Entender la guerra, Soñar con la paz- Capítulo 3: La invención del “pueblo judío”

Les compartimos el tercer capitulo de la Serie de videos: Entender la guerra para soñar con el paz, un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto Palestino-Israelí para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz.

Entender la guerra para soñar con la paz – Capítulo 3 La invención del llamado “Pueblo Judío”

Un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz

Producción: Otros Mundos Chiapas Amigos de la Tierra México

Contenido y palabra: Ana Vázquez Carpizo, Colaboradora Otros Mundos Chiapas Conducción, búsqueda de imágenes y edición: Marco von Borstel

Concepto y producción: Ana Vázquez Carpizo, Gustavo Castro y Marco von Borstel

Cámara: Nikte-Ha Vieyra Cid, Comunicación Otros Mundos Chiapas

Logotipo: Uitsili Latapí

Apoyo edición: Mar Xiuhatsin, Sandra Latapí

Música entrada: El Caudal – Rastrillos (con permiso de autores)

Música de apoyo: MUVA Chatrán González – Yeteel u pixaan Masada y Nahuani (con permiso de autores) y Sin copyright

Apoyo de difusión: Perimetral y Desdeabajito

Este es un material de contenido educativo y de carácter cultural sin fines comerciales

San Cristóbal de las Casas Chiapas, Grabado 15 de mayo 2024, publicado 3 de junio 2024

Súmate: ¡Dile a Nueva York que proteja las selvas tropicales!

Compartimos esta petición de solidaridad con Amigos de la Tierra Estados Unidos para apoyar la iniciativa de ley : Ley TREES de Nueva York para proteger los bosque tropicales – A 3 de junio de 2024

Haciendo un llamamiento tanto a particulares como a organizaciones de las regiones selváticas y los países tropicales: Por favor, firma esta carta de solidaridad para apoyar una importante ley en Nueva York, EE.UU., que ayudará a proteger los bosques tropicales y a sus defensores, llamada New York TREES Act.  

Fecha límite para firmar: Martes 18 de junio 
 
Nuestro objetivo es reunir al menos 100 firmas a tiempo para entregar la carta antes del Día Mundial de los Bosques Tropicales, el 22 de junio. 

¿QUÉ ES?   

La Ley TREES de Nueva York es un texto legislativo diseñado para garantizar que el estado de Nueva York -la décima economía más grande del mundo- utilice su poder adquisitivo gubernamental para 1) prohibir el uso estatal de madera de frondosas tropicales, 2) exigir a todos los contratistas del Estado que lleven a cabo la diligencia debida en la cadena de suministro y verifiquen que los productos que venden a Nueva York no están impulsando la deforestación tropical o abusos asociados de los derechos humanos y los derechos de los pueblos indígenas (incluido el derecho al Consentimiento Libre, Previo e Informado), y 3) proporcionar apoyo financiero a las empresas de Nueva York para que cumplan con los más altos estándares de sostenibilidad de la cadena de suministro.   
 
La Ley TREES ha ganado en la asamblea legislativa del estado de Nueva York y ahora solo falta que el Gobernador del estado la convierta en ley. La Gobernadora de Nueva York se reunió recientemente con el Papa Francisco, donde declaró que «Nueva York es un imán para los migrantes de lugares como África Occidental y Sudamérica que huyen de sus hogares debido a los desastres ambientales, y necesitamos políticas para hacer frente a este problema a nivel mundial.»  
 

¿POR QUÉ FIRMAR ESTA CARTA? 

Aprovechamos esta oportunidad para decirle a la Gobernadora que una de las cosas que puede hacer para ayudar a proteger los países de origen de las personas es firmar la Ley de los ÁRBOLES.  Esta carta es una forma de que la Gobernadora Hochul escuche directamente a aquellos cuyas vidas y medios de subsistencia están en juego, y a las organizaciones de estas regiones que luchan por detener la deforestación.  

LEA AQUÍ LA CARTA COMPLETA 

Por favor, revise la carta y utilice el siguiente formulario para añadir su firma antes del 18 de junio. 

¡En solidaridad!  

¿Cuántas líneas rojas va a cruzar Israel en Gaza? Poned fin al genocidio YA

Compartimos este comunicado Amigos de la Tierra Asia Pacifico a través de Amigos de la Tierra España – A 17 de mayo del 2024

Desde Amigos de la Tierra queremos difundir y compartimos el comunicado emitido por Amigos de la Tierra Asia Pacífico ante los últimos ataques perpetrados por el ejército israelí contra la población en Rafah

“Amigos de la Tierra Asia Pacífico condena enérgicamente la ofensiva de Israel en Rafah y las graves violaciones ambientales, humanitarias y de derechos humanos que han cometido de forma sistemática a lo largo de esta invasión. Nos solidarizamos con las palestinas y palestinos y con nuestras compañeras de PENGON/Amigos de la Tierra Palestina mientras siguen enfrentándose a este desastre tanto a nivel humanitario como medioambiental.

