Entender la guerra, Soñar con la paz- Capítulo 3: La invención del “pueblo judío”

Les compartimos el tercer capitulo de la Serie de videos: Entender la guerra para soñar con el paz, un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto Palestino-Israelí para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz.

Entender la guerra para soñar con la paz – Capítulo 3 La invención del llamado “Pueblo Judío”

Un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz

Producción: Otros Mundos Chiapas Amigos de la Tierra México

Contenido y palabra: Ana Vázquez Carpizo, Colaboradora Otros Mundos Chiapas Conducción, búsqueda de imágenes y edición: Marco von Borstel

Concepto y producción: Ana Vázquez Carpizo, Gustavo Castro y Marco von Borstel

Cámara: Nikte-Ha Vieyra Cid, Comunicación Otros Mundos Chiapas

Logotipo: Uitsili Latapí

Apoyo edición: Mar Xiuhatsin, Sandra Latapí

Música entrada: El Caudal – Rastrillos (con permiso de autores)

Música de apoyo: MUVA Chatrán González – Yeteel u pixaan Masada y Nahuani (con permiso de autores) y Sin copyright

Apoyo de difusión: Perimetral y Desdeabajito

Este es un material de contenido educativo y de carácter cultural sin fines comerciales

San Cristóbal de las Casas Chiapas, Grabado 15 de mayo 2024, publicado 3 de junio 2024

¿Cuántas líneas rojas va a cruzar Israel en Gaza? Poned fin al genocidio YA

Compartimos este comunicado Amigos de la Tierra Asia Pacifico a través de Amigos de la Tierra España – A 17 de mayo del 2024

Desde Amigos de la Tierra queremos difundir y compartimos el comunicado emitido por Amigos de la Tierra Asia Pacífico ante los últimos ataques perpetrados por el ejército israelí contra la población en Rafah

“Amigos de la Tierra Asia Pacífico condena enérgicamente la ofensiva de Israel en Rafah y las graves violaciones ambientales, humanitarias y de derechos humanos que han cometido de forma sistemática a lo largo de esta invasión. Nos solidarizamos con las palestinas y palestinos y con nuestras compañeras de PENGON/Amigos de la Tierra Palestina mientras siguen enfrentándose a este desastre tanto a nivel humanitario como medioambiental.

La semana pasada, el ejército israelí emitió órdenes de evacuación a los palestinos y palestinas de Rafah, donde se habían refugiado 1,4 millones de desplazados. Desde entonces, se han intensificado los bombardeos y ataques aéreos contra la ciudad y se han atacado más zonas residenciales. La población de Gaza ya no tiene un lugar seguro al que ir y está siendo desplazada a la fuerza a zonas que no son aptas para la habitabilidad humana. Estos ataques no sólo violan las leyes internacionales, sino que además siguen privando a los palestinos y palestinas de su derecho a un entorno sano y seguro, al que todos los seres vivos tienen derecho, tal y como reconoció el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en su resolución 48/13 y posteriormente la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 76/300.

Desde que Israel comenzó su asalto a Gaza hace más de 200 días, el enclave se ha enfrentado a la devastación de infraestructuras como viviendas, escuelas y hospitales. Según Charles Birch, responsable del programa UNMAS en los territorios palestinos, en Gaza hay aproximadamente 37 millones de toneladas de escombros, más escombros que en Ucrania. Todo ello aumenta el riesgo de exposición a sustancias nocivas como el amianto y los contaminantes liberados por las instalaciones que contienen materiales peligrosos, contaminando la atmósfera y empeorando la salud pública.

Esto, junto con las fuentes de agua contaminadas y el aumento de las emisiones de carbono procedentes de las armas y los vehículos de guerra, forma parte de una creciente lista de preocupaciones sobre cómo este genocidio medioambiental ha destruido y seguirá destruyendo todos los aspectos de la vida en Gaza. DEBEMOS tratar este asunto con la urgencia que merece.

No hay un final claro para la guerra, especialmente teniendo en cuenta que Israel rechazó la reciente propuesta de alto el fuego y redobló su intención de invadir Rafah a pesar de todo. Si no se toman medidas, las palestinas y palestinos se verán obligados a soportar niveles catastróficos de contaminación del agua, la tierra y el suelo, con efectos irreversibles a largo plazo. Ya estamos viendo estos impactos a través de la propagación de enfermedades infecciosas, la hambruna y la destrucción de la agricultura y las fuentes de alimentos. Hay que tomar medidas inmediatas para evitar que la situación siga empeorando.

Amigos de la Tierra Asia-Pacífico hace un llamamiento a todos los gobiernos para que exijan el fin de la escalada de ataques de Israel que pone en peligro los derechos humanos y medioambientales. En los últimos meses hemos visto a algunos líderes mundiales utilizar sus palabras para advertir contra una nueva escalada de las hostilidades. Pero las palabras duras y las críticas no están deteniendo el genocidio que se está desarrollando. Los gobiernos deben utilizar todos los mecanismos diplomáticos y económicos a su alcance para disuadir los ataques de Israel contra Gaza, empezando por cesar la venta de armas a Israel para evitar más muertes y daños en la tierra, detener las relaciones económicas con Israel y las empresas israelíes y considerar la posibilidad de cortar los lazos diplomáticos. Los gobiernos que no hagan todo lo que esté en su mano para detener los ataques corren el riesgo de ser declarados cómplices de genocidio.

Los movimientos sociales, incluido el movimiento ecologista, deben seguir alzando la voz en apoyo de Palestina, presionando a sus gobiernos e instituciones, contrarrestando la propaganda sionista y pidiendo que se respete el derecho internacional.”

Desde Amigos de la Tierra nos sumamos a esta denuncia y seguimos demandando al gobierno que ponga fin a la compra y venta de armas con Israel y la suspensión de las relaciones económicas y diplomáticas.

Nos sumamos a la convocatoria de la RESCOP de la 5ª Jornada de Movilización Estatal contra genocidio en Palestina el próximo 18 y 19 de mayo 2024. ¡Urge seguir presionando y alzar las voces  para que el gobierno español acabe su complicidad!

Entender la guerra, Soñar con la paz- Capítulo 2:Las tres religiones del libro, para entender el conflicto palestino – israelí

Les compartimos el segundo capitulo de la Serie de videos: Entender la guerra para soñar con el paz, un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto Palestino-Israelí para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz.

Entender la guerra para soñar con la paz Capítulo 2 Las tres religiones del libro, para entender el conflicto palestino – israelí

Un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz

Producción Otros Mundos Chiapas Amigos de la Tierra México

Contenido y palabra: Ana Vázquez Carpizo, Colaboradora Otros Mundos Chiapas

Conducción y edición: Marco von Borstel

Concepto y producción: Ana Vázquez Carpizo, Gustavo Castro y Marco von Borstel

Cámara: Gustavo Castro

Logotipo: Uitsili Latapí

Apoyo edición: Mar Xiuhatsin, Sandra Latapí y Lotta

Música entrada: El Caudal – Rastrillos (con permiso de autores)

Música de apoyo: Sin copyright

Apoyo de difusión: Perimetral, FIEL y Desdeabajito

Este es un material de contenido educativo y de carácter cultural sin fines de lucro San Cristóbal de las Casas Chiapas, grabado 20 de noviembre 2024, publicado con edición el 3 de Abril 2024

El Escaramujo 128: “EL SIONISTA”, UN NUEVO CONCEPTO UNIVERSAL

Los “Escaramujos” son documentos de análisis producidos por Otros Mundos A.C. Les presentamos el último número de la colección, esperando les sirva para sus trabajos en defensa de los territorios. (Ver todos los números del Escaramujo)

“EL SIONISTA”, UN NUEVO CONCEPTO UNIVERSAL

Ana Vázquez Carpizo
Gustavo Castro Soto
Otros Mundos Chiapas
4 de Abril 2024, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas, México
https://otrosmundoschiapas.org/

En la actualidad se debate mucho el concepto de “sionismo”, palabra que se deriva de la colina del mismo nombre, ubicada en la ciudad de Jerusalén, y que tiene dos significados simbólicos muy importantes para el judaísmo: el primero, porque es el lugar donde se asienta el Muro de los Lamentos; y segundo, porque desde tiempos muy remotos Sión ha sido sinónimo de Jerusalén. Cuando un grupo de judíos marcaron como objetivo central conformar un Estado independiente invadiendo y ocupando Palestina, y con capital en Jerusalén, se le denominó “movimiento sionista” como una ideología que justificara las atrocidades que deberían cometer para adueñarse de un territorio que no es suyo. Todo aquél que se opusiera a este derecho que dicen les dio su dios, sería estigmatizado de “antisionista”. Pero no todos los judíos se tragaron el cuento.

LA ESTRATEGIA SIONISTA

El objetivo central de los sionistas desde finales del siglo XIX ha sido crear su propio país en el contexto de los nacionalismos y de la creación y recomposición de algunos Estados-Nación. Pero… ¿dónde? ¿A quién expulsar de su casa para apropiarse de ella? Pensaron en Argentina o en Uganda, pero al final decidieron invadir, adueñarse y hacer suyo el territorio palestino y de paso, si se puede, del territorio de Líbano, Cisjordania, Jordania, Siria y parte de Irak para crear lo que llamarían el Estado de Israel. Por ello, este ‘país’ no ha delimitado sus líneas fronterizas hasta la fecha para continuar con sus invasiones y su expansionismo, pese a que la Resolución 242 de 1967 del Consejo de Seguridad de la ONU le exige que delimite el territorio de su país. Y es que Israel no tiene límites geográficos, territoriales, morales ni éticos.

El problema fundamental para los sionistas es que el territorio que invaden tiene dueño: el pueblo palestino que por centurias y centurias ha vivido ahí. Entonces, ¿qué hay que hacer? ¿Matarlos, expulsarlos, encarcelarlos, generarles terror, desplazarlos, ocupar sus tierras y robarles sus viviendas? ¿Desaparecerlos en su totalidad? Sin embargo, los sionistas tienen otros problemas: no son semitas, los fundadores de Israel nunca vivieron en Palestina o han hebraizado sus apellidos polacos o de otras regiones para justificar sus raíces míticas.

La justificación ideológica que acompaña a la estrategia sionista va acompañada de un odio irracional y exacerbado, de una justificación religiosa, teológica, política, mítica, bíblica, racial, antropológica, lingüística, genética, histórica, ideológica y cultural, mientras que la económica, la corrupción, la falta de democracia y la ambición se escondan tras ellas. Confunden y mezclan argumentos de manera sumamente ignorante o manipuladora para justificar el genocidio y la masacre de niños y niñas. ¿Quién puede justificar un infanticidio? Sólo los sionistas. Pretenden hacer creer que su ambición debe ser avalada por todos, como diría un sionista: “El sionismo no es solo una cuestión judía, es una cuestión de humanidad”. Sin embargo, ellos mismos aceptan en sus propias palabras su locura, sus delirios de grandeza y su real pensamiento genocida (Véase El Escaramujo 127: “Los Sionistas Genocidas, en sus propias palabras…”).

El sionismo actual se funda en leyendas, mitos y relatos bíblicos que no se sustentan en evidencias
históricas, bajo el argumento de que su dios les ha otorgado las tierras palestinas y que obedecen la
voluntad de su dios. Por lo tanto, esta teocracia fundamentalista basada en esta teología política
sionista
, convierte al sionismo en una ideología esencialmente antidemocrática. Hacen de la Torah, el
equivalente judío al Antiguo Testamento cristiano, un título de propiedad. Y resulta pertinente
mencionar que la mayor parte de los fundadores del Estado de Israel NO eran judíos practicantes. De
hecho, algunos, como David ben Gurion, primer primer ministro de Israel, era ateo. Habrá que aclarar
también que existen varios tipos y corrientes del sionismos, desde el sionismos político y el laborista
hasta el sionismo mesiánico. Pero al final de cuentas, hay un tipo de sionismo que se va imponiendo,
el hegemónico, el realmente existente, el que hoy masacra a un pueblo entero.

En 1897, Theodor Herzl crea la Organización Sionista Mundial para salvar a los judíos perseguidos. Este movimiento impulsaba el ‘derecho legal’ de ‘todos los judíos’ del mundo a vivir en la ‘Tierra de Israel’, cuyo centro sería Jerusalén ubicada en la colina de Sión. Para ello se tendrían que promover y financiar la ocupación, la invasión del territorio de los palestinos con colonias y agricultores y crear una conciencia nacional. Así, la familia multimillonaria Rothschild se ha dedicado a financiar hasta la fecha la ocupación, la invasión y el genocidio en Palestina. Al menos han pasado cien años de violencia y ocupación de lo sionistas de un territorio que no es suyo, en el que nunca, ni ellos ni sus antepasados, vivieron antes.

