LA CARAVANA CHIAPANECA EN CANCUN

Lo vieron pasar junto a ellos cuando lo cargaban chorreando de sangre. Inmediatamente todos y todas se hicieron a un lado al grito de “¡Cuidado, ahí viene la ambulancia!”. Andaban en bola para no extraviarse cuando venían las olas de gente corriendo y huyendo del humo del gas lacrimógeno. Desde lejos veían a los coreanos muy disciplinados frente a la malla que se pretendía derribar para continuar el paso hasta la sede de la V Reunión Ministerial de la Organización Mundial del Comercio, en la Zona Hotelera de Cancun. Pero Lee Kyung, el campesino coreano, ya había muerto luego de inmolarse con un cuchillo clavado en el corazón. En su pecho llevaba un letrero que decía “La OMC mata campesinos”.

Seguir leyendo el artículo: LACARANCUN.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>