La semana pasada, el ejército israelí emitió órdenes de evacuación a los palestinos y palestinas de Rafah, donde se habían refugiado 1,4 millones de desplazados. Desde entonces, se han intensificado los bombardeos y ataques aéreos contra la ciudad y se han atacado más zonas residenciales. La población de Gaza ya no tiene un lugar seguro al que ir y está siendo desplazada a la fuerza a zonas que no son aptas para la habitabilidad humana. Estos ataques no sólo violan las leyes internacionales, sino que además siguen privando a los palestinos y palestinas de su derecho a un entorno sano y seguro, al que todos los seres vivos tienen derecho, tal y como reconoció el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en su resolución 48/13 y posteriormente la Asamblea General de las Naciones Unidas en su resolución 76/300.

Desde que Israel comenzó su asalto a Gaza hace más de 200 días, el enclave se ha enfrentado a la devastación de infraestructuras como viviendas, escuelas y hospitales. Según Charles Birch, responsable del programa UNMAS en los territorios palestinos, en Gaza hay aproximadamente 37 millones de toneladas de escombros, más escombros que en Ucrania. Todo ello aumenta el riesgo de exposición a sustancias nocivas como el amianto y los contaminantes liberados por las instalaciones que contienen materiales peligrosos, contaminando la atmósfera y empeorando la salud pública.

Esto, junto con las fuentes de agua contaminadas y el aumento de las emisiones de carbono procedentes de las armas y los vehículos de guerra, forma parte de una creciente lista de preocupaciones sobre cómo este genocidio medioambiental ha destruido y seguirá destruyendo todos los aspectos de la vida en Gaza. DEBEMOS tratar este asunto con la urgencia que merece.

No hay un final claro para la guerra, especialmente teniendo en cuenta que Israel rechazó la reciente propuesta de alto el fuego y redobló su intención de invadir Rafah a pesar de todo. Si no se toman medidas, las palestinas y palestinos se verán obligados a soportar niveles catastróficos de contaminación del agua, la tierra y el suelo, con efectos irreversibles a largo plazo. Ya estamos viendo estos impactos a través de la propagación de enfermedades infecciosas, la hambruna y la destrucción de la agricultura y las fuentes de alimentos. Hay que tomar medidas inmediatas para evitar que la situación siga empeorando.

Amigos de la Tierra Asia-Pacífico hace un llamamiento a todos los gobiernos para que exijan el fin de la escalada de ataques de Israel que pone en peligro los derechos humanos y medioambientales. En los últimos meses hemos visto a algunos líderes mundiales utilizar sus palabras para advertir contra una nueva escalada de las hostilidades. Pero las palabras duras y las críticas no están deteniendo el genocidio que se está desarrollando. Los gobiernos deben utilizar todos los mecanismos diplomáticos y económicos a su alcance para disuadir los ataques de Israel contra Gaza, empezando por cesar la venta de armas a Israel para evitar más muertes y daños en la tierra, detener las relaciones económicas con Israel y las empresas israelíes y considerar la posibilidad de cortar los lazos diplomáticos. Los gobiernos que no hagan todo lo que esté en su mano para detener los ataques corren el riesgo de ser declarados cómplices de genocidio.

Los movimientos sociales, incluido el movimiento ecologista, deben seguir alzando la voz en apoyo de Palestina, presionando a sus gobiernos e instituciones, contrarrestando la propaganda sionista y pidiendo que se respete el derecho internacional.”

Desde Amigos de la Tierra nos sumamos a esta denuncia y seguimos demandando al gobierno que ponga fin a la compra y venta de armas con Israel y la suspensión de las relaciones económicas y diplomáticas.

Nos sumamos a la convocatoria de la RESCOP de la 5ª Jornada de Movilización Estatal contra genocidio en Palestina el próximo 18 y 19 de mayo 2024. ¡Urge seguir presionando y alzar las voces  para que el gobierno español acabe su complicidad!

