El Escaramujo 106: SAN CRISTÓBAL DE LOS OXXOs

Los “Escaramujos” son documentos de análisis producidos por Otros Mundos A.C. Les presentamos el último número de la colección, esperando les sirva para sus trabajos en defensa de los territorios. (Ver todos los números del Escaramujo)  

>>Descargar Escaramujo 106 en pdf<<

Además de los baches, la violencia, los feminicidios, los problemas vinculados a la falta de agua, la invasión ilegal de los humedales y terrenos prohibidos, las minas destrozando las montañas del Valle de Jovel, la corrupción, el robo de vehículos, el tráfico de droga, la destrucción de los bosques y la biodiversidad, los ríos contaminados, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, se distingue también por algo más: existen 33 tiendas Oxxo que se van multiplicando por cada esquina de la ciudad junto con la imagen de Coca Cola. Estas tiendas venden refrescos principalmente de FEMSA y comida chatarra, y con su competencia han eliminado a muchas tiendas de los barrios y colonias de la ciudad. Han arrasado con la economía de muchas familias pobres en los alrededores en donde se instalan.

La empresa FEMSA (Fomento Económico Mexicano S.A.B. de C.V.) es la dueña de las tiendas Oxxo y al mismo tiempo es la mayor embotelladora de Coca Cola Company en el mundo y con mayor volumen de ventas. Tiene su sede en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, México, y opera en Filipinas así como en 10 países de América Latina entre las que se encuentra Argentina, Brasil, Costa Rica, Guatemala, Nicaragua, Panamá, Colombia, México, Uruguay y Venezuela.

Las Cadena Comercial OXXO, S.A. de C.V., no son una franquicia, sino que operan bajo contratos de comisión mercantil y algunas otras con empleados directos. En 1978 FEMSA abrió su primer tienda Oxxo en la ciudad de Monterrey, México. Hoy cuenta con más de 19,558 tiendas en México, y más de 80 en Chile al igual que en Colombia.

En 2014 existían 622 mil tienditas de abarrotes en el país según el INEGI. De ellas más de 85 mil se ubicaban en la Ciudad de México. A pesar de que se calcula que atienden a más de 100 millones de personas, y que representaban 50% del sector de distribución, van desapareciendo con la agresiva instalación de Oxxos por todo el país. También se calcula que por cada Oxxo que abre, por lo menos 5 tienditas de los alrededores terminan en la quiebra y cierran. Cada 8 horas que se inaugura una nueva tienda Oxxo en el país elimina a su competencia y capta el dinero que ya no va a las familias, sino a la transnacional más poderosa que le acarrea mayores ganancias a The Coca Cola Company.

Una tienda de abarrotes gana en promedio un peso por la venta de un refresco de Coca Cola descontando los impuestos que paga. Y Coca Cola FEMSA ahorra miles de pesos en renta de locales y energía eléctrica al venderse sus refrescos chatarra fríos. Regala unos refrescos más si la tienda de abarrotes pone su refrigerador en “primera posición”, o sea de cara a la calle, para generar más publicidad, o si se compra más de diez cajas de sus productos En el caso de la venta de las Sabritas un abarrotes gana en promedio dos pesos por cada producto vendido. Como esto es más caro en las tiendas Oxxo, las ganancias de FEMSA son enormes, de ahí se explica su riqueza.

Otra Fuente, El Finaciero, documentó hace algunos años en un estudio que 8 empresas de consumo masivo dominaban el 90% de las ventas de las 750 mil tiendas de abarrotes y misceláneas que operan en México, según datos de la Alianza Nacional del Pequeño Comerciante (Anpec), entre ellos Coca Cola, Pepsi (incluida Sabritas), Bimbo, Grupo Modelo, Lala, Alpura, Philip Morris (con Malboro) y Nestlé. Kantar Worldpanel México estima que “las tiendas tradicionales representan el 35% del gasto de los 31.5 millones de hogares en el país, y de ese monto, 43% se usa para la compra de lácteos y 58 por ciento para bebidas como refrescos, agua y jugos.” También calcula que “cada hogar mexicano realizó 276 visitas a una tienda de abarrotes o miscelánea en un año y 99 por ciento de las familias compraron una Coca Cola al menos en ese mismo periodo, aunque otros productos de Lala, Bimbo, Alpura y Nestlé también tienen una alta penetración.”

Esto explica por qué FEMSA va por estas ganancias insertando las tiendas Oxxo por todos los barrios y colonias, por todas las gasolineras, con el fin de captar todos estos clientes que ha arrebatado a los abarrotes y tienditas y que ahora dice estar muy preocupado por ellas y desea apoyar a las familias mexicanas.

