Loading
http://otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/copinh 17 sept okgk-is-98.pnglink
http://otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/escaramujo 79gk-is-98.pnglink
http://otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/ritagk-is-98.pnglink
http://otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/sitiowebangk-is-98.jpglink
«
»
  1. 0
  2. 1
  3. 2
  4. 3

[AUDIO] Jesús Carmona: "Con los decretos, al levantar las vedas, todos sabemos que se viene el fracking"

Participación de Jesús Carmona de la Torre en el conversatorio organizado por Otros Mundos A.C./Amigos de la Tierra México el 17 de julio 2018 en el Foro Cultural Kinoki de San Cristóbal de las Casas, titulado "Los decretos de agua: impactos sobre los ríos, pueblos y mujeres en Chiapas". Jesús Carmona de la Torre trabaja en el área de laboratorios institucionales del Colegio del Frontera Sur (ECOSUR) en San Cristóbal de las Casas, Chiapas.

>> ESCUCHAR Y DESCARGAR EL AUDIO DE LA PRESENTACIÓN <<

"Con los decretos, se ha generado más desconfianza en un sector cada vez más grande de la población mexicana. Hoy día, tenemos esos decretos que van orientados al desarrollo económico. Detrás de ellos, hay un interés solamente económico que busca generar riqueza a costa de lo que sea.

El agua siempre ha sido y sigue siendo uno de los graves problemas en México, aunque se diga que el agua es potable. Solo en las ciudades más grandes e importantes del país el agua se podría denominar como 'potable' porque tienen realmente la infraestructura para potabilizar el agua. Sin embargo, la carencia en términos de saneamiento es mucha y Chiapas está lejos de alcanzar los niveles nacionales promedios. Tenemos una planta llamada 'Ciudad del agua' en Tuxtla Gutiérrez que quizo potabilizar el agua, pero sabemos que ésta no es potable. El resto es agua entubada.

En términos de calidad del agua, los problemas principales son microbiológicos en las zonas urbanas y también en las comunidades rurales porque en las comunidades rurales tenemos flora y fauna y a veces no tenemos servicios sanitarios, entonces todos los desechos humanos y de los animales van al agua, contaminándola microbiológicamente.

En el campo, el agua de los ecosistemas está contaminada, en Chiapas muy particularmente, por el sector agrícola. El uso indiscriminado de agroquímicos es terrible. Se hacen verdaderas bombas: se mezcla un producto con otro para controlar una plaga o la vegetación en los cultivos o monocultivos, y también hay un uso exagerado de fertilizantes sin conocimiento real de la fertilidad de las tierras.

Esta contaminación se va moviendo en las zonas urbanas a través de los drenajes que van a los ríos. Recordemos que los ríos no llevan nada más agua. Tienen una dinámica más importante ya que también arrastran suelos. Entonces el flujo de los contaminantes va asociado a estos sólidos que se van arrastrando con el agua y con la erosión hídrica. Esto no ha sido contemplado tampoco en los decretos.

Con los decretos, al levantar las vedas, todos sabemos que se viene el fracking (o fracturación hidráulica) en México en su máxima expresión. Con el fracking, en un pozo pequeño de extracción de petróleo o de gas natural, tenemos una inversión de agua de entre 4,000 y 9,000 m3 de agua para el proceso extractivo. Podemos tener hasta 29,000 m3 de agua en un pozo más grande. Para perforar varios kilómetros de capas de tierra, tienen que utilizar sustancias químicas, maquinaria pesada y energía, además de agua.

Leer más:[AUDIO] Jesús Carmona: "Con los decretos, al levantar las vedas, todos sabemos que se viene el...

Zacatecas: rechazan la presa Milpillas, destinada a transferir agua al corredor industrial Fresnillo-Zacatecas-Guadalupe

Comunicado del Observatorio de Conflictos Mineros De Zacatecas (OCMZac) y la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA) - A 27 de julio 2018

"El progreso y desarrollo…. ¿Para quién?"

Es evidente que, con la construcción de megaproyectos, como el de la presa Milpillas, en el municipio de Jiménez del Teúl, Zacatecas, se da continuidad a la imposición de una manera de mirar y de vivir a cómo de lugar, con el cada vez más desprestigiado "progreso y desarrollo" de corte neoliberal, el cual, durante su proceso de expansión, va generando condiciones "ideales" que, de forma significativa, incrementan diversos conflictos socioambientales. También es sintomático que sean los mismos gobiernos quienes promuevan esta falsa premisa, tal cual sucede con el gobierno de Zacatecas encabezado por el Sr gobernador Alejandro Tello Cristerna, quien se niega, al igual que el resto de sus operadores, a reconocer y respetar la inconformidad y el rechazo de la población del municipio y de los ejidos, que serán potencialmente impactados por este megaproyecto hidráulico.

Mujeres, hombres, jóvenes, niñas (os), ancianas (os), flora y fauna, así como arroyos y manantiales que en conjunto son esenciales y cohabitan en esta zona de Zacatecas, serán impactados de múltiples maneras, en caso de que la iniciativa de la presa se realice, razón por lo cual, la ciudadanía y las y los ejidatarios están organizándose para establecer rutas y estrategias de acción en contra de este megaproyecto de muerte.

Desde el 2015 el exgobernador Miguel Alonso Reyes, en su quinto informe de gobierno, anunció que la Comisión Nacional de Agua (CONAGUA), realizó un estudio para determinar la viabilidad de transferir agua de la presa de Jiménez del Teul a la zona más poblada del estado: el corredor Fresnillo-Zacatecas-Guadalupe, y que el presidente de la República, Enrique Peña Nieto, había accedido a su petición, bajo una concesión de 30 años (Tetreault, 2016). No obstante, todo lo anterior sucedió sin que la población, que sufrirá el potencial daño, fuera informada.

De acuerdo al investigador Darcy Tetreault (2016) y con base en la Manifestación de Impacto Ambiental, el costo inicial del proyecto será de aproximadamente $3,214´825,289 (tres mil doscientos catorce millones, ochocientos veinticinco mil doscientos ochenta y nueve pesos). Este presupuesto incluye: la presa con una profundidad de 600 metros, el acueducto de más de 160 km, las tres zonas de bombeo y la infraestructura asociada con una capacidad de 65 millones de m3.

Como puede observarse en la figura 1, se trata de un megaproyecto que ocupará alrededor de 19 ejidos, tomando en cuenta el terreno y distancia que ocupa también el acueducto. De los 19 ejidos, dos son de Jiménez del Teul: Atotonilco y El Potrero; cuatro de Sombrerete: Estancia de Guadalupe, Corrales, Niño Artillero y Nuevo México; 11 están ubicados en Fresnillo: La Presa, Misericordia y Anexos, Primero de Mayo, Trujillo y  Buenavista, Melchor Ocampo, Tapias, San Cristóbal, El Salto, Eréndira, México Nuevo y Providencia. Dos ejidos más están en la ruta del acueducto: Hacienda Nueva en Morelos y La Pimienta en Zacatecas.