Los sionistas justifican el genocidio afirmando una serie de contradicciones y mentiras: que los palestinos no son un pueblo, que no son del lugar, que nunca lo han sido, que ni siquiera existen, que ellos no son los elegidos por su dios, que los palestinos son los invasores y los agresores, que Israel tiene derecho a defenderse, entre otras absurdas narrativas esquizofrénicas de los sionistas. Se consideran un regalo para la humanidad; que es la humanidad quien debe agradecerles su existencia y servirles porque son el “pueblo elegido”; que nadie tiene derecho a existir si no aceptan sus preceptos; que no se deben a las leyes internacionales sino a su dios que les otorgó la tierra palestina. Los colonos eurojudíos invasores se consideran superiores en raza y a los palestinos, los animales.

Israel extermina al pueblo palestino por todos los medios. Hace caso omiso de las Resoluciones de la ONU, organismo que le dio origen (Ver El Escaramujo 126: Las Resoluciones de la ONU sobre Israel,.. la soberbia sionista”). También le bombardea sus ambulancias, sus refugios, su personal. Exige la renuncia del Secretario de ONU, les niega las visas, bombardea sus caravanas humanitarias. Israel bombardea y destruye hospitales con todo y enfermos dentro, también lo hace con centros de educación, universidades, mezquitas, iglesias, viviendas y panaderías.

El Estado de Israel está sustentado en el mito de lo que los propios sionistas llaman “el mejor ejército del mundo”. Y aquí cabe hacer una reflexión: ¿es Israel un Estado que necesita un ejército o más bien, un ejército que necesita un Estado para justificar su existencia, sus negocios y, sobre todo, sus acciones genocidas?

Israel y su ejército destruyen carreteras y toda clase de infraestructura. Queman los alimentos y
bloquean su arribo a los hambrientos palestinos; impiden el suministro de agua, de energía eléctrica, de
gas y toda fuente de energía. Masacran a niños y niñas, los encarcela y tortura. Arrinconan a la
población palestina o la hacina como lo hacían los nazis para bombardearlos matando a más de 100 de
un solo golpe. Los colonos sionistas invasores roban las viviendas de los palestinos, los humillan en las
calles, les generan terror para que huyan y abandonen sus hogares, mientras que el ejército viola
mujeres y niñas. Israel asesina igualmente a maestros, universitarios, médicos, enfermeras como a
periodistas. Pero si se les señala de genocidas, ¡todavía tienen el cinismo de sentirse ofendidos! Este es
el sionismo realmente existente. Es el sionismo una terrible enfermedad humana encarnada en Israel y
todos sus aliados.

Ante dicha ocupación, la invasión, la persecución, la violencia y el genocidio, a los palestinos les asiste el derecho de defenderse. No es un derecho de los agresores, sino de los agredidos. Aunque no todos los judíos les hicieron caso a los israelíes sionistas, a los gobiernos sionistas, a los católicos sionistas, a los cristianos sionistas, a los banqueros sionistas, a las empresas militares sionistas; no todos aceptaron esta narrativa ni estuvieron de acuerdo. Algunos sionistas ignorantes, entre ellos algunos cristianos, otorgan su apoyo a los sionistas israelíes “porque también ellos (los sionistas israelíes) son cristianos”. Otros porque solo si Israel masacra al pueblo palestino y se adueñan del territorio, se cumplirá la profecía de la segunda llegada del Mesías. Se dan estas narrativas entre otras muy ignorantes y vergonzosas.

No todos los judíos obtuvieron la nacionalidad israelí, y no todos los judíos están de acuerdo con las políticas sionistas, con las masacres, las torturas, los encarcelamientos, las humillaciones, con el despojo de tierras y viviendas de los palestinos, con el asesinato de niñas y niños. Porque son acciones contrarias al espíritu del judaísmo, aunque los sionistas manipulan sus leyendas bíblicas como históricas y hagan de su dios un ente verificable que les confirma y bendice su violación a los derechos humanos. Sin embargo, existen gobiernos y personas de otras religiones que son sionistas. El sionismo va más allá, es más profundo, es más universal.

Los sionistas israelíes basan su invasión justificando políticamente que tienen derecho a defenderse cuando han sido ellos los agresores desde hace más de cien años, y que tienen derecho a un estado aunque implique robárselo a otro. Basan su invasión en que un dios los eligió. Se basan en una ideología de extrema derecha, ultranacionalista, supremacista, colonialista y fascista sin limites, y consideran a los dueños actuales de las tierras como animales invasores. Se consideran únicos, superiores, y con racismo, esquizofrenia, desprecio y odio alimentan su ‘misión divina’. Tienen la absoluta razón y nadie se les puede oponer.

Los sionistas israelíes basan la ocupación bajo el argumento de que el pueblo judío quiere volver a sus raíces. Afirman que “pedir que los Judíos en el Siglo XXI no sean Sionistas, es equivalente a pedir qué no practiquen su Judaísmo ó que no manifiesten expresiones culturales de su identidad, es decir, es Antisemitismo.” Tampoco existe un único pueblo judío, y menos en términos genéticos, esto es una aberración. Hay judíos en todos los continentes del mundo, asiáticos, africanos, latinos, etcétera. En éste supuesto ‘único pueblo de sangre judía’ existen las diferencias, las clases sociales y el racismo. Se desprecian entre ellos, entre los ortodoxos, entre los judíos de diferentes etnias y continentes. Y esto es igual en el mundo católico disperso en continentes, entre sus mestizos e indígenas, entre ricos y pobres católicos. Es más, pasa en todas las religiones.

La ideología sionista manipula argumentos para confundir. Mezcla y hace una argamasa con los conceptos israelí, judío, judaísmo, hebreo, ejército, semita, sionista, Torah, tierra prometida, pueblo elegido, regreso, retorno, entre otros, para justificar por todos los ángulos la ambición de unos pocos.

El sionismo esconde el verdadero interés económico, de la acumulación de capital, del poder y de la ambición. Por ello, los sionistas israelíes también necesitan aliados sionistas interesados en recursos petrolíferos y bienes estratégicos, así como una plataforma para combatir a los países del Oriente próximo. Y de telón de fondo, el negocio de la venta y compra de armamento y equipos militares de los aliados sionistas a Israel y viceversa, pese a que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU exhortó en 2018 a la comunidad internacional a que detuviera la venta de armas de Israel. Nadie hizo caso.

Así, Israel sigue vendiendo armas a infinidad de países y otros muchos gobiernos sionistas del mundo siguen vendiendo armas a Israel para matar a niños y niñas. Estos son los gobiernos de Estados Unidos y Canadá; pero también de la minúscula península asiática llamada Europa, donde se han originado las guerras mundiales y que ha sido cuna de todos los países colonizadores que han hecho estragos y genocidios en América, África y Asia desde hace siglos. Son ellos quienes apoyan, financian, justifican el genocidio, el infanticidio, la limpieza étnica, la hambruna como arma de guerra de Israel contra el pueblo palestino. Y son todos esos gobiernos quienes persiguen, criminalizan y encarcelan al movimiento social que muestre compasión y solidaridad con las niñas y los niños asesinados, o contra aquellos que exigen el respeto a los derechos humanos y el derecho internacional definidos por la ONU.

Usan la carga religiosa y mítica para adornar las causas políticas como los “Acuerdos de Abraham” firmados en 2020, los últimos acuerdos de paz en Medio Oriente, Israel, Emiratos Árabes Unidos y Bahrein para normalizar las relaciones diplomáticas y comerciales entre los países árabes y el Estado judío. Marruecos y Sudán, ubicados en el Norte de África, también se unieron a los acuerdos posteriormente.

Europa y los Estados Unidos, a través de la ONU, fueron los principales impulsores del Estado de Israel en 1948, no sólo para limpiarse de la culpa del Holocausto judío, que ya sabían que estaba ocurriendo desde el ascenso de Hitler al poder en 1933, sino porque, además, ni antes ni después de esta guerra Europa los quería en sus territorios. De pasada, favorecería mucho a Occidente contar con un fuerte aliado en el mundo árabe lo que ayudaría a garantizar sus intereses comerciales y sobre los hidrocarburos y otros recursos estratégicos, además que contara con un actor que abonara la división de los pueblos árabes. Todos ellos se suman al sionismo. Otros lo hacen por otros argumentos religiosos como algunas corrientes evangélicas que, para el cumplimiento de sus supuestas profecías, Israel debe llegar a su supuesta ‘tierra prometida’ que un dios le ha otorgado.


Podcast El Escaramujo127 – LOS SIONISTAS GENOCIDAS… En sus propias palabras

Les compartimos el Escaramujo 127 ahora en podcast.

EL ESCARAMUJO No. 127 LOS SIONISTAS GENOCIDAS … En sus propias palabras Texto: Ana Vázquez Carpizo Otros Mundos Chiapas Locución: Joaquín Andrade Edición: Marco von Borstel Música: Silvio Rodríguez -El Escaramujo (permiso de uso del autor) Imágenes: Creative Commons bajadas de google Otros Mundos Chiapas 19 de Marzo 2024 San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México https://otrosmundoschiapas.org/

Palestina Libre Entrevista a Ana Vázquez Carpizo Martes 27 de abril 5 pm en Wapani

Compartimos esta invitación sobre una entrevista que le harán a nuestra compañera Ana Vázquez – A 27 de marzo 2024

PALESTINA LIBRE

Entrevista abierta con ANA VÁZQUEZ CARPIZO Jornada de solidaridad internacional

MARTES 2 DE ABRIL / 17:00 HS/ ESPACIO CULTURAL WAPANI (Flavio Paniagua #10, San Cristóbal de las Casas) ENTRADA LIBRE y GRATUITA

Conversaremos con Ana sobre la situación en Palestina frente al genocidio israelí. Profundizaremos sobre términos, conceptos, orígenes, historia y actualidad…

TRANSMISIÓN COLABORATIVA EN VIVO desde el Facebook de La Chispa Prensa. https://www.facebook.com/lachispaprensa

ORGANIZAN: La Chispa Prensa (En Argentina y en México) , Lo Conseguí Soñando (desde territorio ancestral mapuche)

PRESENTA: Cuerpos Migrando (proyecto artístico)

TAMBIËN HACEN ESTO POSIBLE: Abyayalarompeelcerco (tejido de resistencias y rebeldías), Otros Mundos Chiapas (Asociación Civil por la defensa del territorio)

El Escaramujo 127: LOS SIONISTAS GENOCIDAS… En sus propias palabras

Los “Escaramujos” son documentos de análisis producidos por Otros Mundos A.C. Les presentamos el último número de la colección, esperando les sirva para sus trabajos en defensa de los territorios. (Ver todos los números del Escaramujo)

LOS SIONISTAS GENOCIDAS
… En sus propias palabras

Ana Vázquez Carpizo
Otros Mundos Chiapas
19 de Marzo 2024, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México
https://otrosmundoschiapas.org/

El proyecto sionista de apropiación territorial en Palestina inició varias décadas antes de la fundación del Estado de Israel el 14 de mayo de 1948. Desde el 7 de octubre de 2023, tras los ataques de Hamás a este país, Israel ha estado nuevamente en la mira de la comunidad internacional por la brutalidad de su respuesta. Sin embargo, nos equivocaríamos si creemos el argumento repetido hasta la náusea de que el Estado judío sólo se está defendiendo. Si hacemos una revisión crítica de lo que ha implicado el movimiento sionista para la región del Medio Oriente, podremos entender, sin siquiera adentrarnos demasiado en los detalles, que el genocidio actual no inició el 7 de octubre pasado sino desde 1897, cuando Palestina se convirtió en el territorio a conquistar por un grupo heterogéneo y multiétnico que se asumió como un pueblo unificado con derecho ancestral a una tierra que nunca fue suya y que para lograr su objetivo tenía muy clara una cosa: la destrucción simbólica, cultural y física del pueblo palestino. La maquinaria de aniquilamiento se aceitó con muy diversos combustibles y desde el inicio. Hay hechos concretos que lo demuestran una y otra vez a lo largo de más de cien años de despojo. Pero son las palabras de los propios sionistas las que lo expresan de manera más contundente, sin tapujos, sin disfraces, sin filtros, con el mayor de los cinismos imaginables. Así pues, en esta ocasión dejemos que sean ellas las que hablen:

THEODORE HERZL, fundador de la Organización Mundial Sionista: “Expulsad discretamente a la población miserable a través de la frontera negándoles el empleo… Tanto el proceso de expropiación como el de deshacerse de los pobres debe llevarse a cabo discretamente y con disimulo.” (Diarios Completos, 12 de Junio de 1895)1

URI LUBRANI, PM Ben-Gurion’s special adviser on Arab Affairs Descripción de Rabin de la conquista de Lydda después de completar el Plan Dalet: “Reduciremos a la población árabe a una comunidad de leñadores y camareros.” (1960. De “The Arabas in Israel” por Sabril Jiryas)

DAVID BEN-GURIÓN: “Debemos hacer todo lo posible para asegurarnos de que los refugiados palestinos nunca regresarán”. (en su diario, 18 de Julio de 1948, citado en Michael Bar Zohar’s Ben-Gurion: the Armed Prophet, Prentice-Hall, 1967, p.157.)