Según Dinero/En Imagen, existen tiendas Oxxo en más de 50 pueblos mágicos. Venden desde tarjetas de regalo de Google Play, iTunes, Xbox, Netflix, Spotify, Nintendo, Facebook, PlayStation, YouTube, etc; así como tacos, tortas, burritos, quesadillas, chilaquiles, molletes y hasta comida corrida, y más de 2,500 productos en todas sus tiendas que van desde chicles hasta celulares y tiempo aire conectando 1.2 millones de personas diariamente por medio de las recargas. También da el servicio de envío de dinero, depósitos y casetas telefónicas. Se pueden pagar más de 5,000 servicios como luz, agua, teléfono, televisión, predial, multas, tenencias, boletos de autobús, boletos de cine, hasta actas de nacimiento y de matrimonio en algunas ciudades.

Las tiendas Oxxos distribuyen productos de la transnacional estadounidense Colgate-Palmolive (Colgate, Palmolive, Suavitel, Ajax, Fabulso, Acción, Speed Stick, Hill’s, Tom’s) y cuenta con 25 marcas propias. A diario se abren tres tiendas Oxxo nuevas. Más de 13 millones de clientes son atendidos diariamente. En 1995 abrieron la primera estación de servicio OXXO Gas y actualmente cuenta con más de 500 gasolineras en todo el país. Oxxo es la tercera cadena de supermercados con más ventas en México y la séptima cadena comercial más grande en ventas en América Latina.

Según El Economista, las ventas de Oxxo representa más de 40% de los ingresos anuales de FEMSA. Para Interbrand, es la tercera marca más valiosa del país, después de la cerveza Corona y Telcel.

Todo ese dinero y ganancias se canalizaban a las tienditas y abarrotes familiares quienes captaban a todos estos clientes. Por ello, FEMSA ha arrasado con las economías barriales y sigue abriendo sus tiendas por doquier.

PERO ESO SÍ, FEMSA ESTÁ MUY PREOCUPADO POR LAS TIENDITAS…

Con la Ley de Oaxaca, de Tabasco, y las que se preparan en otros estados del país como en Chihuahua, Ciudad de México, Tamaulipas, Colima y Chiapas, en el sentido de prohibir la venta de refrescos y comidas chatarras a menores de edad; con las miles de firmas en Chiapas exigiendo la expulsión de Coca Cola FEMSA de San Cristóbal de las Casas así como marchas y movilizaciones sociales; con la aparición reciente del documental “El Susto”; con la solicitud del Síndico de San Cristóbal de las Casas a la CONAGUA en el sentido de retirarle la concesión de extracción de agua a Coca Cola FEMSA; y con el inicio obligatorio a partir del 1 de octubre 2020 del nuevo etiquetado de productos que contienen exceso de azúcares, calorías, grasas saturadas, sodio, grasas trans (ácidos grasos insaturados), Coca Cola FEMSA ha visto, como en pocas ocasiones, amenazadas fuertemente sus ganancias y ha lanzado una agresiva y ridícula campaña publicitaria, visual y en los medios de comunicación. Su descrédito aumenta aunque su imagen es parte del paisaje urbano y rural en todo el país.

Por ello, ahora a Coca Cola FEMSA parece que le interesan las tienditas que ha ido destruyendo y en sus campañas televisivas recrea el apoyo a las familias, el reparto de mamparas transparentes para las tienditas que se reciben con sonrisas y felicidad por los dueños de un abarrotes, con imágenes donde la tiendita que aparece llena de productos Coca Cola también venden pan y otros productos del barrio. En San Cristóbal lanzan un proyecto de apoyo con tambos para la captación de agua de lluvia en los barrios. También han sacado a la calle los camiones gigantes con letreros enormes cuyos mensajes afirman que gracias a Coca Cola FEMSA dependen millones de familias y tienditas.

Así, la transnacional reparte sus productos en las pequeñas tiendas de abarrotes que les venden sus refrescos fríos sin pagar energía eléctrica ni rentas de locales, al tiempo que despliega en todos su propaganda con sillas, letreros, mesas, etc., con la imagen de la Coca Cola. Una contaminación visual que provoca cierto hartazgo a la población aunque la refresquera sigue imponiendo su imagen en cada rincón no sin miedo a perder un centavo de sus millonarias ganancias con su bebida y comida chatarras. Pese a todo ello, no sólo en México sino en América Latina existen denuncias, reclamos y movilizaciones por la historia negra de las aguas negras de Coca Cola FEMSA.

México es uno de los principales consumidores de refrescos especialmente de Coca-Cola pero también de otras de sus marcas como son Ciel, Sprite, Fanta, Power Ade, Delawer Punch, Ades, Del Valle, Monster Emergy, FuzeTea, Yas, Sidral Mundet, y ¡hasta la leche Santa Clara!

