Loading
http://otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/copinh 24 octgk-is-98.jpglink
http://otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/dani del benegk-is-98.jpglink
http://otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/monton_masecagk-is-98.jpglink
http://otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/escaramujo 80gk-is-98.pnglink
http://otrosmundoschiapas.org/modules/mod_image_show_gk4/cache/sitiowebangk-is-98.jpglink
«
»
  1. 0
  2. 1
  3. 2
  4. 3
  5. 4

Éxodo centroamericano: Aclaraciones sobre la posible desaparición de migrantes en Veracruz

Comunicado de la Misión de Observación del Éxodo Centroamericano en Veracruz - Xalapa, Veracruz, A las 23:00 horas el 5 de noviembre de 2018

Foto: Migrantes centroamericanos en la ciudad de Córdoba, Veracruz, México, el 5 de noviembre de 2018.- Rodrigo Abd / AP

Este lunes 5 de noviembre salieron de Veracruz hacia Puebla y la Ciudad de México (CDMX) los más de 2 mil migrantes rezagados que se quedaron hasta la noche del domingo albergados en la ciudad de Córdoba, en el centro del estado de Veracruz, luego de 3 días en la entidad y 25 de travesía desde Honduras, Guatemala y El Salvador, de donde partieron la gran mayoría el 12 de octubre pasado.

Acompañar su tránsito en el territorio veracruzano implicó un enorme esfuerzo solidario de entre 50 y 100 personas de colectivos de defensa de Derechos Humanos de todo el estado, comunidades religiosas y sociales que integramos la Misión, así como de algunas autoridades locales y miles de personas que, por el más básico sentido de humanidad, se organizaron o salieron espontáneamente a su encuentro para ofrecer a los niños centroamericanos, mujeres, hombres, enfermos o familias enteras, todo lo que tuvieron a su alcance.

Como denunciamos desde el primer día (sábado 3 de noviembre), la dispersión de la caravana-éxodo migrante en los 300 kilómetros de la ruta Veracruz fue producto de la frustración, el desconcierto y la desesperación provocada por el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, al ofrecer un apoyo que retiró tres horas después excusándose en la falta de agua en CDMX. Un doblez cruel, inicuo y contradictorio que no sólo dejó en la indefensión a más de 5 mil personas en la entidad que encabeza las estadísticas nacionales de violencia contra migrantes, sino que, insistimos, los vulneró aún más. Anímicamente, los devastó.

El miedo y la desesperación de los hermanos centroamericanos no eran latentes; eran patentes, manifiestos, explícitos. Si los migrantes hicieron a un lado la unidad que era su fuerza en el momento en que más la necesitaban; si caminaron 70 kilómetros de Sayula a Isla con llagas en los pies, insolación, hambre o sed, con todo y sus hijos de la mano o en los brazos; si se treparon desesperadamente en los camiones de carga y camionetas en la cuenca del Papaloapan; si viajaron a la intemperie, hacinados o encerrados bajo candado; si arriesgaron su vida sobre las llantas de refacción de los trailers o colgados de las redilas; si pagaron 50, 100 o 200 pesos a los taxis y transportes locales; si desoyeron incluso las advertencias de la Misión humanitaria por el alto riesgo que todo eso implicaba, fue en gran parte porque entendieron que tenían que salir cuanto antes del territorio de la muerte y la impunidad, de las fosas clandestinas y del infierno patrocinado por el Estado.