MOSHE DAYAN, en un comunicado a Technion, Haifa, citado en Haaretz: “Las villas judías están construidas en el lugar de las villas árabes. Ustedes no saben incluso el nombre de estas villas árabes, y yo no les acuso porque los libros de geografía han dejado de existir. No solamente los libros no existen, sino que las villas árabes no están allí. Nahlal se levantó en el lugar de Mahlul; Kibbutz Gvat en el lugar de Jitba; Kibbutz Sarid en el lugar de Huneifis; y Kefar, Yehushua en el lugar de Tal ash-Shuman. No hay un sólo lugar construido en este país en el que no hubiera previamente una población árabe.” (4 de Abril de 1969)

GOLDA MEIR, ex ministra de Trabajo y de Relaciones Exteriores de Israel: “¿Cuándo hubo un pueblo palestino independiente con un Estado palestino? No era como si hubiera un pueblo palestino en Palestina que se considerara a sí mismo como un pueblo palestino y viniéramos y los expulsáramos y les quitáramos su país. No existían…” (entrevista, 1969)

YORAM BAR PORATH: “Es un deber de los líderes israelíes explicar a la opinión pública, claramente y con coraje, un cierto número de hechos que se olvidan con el tiempo. El primero de ellos es que no hay sionismo, colonización o Estado judío sin el desahucio de los árabes y la expropiación de sus tierras.” (Yediot Aahronot, 14 de Julio de 1972)

DAVID BEN-GURION: “Debemos estar preparados para pasar a la ofensiva. Nuestro objetivo es hacer añicos Líbano, Transjordania y Siria. El punto débil es Líbano, pues el régimen musulmán es artificial y fácil para nosotros de minar. Estableceremos un gobierno cristiano allí, y después machacaremos a la Liga Árabe eliminando Transjordania; Siria caerá ante nosotros. Luego bombardearemos y tomaremos Port Said, Alejandría y el Sinaí.” (Mayo de 1948, al Departamento General. De la Biografía de Ben-Gurion, por Michael Ben-Zohar, Delacorte, New York 1978).

DAVID BEN-GURION: “Si yo fuera un líder árabe nunca haría la paz con Israel. Es natural: hemos ocupado su tierra.” (citado en The Jewish Paradox, por Nahum Goldmann, Weidenfel y Nicolson, 1978, p.99.)

YITZHAK RABIN: “Salimos afuera, Ben-Gurion nos acompañaba. Allon repitió su pregunta, ¿qué vamos a hacer con la población palestina? Ben-Gurion movió sus manos en un gesto con el que quiso decir ‘¡Echarlos!'” (Rabin memoirs, publicado en New York Times, el 23 de octubre de 1979).

MENAHIM BEGIN, discurso al Parlamento: “Los Palestinos son bestias sobre dos patas…” (citado en Amnon Kapeliouk, “Begin y las ‘Bestias'”, New Statesman, 25 de Junio de 1982)

RAFAEL EITAN, Jefe del Departamento de Defensa de las Fuerzas Israelíes: “Declaramos abiertamente que los Árabes no tienen derecho a asentarse ni en un solo centímetro de Eretz Israel… La fuerza es lo único que entienden. Utilizaremos la fuerza hasta que los Palestinos vengan arrastrándose hasta nosotros a cuatro patas.” (Gad Becker, Yediot Ahronot 13 de Abril 1983, New York Times 14 de Abril 1983)

ISRAEL KOENIG: “Debemos utilizar el terror, el asesinato, la intimidación, la confiscación de tierras y el corte de todos los servicios sociales para expulsar de Galilea a su población árabe.” (“The Koenig Memorandum”)

JOSEPH WEITZ, director del Departamento de la Agencia Judía de Colonización: “Hay algunos que piensan que la población no judía, incluso en un alto porcentaje dentro de nuestras fronteras, será más eficaz bajo nuestra vigilancia; y hay otros que opinan lo contrario, es decir, que es más fácil vigilar las actividades del vecino que las del inquilino. Yo sostengo el último punto de vista y tengo un argumento adicional: …la necesidad de sostener el carácter de un estado que de ahora en adelante será judío…con una minoría no judía limitada al 15%. Yo ya sostuve esta postura desde 1940 y puede encontrarse en mi diario.” (De Israel: an Apartheid State por Uri Davis, p.5)

ARIEL SHARON: Ministro de Asuntos Exteriores en un mitin de militantes de la extrema derecha del Partido Tsomet: “Todo el mundo debe moverse, correr y arrebatar cuantas colinas pueda para incrementar los asentamientos, porque todo lo que tomemos ahora será nuestro… Todo lo que no arrebatemos será de ellos.” (Agence France Presse, 15 de Noviembre de 1998)

DANIEL HAGARI, VOCERO DE LAS FUERZAS DE DEFENSA DE ISRAEL [a propósito de los daños colaterales]: “El énfasis está en el daño, no en la precisión”. (9 de octubre 2023)

BENJAMÍN NETANYAHU: “Convertiremos a Gaza en una isla desierta…” (10 de octubre 2023)

GAHSSAN ALIAN, GENERAL DEL EJÉRCITO ISRAELÍ: “Los animales humanos deben ser tratados como tales. ¿Querían un infierno? Tendrán un infierno…” (12 de octubre 2023)

YISHAK HERZOG, PRESIDENTE DE ISRAEL: “No es cierta la retórica de que los civiles no son conscientes ni participan. Es absolutamente falso. Podrían haberse levantado. Podrían haber luchado contra ese régimen malvado que se apoderó de Gaza mediante un golpe de Estado.” (14 de octubre 2023)

ITAMAR BEN GVIR, MINISTRO DE SEGURIDAD DE ISRAEL: “La única cosa que entrará a Gaza mientras Hamás no libere a los rehenes que tiene secuestrados no será ni un gramo de ayuda humanitaria, sino cientos de toneladas de explosivos de la Fuerza Aérea.” (17 de ocbubre 2023)

YOAV GALLANT, MINISTRO DE DEFENSA DE ISRAEL: “Estamos luchando contra animales humanos y actuamos en consecuencia.” (18 de octubre 2023)

MEIRAV BEN-ARI, LEGISLADORA DEL PARTIDO DE OPOSICIÓN YESH ATID: “Los niños de Gaza se han buscado esto…” (18 de octubre 2023)

YAIR LAPID, EX PRIMER MINISTRO DE ISRAEL: “Si la prensa internacional es objetiva y presenta las dos versiones de la historia, estará sirviendo a Hamás.” (24 de octubre 2023)

AMENAZA DE COLONOS (Leyenda en folleto de colonos israelíes en Cisjordania amenazando a los palestinos con una nueva “gran Naqba”): “Esta es vuestra última oportunidad de huir a Jordania. Después de eso, mataremos a nuestros enemigos y los expulsaremos de la tierra santa que Dios nos ha concedido.” (25 de octubre 2023)

EL PUEBLO DE LA LUZ (BENJAMÍN NETANYAHU, Primer Ministro de Israel, apelando al derecho divino a bombardear Palestina porque son el pueblo elegido): “Nosotros somos el pueblo de la luz, ellos son el pueblo de las tinieblas. Haremos realidad la profecía de Isaías: ya no habrá robos en tus fronteras y tus puertas serán de gloria.” (27 de octubre 2023)

DAN GILLERMAN, EX EMBAJADOR DE ISRAEL ANTE LA UNIÓN EUROPEA: “Estoy muy desconcertado por la preocupación constante que el mundo muestra por el pueblo de Palestina y que de hecho muestra por estos horribles animales humanos.” (27 de octubre 2023)

PASAJE BÍBLICO CITADO POR BENJAMÍN NETANYAHU EN DISCURSO PÚBLICO: “He decidido castigar lo que Amalek hizo a Israel cortándole el camino cuando subía a Egipto. Ahora vete y castiga a Amalek consagrándolo al anatema con todo lo que posee, no tengas compasión de él, mata hombres y mujeres, niños y lactantes, bueyes y ovejas, camellos y asnos. (Samuel 15:3)” (30 de octubre 2023)

TITULARES EN MEDIOS ISRAELÍES: “Nuestros queridos soldados de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) disfrutan de una pizza al sol durante sus actividades operativas en el norte de la Franja de Gaza.” (Las imágenes fueron tomadas en una zona que fue destruida por completo por aviones israelíes en la frontera.) (31 de octubre 2023)

GALIT DISTAL ATBARYAN, EX MINISTRA DE DIPLOMACIA PÚBLICA DE ISRAEL: “Borra toda Gaza de la faz de la tierra. Que los monstruos de Gaza volarán hacia la valla sur e intentarán entrar en territorio egipcio o morirán y su muerte será malvada. ¡Gaza debería ser borrada!” (1 de noviembre 2023)

AMICHAI ELIYAHU, MINISTRO ISRAELÍ DE PATRIMONIO, asegura que el lanzamiento de una bomba atómica contra la Franja de Gaza podría ser una de las opciones en la guerra que enfrenta a Israel contra el grupo islamista Hamás. (5 de noviembre 2023)

MÉDICOS SIONISTAS: 100 médicos israelíes firmaron una carta abierta exigiendo al ejército de ocupación israelí que bombardee los hospitales de Gaza. (5 de noviembre 2023)

RESPUESTA DE MÉDICOS PALESTINOS: “Nosotros, como médicos, somos embajadores de la paz. Salvamos vidas. Los médicos israelíes que firmaron una carta promoviendo el bombardeo de hospitales con pacientes dentro han cometido una traición a su noble profesión y son responsables de estos crímenes.” (5 de noviembre 2023)

El Escaramujo 126: LAS RESOLUCIONES DE LA ONU SOBRE ISRAEL

Los “Escaramujos” son documentos de análisis producidos por Otros Mundos A.C. Les presentamos el último número de la colección, esperando les sirva para sus trabajos en defensa de los territorios. (Ver todos los números del Escaramujo)

LAS RESOLUCIONES DE LA ONU SOBRE ISRAEL
La soberbia sionista…

Gustavo Castro Soto
Otros Mundos Chiapas
26 de Febrero 2024, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México
https://otrosmundoschiapas.org/

Israel viola sistemáticamente el derecho internacional, los Convenios de Ginebra y todos los acuerdos firmados en materia de conflictos armados y de derechos humanos originados por su mismo creador, la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Israel se burla de la Corte Internacional de Justicia, no se adhiere a compromisos multilaterales y tampoco cumple con las Resoluciones del Consejo de Seguridad (C.S.), de la Asamblea General (A.G.) ni de la Comisión de Derechos Humanos (C.D.H.).

En 1947, la Asamblea General de la ONU adoptó el plan de partición de Palestina con el fin de crear el Estado de Israel. Inmediatamente reaccionaron en contra los Estados árabes. Desde entonces avanzó la violencia en la región por parte del recién nacido estado, por la ocupación del territorio con el apoyo y la responsabilidad de sus aliados, especialmente de Estados Unidos y de Europa. La ONU nunca ha tenido la capacidad de detener los genocidios del Estado que creó.