También en los Oxxos se venden los productos de la estadounidense Pepsico y su comida chatarra de Sabritas, así como de Bimbo y su filial de comida chatarra Barcel. En otras palabras, los Oxxos están llenas de refrescos y comida chatarra. Por ello no es casualidad que México tenga los mayores índices de la epidemia de la obesidad, sobrepeso y diabetes que se agrava en la población infantil. En el contexto de los más de 70 mil muertos por el COVID-19, el gobierno mexicano reveló que la hipertensión y obesidad fueron los principales problemas de salud preexistentes en todos los fallecidos.

México tiene los mayores índices de consumo de productos ultraprocesados de toda América Latina y el Caribe, y Chiapas es el ejemplo de lo que no se debe hacer ya que es la entidad del país con el mayor consumo de Coca Cola en un estado lleno de pobreza y miseria.

El consumo de agua por parte de las embotelladoras de Coca Cola es abismal. En San Cristóbal de los Oxxos la planta de FEMSA consume 200 litros por cada litro de refresco; 1.3 millones de litros es lo que extrae del subsuelo, el que equivale al consumo diario de 13 mil personas; o el equivalente a 2,888 tinacos con capacidad de 450 litros de agua. Durante 20 años la refresquera extrajo alrededor de 10 mil millones de litros de agua que equivalen a 4 mil albercas olímpicas.

Pese a todo, FEMSA tiene el descaro de afirmar que “nos comprometemos a satisfacer las necesidades de hidratación de los consumidores y clientes de cada país donde operamos, además de desarrollar de manera sostenible cada comunidad donde operamos.” Sus argumentos no han convencido y cientos de personas solicitan que el estado de Chiapas legisle al igual que Oaxaca y Tabasco para prohibir la venta de bebidas y comidas chatarra en Chiapas a menores, y 27 mil firmas que exigen que Coca Cola FEMSA se retire de San Cristóbal de las Casas ya que agudiza la crisis de acceso al agua en el Valle de Jovel. Por ello la campaña publicitaria de Coca Cola se vuelve más aguerrida. Para colmo expresa Coca-Cola FEMSA: “En 2019 conseguimos un índice de uso de agua de 1.52 litros de agua por litro de bebida producida. Con esta referencia tenemos el compromiso de devolver la misma cantidad de agua que utilizamos en la producción de bebidas.“

La pandemia de los Oxxos y del consumismo de comida chatarra ha generado una sindemia, que significa el contagio de dos o más pandemias como efecto dominó, que son causales unas de otras, que interactúan y secuencialmente van apareciendo. De esta forma, la adicción a la Coca Cola, la falta de disponibilidad de agua, los bajos precios del refresco en zonas indígenas de Chiapas, la diabetes, la accesibilidad a la comida chatarra y la crisis alimentaria acompañada del colapso de los sistemas productivos locales, son enfermedades que se vinculan, se contagian y se dispersan. Chiapas es el peor ejemplo de lo que no se debe hacer, donde la empresa Coca Cola agrede la cultura indígena, se le permite entrar en todos los planteles educativos, en los edificios públicos e incluso en hospitales con sus refrigeradores para la venta de sus refrescos fríos cuya energía ni siquiera paga, donde financia eventos deportivos hasta campañas oficiales de salud bucal, donde a los niños se les alimenta con Coca Cola desde muy temprana edad, donde los problemas dentales, de diabetes y de adicción llegan a extremos preocupantes.

Tan solo en el Hospital de las Culturas, en dos años aumentó casi el 60% de enfermedades que ponen en riesgo la salud de la población frente al COVID-19 y que están asociadas a la Diabetes, una de las contribuciones del alto consumo de refrescos embotellados.

LA VORACIDAD DE FEMSA

Los orígenes de FEMSA se remontan a 1890 con la creación de la Cervecería Cuauhtémoc por parte de los empresarios Isaac Garza, José Calderón Penilla, José A. Muguerza, Francisco Sada Gómez y Joseph M. Schnaider. Su crecimiento fue vertiginoso. En 1954 compró una planta cervecera en Tecate, Baja California Norte.

En 1979 abrió su división Coca-Cola FEMSA. En 1985 se fusiona con la Cervecería Moctezuma y en 1990 se fusiona con el nombre “Cervecería Cuauhtémoc Moctezuma”. En 1993 The Coca-Cola Company compra el 30% de las acciones de Coca-Cola FEMSA y con ello coloca el 19% del capital en la Bolsa Mexicana de Valores y en el New York Stock Exchange. En 1994 Coca Cola FEMSA compra el 51% de las acciones de Coca-Cola en Buenos Aires, Argentina. En 1995 se asocian con Amoco Oil Co., para formar Amoxxo y operar los centros de servicio OXXO Express.

>>Seguir leyendo Escaramujo 106<<

Más Escaramujos:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar estas etiquetas y atributos HTML:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>