EL MAPDER

En el año 2002 se convocó al I Foro Mesoamericano contra las Represas y su segundo encuentro en Honduras en el 2003. Fue en éste donde los movimientos mesoamericanos decidieron conformar sus redes nacionales contra las presas y en defensa de los ríos y los territorios. Es en este contexto que nace el Mapder. En el 2004 muchas comunidades, organizaciones y otros sectores de la sociedad civil se dieron a la tarea de conformar el Movimiento Mexicano de Afectados por las Presas y en Defensa de los Ríos (MAPDER). Desde los estados de Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Veracruz, Tabasco, Jalisco, Nayarit, Puebla, Distrito Federal y Coahuila llegaron los delegados y delegadas a inaugurar este proceso en el estado de Guerrero donde hace años se lleva a cabo la resistencia contra la presa La Parota. Y desde entonces, año con año, el Mapder lleva a cabo su encuentro nacional fortaleciendo las luchas y las resistencias contra las grandes represas en el país.

Del 19 al 21 de Junio de 2008 en la comunidad de Tamacapulín, en el estado de Jalisco, México, el Mapder, además de convocar a su V Encuentro, dio un paso más allá al convocar unto con otras fuerzas sociales al I Encuentro de la Red Mexicana de Afectados por la Minería (REMA). Más de 300 personas de 13 estados del país se dieron cita representando a más de 60 rganizaciones sociales, indígenas, campesinas, comunidades, organizaciones de derechos humanos, de educación, de comunicación, entre otros. En el encuentro se intercambiaron experiencias, se dieron ponencias para profundizar algunos temas, así como talleres y se terminó con los lineamientos para un plan de acción. Pero también hubo música, fiesta, exposición de videos y otras actividades culturales. Los hijos ausentes, los migrantes en los estados Unidos u otras regiones del país, así como la comunidad, apoyaron con hospedajes, comida y mucho trabajo. Fue en este encuentro donde el Mapder concretizó el compromiso de no caminar solo sino de la mano con otros movimientos y resistencias, como es el caso de la resistencia contra la explotación minera.

El Mapder volvió a refrendar su posición política sobre el rechazo a la construcción de más presas en el país y en su lugar la búsqueda de alternativas de energía tanto en áreas urbanas como rurales. El Mapder coloca nuevamente al agua como un derecho humano y se pronuncia contra el despojo de la tierra y los territorios indigenas y rechaza el desplazamiento de sus comunidades en beneficio de las empresas transnacionales.

El Mapder ha ido avanzando en el conocimiento sobre los efectos sociales, económicos, culturales, políticos y ambientales de las grandes represas. Pero también ha tenido que profundizar sobre otros temas como el desmantelamiento de las represas, las alternativas de energía y gestión del agua, las privatizaciones, la contaminación de los ríos, entre otros aspectos. De ahí nace la necesidad de fortalecer la lucha y solidarizarse con la resistencia a los parques eólicos que mantienen el mismo esquema de concentración de las tierras en pocas manos, de desplazamiento de población campesina, de centralización de la energía a favor y en eneficio de las trasnacionales y no de la gente aledaña al parque eólico.

En este V Encuentro el Mapder reorganizó su estructura y definió una serie de necesidades que son fundamentales tomar en cuenta. Entre ellas la de reforzar el carácter nacional del movimiento; trabajar prioritariamente en la atención a las luchas de resistencia en contra de los proyectos de presas; promover el intercambio entre afectados directos de presas; formar una red de comunicación de afectados por la privatización del agua; buscar otro concepto para desarrollo; realizar un análisis profundo de las alternativas; promover la comunicación alternativa como radios comunitarias, Internet, y capacitación en estas áreas; formación en la rotección de las comunidades; y capacitación a las comunidades por medio de la Escuela del MAPDER.

En este sentido, ambas redes convocadas, Mapder y Rema, acordaron la creación de una escuela de formación para la capacitación de alrededor de 30 cuadros entre ambos movimientos con una periodicidad de cada seis meses por medio de módulos que respondan a las necesidades de formación de ambas redes. Entre los temas propuestos para los módulos están: asuntos legales; formas organizativas de los movimientos; métodos de dirección y orientación (estilos de trabajo); estrategias de movilización y visibilidad; defensa jurídica de la tierra (ley, estructura e instituciones agrarias, reglamento interno -núcleo agrario-, historia del ovimiento agrario campesino, derecho agrario y de los pueblos indígenas); derechos humanos (documentación de violación de derechos humanos, intervención jurídica y omunicación); educación y comunicación (formación de comunicadores internos en la organización, formación de comunicación externa, estrategia de comunicación); alternativas comunitarias para una vida digna (energéticos y agro ecológicos); limitación y manejo de cuencas y agua.

El V Encuentro dio cuenta de la madurez y los alcances de las distintas experiencias adquiridas por los afectados por la construcción y los proyectos de presas en México, en los cuatro años de luchas transcurridos a partir del 1er. Encuentro. Como se dio cuenta en la Declaración Final, la realización del V Encuentro en Temacapulín expresa la pertinencia y visión del MAPDER de llevar los encuentros a los movimientos de afectados que, en el momento preciso requieren de ser respaldados por el conjunto de los integrantes del MAPDER. El movimiento contra la presa de El Zapotillo en Temacapulín, Acasico y Palmarejo sintió que no está solo, se percató de que tiene por delante muchas perspectivas de impedir que inunden su bello pueblo, sus tierras, sus aguas termales y su cultura, si conservan y fortalecen la unidad en contra de la construcción de la presa y si usan adecuadamente los mecanismos de defensa utilizados en los distintos movimientos que estuvimos aquí para transmitirles nuestras experiencias. Su movimiento es también respaldado por el triunfo obtenido en el 2005 por los compañeros de San Gaspar, Jalisco, en contra de la construcción de la presa San Nicolás en tierras cercanas, planeada con los mismos propósitos que las autoridades trasladan ahora a Temacapulín.

En la Declaración Final se enfatizó que el V Encuentro del MAPDER asumió la tarea de avanzar y trabajar sobre un nuevo modelo energético para el país. Llevar adelante los estudios y la investigación sobre la matriz energética y las fuentes de generación de energía con la visión y la claridad de que nuestra tarea será proponer alternativas energéticas para el pueblo en su conjunto, no para el capital. Por ello, ante la crisis energética global, la búsqueda de alternativas a este sistema capitalista que se colapsa se convierte ahora más que nunca en una prioridad de los movimientos sociales.

Site: MAPDER

Gustavo Castro Soto
Otros Mundos, A.C.
San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México; 5 de noviembre de 2008

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>