Ahora, Israel exige la renuncia del Secretario General de la ONU, le bombardea sus refugios y asesina a sus empleados. La ONU ha creado un Frankestein incontrolable, aunque algunos de sus miembros le aplauden, le apoyan, le financian, le compran y le venden armas. Y necesitan de este monstruoso Frankestein que camina con soberbia y juzga al mundo entero para conformar una cuña en el mundo árabe. Si se les critica, se les señala o se les denuncia por genocidas, se sienten ofendidos pese a que lo reconocen en sus declaraciones todos los días. Pero entonces señalan, acusan, amenazan y estigmatizan a todo aquél que no se pliegue a su discurso. Alemania sale a callar las protestas, Francia persigue a quien se oponga a la narrativa sionista, Reino Unido encarcela a quien muestre una bandera palestina.
Los tres países prohíben las manifestaciones en solidaridad con Palestina. En Estados Unidos se reprimen las protestas en solidaridad con los miles de niños y niñas asesinadas por los sionistas genocidas. Israel llama “non grato” al presidente brasileño y le reclama al mexicano por qué no se adhiere a su discurso logrando así intimidarlo y callarlo. Al interior de Israel sus ciudadanos marchan en protestas por la corrupción del Primer Ministro Netanyahu y sus reformas anti democráticas, y son reprimidos. Todos deben callar, no hablar, no oír, sino solo ver en vivo la limpieza étnica contra el pueblo palestino. Pretenden que todo el mundo les aplauda porque por fin invaden el territorio palestino, se apoderan de él y logran cumplir la voluntad de su dios que les dijo que esa tierra les pertenece, que la asalten, que la roben y que maten a todos para poseerla. Así de absurdo.

Israel es el único país de la ONU que no ha definido sus limites territoriales y así continuar con su ocupación y invasión territorial mientras fulmina a los palestinos dueños del territorio. Israel va a usar
siempre cualquier pretexto para continuar con su expansionismo y el genocidio hasta lograr invadir,
ocupar y exterminar a sus dueños o al menos expulsarlos a otros países. Para justificarlo, el sionismo
israelí manipula y revuelve todo tipo de argumentos políticos, míticos, religiosos, divinos, históricos,
antropológicos, sociales, ideológicos, pero esconde los intereses económicos propios y de sus aliados, entre ellos, la mutua venta de armas, uno de los negocios más lucrativos en el capitalismo actual.

LAS RESOLUCIONES

Una Resolución de Naciones Unidas se emite cuando un organismo deliberativo de la ONU hace una declaración formal, como las Resoluciones del Consejo de Seguridad, la Asamblea General o la Comisión de Derechos Humanos. Estas Resoluciones pueden ser o no vinculantes dependiendo de qué organismo lo emite y bajo qué capítulo de la Carta de las Naciones Unidas se invoque. Las Resoluciones de la Asamblea General se aprueban por mayoría de las dos terceras partes de los votantes (Art. 18.2, Carta Naciones Unidas). Algunas Resoluciones de la Asamblea General de carácter administrativo, de funcionamiento interno o de instituciones de rango inferior son vinculantes. Del resto, aunque no sean vinculantes, representan una presión moral y política. Sólo son vinculantes las Resoluciones del Consejo de Seguridad, pero tienen el veto de los cinco miembros permanentes y Estados Unidos lo utiliza sistemáticamente a favor de Israel.

Israel, en el contexto de la ocupación de los territorios palestinos y el conflicto con Líbano, es el país con más Resoluciones emitidas por la ONU. Por ello, la relación con la mayoría de los países del mundo es tensa, aunque no con sus incondicionales aliados. En el caso del Consejo de Seguridad, ha emitido numerosas Resoluciones en los últimos 75 años sobre el conflicto en Palestina en las que, en su mayoría, no sólo condena a Israel sino que le exige que rectifique su política hacia los palestinos y cumpla las obligaciones que impone la Convención de Ginebra a esta “potencia ocupante”.

Las relaciones entre Israel y la ONU se deterioraron significativamente luego de la Guerra de los Seis Días en 1967 y la ocupación sionista israelí de territorios palestinos. Desde entonces aumentó el número de Resoluciones de la Asamblea General, críticas con Israel. La ONU considera que Palestina es un ‘territorio ocupado’ por una ‘potencia ocupante’. Desde hace tiempo exige a Israel que frene los asentamientos ilegales, que favorezca la creación de un Estado palestino y no declare Jerusalén como su capital. Los sionistas israelíes han hecho caso omiso y han ignorado sistemáticamente las Resoluciones. Ni siquiera la primera han cumplido, la Resolución 181 de 1947.

En 2018, el embajador de Israel ante la ONU, Danny Danon, amenazó con “consecuencias significativas” por la aprobación de cinco Resoluciones contra Israel en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU donde se le exige que cese sus acciones en los territorios ocupados de Palestina. Danny Danon alertó que su país trabaja “estrechamente” con sus amigos y aliados para “poner fin a lo absurdo que representa este Consejo”, y expresó que las medidas contra Israel son “hipócritas” y resultarán en un “daño irreparable” a la causa mundial que lucha contra la violación de los derechos humanos. De ese tamaño el cinismo.

En 2020, de un total de 23 Resoluciones de la Asamblea General, más del 70% que equivalen a 17 de ellas, fueron contra Israel. Los sionistas condenaron esto y se sintieron ofendidos mientras siguen asesinando palestinos, expulsándolos de sus tierras y viviendas y encarcelando y torturando a niños.

En 2023, Israel rechazó la resolución de la ONU que pedía una “tregua humanitaria” en Gaza. La Resolución condenó la violencia contra la población civil palestina y contra los israelíes. Gilad Erdan, embajador israelí ante la ONU, dijo que a la ONU ya no le queda “ni una pizca de legitimidad o relevancia”, que “Ha llegado el momento de darles una lección” y ratificó la intención de su gobierno de continuar con la operación en Gaza. En otras palabras, los sionistas israelíes podrían decir: “el mundo está equivocado y solo nosotros tenemos la razón. Y los vamos a castigar por no tener nuestra razón”. Esto es la soberbia fascista en su máxima expresión.

Por su lado, el ministro de Exteriores de Israel afirmó que ha sido “un día oscuro para la ONU y para el género humano”, y afirmó que prefieren “defender a los nazis terroristas de Hamás antes que al Estado de Israel, que cumple las leyes para defenderse”. Israel anunció que negaría las visas al personal de la ONU y pidieron la renuncia del Secretario General de la ONU luego de que Antonio Guterres afirmara que los “horribles” ataques de Hamás “no surgieron de la nada”, ya que “el pueblo palestino lleva sometido a 56 años de asfixiante ocupación”. Inmediatamente el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores israelí dijo que Antonio Guterres había traspasado una “línea roja” y había “justificado las atrocidades de Hamás”. Las relaciones entre Israel y la ONU están rotas. Así la arrogancia sionista.

Cabe recordar que el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, nunca ha sido especialmente crítico con Israel. Incluso en 2020, el Congreso Judío Mundial le concedió el Premio Theodor Herzl. Pero tal es el tamaño de la violación a los derechos humanos y al derecho internacional, el evidente genocidio, etnocidio e infanticidio, que Guterres no ha tenido opción que señalar esta catástrofe. Sin embargo, el sionismo israelí va por todo. Netanyahu declaró que “Israel rechaza categóricamente los dictados internacionales respecto de un acuerdo permanente con los palestinos”, “Israel seguirá oponiéndose al reconocimiento unilateral de un Estado palestino”. Para los sionistas, solo existen ellos, y el mundo entero debe estar a su servicio, porque “son el pueblo elegido”.

En el contexto del exterminio y genocidio de Israel y sus aliados contra los palestinos semitas en Gaza y Cisjordania, también abre fuego contra el Líbano sin distinguir entre ejército, civiles o prensa con el pretexto de combatir a Hizbulah o Partido de Dios. Líbano tampoco quiere a los invasores en el territorio árabe, pero Israel pretende imponer su invasión y buscar pretextos en cuanto se pueda. En 1982 tomó su capital, Beirut. Ahora utiliza fósforo blanco, una sustancia prohibida por convenciones internacionales.

En 1978, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas emitió las Resoluciones 425 y 426 donde se pedía a Israel suspender las acciones militares y la retirada del territorio libanés. También creó la Fuerza Provisional de la ONU compuesto por 10,500 Cascos Azules de casi 50 naciones del mundo con el fin de confirmar la retirada del ejército israelí, garantizar la seguridad y la paz y ayudar a Líbano a restablecer su gobernabilidad.

El movimiento político y militar Hizbulah surgió en 1982. En 2000 logró la expulsión sin condiciones de los militares israelíes del territorio nacional. Líbano logró protegerse con la resistencia islámica de las amenazas y ambiciones de Israel y sus aliados, amparada en la resolución 30/70 de la ONU que legitima las decisiones de los pueblos para librarse de la dominación colonial extranjera y la subyugación foránea por cualquier medio posible, “incluida la lucha armada”. También “Insta a todos los Estados a que, de conformidad con la Carta de las Naciones Unidas y con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas., reconozcan el derecho de todos los pueblos a la libre determinación e independencia, y ofrezcan ayuda moral, material y de otra índole a todos los pueblos que luchan por el pleno ejercicio de su derecho inalienable a la libre determinación e independencia”, lo que no hacen los mismos gobiernos sionistas europeos como los Estados Unidos.

En 2006 el Consejo de Seguridad adoptó la Resolución 1701 para exigir nuevamente a Israel un alto a las acciones militares contra el Líbano y la retirada de su ejército. Sin embargo, Israel ha violado las Resoluciones 279 (1970), 280 (1970), 313 (1972), 316 (1972), 332 (1973) y 347 (1974) que exigían el fin de las hostilidades y la retirada de su ejército del Líbano. También ignoró al Consejo de Seguridad de la ONU y sus Resoluciones 498 (1981), 501 (1981), 509 (1982), 517 (1982), 587 (1986), 1559 (2004), 1680 (2006) y 1701 (2006).

En 2022, el ministro interino de Transporte y Obras Públicas de la Organización de la Aviación Civil Internacional, durante la Cuadragésima primera reunión en Canadá, informó sobre las más de 10 mil infracciones israelíes en el espacio aéreo libanés durante la última década. Denunció la utilización de Israel del cielo nacional para atacar a Siria. En 2023 el gobierno de Líbano denunció que Israel sigue ocupando las tierras de las granjas de Shebaa, las colinas de Kfar Shuba, las afueras de la ciudad de Mari y 13 puntos en la línea azul que continúan ocupadas Israel.

Netanyahu presentó recientemente el plan que realizaría su gobierno una vez termine la guerra contra los palestinos, que incluye toda renuncia a su autodeterminación, el total sometimiento, control y humillación de los palestinos. Esto se traduce en la total ocupación militar de la Franja de Gaza y Cisjordania; que el pueblo palestino renuncie al reconocimiento internacional como Estado; la negación a reconstruir el territorio destruido hasta que los palestinos no tengan capacidad de respuesta frente a la ocupación; que Israel definiría la autoridad palestina y la posibilidad de cerrar la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente Próximo (UNRWA).

La Carta de las Naciones Unidas estipula en el Artículo 4 que:

“Podrán ser Miembros de las Naciones Unidas todos los demás Estados amantes de la paz que acepten las obligaciones consignadas en esta Carta, y que, a juicio de la Organización, estén capacitados para cumplir dichas obligaciones y se hallen dispuestos a hacerlo.”

En su Artículo 5 afirma que:

“Todo Miembro de las Naciones Unidas que haya sido objeto de acción preventiva o coercitiva por parte del Consejo de Seguridad podrá ser suspendido por la Asamblea General (…)”.

Y en el Artículo 6 reza:

“Todo Miembro de las Naciones Unidas que haya violado repetidamente los Principios contenidos en esta Carta podrá ser expulsado de la Organización por la Asamblea General a recomendación del Consejo de Seguridad.”.

