Quiénes somos

DEFINICIÓN: Otros Mundos A.C. es una asociación civil mexicana legalmente constituida y sin fines de lucro, conformada por un colectivo interdisciplinario, que trabaja por la defensa del Territorio contra megaproyectos extractivistas, con sede en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México. No persigue ni está vinculada a intereses políticos, empresariales, partidistas ni religiosos. Los principales financiamientos provienen de agencias de cooperación internacionales, de donativos de la sociedad civil nacional e internacional así como de las mismas comunidades y organizaciones beneficiadas por el trabajo de Otros Mundos. La institución no recibe y rechaza recursos provenientes de cualquier acto, acción o grupo considerado ilegal por las leyes mexicanas y las leyes y la normatividad internacional.

MISIÓN: Otros Mundos A.C. pretende aportar en la búsqueda de alternativas a la crisis social, económica, política y medioambiental que atravesamos en el actual sistema de dominación capitalista.

VISIÓN: En Otros Mundos A.C., queremos construir un mundo donde quepan todos los mundos justos, diversos, incluyentes, y donde las posibilidades de acceso al desarrollo, la justicia y la paz con respeto a los derechos humanos y perspectiva de género sea posible para todos y todas.

ÍNDICE

  1. Nuestro análisis global y estructural
  2. Área «Alter Natos” Comunitario
  3. Área de Defensa de la Tierra y el Territorio 
  4. Área del Centro ecológico “Alter Natos”
  5. Área de Defensa contra le Economía verde y el Cambio Climático
  6. Área de Resistencia contra la Criminalización
  7. Área de Comunicación, educación popular y análisis
  8. Nuestros principios
  9. Pacto cero violencia
  10. Redes en las que participamos
  11. Nuestros informes anuales de actividades

NUESTRO ANÁLISIS GLOBAL Y ESTRUCTURAL OTROS MUNDOS, A.C.

El Sistema Capitalista que actualmente hegemoniza la vida del planeta es un sistema eminentemente patriarcal. Pero también es una hegemonía cultural, militar, ideológica, económica, política, social y depredadora. Su fin es la acumulación incesante de capital y poder a través del escenario de mercado creado física y virtualmente, de especulación y financierización, y que por medio de Tratados de Libre Comercio y otros tratados afines, tiene el objeto de concentrar esta riqueza y poder en pocas manos representados en las grandes corporaciones y luego en individuos.

Este Sistema tuvo su inicio en torno a la Revolución Industrial y desde entonces ha transitado por varios modelos. Y los últimos, el Modelo de Bienestar y el Modelo Neoliberal, han dado paso al Modelo Corporación Nación, el último modelo en la carrera de la acumulación bajo el poder y control corporativo. Este Sistema tendrá también un fin que, luego de su crisis sistémica, entrará en un proceso de transición sistémica.

El proyecto capitalista no cabe en el planeta Tierra en términos biofísicos. No se puede mantener una acumulación y “desarrollo” incesante e infinito sobre bienes finitos. No puede acumular indefinidamente y de forma acelerada lo que el metabolismo social y del planeta no puede responder. Por ello, el Sistema es eminentemente violador sistemático de los Derechos Humanos y Colectivos, y de los Derechos de la Naturaleza. El Sistema acumula y despoja, y mantiene concesiones u oasis de aparente democracia o de humanización, recrea o transforma discursos o narrativas para su virtual permanencia.

La Crisis del Capitalismo es sistémica e incluye una Crisis Climática y Ambiental sin precedentes, irreversible, con efectos graves ya sobre la soberanía alimentaria, la salud, la biodiversidad y que requiere urgente atención; una Crisis Alimentaria generada por el control corporativo de los alimentos, la biodiversidad, la tecnología y los territorios; una Crisis Energética que requiere del control de todas las fuentes de obtención de energía para mantener el ritmo de supuesto “crecimiento” y que tiende al acaparamiento y la privatización de los bienes comunes naturales como son el agua, el gas, el petróleo, la biodiversidad, la energía solar, el viento, el calor, la lluvia, el material genético, los volcanes, entre otras fuentes de energía. Una Crisis Económica y Financiera propia de la acumulación y que impide sostener al propio sistema; una Crisis Social que se refleja en los niveles más agudos de pobreza, miseria, feminicidios, racismo, migración y desempleo; una Crisis Política que cuestiona lo instrumentos multilaterales de gobernanza global cooptados por el gran capital, pero también las estructuras de los gobiernos nacionales y locales asaltados y controlados por los intereses corporativos así como por aquellos fuera de la ley llamados crimen organizado (trata de personas, narcotráfico, trafico de armas, etc.). La Crisis de los Cuidados pone en jaque al Sistema en la medida en que la feminización del trabajo para la acumulación se disputa el trabajo invisibilizado, no pagado y feminizado de los cuidados de quienes el sistema rechaza, expulsa o enferma. Una Crisis de Valores éticos y morales donde el actuar de la humanidad depende ahora de la capacidad de pago monetario. La Crisis de Utopía o de Paradigma que se refleja en un mayor consenso sobre la crisis sistémica pero con la sed de encontrar ese otro mundo posible, ese referente hacia dónde caminar, desde dónde y con quiénes. Esta crisis sistémica que se genera al cuestionar los privilegios del patriarcado y dominación sobre el cuerpo de las mujeres, donde aumentan los feminicidios, la violencia machista y se cooptan los espacios políticos para evitar las transformaciones en la vida pública y privada de las mujeres.

