La construcción de represas desplazan a comunidades enteras y contribuyen al calentamiento global: Ecologistas

La construcción de represas desplazan a comunidades enteras y contribuyen al calentamiento global: Ecologistas

Mapder, Redlar y Carlos Rovirosa, llaman a tabasqueños a evitar la construcción de la presa de Boca del Cerro

CECILIA VARGAS. http://www.la-verdad.com.mx
represasHay que buscar alternativas para que ya no pase lo que esta sucediendo en todo el país, proyectos hidráulicos que vayan por encima de la gente, de los derechos de los pueblos, lograr condiciones mínimas, el derecho a la información, a la consulta, “que la vida sea para la vida y no para la muerte”.
    Planteó el defensor de derechos humanos Marco Von Borstel, durante el foro: “El Plan Hídrico de Tabasco, como parte de los megaproyectos hidroléctricos .Su impacto socioambiental sobre las comunidades, la vida de la gente, la cultura y el territorio”, organizado por el Movimiento Ecologista de Tabasco (Metab) y realizado en el Tintillo el domingo reciente.
    El coordinador  del área de Represas de la organización Otros Mundos/ Amigos de la Tierra, México y miembro del capítulo Mesoamericano de la Red Latinoamericana de Afectados por las Represas, una ponencia en relación a la lucha que libran desde hace seis años pobladores de la comunidad  del Zapotillo en Jalisco en contra de la construcción de una presa.
    En tanto su compañero el sociólogo Gustavo Castro,  director de la organización civil Otros Mundos /Amigos de la Tierra Internacional y miembro de la coordinación de la Red Latinoamericana de Afectados por las Represas (Redlar) y del equipo coordinador del Movimiento Mexicano de Afectados por las represas (Mapder), hablo de los problemas sociales, ambientales y culturales que provocan las represas.  Ambos ponentes compartieron puntos de vista con los asistentes y el ingeniero Carlos Armando Rovirosa Priego quien ofreció una visión crítica de Programa Hídrico de Tabasco.
    Los tres ponentes coincidieron en la urgencia de detener la construcción de la presa en Boca del Cerro, Tenosique, cuya obra se licitará  el año próximo según adelantó, a los asistentes de los ejidos de la zona del Tintillo y los aztlanes, Gustavo Castro.
    En relación a ese asunto, el ingeniero Carlos Rovirosa Priego, advirtió a quienes promueven ese proyecto: “No tiene idea de lo que está hablando pero a pesar de eso siguen trabajando en ese proyecto, que hay que parar en seco, para que se olviden de el”. Aseguró que el daño que provocaría esa presa,  no solo sería aguas arriba del Usumacinta que podría ocasionar incluso un problema internacional con Guatemala; y río abajo significaría sepultar sitios arqueológicos importantes de Chiapas, como los de Bonapak y Yaxilan.  Yaxilan quedaria 30 o 40 metros abajo del agua, desaparecería, así como comunidades que viven a la orilla del Usumacinta, pero también se   disecarían los pantanos de Centla.
    No tienen idea de la profundidad que tiene ese cañón como para pretender construir una cortina, reiteró.  En ese foro, Rovirosa Priego expuso que defenderá, incluso con su vida, para impedir que se construya la presa en Boca del Cerro.
    Por su parte Gustavo Castro en relación al mismo tema, reiteró que en el 2012 se inicia la licitación para la construcción de la presa en Boca del Cerro. Cuando la licitación se inicia, explicó Castro,  el proyecto lleva adelantados estudios de tipo geológico porque hay muchos intereses de grandes constructoras para hacer negocios con las obras, sin importarles si funcionan o no o el daño que causen.
    Si rompen Tenosique, continuarán con la construcción de cuatro presas más sobre el río Usumacinta, por lo que llamó  a las organizaciones tabasqueñas a sumarse a una gran frente, para evitar que se inunden selvas, casa y grandes centros arqueológicos de la región.
    Mencionó que en Guatemala ya se han organizado comunidades indígenas en un Frente Petenero y que una de sus metas es realizar una reunión en Tenosique con agrupaciones tabasqueñas y en general mexicanas en meses próximos. El Movimiento Ecologista de Tabasco, organizador de este foro fue invitado  a la reunión que el Frente Petenero llevará a cabo en territorio tabasqueño en los meses próximos, para iniciar una lucha conjunta con el propósito de parar ese proyecto, los dirigentes de Metab, Javier Torres y Rosa María Sánchez, se comprometieron a asistir.  El coordinador del Movimiento Mexicano de Afectados por las Represas (Mapder) y de la Red Latinoamericana de Afectados por las represas,  expuso que ya es tiempo de que parar la construcción de represas y de buscar otra forma de vida, de generar energía y gestionar agua Informó que en todo el mundo hay más de 50 mil grandes represas y en México 5 mil, 600 de ellas de gran magnitud y que ello ha implicado desplazar, a nivel mundial, a 80 millones de población mayoritariamente indígena y campesina. Habría que verificar quiénes se han beneficiado de la producción de energía eléctrica en esas presas, para quién ha servido el desarrollo,  porque muchas veces las comunidades desalojadas ni siquiera disponen de ese servicio y si lo tienen muy caro,  afirmó.
    A cambio esas comunidades ocupadas, han sido desplazadas de sus tierras  productivas, con lujo de violencia y les prometieron a cambio viviendas, escuelas, clínicas carreteras  y no tienen nada de eso.
    Mencionó que para la construcción de la presa hidroeléctrica La Parota en Guerrero, se pretende desalojar a 25 mil ejidatarios  para proporcionar energía a los hoteles de Acapulco.