O sea, no se explica qué sigue haciendo Israel en las Naciones Unidas. Hagamos ahora un repaso de las
principales Resoluciones de la Asamblea General (A.G.), del Consejo de Seguridad (C.S.) y de la Comisión de Derechos Humanos (C.D.H.) de la ONU en torno a Israel, y las múltiples Resoluciones incumplidas sobre el conflicto con Palestina por los sionistas israelíes:

  1. 1947, 29 de noviembre, Resolución 181 A.G.: Acepta, pese a la oposición de la Liga Árabe y de los palestinos, la creación de dos estados en el antiguo protectorado británico de Palestina, uno judío (55%) y uno árabe palestino (45%), con Jerusalén bajo mandato internacional. Nunca sucedió.
  2. 1948, 11 de diciembre, Resolución 194 A.G.: Resolvió el retorno de los refugiados palestinos, expulsados por Israel, a sus hogares y tierras, y a aquellos que eligieran no volver deberían ser indemnizados. Nunca sucedió.
  3. 1949, 11 de mayo, Resolución 273 A.G.: Israel es admitido como miembro de la ONU.
  4. 1949, 9 de diciembre, Resolución 303: Jerusalén será administrada por las Naciones Unidas
    bajo un régimen internacional.
  5. 1949, 20 de diciembre, Resolución 114 C.S.: Preocupación con la transferencia hacia
    Jerusalén de instituciones públicas de Israel, consideró que generaría dificultades para la
    implementación del estatus de Jerusalén.
  6. 1967, 4 de julio, Resolución 2253 ES-V: Rechaza la expansión militar israelí durante la guerra
    de 1967, exige el retiro de los territorios árabes ocupados, incluyendo Jerusalén ocupada.
    Exhorta a Israel revocar todas las medidas adoptadas y desista de realizar cualquier actitud que
    alterase el estatus de Jerusalén. Nunca sucedió.
  7. 1967, 4 de julio, Resolución 2254, 1: Preocupación por el no cumplimiento por parte de Israel
    de la resolución 2253 ES~V. Reitera su pedido a Israel a rescindir todas las medidas adoptadas y
    desistir de cualquier actitud que alterase el estatus de Jerusalén. Nunca cumplió.
  8. 1967, 22 de noviembre, Resolución 242 C.S.: Exige a Israel fijar sus fronteras internacionales,
    la retirada de los territorios ocupados en la Guerra de los Seis Día incluyendo Jerusalén Este, las
    alturas del Golán de Siria y el Sinaí de Egipto; y “el reconocimiento de la soberanía, integridad
    territorial e independencia política de todos los estados de la región y su derecho a vivir en paz”. Nunca sucedió y hasta la fecha no fija sus fronteras.
  9. 1968, 19 de diciembre, Resolución 2443 A.G.: Expresa una «grave preocupación por la violación de los derechos humanos en los territorios árabes ocupados» y le exige que “desista de destruir casas de civiles” en las áreas ocupadas y expresa su preocupación “por la violación de los derechos humanos”. Nunca hizo caso.

Amigas de la Tierra Brasil se pronuncian ante el genocidio palestino

Les compartimos este posicionamiento de Amigas de la Tierra Brasil sobre la guerra en Palestina – A 20 de febrero de 2024

La situación en Palestina no es equivalente al Holocausto: ¿Lula cometió un error?

Genocidio

Ge-no-ci-di-o

sm

Destrucción total o parcial de una etnia, raza o religión mediante métodos crueles. (Diccionario Aurelio)

Al decir que “Lo que está pasando en la Franja de Gaza y con el pueblo palestino no hay otro momento histórico. De hecho, existía cuando Hitler decidió matar a los judíos”, ¿se equivocó Lula?

La intención del presidente brasileño era equiparar el genocidio palestino al genocidio judío, pero aunque el asesinato masivo y sistemático de personas inocentes es siempre un acto igualmente repulsivo, independientemente del número de personas afectadas, el Estado de Israel está demostrando que ya pasó Es hora de que superemos el Holocausto como criterio último de la monstruosidad de la humanidad. Hay muchos criterios capaces de atestiguar también la monstruosidad de la conducta de los Estados. Uno de ellos es la responsabilidad histórica. Todos aquellos que viven una situación de injusticia y crueldad, si no buscan venganza, tienen el deber histórico de luchar para que el sufrimiento y la barbarie sufrida nunca se repitan –con nadie, con cualquier pueblo, en cualquier momento. Como hemos visto, en opinión de diversas organizaciones, líderes mundiales, pensadores, entre otros -judíos o no, dados todos los esfuerzos por mantener viva la memoria del Holocausto para que no vuelva a suceder, es inconcebible que el Estado de Israel seguiría perpetuando la masacre en Palestina, un verdadero campo de concentración al aire libre.

Además, hay muchos elementos del genocidio cometido por el Estado de Israel que deben ser tomados en consideración para que no nos dejemos sepultar por la monstruosidad del Holocausto hasta el punto de perder de vista la monstruosidad cometida hoy contra el Palestinos. Sabemos que la guerra contra el pueblo palestino utiliza una gran confusión encaminada a situar el antisemitismo como un derecho de defensa del pueblo judío. Este derecho de defensa anunciado por el Estado de Israel ha sido utilizado, sin embargo, como sello para la formación, durante décadas, de un Estado terrorista, asesino y genocida. Vayamos a los elementos:

En primer lugar, mientras que el Tercer Reich en Alemania duró 12 años, el apartheid palestino existe desde hace más de siete décadas. En segundo lugar, las atrocidades cometidas en los campos de concentración nazis fueron condenadas y reprimidas mediante una guerra mundial que no permitió naturalizar el Holocausto y permitió que los judíos fueran liberados y obtuvieran su Estado; El genocidio palestino ha sido distorsionado y naturalizado por los portavoces del sionismo global durante décadas, manteniendo durante todos estos años a los palestinos masacrados y sin esperanzas de liberación a la vista. En tercer lugar, el repulsivo antisemitismo está dirigido contra una nación de personas que hoy tienen la protección y adoptan como cultura y hogar una pluralidad de Estados repartidos por todo el mundo; El odio hacia el pueblo palestino busca eliminar una nación frágil y vulnerable compuesta por poco más de cinco millones de personas confinadas (encarceladas) en una estrecha franja de tierra a la que ni siquiera se le ha asegurado su derecho a formar su propio Estado.

Hay otro elemento más –quizás el más importante– que hace que sea inapropiado decir que el genocidio palestino es equivalente al Holocausto. La tragedia judía fue un acontecimiento sin precedentes en la historia de la humanidad. Al igual que las mortíferas bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, en Japón, hasta el Holocausto no habría sido posible para la imaginación imaginar que los seres humanos serían capaces de tales atrocidades. Sin embargo, una vez que ocurren por primera vez, la reiteración de tales acontecimientos ya no puede considerarse mera repetición. Quienes cometen una atrocidad inimaginable por segunda vez no se basan en una imaginación salvaje y cruel. Más bien, simplemente están reproduciendo racional y deliberadamente lo que la cultura occidental de la que ellos mismos forman parte ha establecido moralmente como inmoral, repugnante e inaceptable.

Cuando se trata del Estado terrorista, asesino y genocida de Israel, el Holocausto ya no puede utilizarse como criterio último para la monstruosidad de la humanidad o como forma de protegerse de las críticas. Ya no podemos tolerar que todos aquellos que se rebelan contra el Estado de Israel sean amenazados con la etiqueta de “antisemitas”. La nación judía no debe confundirse con el Estado terrorista, asesino y genocida de Israel. Decir que el Estado terrorista, asesino y genocida de Israel ha perdido la legitimidad de utilizar el Holocausto como recurso retórico para proteger sus crímenes de guerra no resta valor a la justa lucha de la nación judía por preservar la memoria vigilante de un pasado que debe Nunca se repetirá contra nadie, ningún pueblo, en ningún momento.

Tal vez sea hora de pensar en cómo hoy el Estado terrorista, asesino y genocida de Israel y sus aliados occidentales alimentan el antisemitismo en el mundo, ya que sus acciones, durante las últimas siete décadas, son en gran medida responsables del derramamiento de sangre de judíos inocentes y de la vergüenza de la memoria de todos aquellos que fueron exterminados en el genocidio de Hitler.

Por este motivo, Amigas da Terra Brasil expresa su apoyo a la manifestación del presidente Lula y rechaza cualquier tipo de retractación del gobierno brasileño hacia el criminal de guerra Benjamín Netanyahu, primer ministro del terrorista, asesino y genocida Estado de Israel.

Amigos de la Tierra Brasil – 20 de febrero de 2024

A situação da Palestina não é equivalente ao Holocausto: será que Lula errou?

Genocídio
Ge·no·cí·di·o
sm
Destruição total ou parcial de um grupo étnico, de uma raça ou religião através de métodos cruéis.
(Dicionário Aurélio)

Ao dizer que “O que está acontecendo na Faixa de Gaza e com o povo palestino não existe nenhum outro momento histórico. Aliás, existiu quando Hitler resolveu matar os judeus”, será que Lula errou? 

A intenção do presidente brasileiro foi equiparar o genocídio palestino ao genocídio judaico, mas embora o assassinato massivo e sistemático de inocentes sempre seja um ato igualmente repulsivo, independentemente da quantidade de pessoas afetadas, o Estado de Israel está demonstrando que passou da hora de superarmos o Holocausto como o critério máximo de monstruosidade da humanidade. Existem muitos critérios aptos a também atestarem a monstruosidade das condutas dos Estados. Um deles é a responsabilidade histórica. Todos aqueles que vivenciam uma situação de injustiça e crueldade, se não buscarem vingança, têm o dever histórico de lutar para que o sofrimento e a barbárie sofrida jamais se repita – com ninguém, com nenhum povo, em nenhum momento. Como temos visto, na opinião de diversas organizações, líderes mundiais, pensadores, entre outros – judeus ou não, diante de todos os esforços para manter viva a memória do Holocausto para que ele não se repita, é inconcebível que o Estado de Israel ainda assim perpetue o massacre na Palestina, um verdadeiro campo de concentração a céu aberto.

Além disso, há muitos elementos no genocídio cometido pelo Estado de Israel que devem ser levados em consideração para que não nos deixemos soterrar pela monstruosidade do Holocausto a ponto de perdermos de vista a monstruosidade cometida hoje contra os palestinos. Sabemos que a guerra contra o povo Palestino se vale de uma grande confusão direcionada a colocar o antissemitismo como direito de defesa do povo judeu. Tal direito de defesa anunciado pelo Estado de Israel tem sido usado, contudo, como chancela para a formação, há décadas, de um Estado terrorista, assassino e genocida. Vamos aos elementos:

Em primeiro lugar, enquanto o Terceiro Reich na Alemanha perdurou por 12 anos, o apartheid palestino já se perpetua por mais de sete décadas. Em segundo lugar, as atrocidades cometidas nos campos de concentração nazistas foram condenadas e reprimidas por meio de uma guerra mundial que não permitiu que se naturalizasse o Holocausto e possibilitou que os judeus fossem libertados e obtivessem seu Estado; já o genocídio palestino é distorcido e naturalizado pelos porta-vozes do sionismo global há décadas, mantendo, durante todos esses anos, os palestinos massacrados e sem esperanças de libertação à vista. Em terceiro lugar, o repulsivo antissemitismo se volta contra uma nação de pessoas que hoje têm a proteção e adotam como sua cultura e lar uma pluralidade de Estados espalhados pelo mundo; já o ódio ao povo palestino busca eliminar uma frágil e vulnerável nação constituída por pouco mais de cinco milhões de pessoas confinadas (aprisionadas) em uma estreita faixa de terra que não teve assegurado sequer seu direito de constituir um Estado próprio. 

Existe ainda um outro elemento – talvez o mais importante – que torna inapropriado dizer que o genocídio palestino é equivalente ao Holocausto. A tragédia judaica foi um evento inédito na história da humanidade. Assim como as bombas atômicas assassinas jogadas sobre Hiroshima e Nagasaki, no Japão, até o Holocausto não seria possível à imaginação cogitar que seres humanos seriam capazes de tais atrocidades. Porém, uma vez ocorridos pela primeira vez, a reiteração de tais eventos não pode mais ser considerada como mera repetição. Aqueles que executam uma atrocidade inimaginável pela segunda vez não estão se valendo de uma selvagem imaginação cruel. Ao invés disso, estão simplesmente reproduzindo racional e deliberadamente aquilo que moralmente a cultura ocidental da qual eles próprios fazem parte já estabeleceu como imoral, repugnante e inaceitável. 

Em se tratando do Estado terrorista, assassino e genocida de Israel, o Holocausto não pode mais ser usado como o critério máximo de monstruosidade da humanidade ou uma forma de se blindar às críticas. Não podemos mais tolerar que todos aqueles que se rebelam contra o Estado de Israel sejam ameaçados com a pecha de “antissemitas”. A nação judaica não se confunde com o Estado terrorista, assassino e genocida de Israel. Dizer que o Estado terrorista, assassino e genocida de Israel perdeu a legitimidade de utilizar o Holocausto como recurso retórico para blindar seus crimes de guerra em nada desmerece a justa luta da nação judaica pela preservação da memória vigilante de um passado que não deve jamais se repetir contra ninguém, nenhum povo, em nenhum momento. 

Talvez esteja na hora de pensar como hoje o Estado terrorista, assassino e genocida de Israel e seus aliados ocidentais alimentam o antissemitismo no mundo, já que suas ações, ao longo dessas sete últimas décadas, são em grande parte as maiores responsáveis pelo derramamento de sangue de judeus inocentes e pela vergonha à memória de todos aqueles e aquelas que foram exterminados no genocídio hitlerista.