Leer más:Éxodo centroamericano: Aclaraciones sobre la posible desaparición de migrantes en Veracruz

Éxodo centroamericano: Actualización sobre el paso por Veracruz el 3 de noviembre

Dos comunicados de la Misión de Observación del Éxodo Centroamericano en Veracruz - A 3 de noviembre de 2018

Foto: El gobierno de Veracruz canceló los buses que había prometido poner a disposición de l@s migrantes de Sayula a la Ciudad de México (Crédito: AP)

1 - Yunes dispersó a migrantes en el "foco rojo" de la ruta por Veracruz; aumentó el riesgo de familias y la incertidumbre del éxodo (Ciudad Isla, Veracruz,  3 de noviembre de 2018. 19:00 horas) (DESCARGAR)

El incumplimiento de la promesa de transporte a la Ciudad de México, acción indolente del Gobernador de Veracruz, Miguel Ángel Yunes Linares, detonó la frustración, desesperación y dispersión del éxodo de migrantes centroamericanos en el "foco rojo" de la ruta territorio veracruzano: más de 300 kilómetros -entre Oaxaca y los límites con el estado de Puebla-, que están de facto bajo el control del crimen organizado y las redes de corrupción gubernamentales de todos los niveles.

El contingente que se mantuvo más o menos compacto en su tránsito por Chiapas y Oaxaca, se dividió desde las primeras horas de este sábado 3 de noviembre en dos grandes grupos: el primero compuesto principalmente por hombres jóvenes que avanzó trepado o dentro de vehículos de carga rumbo a Puebla, y el segundo, de familias con niños, mujeres embarazadas o enfermos, que se dispersaron durante todo el día y parte de la noche entre Ciudad Isla, Loma Bonita, Tierra Blanca y Córdoba, escenario de desapariciones forzadas, extorsión, secuestro, asesinatos, redes de trata y crimen organizado.

Esto, tras el desconcierto y la frustración que provocó la espera de dos horas –desde las cinco de la mañana- de los 150 camiones que el gobernador prometió llegarían a Sayula de Alemán para llevarlos a CDMX y que nunca llegaron. A primera hora, el grupo grueso de migrantes decidió reiniciar su marcha a pie o a como diera lugar por la ruta más peligrosa de la entidad, iniciando su travesía bajo medidas extremas en el viaje que aumentaron su vulnerabilidad y pusieron en riesgo sus vidas.

La atomización de la Caravana, que desde muy temprano fue partiéndose en pequeños grupos de 20, 50, 300 o 400 -según fueron consiguiendo aventón o algún tipo de transporte- fue rezagando a una retaguardia compuesta por más de 2 mil 500 personas, quienes caminando, de ride o en transportes diversos fueron avanzando hasta donde fuera posible en la ruta.

Leer más:Éxodo centroamericano: Actualización sobre el paso por Veracruz el 3 de noviembre

Éxodo centroamericano: Actualización sobre el paso de Oaxaca a Veracruz el 2 de noviembre

 
Foto: Migrantes suben a la plataforma de un camión enfilando su rumbo a poblados de Veracruz. (Crédito: Diana Manzo/La Jornada)
 
El día de hoy la caravana, al contrario de otros días, inicia su andar de manera desorganizada; quizá las condiciones inhumanas del día anterior les han impedido reposar las fuerzas e iniciar con energía, sin embargo, la inercia los mueve, saben que la mejor manera de continuar es permanecer en el contingente mayor. Y así, sin poder llevar consigo las cobijas y la ropa empapada, deciden hacer un ejercicio de desapego, sacuden sus pies con decisión y avanza bajo el alba que empieza a despuntar.
 
Si alguna característica ha tenido este éxodo masivo de migrantes centroamericanos, ha sido el contraste permanente entre un día y otro. La toma de decisiones colectivas, la manera cómo conquistan el camino, en algunas partes con la certeza que da un transporte, en otras partes valiéndose por sus propios medios para avanzar. En este sentido, los contrastes también han marcado las poblaciones que les han recibido; el actuar de las instituciones gubernamentales entre un lugar y otro también son evidentes, por una parte, se enuncia toda la disposición de colaborar, pero también deciden fumigar un hotel abandonado que ha sido tomado como refugio, exponiendo a mujeres, hombres, niñas y niños que ante la imposibilidad de guarecerse del sol bajo mejores condiciones, buscaron refugios alternos.
 