    Y que en Guatemala fueron masacradas 400 personas para construir una presa que el Banco Mundial calificó térmicamente mal hecha, pero como representaba mucho dinero para los constructores, se masacró a niños, mujeres y ancianos y se desplazó a otros pobladores, a pesar de que ha sido un fracaso y se han invertido otros millones de dólares porque el transvase no funcionó. En Toda América Latina los gobiernos siguen construyendo y represando ríos, y nosotros consideramos que construir tantas represas,  bloqueando tantas cuencas no nos beneficia. Mencionó que se ha represado el 60 por ciento de los ríos en todo el mundo y que el Banco Mundial en el año 2000, durante la Convención Mundial de Represas dio a conocer un informe  que dice, que,  efectivamente las represas han generado un impacto social, ambiental y cultural.  La Comisión Mundial de Represas también aceptó que estas producen más inundaciones, debido también al cambio climático, que impide calcular  que cantidad de agua caerá en todo el mundo, pero además vemos que hay demasiados huracanes, sequías. La misma Comisión Mundial, afirmó, dice que las represas producen n  el 5 por ciento de los gases efecto invernadero del planeta;  la capa vegetal y animal que se pudre bajo del agua, produce gas metano, más en las zonas de selva.
    Tenemos, dijo, Castro que encontrar la manera de generar energía con otras fuentes, porque río abajo los efectos son el desplazamiento de miles de pobladores, pero también se afecta la biodiversidad.
    Los gobiernos siguen insistiendo en la construcción de mas y mas represas en el país a costa del desplazamiento de la población indígena y campesina a la que nunca se consulta, por el contrario se le desaloja con lujo de violencia.
    Tanto la Conagua como la Comisión Federal de Electricidad todos los días y en todo el país incurren en ilegalidades para justificar la construcción de represas. En La Parota la gente dijo no a presa y solicitaron una consulta, pero la CFE compró a líderes, dividió a la comunidad, hizo asambleas ilegales, rescato muertos para justificar que estuvieron en la asamblea, en tanto los inconformes recurrió a demandas y amparos, y las ha ganado todas , pero la comisión sigue insistiendo en la ilegalidad y reprimiendo a la gente. Mencionó que el cambio climático y la deforestación está generando problemas de azolve en los ríos, cuando se inundó Tabasco, en Chiapas observamos inundaciones inusitadas. Gustavo Castro sostuvo que el tapón del Alto Grijalva en el 2008, fue provocado, según información recogida en la zona y con periodistas que después fueron amenazados de muerte, luego de informar que encontraron indicios de pólvora y de detonaciones en la noche anterior al deslave que sepultó  a un pueblo.
    Independientemente de eso, el pedazo de montaña que se cayó debe haber azolvado las presas que también sufren de un proceso de salinización. Por su parte Marco Von Borstel dijo que construir presas es un gran negocio “hay mucho billete que se llevan al la bolsa”, a pesar de que hay hidroeléctricas que solo funcionan al 20 y 30 por ciento.
    En relación a la lucha que se libra en el Zapotillo, Von Borstel dijo que son  4 mil 200 hectáreas que se inundarían para obtener 86 metros cúbicos de agua, con una inversión total de 9 mil millones de pesos, de los cuales una parte se la llevará un empresa española y la otra la Peninsular de Jorge Hank Rhon, las cuales serán además premiadas con una concesión por 25 años.
    El primero de marzo de este año, 120 personas, logramos bloquear los trabajos que realizaban 500 obreros en  la presa del Zapotillo,por una semana paramos la obra y logramos., por primera vez que el Secretario de Gobernación se sentara a la mesa con la gente. Se abrieron tres mesas de trabajo que trabajaron mes y medio, para analizar los diferentes problemas que provocaría la presa, ganamos con argumentos de expertos científicos y técnicos y especializados en derechos humanos,  demostrando que la comunidad tenía la razón.
    En respuesta el Secretario de Gobernación, se levantó de la mesa y dijo: si vuelven a tomar la presa los metemos al bote. La presa se hará y punto, y se fue.  Afirmó el defensor de derechos humanos que uno de los primeros derechos que, en estos casos se violan, es el acceso a la información; en el caso de los habitantes del  Zapotillo acudimos al IFAI y este respondió que, no les podía proporcionar el proyecto de la presa, porque su difusión pondría en riesgo la seguridad y la vida de personas. Después el derecho a la consulta, nunca se les pregunta a las comunidades si quieren o no esas obras, simplemente se les desplaza y reprime y el resarcimiento de los daños nunca llega, afirmó  Von Borstel. Lo mismo está sucediendo a las comunidades de  Temacapulin, Acatzingo y Palmarejo, prosiguió, una de ellas con casi catorce siglos de historia, en donde existen petroglifos y una basílica de 250 años, que actualmente resisten para impedir que se construya una presa para llevar agua a Guanajuato y que sus pueblos queden sepultados con agua. A integrar un frente común  para buscar otras formas de generación de energía y alternativas que podrían presentar a los gobiernos, en los que se incluyan los derechos de todos y todas.
    La lucha en contra de los embalse no es solo para defender a comunidades como la del Zapotillo o Temacapulin, sino para que no sucedan cosas como las de Tabasco y otros estados del país, que los proyectos no pasen por encima de la gente, de los derechos de los pueblos, agregó.