Em razão disso, a Amigas da Terra Brasil manifesta seu apoio à manifestação do Presidente Lula e rejeita qualquer tipo de retratação por parte do governo brasileiro perante o criminoso de guerra Benjamin Netanyahu, primeiro ministro do Estado terrorista, assassino e genocida de Israel.

Amigas da Terra Brasil – 20 de fevereiro de 2024

El Escaramujo 124: LAS RELACIONES MÉXICO-ISRAEL

Los “Escaramujos” son documentos de análisis producidos por Otros Mundos A.C. Les presentamos el último número de la colección, esperando les sirva para sus trabajos en defensa de los territorios. (Ver todos los números del Escaramujo)

LAS RELACIONES MÉXICO-ISRAEL

Políticas, comerciales, jurídicas y militares…

Gustavo Castro Soto
Otros Mundos Chiapas
5 de Febrero 2024, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México
https://otrosmundoschiapas.org/

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), manifiesta continuamente que no se inmiscuye en asunto internos de otros países, como una máxima que orienta la política exterior mexicana. Sin embargo, no ha sido así en todas las ocasiones. En 2019 recibió a Evo Morales de Bolivia e hizo fuertes críticas al nuevo gobierno de ese país en medio de un fuerte conflicto diplomático. Por las constantes declaraciones de AMLO contra Perú, éste país lo declaró persona ‘non grata’. Recientemente, en el caso de Guatemala, el Presidente se sumó a la petición de respetar la victoria del nuevo presidente. También hace juicios contra situaciones, procesos electorales y políticos de otros países como de Estados Unidos, España o Brasil. Aunque ha tratado de no entrar en polémica con el Presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ni con la situación en Nicaragua o el conflicto Rusia-Ucrania.

Sin embargo, ante el terrible genocidio que ejecuta Israel contra el pueblo palestino, AMLO fijó su posición blanda afirmando que “No queremos la guerra, estamos a favor de la paz” y, peor aún, reconoció “el derecho a la legítima defensa que asiste a Israel” favoreciendo su narrativa, aunque condenó “el uso de la fuerza contra civiles”. Pese a ello, la embajadora de Israel en México lamentó que AMLO no condenara el ataque de Hamás, aunque tampoco ha condenado los ataques de Israel contra el pueblo palestino que de manera sistemática lleva a cabo desde décadas atrás por medio de un genocidio sustentado en una Teología Política Sionista.

Ante a la demanda de Sudáfrica en la Corte Penal Internacional contra Israel por el genocidio que lleva a cabo contra los semitas palestinos, el apoyo de muchos países y las movilizaciones de millones de personas en todo el mundo en solidaridad con las victimas, AMLO tiene que dar un paso más y fija una nueva posición. En el documento manifiesta que México y Chile remitieron a la Corte Penal Internacional la situación del Estado de Palestina, para que investigue la ‘probable’ comisión de crímenes y que son de su competencia. Obviamente, con el desagrado de Israel.

¿Por qué AMLO no condena directamente este terrible genocidio televisado en vivo? Es la masacre más cruel cometida en los últimos años por los sionistas. Aunque parecieran contradictorias las diversas posiciones de AMLO en su política exterior, y no elimina los errores políticos, también hay razones diplomáticas, políticas, comerciales, jurídicas e incluso militares que las determinan, como en el caso de las relaciones México-Israel que ahora analizaremos.

RELACIONES POLÍTICAS MÉXICO-ISRAEL

Los vínculos que unen a México y los judíos se entrelazan a finales del siglo XIX con la llegada de inmigrantes de origen judío. Es hasta 1949 cuando en la ONU se propone la creación del Estado de Israel bajo el contexto de mucha violencia contra el pueblo palestino. México se abstuvo en esta votación. Sin embargo, cabe señalar desde ahora que no todos los judíos son representados en el gobierno sionista de Israel, y que sus políticas no reflejan los principios de la religión judía. No se puede equiparar judío igual y solo igual a Estado de Israel o viceversa.

Fue hasta 1952 que México estableció relaciones diplomáticas con el recién creado Estado de Israel, siendo David Ben Gurión el Primer Ministro de Israel y Miguel Alemán Valdés el Presidente de México. Nuestro país tiene actualmente su embajada en Tel Aviv, e Israel tiene su embajada en la Ciudad de México además de cuatro Consulados Honorarios ubicados en Guadalajara, Monterrey, Tijuana y Cancún.

En 1971 el Presidente Luis Echeverría Álvarez nombró a Rosario Castellanos embajadora de México en Israel, donde fallece en 1974. En 1975, el Presidente Luis Echeverría visitó Israel y en ese mismo año México votó a favor de la Resolución 3379 de la Asamblea General de la ONU que definió al sionismo como una forma de racismo, lo que provocó que los judíos de Estados Unidos declararan un boicot turístico a México.

En 1993 se creó el Instituto Cultural México Israel con sede en la Ciudad de México. Como veremos más adelante, es la década cuando inician más fuertemente las inversiones militares israelíes en México.

En 1997 se crea la “Cátedra Rosario Castellanos” en la Universidad Hebrea de Jerusalén donde cada año diversos académicos imparten conferencias. En el 2000 el Presidente Ernesto Zedillo visitó Israel y se firmó el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México e Israel e inmediatamente también se firmó el Tratado de Libre Comercio México-Unión Europea. Hasta el 2005 el Gobierno de México estableció una Oficina de Representación en la ciudad de Ramala, sede de los poderes palestinos, bajo
el descontento de Israel.

Desde 1999, al menos 7 reuniones se han llevado a cabo a nivel viceministerial del Mecanismo de Consultas en Materias de Interés Mutuo. Ahí se abordan temas políticos, económicos, científicos, técnicos, educativos y culturales. También se llevaron a cabo un Diálogo Legal en 2011 y las Consultas Multilaterales en 2013 y 2021. Así se estrechan las relaciones diplomáticas y se callan las
bocas en tiempos de descontentos.

En 2011, a finales del gobierno de Felipe Calderón, iniciaron las negociaciones para comprar a una empresa israelí el programa espía Pegasus, que desde entonces y hasta la fecha es usado por el Ejército mexicano. En 2012 el programa lo adquiere la oficina del fiscal general y el Centro de Investigación y Seguridad Nacional (CISEN). Así, de pasar de espiar especialmente a los cárteles del narcotráfico, se pasó al espionaje de políticos, periodistas y defensores de derechos humanos, entre ellos presumiblemente al director del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, entre otros.

En 2012, el entonces Jefe de Gobierno del Distrito Federal, Marcelo Ebrard Casaubón, visitó Israel.
En este año México votó a favor de la Resolución 67/19 en la Asamblea General de las Naciones Unidas para aceptar a Palestina como Estado observador no miembro de la ONU. Aunque México no lo
reconoció como estado. En 2013, la Comisión Permanente del H. Congreso de la Unión solicitó al Presidente reconocer al Estado Palestino Independiente y Soberano y elevar a rango de embajadas a las
representaciones de Palestina en México y de México en la ciudad de Ramala, Cisjordania. Además, México votó a favor del Proyecto de Resolución A/67/L.28 de la ONU “ESTATUS DE PALESTINA EN LA ORGANIZACIÓN DE LAS NACIONES UNIDAS”. Todo esto bajo el descontento de Israel. La votación fue el cuarto intento de Palestina por lograr un mayor respaldo internacional desde que la ONU reconociera el derecho a la autodeterminación del pueblo palestino en 1974.

Cabe recordar que desde el 2011 hasta la fecha, Benjamín Netanyahu ha sido el Primer Ministro de Israel a excepción de un año y medio entre 2021 y 2022.

En el 2012, en el contexto del 60 Aniversario de las relaciones México-Israel, la embajada de Israel realizó muchos actos para promover su imagen y cultura, y afirmaba que su país recibía a estudiantes becados en temas de seguridad y relaciones internacionales, estudiantes de arqueología realizando labores al lado del Mar de Galilea, entre otros profesionistas mexicanos capacitándose en diversas áreas. También presumía que médicos israelíes formaban campamentos de oftalmología en comunidades indígenas de Chiapas durante una semana y que realizaban hasta 400 operaciones de glaucoma y cataratas; del mismo modo que impartían cursos en comunidades indígenas de Oaxaca, Chiapas, Veracruz y Durango para atraer el turismo rural.

En 2013 se publicó en hebreo el libro “El Llano en Llamas” de Juan Rulfo. Y para fortalecer los intereses de Israel en México durante el terrible sexenio de Peña Nieto, el presidente israelí Shimon Peres visitó México y firmó con el Presidente Enrique Peña Nieto una declaración conjunta de amistad y cooperación educativa, científica y cultural, tecnologías del agua y créditos para la exportación. Shimon Peres inauguró el Foro de Negocios México-Israel con la presencia de 80 empresarios israelíes y sus contrapartes mexicanas. También visitó el Senado de la República, se reunió con la comunidad judía-mexicana en el Club Deportivo Israelí y sostuvo una reunión sobre ternas de seguridad con autoridades mexicanas. Peres participó en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara donde inauguró el pabellón de Israel. A la muerte de Shimon Peres en 2016, Peña Nieto viajó a Israel para acudir a las honras fúnebres y se reunió con el Presidente de Israel, Reuven Rivlin y con el Primer Ministro Benjamín Netanyahu.

En 2017, poco antes de que Peña Nieto dejara el gobierno, el Primer Ministro Netanyahu visitó México para amarrar intereses ante el inminente triunfo de AMLO. Esta fue la primera visita de un Primer Ministro israelí en funciones a México. Se acompañó de empresarios israelíes y con Peña Nieto acordó modernizar el Tratado de Libre Comercio entre ambos países, fomentar el vínculo empresarial, apoyar conjuntamente la cooperación en Centroamérica y colaborar en materia de ciberseguridad. Se suscribieron acuerdos en materia de servicios aéreos y uso del espacio. Netanyahu también sostuvo encuentros con la comunidad judía en México. Y fue precisamente a finales de este año que se da la Resolución de la ONU contra las intensiones de Estados Unidos de reconocer oficialmente a Jerusalén como la capital de Israel. México se abstuvo en esta votación. Sin embargo, Donald Trump logró que 16 países también trasladaran sus embajadas en Israel de Tel Aviv a Jerusalén. Entre ellos Guatemala y Honduras.

En 2021 México votó a favor en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU para la creación de una comisión de investigación contra Israel, tras lo ocurrido durante la operación “Guardián de los Muros” que causó cientos de asesinatos de palestinos en la Franja de Gaza. Inmediatamente Israel expresó su molestia con México. Curiosamente, en este mismo año se reunión en la Cámara de Diputados el Grupo de Amistad México-Israel entre un grupo de parlamentarios y el embajador de Israel en México, donde se manifestó que el principal objetivo es “fortalecer la cooperación de la diplomacia parlamentaria entre nuestras naciones, para que los parlamentos concilien posiciones y conjuguen intereses mediante el diálogo, el debate y la negociación, con intercambio de ideas y promoción cultural entre ambas naciones”, según afirmó la diputada Laura Barrera Fortoul. Por su lado, Rubén Moreira Valdéz, Presidente de la Junta de Coordinación Política y coordinador del Grupo Parlamentario del PRI, afirmó que “no se puede entender el mundo sin Israel, sin la comunidad judía” y que “el pensamiento occidental tiene un gran componente del pensamiento del pueblo judío”. Aunque la comunidad judía-mexicana en el país es pequeña, no así sus empresas e inversiones militares. Sin embargo, para el gobierno de México, “La comunidad judía-mexicana representa un vínculo importante entre ambos países. Su aportación al desarrollo de México es muy amplia y brinda un apoyo fundamental al fortalecimiento de nuestros lazos de amistad y cooperación con Israel.”

En 2021 México anunció que adelantaba el proceso de extradición del exjefe de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón De Lucio, involucrado en la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa, quien huyera a Israel con el fin de solicitar asilo político, donde sigue prófugo. Hasta la fecha, Israel no lo ha extraditado. En 2022 Israel y el gobierno de Querétaro firmaron un Memorándum de Entendimiento para realizar proyectos en materia económica, de agricultura, educación, cultura, agua, movilidad, planificación urbana, seguridad y Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC).

