LIBRO EN PDF: Bosques argentinos

Compartimos esta publicación de Amigos de la Tierra Argentina, miembros de Amigos de la Tierra Internacional

>> DESCARGAR EL LIBRO EN PDF <<

Este material se realizó gracias al aporte de la Fundación Siemenpuu.
Coordinación: Natalia Paola Salvático
Edición: Diego Andrés Martínez Zambrano
Autores: Camila Trama, Martín Ezequiel Farina, Florencia Delle Donne, Silvana
Elisa Sosa, Diego Andrés Martínez Zambrano, Natalia Paola Salvático.
Diseño e Ilustración: Natalia Paola Salvático

Esta obra se puede reproducir citando la fuente.

>> Para adquirir un ejemplar impreso, escriban a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. <<

Extracto:

II. Formas de la Gestión Comunitaria en Argentina: Voces y Luchas

a) Pueblos originarios en territorios comunitarios (FORMOSA - Comunidades Qom)

En el extremo norte de la Argentina, en la provincia de Formosa habita uno de los pueblos originarios con mayor población en el país, los Qom. Su trashumancia les ha permitido desarrollar un profundo conocimiento acerca de las propiedades medicinales y nutritivas de gran cantidad de plantas, así como saberes específicos sobre diversidad de árboles y sus partes, el comportamiento de especies animales y las transformaciones de su entorno según las estaciones del año.

La comunidad Potae Napocna Navogoh, más conocida como "La Primavera", vive desde antes de la colonización en la zona de Laguna Blanca, lindante al Parque Nacional Río Pilcomayo. Sin embargo, desde hace más de 30 años, la comunidad reclama la devolución y titulación de su territorio, cedidas originalmente en 1940 pero que no fueron entregadas correctamente. Su lucha ha sido objeto de numerosos hechos de violencia y represión. Para Amnistía Internacional, este es uno de los conflictos paradigmáticos que "da cuenta de la situación de violencia, discriminación y exclusión de los pueblos originarios en Argentina". (Amnistía Internacional, 2015)

En el 2010, las comunidades de La Primavera protestaron en la ruta nacional N.º 86 por acciones inconsultas en su territorio por parte del gobierno. Luego de una brutal represión por la policía de Formosa que terminó con un saldo de tres muertos, la protesta se trasladó al centro de Buenos Aires para exigir el cumplimiento de sus derechos. Cinco años después (2015), representantes de 27 comunidades indígenas qom, pilagá, wichí y nivaclé protestaron nuevamente en la Avenida 9 de Julio de la Ciudad de Buenos Aires para reclamar las promesas incumplidas, que incluían el derecho de un relevamiento territorial, el reconocimiento oficial a las autoridades votadas por la comunidad, justicia por la represión de 2010 y asistencia sanitaria (Aranda, 2015).

Durante diez meses ininterrumpidos acamparon reclamando por sus tierras, en donde adicionalmente se presenta un amparo colectivo en el que requería entre otras cosas la posesión de sus tierras tradicionales, y que involucraba al Estado Nacional, el Instituto Nacional de Asuntos Indígenas, a la Administración de Parques Nacionales, a la Universidad Nacional y gobierno de la provincia de Formosa. (infobae, 2015)

El campamento del 2015, a pesar de no haber sido el primero, resultó ser de relevancia histórica por la magnitud alcanzada. En una entrevista concedida a Amigos de la Tierra Argentina resultó evidente como la causa principal del campamento era la lucha por el territorio, ya que el gobierno de Formosa permitió que empresas multimillonarias se instalaran en campos y montes propios de la comunidad. Al mismo tiempo, se observa la relación profunda entre su legítimo reclamo y la posibilidad de continuar con sus modos ancestrales de vida. Según Cirilo, de la comunidad Mala’ lapel del centro de Formosa, los montes les pertenecen, "porque nuestros ancestros han vivido muchos años en ese lugar. Por eso nuestro reclamo es que podamos recuperarlos. Nosotros queremos tener un territorio sano, porque las empresas no sólo los compran sino que los contaminan." (RMR, 2015)

Campamento en reclamo de derechos territoriales. (foto: Amigos de la Tierra Argentina)

De esta manera, la comunidad qom resalta la relación intrínseca con los montes de su territorio, ya que entre otras cosas obtiene el agua de las lagunas aledañas, pero resaltan que en los últimos años "cuando llueve, se va el agua de las plantaciones de soja fumigadas hacia la laguna. Creemos que el monte mantiene la humedad y hace que podamos tener agua. Los que vivimos ahí somos los perjudicados, porque somos los que vivimos hasta el último momento de nuestras vidas, y los que van a sufrir muchísimo son el futuro nuestro, por las consecuencias de la contaminación." (RMR, 2015)

Por su parte, en la misma entrevista, Héctor expresa muy claramente la interdependencia de los pueblos originarios con la existencia de los bosques, reivindicando la gestión que estas comunidades han realizado ancestralmente: "Nosotros no queremos que se desmonte nuestra tierra, porque sin el monte no podemos vivir. Si no tenés el monte no podés cocinarle a tu familia. Cuando necesitás una medicina, ¿a dónde vas a ir? Tenés que ir al monte... Si te desmontan el monte no tenés la palma, no podés hacer artesanías, no podés hacer tu casa, no podés hacer nada." (RMR, 2015)

Con la misma sensibilidad que caracteriza a los pueblos originarios, al hablar sobre la vida y los elementos naturales del entorno, Félix Díaz, qarashé qom de la comunidad Potae Napocna Navogoh, en su intervención en el 3° Congreso Nacional de Médicos de Pueblos Fumigados, expresa de forma resumida la cosmovisión de su pueblo: "La vida no vale ni un centavo. La vida es la vida, y es sagrada. Todo lo que hay en el mundo son seres vivos, el aire, el agua, la montaña, las plantas, todos necesitan vivir. No solamente los hombres y las mujeres tienen la posibilidad de tener una vida digna. Cada ave necesita un territorio, una hormiga, cualquier insecto, no fueron creados accidentalmente. Somos seres creados para dar equilibrio a este mundo. Tenemos que ser conscientes de que la responsabilidad es nuestra, de cuidar nuestro ambiente, cuidar nuestra Madre Tierra, cuidar a nuestros semejantes. Pero si no cuidamos nuestro ambiente... ¿qué esperanza de un mundo mejor queremos?"(Meche Mendez, 2015)

>> DESCARGAR EL LIBRO COMPLETO <<

Más lectura:

- Manual de Gestión Comunitaria de Bosques: Elementos para su defensa y fortalecimiento

- El Escaramujo 61: Gestión Comunitaria de Bosques I; El Escaramujo 62: Gestión Comunitaria de Bosques II; El Escaramujo 63: Gestión Comunitaria de Bosques III; El Escaramujo 64: Gestión Comunitaria de Bosques IV

- Bosques y Biodiversidad para la vida de los Pueblos