Frente a esta Crisis Sistémica, los gobiernos cooptados y controlados, las corporaciones y los individuos más ricos del planeta, se niegan a verla, reconocerla y detenerla por su lujuria, competencia y carrera por la acumulación. No han puesto ni desean poner medidas claras y definitorias para la desaceleración de esta acumulación que a todas luces nos lleva a una crisis planetaria. Al contrario, se siguen disputando territorios, las fuerzas del orden, las estructuras del Estado, los bienes comunes naturales con un extractivismo feroz y tan acelerado como nunca en la historia de la humanidad se había visto.

Ante esta Crisis Sistémica, los pueblos aumentan su resistencia a padecer estos efectos. Ya están cansados. Los movimientos se dinamizan por todos los rincones y han logrado detener el avance de la acumulación y el despojo pero cada vez con saldos más difíciles de asumir. Es una resistencia activa que se despliega con una infinidad de estrategias aunque muchas veces aisladas. Más pueblos y personas, y en especial las mujeres que son criminalizadas, perseguidas, despojadas, encarceladas, entre otras acciones violatorias a los derechos humanos para poder garantizar el avance de esta acumulación.

En Otros Mundos AC/Chiapas, México, observamos que ya existen alternativas y caminos nuevos que nos inspiran a seguir buscando. Creemos que la resistencia activa es necesaria así como urgente para defender la tierra y los territorios; los derechos humanos y colectivos de todas y de todos con estrategias preventivas y de denuncia del sistema y sus impactos. Por ello es necesario reforzar las experiencias de resistencias propositivas que sugieran caminos de una vida nueva, de lo que llamamos Alter Natos, desde una visión feminista, desde los movimientos sociales porque el cambio, el camino y el logro de otros mundos posibles donde quepamos todas y todos, debe ser y es posible sólo en colectivo. Esta resistencia propositiva debe ser necesariamente un ecologismo radical que considera que no puede haber ningún desarrollo humano sostenible sin un cambio de sistema económico global.

Necesitamos generar, experimentar y vivir nuevas realidades, pero también creando y recreando nuevos conceptos que nos ayuden a reinventarnos en la vida, a reinsertarnos en la naturaleza, a ser diferentes y parir un sistema donde haya agua, alimentos, tierra, salud, vivienda y todo lo que necesitamos para que nadie quede fuera. Rescatar el control y manejo de nuestros territorios con una visión a futuro y vivirnos de manera integral en los territorios. Para ello será necesario hacer grandes alianzas, respetar los muchos caminos y veredas pero que al fin conducen hacia el mismo horizonte; luchando desde abajo y desde arriba, desde lo local y desde lo global.

PLANTEAMIENTO ESTRATÉGICO:

Otros Mundos A.C. combina los diversos ejes claves que fundamentan su Integralidad. En el ámbito geográfico, Otros Mundos no puede reducirse, en este mundo globalizado, tan sólo en lo local, sino vincula su trabajo en el espacio estatal, nacional y regional. En el ámbito de la acción, pretende dar un aporte, aunque sea modesto, pero de manera integral, en cuanto a los derechos humanos; los derechos económicos, sociales, culturales, ambientales y de los pueblos indígenas; la formación, la educación y la capacitación; la información y difusión; la organización y el apoyo a los movimientos sociales; y la búsqueda de alternativas sustentables en términos sociales, políticos, económicos, medioambientales y con perspectiva de genero. Tenemos 3 grandes Áreas de Trabajo: Educación, Análisis y Comunicación; Defensa de la Tierra y el Territorio; AlterNatos. Cada una de ellas tiene su ramificación en diferentes Programas.