En 2023 las autoridades de Israel detuvieron al académico y exdiplomático mexicano Andrés Roemer, acusado en México de abuso sexual y prófugo desde hace más de dos años. México solicitó a Israel su extradición y fue arrestado por la policía israelí. En enero de 2024 se anunció que fue liberado para continuar su proceso en prisión domiciliaria en Israel. Hay que recordar que Andrés Roemer, judío, fue embajador de México ante la UNESCO y en 2016 fue destituido de su cargo por no mostrar la posición de México y abstenerse en una resolución presentada por países árabes sobre la Explanada de las Mezquitas (la Mezquita Al Aqsa para los musulmanes y Monte del Templo para los judíos), situada en Jerusalén Este ocupado. Israel criticó la resolución y negaba el vínculo de este tercer lugar más sagrado del islam y el primero para el judaísmo. La posición de Roemer fue alabada por las autoridades israelíes, instituciones judías de todo el mundo, el Centro Simón Wiesenthal y por Benjamín Netanyahu. En la ciudad israelí de Ramat Gan se inauguró una calle con su nombre.

RELACIONES COMERCIALES MÉXICO-ISRAEL

El 1 de julio de 2000 entró en vigor el Tratado de Libre Comercio (TLC) entre México e Israel y se actualizó en 2010. Su objetivo fue crear una Zona de Libre Comercio y eliminar trabas arancelarias y no arancelarias entre los dos países para favorecer el flujo de mercancías, servicios e inversiones. De los países de Medio Oriente, Israel es el primer socio comercial de México con quien se realiza el 45.2% del comercio de esa región, y es el primer proveedor para México de la zona. Por su lado, México es el segundo socio comercial de Israel en América Latina.

Para el 2021, el comercio entre los dos países creció 499.05%, al pasar de $210.6 millones de dólares a $1051 mdd. Entre enero-junio de 2022 el comercio alcanzó los 558 mdd, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Entre el periodo enero-julio de 2023, México exportó a Israel 592 mdd de mercancías e importó 101 mdd.

Israel es el 19º inversionista en México a nivel mundial, pero de los países del Medio Oriente es quien más inversiones tiene en México con una inversión acumulada de 2,223 mdd a septiembre de 2020, con la participación de 409 empresas de las áreas de comercio, manufacturas, agricultura y servicios. En 2016 la empresa farmacéutica israelí TEVA compró la empresa mexicana RIMSA por 2,011 mdd. La inversión israelí en México es preferencialmente en las industrias manufactureras (94.5% del total), seguida de los servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (2.4%) y el comercio (2.3%). Esta inversión se ubica principalmente en la Ciudad de México, Jalisco, Nuevo León y Estado de México.

Entre los productos que México ha exportado a Israel en los últimos años son automóviles de turismo; teléfonos, teléfonos celulares; vehículos para el transporte de mercancías; unidades de memoria y de proceso, tractores, velocípedos y demás vehículos terrestres, sus partes y accesorios; máquinas, aparatos y artefactos mecánicos; máquinas, aparatos y materia eléctrico, y sus partes; turbinas de gas; preparaciones de hortalizas, de frutas y otros frutos, bebidas, líquidos alcohólicos y vinagre. Por su lado, los principales productos que Israel exportó a México fueron circuitos integrados, equipo de transmisión y piezas de aviones. Pero también productos farmaquímicos, medicamentos que requiere el sistema de salud del país, equipo médico, procesadores y controladores; circuitos modulares; unidades de control o adaptadores; placas, láminas, hojas y tiras de plástico; mallas para invernaderos, semillas de hortalizas; baterías; instrumentos y aparatos de óptica, fotografía o cinematografía.

Empresas mexicanas, entre las que destacan Cemex, Bimbo, Grupo Orbia (Mexichem) y Rassini (empresa líder mundial en frenos y suspensiones), han instalado centros de Investigación y Desarrollo (I+D), filiales u oficinas de innovación en Israel. En 2018 Orbia adquiere la empresa israelí Netafim de sistemas de riego mientras que un grupo de inversionistas mexicanos crean Cantera Capital como un fondo de capital de riesgo con presencia en ambos países para invertir en innovación en el sector salud, educación y agronegocios en Israel y América Latina. Por su lado, CEMEX invierte en minería y en la construcción de muros y asentamientos ilegales de los colonos en territorio palestino.

Entender la guerra, Soñar con la paz- Capítulo: Entendiendo el conflicto Palestino-Israelí

Les compartimos el primer capitulo de la Serie Entender la guerra para soñar con el paz, un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto Palestino-Israelí para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz.

Capítulo 1: Entendiendo el conflicto Palestino-Israelí

Un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz

Producción Otros Mundos Chiapas Amigos de la Tierra México

Contenido y palabra: Ana Vázquez Carpizo, Colaboradora Otros Mundos Chiapas

Conducción y edición: Marco von Borstel Concepto y producción: Ana Vázquez Carpizo, Gustavo Castro y Marco von Borstel

Cámara: Nikte-Ha Vieyra Cid, Comunicación Otros Mundos Chiapas

Logotipo: Uitsili Latapí

Apoyo edición: Mar Xiuhatsin, Sandra Latapí

Música entrada: El Caudal – Rastrillos (con permiso de autores)

Música de apoyo: Sin copyright

Apoyo de difusión: Perimetral y Desdeabajito

Este es un material de contenido educativo y de carácter cultural sin fines comerciales

San Cristóbal de las Casas Chiapas, Enero 2024

El Escaramujo 123: EL HOLOCAUSTO PALESTINO

Los “Escaramujos” son documentos de análisis producidos por Otros Mundos A.C. Les presentamos el último número de la colección, esperando les sirva para sus trabajos en defensa de los territorios. (Ver todos los números del Escaramujo

Gustavo Castro Soto
Otros Mundos Chiapas
22 de Enero 2024, San Cristóbal de las Casas, Chiapas, México
https://otrosmundoschiapas.org/

EL HOLOCAUSTO PALESTINO

A mediados de enero de 2024, el gobierno israelí de Netanyahu, su ejército y colonos, habían asesinado y desaparecido a más de 31 mil semitas palestinos en poco más de 100 días, lo que equivale a un promedio de más de 300 personas diarias. Del total de asesinatos, la mayoría son mujeres, niñas y niños. Y la cifra sigue aumentando día con día. Los crímenes de guerra y la violación a los derechos humanos son innumerables.

La palabra “holocausto” proviene de la raíz griega “holos” = todo, “kaustos” = quemado, “quemarlo todo”. El texto bíblico de Levítico (Lv 6,9) hace referencia de este concepto al sacrificio de un carnero incinerado en honor a Dios.1 Este concepto ya se usaba en ese sentido al menos cinco siglos antes de la Era Común.

El concepto “holocausto” ha sido usado últimamente para describir una “destrucción completa o total”, como el genocidio de los armenios por parte de Turquía, el genocidio de Darfur en Sudán, o los mega incendios provocados para acabar con ciudades enteras. Este concepto se usa también para el genocidio y la aniquilación sistemática que realizaron los nazis en contra de los judíos europeos, los gitanos, los enemigos políticos, los discapacitados físicos y mentales, los Testigos de Jehová, los homosexuales y los prisioneros de guerra durante la II Guerra Mundial. Los judíos tradujeron esta palabra como sho’ah = catástrofe.2 Ante este proceso de aniquilación, surgieron diversos grupos de judíos armados que se defendieron de los nazis por medio de un centenar de levantamientos, como el caso del levantamiento del gueto de Varsovia en 1943.

Actualmente, el mundo es testigo del Holocausto Palestino televisado en vivo que lleva a cabo el gobierno sionista de Israel. Ahora, quien fue la víctima, se ha convertido en victimario, aunque estos acontecimientos no reflejan los verdaderos valores de la religión judía. Más adelante será menester aclarar muchas confusiones. Aquí no se dice nada nuevo, nada que no se haya dicho ya.

EL ORIGEN DEL CONCEPTO “GENOCIDIO”

Raphael Lemkin nació en 1900 en lo que hoy es Polonia y falleció en 1959 en los Estados Unidos. Fue un judío, fiscal, jurista, abogado y filósofo. Inventó y acuñó el término de “genocidio” en su libro “El Poder del Eje en la Europa Ocupada”, publicado en 1944 en los Estados Unidos a donde huyó de los nazis mientras sus padres eran exterminados en Auschwitz. En su libro enumera los tipos de políticas nazis que tienen como objetivo aniquilar a los pueblos por sus características étnicas, nacionales y religiosas. Lemkin luchó porque el “genocidio” fuera reconocido como delito en el derecho internacional.

El genocidio lo define como todos los actos de persecución y destrucción que eliminan las bases de supervivencia de un grupo. Una especie de aniquilación en masa pero no física, ya que la eliminación física en masa era el caso límite. Así, la muerte sería una consecuencia del fin que se persigue, y no el medio. Lemkin define así el “genocidio” en su libro:

“De manera general, la palabra genocidio no significa necesariamente la destrucción inmediata de una nación, excepto cuando se lleva a cabo a través de una matanza masiva de todos los miembros de una nación. Con mayor exactitud, significa un plan coordinado de diferentes acciones que buscan la destrucción de los fundamentos esenciales de la vida de grupos nacionales con el propósito de aniquilar a estos mismos grupos. Los objetivos de un plan como ese serían la desintegración de las instituciones políticas y sociales, de la cultura, de los sentimientos nacionales, de la religión y de la existencia económica de grupos nacionales y la destrucción de la seguridad personal, de la libertad, de la salud, de la dignidad e incluso de la vida de los individuos que pertenecen a tales grupos. El genocidio se dirige contra el grupo nacional como entidad y las acciones implicadas están dirigidas contra los individuos, no como tales sino como miembros del grupo nacional.”

Dos años después de la publicación del libro de Lemkin, en 1946 la Asamblea General de la ONU recién creada aprobó la Resolución 96 donde el concepto de “genocidio” se definió así:

“El genocidio es una negación del derecho de existencia a grupos humanos enteros, de la misma manera que el homicidio es la negación a un individuo del derecho a vivir; tal negación del derecho a la existencia conmueve la conciencia humana, causa una gran pérdida a la humanidad en el aspecto cultural y otras contribuciones representadas por estos grupos humanos, y es contraria a la ley moral y al espíritu y objetivos de las Naciones Unidas.”

Dos años después, en 1948 en el contexto del recién creado Estado de Israel que le legitima la invasión del territorio palestino, la Asamblea General de la ONU aprobó la Convención para la Prevención y la Sanción del Delito de Genocidio que sería el marco fundamental para el Tribunal Internacional de Justicia de las Naciones Unidas. Esta Convención reza en algunos de sus Artículos de la siguiente manera:

  • Artículo I: Las Partes contratantes confirman que el genocidio, ya sea cometido en tiempo de paz o en tiempo de guerra, es un delito de derecho internacional que ellas se comprometen a prevenir y a sancionar.
  • Artículo II: En la presente Convención, se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:
    • Matanza de miembros del grupo;
    • Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;
    • Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;
    • Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;
    • Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.
  • Artículo III: Serán castigados los actos siguientes:
    • El genocidio;
    • La asociación para cometer genocidio;
    • La instigación directa y pública a cometer genocidio;
    • La tentativa de genocidio;
    • La complicidad en el genocidio.
  • Artículo IV: Las personas que hayan cometido genocidio o cualquiera de los otros actos enumerados en el artículo III, serán castigadas, ya se trate de gobernantes, funcionarios o particulares.

Según el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional, en el Artículo 6 define al “Genocidio” como: “cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpetrados con la intención de destruir total o parcialmente a un grupo nacional, étnico, racial o religioso como tal:

  • Matanza de miembros del grupo;
  • Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;
  • Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;
  • Medidas destinadas a impedir nacimientos en el seno del grupo;
  • Traslado por la fuerza de niños del grupo a otro grupo.

En el Artículo 7 define como “crimen de lesa humanidad” a los ataques generalizados contra la población civil como asesinato, exterminio, esclavitud, deportación o traslado forzoso de población, encarcelación u otra privación grave de la libertad física en violación de normas fundamentales de derecho internacional y tortura; violación, esclavitud sexual, prostitución forzada, embarazo forzado, esterilización forzada o cualquier otra forma de violencia sexual de gravedad comparable; persecución de un grupo o colectividad con identidad propia fundada en motivos políticos, raciales, nacionales, étnicos, culturales, religiosos o de género; desaparición forzada de personas; el crimen de apartheid; y otros actos inhumanos de carácter similar que causen intencionalmente grandes sufrimientos o atenten gravemente contra la integridad física o la salud mental o física.

La Corte Penal Internacional entiende por “exterminio” a la imposición intencional de condiciones de vida, entre otras, la privación del acceso a alimentos o medicinas, entre otras, encaminadas a causar la destrucción de parte de una población. Por “el crimen de apartheid” entiende a los actos inhumanos ya mencionados cometidos en el contexto de un régimen institucionalizado de opresión y dominación sistemáticas de un grupo racial sobre uno o más grupos raciales y con la intención de mantener ese régimen.

