Honduras: El pueblo no reconoce la victoria de Juan Orlando Hernández y denuncia un fraude

Nota informativa de Otros Mundos A.C./Amigos de la Tierra México

El 17 de septiembre, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) de Honduras anunció, en medio de grandes sospechas de fraude electoral, que "el próximo presidente del país es el abogado Juan Orlando Hernández", o "JOH", del Partido Nacional, quien preside el país desde el 2014 y violó la Constitución al ser candidato a su propia reelección el pasado 26 de noviembre. Su partido tomó el poder en el 2009 a través de un golpe de Estado militar que destituyó al ex-presidente Manuel Zelaya. Los resultados finales son: 42.95% para JOH; 41.42% para Salvador Nasralla, de la Alianza de Oposición Contra la Dictadura (de la cual forma parte Manuel Zelaya); 14.73 % para el Partido Liberal.

EL RECHAZO

"Repudiamos la resolución del Tribunal Supremo Electoral que da como vencedor a Juan Orlando Hernández como presidente reelecto y por lo tanto, rechazamos el fraude generalizado dirigido por el Partido Nacional, la oligarquía nacional y el gobierno de los Estados Unidos a través de su encargada de negocios en Honduras", declaró la Plataforma del Movimiento Social y popular de Honduras (PMSPH) pocas horas después del anuncio.

A su vez, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) llamó "a la movilización y organización permanente en las calles a todo el pueblo lenca y hondureño en la legítima exigencia de que JOH salga inmediatamente del poder". En un comunicado publicado este 18 de diciembre, propone "en su defecto, que se llame a un nuevo proceso electoral con garantías y transparencia, supervisado por la comunidad internacional".

La victoria de JOH tampoco satisfizo la Organización de Estados Americanos (OEA), quien llamó a organizar nuevas elecciones: "Ante la imposibilidad de determinar un ganador, el único camino posible para que el vencedor sea el pueblo de Honduras es un nuevo llamado a elecciones generales, dentro del marco del más estricto respeto al Estado de Derecho, con las garantías de un TSE que goce de la capacidad técnica y de la confianza de la ciudadanía y los partidos políticos."

LA REPRESIÓN

Las protestas contra el fraude se multiplican en varias partes del país pero la respuesta del Estado es la represión.

Este 18 de diciembre, más de 50 agentes de la Policía Militar entraron con bombas lacrimógenas y armas de fuego en la comunidad de Sambo Creek (norte), donde viven y luchan lxs compañerxs garífunas de la Organización Fraternal Negra Hondureña (OFRANEH). El compañero Bryant Lopez de la OFRANEH se encuentra herido. "El día de hoy, la comunidad y el pueblo garífuna han enfrentando una situación sin precedentes (...) cuando el Ejército y la Policía Militar entraron a Sambo Creek en una verdadera cacería contra el pueblo garífuna", denunció la coordinadora de la organización Miriam Miranda.

Protesta pacífica de la OFRANEH en Sambo Creek este 18 de diciembre (Crédito:OFRANEH)

Población de Sambo Creek atacada con bombas lacrimógenas este 18 de diciembre (ver video) (Crédito:OFRANEH)

En los barrios populares de Tegucigalpa, capital del país, se desplegaron decenas de miembros de la Policía Militar en respuesta a las protestas pacíficas. En la Colonia Villanueva por ejemplo, atacaron a la población con bombas lacrimógenas hasta dentro de sus casas.

Colonia Villanueva, Tegucigalpa, el 18 de diciembre (DR)

Colonia Villanueva, Tegucigalpa, el 18 de diciembre (DR)

Colonia Villanueva, Tegucigalpa, el 18 de diciembre (DR)

EL FRAUDE

El anuncio del TSE se dio tres semanas después del cierre de las Elecciones Generales organizadas el 26 de noviembre. La oposición y gran parte de la población denuncian un fraude electoral a favor del Partido Nacional, obviado por la anormalmente larga duración del proceso de divulgación de los resultados. En los primeros resultados parciales, Salvador Nasralla tenía una ventaja de 5 punto (45% VS 40%) y era el favorito hasta el 29 de noviembre, día en que los resultados empezaron a invertirse a favor de JOH después de varias fallas técnicas. Ese día estallaron numerosas marchas en varias partes del país en las que los manifestantes gritaban "¡Fuera JOH!". Fueron violentamente reprimidas: entre el 29 de diciembre y el 6 de diciembre, hubo 14 personas asesinadas y 51 heridos, de los cuales 7 graves, en el marco de las protestas.

El 10 de diciembre, el TSE anunció resultados presentando como "finales": 42.98% para JOH y 41.38% para Salvador Nasralla. Provocaron más protestas y bloques, en las que fueron retenidos lxs compañerxs del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH). La población seguía denunciando un fraude, respaldada por la organización Human Rights Watch, cuyo director para las Américas José Miguel Vivanco denunció ese día que "hay indicios contundentes de fraude electoral en Honduras, y estos señalamientos deben ser investigados y debe respetarse la voluntad de los votantes".

En un último intento de volver a la tendencia inicial, Salvador Nasrallo entregó el 12 de diciembre a las Misiones de Obseravción Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y de la Unión Europea (UE) una carta denunciando el fraude así como 14.364 actas electorales que comprobaban según él su victoria, pero no las 18.128 actas restantes. No tuvo exito: el veredicto de la Misión de la UE fue que "tras el cotejo de una gran muestra aleatoria de las copias de las actas entregadas por la Alianza y de los originales publicados en la web del Tribunal, la Misión constató que los resultados de ambos grupos de actas no presentaban prácticamente ninguna diferencia." Tampoco tuvieron efecto los recursos de nulidad interpuestos por la Alianza y el Partido Liberal.

Más info:

Pronunciamiento de Amigos de la Tierra Europa y Amigos de la Tierra América latina y el Caribe ante la declaración de la Misión de Observación Electoral de la Unión Europea (MOE – UE) en Honduras

 

Informe por grave situación en Honduras (Amigos de la Tierra América latina y el Caribe - ATALC)

#AlertaHonduras: ¡No al fraude electoral, la represión y los ataques al derecho a la información!