructura de agua que prometen, reducen el mantenimiento del sistema público que recibieron y no amplían el acceso al agua a la población que  hace falta.

-Las Corporaciones sólo realizan inversiones hacia zonas industriales y población con recursos para pagar el agua, dejando fuera del servicio a poblaciones marginadas.

-Al final, todas las inversiones son pagadas por el público y no por las empresas, en su mayor parte a través de una combinación de cargas por el servicio mismo y a través de impuestos en general[25].


Por fin en Julio de 2010 la Asamblea General de las Naciones Unidas apoyó la iniciativa bolivariana de que se declarara el acceso al agua potable y el saneamiento básico como “un derecho humano esencial para el pleno disfrute de la vida y de todos los derechos humanos”. Dejar ese derecho humano en manos de las Corporaciones significa que los pueblos se las arreglen como puedan, sin acceso al agua.

En la antigua colonia francesa de Mali, fue adjudicada por 20 años, en el 2000, una concesión de servicios de electricidad y agua a una empresa de propiedad mayoritaria de la francesa Saur. La empresa fue renacionalizada en 2005 por los pésimos resultados.[26]

Ni que decir de la privatización del agua en Bolivia, que dio lugar a la llamada “guerra del agua”. En septiembre de 1999 el Banco Mundial logró que el suministro de agua de Cochabamba quedara en manos de la Corporación Bechtel. Inmediatamente las tarifas aumentaron en 50%. La indignación de la población se convirtió en protesta y la protesta logró sacar a Bechtel de Cochabamba. En 2001 Bechtel pidió una indemnización al gobierno de Bolivia por 25 a 100 millones de dólares. El 19 de enero de  2006 la Corporación decidió abandonar la demanda, al parecer, por la presión internacional en contra de ellos.

DESCARGAR: AQUÍ (.pdf 8 págs. 222Kb)
LEER TODOS LOS ESCARAJUMOS:
http://otrosmundoschiapas.org/index.php/component/content/category/118-el-escaramujo.html

NOTAS:
[1]    Ni derechos ni humanos. Eduardo Galeano.
[2]    ETC Group, http://www.etcgroup.org/es/los_problemas/propiedad_intelectual_y_patentes
[3]    Tomado de la web Amigos d e la Tierra Internacional.
[4]   Los peligros de los transgénicos: alimentos y cosechas. Por Ronnie Cummins.
[5]    Globalización S.A. La concentración del poder corporativo. Biodiversidad Sustento y Culturas, Cuadernillo Nº12.2002.
[6]    http://es.wikipedia.org/wiki/Nan%C3%B3metro
[7]    El despegue de las nanotecnologías. Noela Invernizzi y Guillermo Foladori. Ciencia ergo sum, año/vol.12, número 003.Universidad Autónoma del Estado de México, Toluca, México pp.321-327
[8]    Ibid.
[9]    Nanotecnología en los alimentos. www.nanoalimentos.com
[10]  Ibid.
[11]   La nanotecnología promete armas más destructivas que las nucleares. Tendencias Científicas. /www.tendencias21.net
[12]  El despegue de las nanotecnologías. Noela Invernizzi y Guillermo Foladori. Ciencia ergo sum, año/vol.12, número 003.Universidad Autónoma del Estado de México, Toluca, México pp.321-327
[13]  The Corporation: ¿Instituciones o Psicópatas?
[14]  Información tomada de la Campaña No Manipulen la Madre Tierra. Pueden encontrar más información en www. nomanipulenlamadretierra.org
[15] Biochar, una nueva amenaza para los pueblos, la tierra y los ecosistemas. Almuth Ernsting y Rachel Smolker, www.biofuelwatch.org.uk/docs/biocharbriefing.pdf
[16]  ¿Geoingeniería? No, Gracias. Silvia Ribeiro. Investigadora del Grupo ETC. La Jornada 6 de Noviembre de 2010.
[17]  En Documental The Corporation ¿Instituciones o psicópatas?
[18]   Agua, conflicto y seguridad Por Gian Carlo Delgado Ramos 06-10-10. www.comda.org.mx
[19]  Earth Policy Institute
[20] Una Mirada Estadística Sobre la Crisis Mundial del Agua. Resumen de la Crisis Mundial del Agua. Adaptado de Water Partners International. ourwatercommons.org
[21]   Privatización y saqueo del agua dulce de Mesoamérica. Por Gian Carlo Delgado Ramos.
[22]   El Agua y las Últimas Trincheras. 11/05/05 Por Gustavo Castro Soto. www.otrosmundoschiapas.org
[23]   Ibid
[24]   Espejismo en el agua. El fracaso de las inversiones privadas en servicios de agua de países en desarrollo. Por David Hall y Emanuele Lobina, Unidad de Investigación Internacional sobre los Servicios Públicos. www.psiru.org
[25]   Espejismo en el agua. El fracaso de las inversiones privadas en servicios de agua de países en desarrollo. Por David Hall y Emanuele Lobina, Unidad de Investigación Internacional sobre los Servicios Públicos. www.psiru.org
[26]   Ibid