LOS HORRORES DEL GENOCIDIO ISRAELÍ CONTRA EL PUEBLO PALESTINO

El Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu y su ejército, bombardean y destruyen hospitales mientras los enfermos se encuentran en ellos. Sacan a los enfermos y a los niños prematuros a la intemperie para que se mueran; asesinan a médicos y personal sanitario; bombardean ambulancias que transportan enfermos y personal médico. Más de mil niños palestinos han sido amputados de alguno de sus extremidades incluso sin anestesia. Se disfrazan de dinosaurios en son de burla y atacan a civiles sin distinción.

El ejército sionista de Netanyahu bombardea panaderías para eliminar a los semitas palestinos su último recurso de comida, pero también les queman los alimentos y destruyen invernaderos para matarlos de hambre. Destruyen mezquitas, iglesias y ermitas con el fin de ahogar la religiosidad; bombardean los caminos y carreteras para evitar la huida pero al mismo tiempo obligan al desplazamiento forzado de millones de palestinos que huyen del horror y las masacres. Netanyahu ha cortado la energía eléctrica pero también la telefonía, el suministro de gas y de agua para matarlos de sed como tortura sistemática. Los sionistas han destruido miles de viviendas. Bloquean el acceso de combustible para eliminar toda fuente de energía a la población palestina y de ayuda humanitaria.

El ejército desquiciado antisemita de Israel usa gases lacrimógenos y fósforo blanco contra la población, roba pertenencias de los inmuebles de los semitas palestinos y devuelve sus cadáveres con evidentes signos de robo de órganos humanos. Los soldados bailan sobre los cadáveres y restos óseos de los palestinos asesinados y afirman que “los animales son los únicos civiles en Gaza”.
Bombardean universidades y en otros casos entran en ellas para secuestrar o asesinar a estudiantes y profesores; abren fuego contra los palestinos que hacen fila para recibir ayuda humanitaria y usan a palestinos como escudos humanos. Mientras, los colonos sionistas que han sido implantados en territorios palestinos para irlo ocupando y desplazando a la población, atacan viviendas, vehículos y población palestina en Cisjordania mientras el genocida Netanyahu vocifera: “No es solo nuestra guerra, es también vuestra guerra. Esta es la guerra de los hijos de la luz contra los hijos de la oscuridad”.

Pero el Holocausto Palestino no termina ahí. Netanyahu y su ejército enloquecido por el odio irracional bombardean escuelas y refugios donde las mujeres y niños se protegen. Desnudan a hombres y mujeres palestinas para exhibirlos. Bombardea el registro civil de Gaza y toda su documentación lo que impide acreditar bienes, ceretificados de nacimiento y otras propiedades o registros. Pretenden evitar que el mundo vea el exterminio y los crímenes de lesa humanidad asesinado a periodistas pero también a personal de la ONU al que le han destruido sus mismas instalaciones. Tan solo más de 2 mil bombas enviadas por los Estados Unidos han sido detonadas en Gaza, el bombardeo de mayor intensidad de los últimos 100 años.

La ONU vive su peor humillación desde su creación ya que no sólo Israel le ha asesinado a su personal, destruido sus instalaciones y refugios, o le han impedido hacer llegar la ayuda humanitaria, sino que Israel ignora cínicamente las resoluciones de la ONU mofándose de todos los gobiernos del mundo que forman parte de esta obsoleta estructura multilateral, sin que ningún gobierno tenga el valor de demandarlos, a excepción de Sudáfrica quien ha demandado al gobierno israelí por genocidio ante el Tribunal de la Corte Penal Internacional de la Haya. Y en América, sólo Bolivia ha tenido la coherencia y el valor para romper relaciones con el gobierno genocida Israel.

Sin embargo, este genocidio y limpieza étnica no sólo se da en Gaza donde el gobierno antisemita de Israel ha confinado a un Campo de Concentración, convertido ahora en un Campo de Exterminio, a 2.3 millones de semitas palestinos que ahora desplaza dentro de la ratonera y los masacra sin dejarles salidas ni entradas, sino también asesina a más semitas palestinos en Cisjordania donde no opera Hamás a quien pretexta combatir. Además de desalojarlos y robarles sus viviendas para dejar a las familias a la intemperie, encarcela a niños, y arma a los judíos antisemitas llamados ‘colonos’. Pero esto no representa a todo el pueblo judío ni a la misma religión judía.

Nada de esto es inventado. Ahí están las imágenes, ya que el mundo entero contempla en vivo este exterminio todos los días por los medios de comunicación, sin ningún empacho del gobierno desquiciado de Netanyahu y sus ejército lleno de odio. Así, es evidente que se trata de una limpieza étnica por parte del gobierno sionista y antisemita de Israel y su ejército, de un genocidio, un crimen de apartheid, un terrorismo de Estado, un exterminio del pueblo palestino y de múltiples crímenes de guerra y violaciones a los derechos humanos.

Es la estrategia de invadir, ocupar, exterminar o expulsar a los semitas palestinos de su propia tierra para apoderarse de ella acompañada con discursos de odio irracionales por parte de los sionistas, el ejército israelí y sus colonos invasores. Todo esto con el apoyo del gobierno de los Estados Unidos y de la Unión Europea -quienes impulsaron la creación de Israel-. No olvidemos que en la Convención sobre el Genocidio, en su Artículo III, inciso C, se afirma que también serán castigados quienes convoquen “La instigación directa y pública a cometer genocidio”. Y de esto está lleno de políticos, empresarios, gobiernos, artistas y actores, entre otros sionistas.

LAS CONFUSIONES

Desde hace más de 100 años, un sector de los judíos, con el pretexto y basados en sus leyendas y
mitos religiosos, en Abraham y Noé, como lo hacen otras religones, de quienes no existe evidencia de su real existencia, y en el sentido de que su dios les otorga una tierra prometida, buscan cómo invadir y expulsar de su territorio a los semitas palestinos. Esto han hecho por décadas. Con políticas antisemitas, los judíos jázaros, los europeos convertidos al judaísmo que se disfrazan de semitas, como Netanyahu, buscan acabar con el pueblo semita palestino y apoderarse de ese territorio. No sólo Estados Unidos, sino hasta la mayoría de los gobiernos europeos aplauden y apoyan esta política genocida. ¿Será por ello que se afirma que el gobierno de Israel es el más antisemita del mundo?

El Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, no es de origen semita, sino de origen jázaro. Los jázaros son de origen turco-mongol que se convirtieron masivamente al judaísmo a partir del Siglo VIII de la Era Común, por lo que no son semitas. No serían entonces descendientes de Sem, hermano Cam y Jafet, todos hijos de Noé, como dice la tradición, y si es que existieron. Pues bien, y por tanto, Netanyahu y su ejército estarían implementando entonces una política de exterminio de semitas desde hace décadas.

No hay que olvidar que no todos los judíos son semitas, también hay los europeos jázaros convertidos al judaísmo que ahora masacran a semitas palestinos. No todos los judíos son hebreos ni todos los hebreos son judíos, ni todos los judíos están de acuerdo con las políticas antisemitas genocidas de Israel ni siquiera con el sionismo o con la creación de un Estado israelí. No todos los judíos tienen nacionalidad israelí y no todos los israelíes son judíos. No todos los judíos son los blancos europeos jázaros, también los hay africanos, árabes, asiáticos e incluiso latinoamericanos. No existe un pueblo de “sangre judía”, como tampoco existe un pueblo de “sangre católica”. No todos los jóvenes judíos desean el servicio militar obligatorio e incluso algunos están dispuestos a ser encarcelados antes que matar palestinos. Lamentablemente estas confusiones agudizan el odio a los judíos en general e invisibiliza a los judíos que viven dentro o fuera de Israel con verdaderos valores de la religión judía, que son solidarios, honestos, que construyen y quieren la paz y la convivencia respetuosa con los palestinos y otras culturas y religiones.

Jerusalén está sobre un cerro, el Monte Sion. Los europeos judíos jázaros convertidos pretenden apoderarse del territorio semita palestino donde está Sion a toda costa, no sólo expulsando a los semitas palestinos sino asesinándolos. Estos “sionistas” no son los únicos, sino también todos aquellos que apoyen esta política del gobierno de Israel son “sionistas”, ya sean católicos o de cualquier otro gobierno del mundo. Así, el sionismo, como lo fue el nazismo, se convierte en un movimiento nacionalista, una ideología que sostiene la formación del Estado de Israel a costa de sus actuales ocupantes, los semitas palestinos. Por tanto, no todos los sionistas son judíos ni israelíes, ni todos los judíos o israelíes son sionistas.

Muchos adeptos al sionismo israelí hacen afirmaciones sumamente graves y sin consecuencias penales que, en otros contextos y en palabras de otros actores, ya hubieran implicado cárcel, señalamientos de crimen de odio, delitos de violencia política, entre otros. Pero ahora, hacer el llamado a asesinar a niños y niñas, expulsar al pueblo palestino o desaparecerlo, es motivo de orgullo para muchos sionistas antisemitas.

EL HOLOCAUSTO PALESTINO EN CIFRAS

Así, iniciamos 2024 a más de 100 días de agudizado el exterminio palestino con saldos terribles.
Hasta mediados de enero de 2024, el saldo de las acciones genocidas de Israel aumentan día con día:3

  • 2058 masacres cometidas por el ejército de ocupación.
  • 31,620 entre asesinados y desaparecidos.
  • 24,285 asesinados que llegaron a los hospitales.
  • 10,600 niños asesinados.
  • 7,250 mujeres asesinadas.
  • 337 asesinados del personal médico.
  • 45 asesinados de la Defensa Civil.
  • 119 periodistas asesinados.
  • 9 periodistas secuestrados.
  • 7,000 desaparecidos, el 70% de los cuales son niños y mujeres.
  • 60,582 heridos.
  • 11,000 heridos necesitan ser trasladados a otros países para recibir tratamiento
  • 707 heridos, solo los que fueron trasladados para recibir tratamiento hasta el momento.
  • 10,000 pacientes con cáncer enfrentan el riesgo de muerte.
  • 99 secuestrados de personal de salud.
  • 2 millones de desplazados.
  • 400,000 pacientes con enfermedades infecciosas como consecuencia del desplazamiento.
  • 95 escuelas y universidades totalmente destruidas.
  • 295 escuelas y universidades parcialmente destruidas.
  • 150 mezquitas completamente destruidas.
  • 245 mezquitas parcialmente destruidas.
  • 3 Iglesias atacadas y destruidas.
  • 70,000 viviendas completamente destruidas.
  • 29,000 viviendas parcialmente destruidas.
  • 65,000 toneladas de explosivos arrojados por Israel.
  • 30 hospitales fuera de servicio.
  • 53 centros de salud fuera de servicio.
  • 150 instituciones de salud parcialmente atacadas.
  • 121 ambulancias destruidas.
  • 200 sitios arqueológicos y patrimoniales destruidos.
  • 340 asesinados y más de 3.949 heridos en Cisjordania.
  • 5.300 mujeres y 695 ancianos asesinados.
  • 152 trabajadores de la ONU asesinados.
  • 50 instalaciones de la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados de Palestina en Oriente
    Próximo (UNRWA) destruidas.
  • 695 ancianos palestinos asesinados.
  • 255,00 desplazados que padecen capacidades diferentes.

Cualquier otro país que hubiere cometido tales atrocidades ya hubiera sido expulsado de la comunidad internacional y hubiera sido invadido por las fuerzas militares de la ONU, o al menos se le hubiera aplicado severas sanciones económicas y bloqueos comerciales. Pero solo los pueblos movilizados podrán detener esta barbarie.

En el presente mes de enero, el Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH) ha solicitado al gobierno de su país, junto con otras organizaciones hondureñas, que apoye la demanda de Sudáfrica contra Israel por sus acciones de genocidio y exterminio del pueblo semita palestino. Otros abogados a nivel mundial crean alianzas para demandar que Netanyahu sea llevado a los tribunales internacionales. Por su lado, Chile se suma al apoyo de la demanda de Sudáfrica contra Israel así como también se suman otros gobiernos como Bolivia, Nicaragua, Venezuela, Brasil, la Liga Árabe, Cuba, Colombia, Irán, Malasia, Pakistán, Bangladesh, Maldivas, Turquía, Jordania y Namibia. Recientemente, México y Chile solicitan a la Corte Penal Internacional que investiguen “probables” crímenes de guerra cometidos en Gaza. Y hablamos aquí de gobiernos, porque millones de personas en todo el mundo ya han salido a las calles a exigir la paz y el alto al genocidio.