Sin embargo, en este entramado de contradicciones, una cosa es manifiesta: la solidaridad de la gente de los pueblos, que extienden no sólo las manos sino el corazón para abrigar al desprotegido. Gente que no se amilana, que se apropia de los espacios sobre la carretera que va de Matías Romero a Acayucan y que reparte hasta raspar la olla. Despiden a sus fieles difuntos entre las velas y el aroma místico del copal y el cempasúchil, pero también ofrendan a los vivos con bolsas y botellas de agua, galletas, pan y enlatados. Los tamales, la fruta, el chocolate y el café no sólo son parte de la ofrenda, se vuelven señales de solidaridad, de empatía, de esperanza, de cualquier cosa que nutra la fuerza y el espíritu para seguir en el camino. Y así, con el ánimo renovado y con la certeza de saberse acogidos por las comunidades istmeñas de Oaxaca, el éxodo de migrantes reanuda su marcha con el ánimo de vivir una vida diferente y en colectividad. Semanas de convivir y auto-organizarse templan a este grupo -mayoritariamente de jóvenes, muy jóvenes- que ha inundado los caminos y comunidades oaxaqueñas para demostrar que la vida se busca, se provoca y se le da sentido. Y así, las ánimas vuelven sus pasos sobre el camino de velas y flores mientras el éxodo emprende su camino hacia el siguiente punto sobre la geografía.

Leer más:Éxodo centroamericano: Actualización sobre el paso de Oaxaca a Veracruz el 2 de noviembre

Éxodo centroamericano: Actualización sobre el paso por Oaxaca el 1 de noviembre

 
Foto: L@s compañer@s migrantes de la primera "caravana" descansando en Juchitá, Oaxaca (Crédito: Javier García/Pie de Página)
 
Llegar a Juchitán significó contar con el cobijo de este pueblo, con su hospitalidad y la seguridad de que en esta tierra no serían molestados. En esta ciudad las casas de las familias y los comercios, abrieron sus puertas haciendo caso omiso a la política intimidatoria del régimen, la presencia de los hermanos en éxodo se tradujo en la oportunidad tanto para la autoridad municipal, como para las diversas organizaciones sociales, Iglesias parroquiales y sociedad civil, de brindarles un amplio lugar de reposo, reflexión y, por primera vez en su larga y difícil travesía, hasta de esparcimiento.
 
Y justamente porque su caminar por territorio mexicano se prolonga, en diferentes ámbitos se revisó la forma en que hasta la fecha se ha llevado a cabo este desplazamiento, en ocasiones vislumbramos la desesperación en el ánimo de sus integrantes que demandan darle agilidad; los miramos accionar en una dinámica reflexiva, generando consensos para escucharse, mirarse y darse una mejor dirección.
 
La euforia por el viaje
 
Cada noche representa una nueva ruta, cada día una oportunidad para soltar las amarras del cuerpo y rendirse al sopor del calor y el sueño para reponer las fuerzas y esperar, para descansar los pies, remendar el ánimo y los huarachos, para renovar la fuerza en el espíritu y ansiar la noche para asaltar al cielo y, sobre el despoblado cubierto de estrellas, escribir su camino y descubrirse.
 
Algunas, algunos son más pacientes y esperan, la mayoría decide resguardarse en la seguridad que representa la multitud; otros, apelando a la osadía, deciden que la espera ha sido suficiente, saben que el camino todavía es largo y prefieren avanzar cuando el motor que los mueve aún se encuentra ardiente.

Leer más:Éxodo centroamericano: Actualización sobre el paso por Oaxaca el 1 de noviembre

Más Artículos...

  1. Éxodo centroamericano: Actualización sobre los hechos ocurridos el día 30 de octubre en Oaxaca
  2. La REMA se pronuncia en contra de la iniciativa de "Ley para el Desarrollo Agrario" de MORENA
  3. Éxodo centroamericano: Actualización sobre los hechos ocurridos el día 29 de octubre
  4. IM-Defensoras se solidariza con el COPINH y denuncia la farsa judicial y voluntad de impunidad por su femicidio político
  5. Carta al gobierno de California contra el Estándar de Bosque Tropical (EBT)

Recibir el Boletín Mensual