PRINCIPIOS QUE ORIENTAN EL TRABAJO DE OTROS MUNDOS A.C.

1) Paz: cualquier acción debe estar enfocado a alcanzar la paz y evitar la confrontación, la guerra, la militarización o cualquier otra acción considerada terrorista o que, por medio del uso de la violencia pretenda conseguir sus fines.
2) Desarrollo: la vida humana no es digna si no se mejoran las condiciones de vida de los pueblos de manera integral; si no se comparten los beneficios del desarrollo de forma incluyente.
3) Sustentabilidad: los beneficios de una vida digna deben ser perdurables y a largo plazo para la humanidad, no para unos cuantos años y para tan pocos beneficiados. Por ello, el desarrollo no debe poner en riesgo el futuro de las generaciones venideras tanto en lo social, económico, cultural y ambiental.
4) Perspectiva de género: el desarrollo no se puede alcanzar sin la participación equitativa e igualitaria entre hombres y mujeres de tal manera que los beneficios no dependan o se cimienten sobre la injusticia de un género sobre otro. Las alternativas para una vida incluyente de todos los mundos justos deben contemplar la perspectiva de género.
5) Democracia: es la clave de la participación activa de todos lo sectores de la sociedad para construir un mundo más justo y más humano para todos y todas. La democracia incluye la transparencia, la democracia, la libertad de expresión y la tolerancia mutua.
6) Derechos Humanos: cualquier desarrollo debe estar supeditado a la justicia, la protección, el disfrute y garantías de cumplimiento y verificación de la Declaración de los Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y todos los pactos y tratados internacionales en la materia.
7) Igualdad: respeto a la diversidad sin discriminación de razas, creencias religiosas o políticas, posición social o económica; preferencias sexuales o ideológicas.
8) Integralidad: el desarrollo humano debe ser integral por lo que es necesario incluir en las acciones diversos ámbitos que van desde lo económico, social, cultural, medioambiental, etc.
9) Dignidad: la vida humana y plena debe ser esencialmente digna. No puede haber desarrollo mientras hay hambre, miseria, violencia y los valores de paz, justicia y equidad no alcancen a la humanidad.

PACTO CERO VIOLENCIA
Desde sus orígenes, el Pacto Cero Violencia Contra las Mujeres – Chiapas ha desarrollado una ingente labor en el plano de su organización y funcionamiento interno, así como de sensibilización y formación hacia las organizaciones que lo integran en materia de violencia de género, elaborando y consensuando entre éstas las normas, condiciones y procedimientos de los que debieran dotarse cada una de ellas a fin de prevenir y en su caso, sancionar, las diferentes expresiones de violencia contra la mujer que pudieran manifestarse en su seno.
Asumimos un compromiso para ir desmantelando el Sistema Patriarcal de dominación en el que vivimos y participamos, porque tenemos la convicción de que sin mirar el mundo desde la perspectiva de las mujeres no podrá tampoco hacerse un cambio real del sistema de dominación capitalista.
Entre otros compromisos que asumimos desde el Pacto Cero contamos una monitora para promover  momentos de formación sobre la perspectiva de género; informar y difundir la pertenencia al Pacto, así como cumplir los todos los compromisos institucionales que de él emanan con el fin de garantizar los derechos de las mujeres.

REDES EN LAS QUE PARTICIPAMOS

1) Pacto Cero Violencia contra las Mujeres.
2) Federación de Amigos de la Tierra Internacional.
3) Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua (COMDA).
4) Movimiento Mexicano de Afectados/as por las Presas y en Defensa de lo Ríos (MAPDER).
5) Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA).
6) Red Contra los Monocultivos de Árboles (RECOMA).
7) Red Latinoamericana contra las Presas y en Defensa de los Ríos, sus Comunidades y el Agua (Redlar).
8) Convergencia de Movimientos de los Pueblos de las Américas (COMPA).
9) Alianza de los Pueblos del Sur Acreedores de la Deuda Ecológica,
10) Jubileo Sur/Américas.
11) Semana por la Diversidad Biológica y Cultural.
12) Movimiento de Víctimas, Afectados y Afectadas por el Cambio Climático y Corporaciones (MOVIAC)
13) Grito de los Excluidos.
14) Movimiento Mesoamericano contra el Modelo Extractivo Minero (M4).
15) Bank On Human Rights.
16) Red Internacional para los derechos Económicos, Sociales y Culturales (Red-DESC)

PUEDE APOYARNOS AQUÍ