Brasil: Solidaridad Internacionalista ante las inundaciones en Río Grande Do Sul (RS)

Compartimos esta información sobre la terrible situación de que se vive en Brasil y nos solidarizamos con nuestras compañeras que Amigas de la Tierra Brasil – A 10 de mayo del 2024

La emergencia es climática, la responsabilidad es política.  La solidaridad es nuestra fuerza.

Amigos de la Tierra Internacional y Amigas de la Tierra Brasil en solidaridad con los pueblos afectados en Rio Grande do Sul

Apenas ocho meses después de lo que se creía que era la mayor tragedia climática en Rio Grande do Sul, un estado en el extremo sur de Brasil con una superficie mayor que el Reino Unido (281 km²) y 11 millones de habitantes, volvemos a vivir una situación aún peor, con el 80% del estado en situación de calamidad y más de 200.000 refugiados climáticos sin hogar en la actualidad. La emergencia climática exige la movilización de la solidaridad de clase internacionalista y de la organización popular para la reconstrucción y el cuidado de la sustentabilidad de la vida, frente a la incapacidad de respuesta de un Estado neoliberal con servicios tercerizados, empresas públicas privatizadas y racismo ambiental estructural.

QUÉ ESTÁ HACIENDO AMIGAS DE LA TIERRA BRASIL

Como Amigas de la Tierra Brasil, nuestra sede, CaSAnAT en Porto Alegre, se ha inundado y nuestro personal (la mitad de los cuales han sido evacuados debido a las inundaciones) están trabajando para responder a las emergencias en sus barrios, acogiendo a la gente y escuchando y grabando sus testimonios.

Nuestros esfuerzos en Brasil consisten en promover y dirigir las peticiones de donaciones a las iniciativas de los movimientos sociales de base aliados, que trabajan en las Cocinas Solidarias y otros servicios de emergencia, basándose en su experiencia de organización de las poblaciones afectadas, de las mujeres, de la producción de alimentos y también en la fuerza del poder popular que tenemos juntos/as para influir en los poderes públicos.

En este momento de accesos bloqueados por las aguas, más que los recursos financieros, el trabajo de articulación política y de facilitar la llegada de ayuda material -alimentos, agua, ropa- y psicológica ha sido el sentido prioritario de nuestras acciones como pueblos afectados por el caos climático.

En este contexto y alianzas, como organización del movimiento por la Justicia Ambiental y miembro nacional de la Federación Internacional Amigos de la Tierra, tenemos las condiciones, la capacidad y el deber de movilizar la solidaridad internacional, porque sabemos que esta es y será nuestra fuerza para reconstruir y transformar la vida después del trauma que se profundiza con las desigualdades sociales, la violencia creciente y el desmantelamiento del Estado.

Nuestro compromiso y objetivo es fortalecer nuestra organización y nuestra capacidad de apoyo a los Territorios de Vida de Rio Grande do Sul, con los que caminamos juntos en defensa de la tierra, el agua, la biodiversidad, las formas de vida y contra todas las formas de violencia y opresión sistémica para garantizar la sostenibilidad de la vida.

Los fondos recaudados serán valiosos para reconstruir estos territorios y los lazos de solidaridad de clase real y radical en el campo y en la ciudad, ya sean huertas urbanas y cocinas comunitarias lideradas por mujeres en las periferias, comunidades de pescadores y pueblos tradicionales resistiendo a la minería, asentamientos de reforma agraria produciendo agroecología y resistiendo a la fumigación de pesticidas, quilombos defendiendo sus derechos a ser y existir frente a los proyectos de infraestructura, retomadas indígenas garantizando la preservación de la naturaleza frente al avance de la especulación inmobiliaria, comunidades organizadas y trabajadores construyendo políticas y proyectos para una transición justa, popular y feminista.

CÓMO PUEDEN AYUDAR

ConsidereN la posibilidad de donar fondos y ayúdenos a recaudar dinero.

La capacidad contable y de gestión de Amigas da Terra Brasil nos permite recibir donaciones libres de impuestos de organizaciones sociales sin ánimo de lucro en el extranjero, utilizando los siguientes datos bancarios:

Nombre del banco: Banco Bradesco (Código 237)

Dirección del banco: Avenida Protásio Alves 78, CEP 90410-004, Porto Alegre, Rio Grande do Sul, Brasil

Número de cuenta: 2417-1 (Número de agencia: 2603)

Nombre titular de la cuenta: Núcleo Amigos da Terra/Brasil

Dirección del titular de la cuenta: R. Olavo Bilac, 192, Bairro Azenha, Porto Alegre – RS, CEP 90040-310

Código SWIFT banco: BBDEBRSPSPO

Nota de AT Brasil

Agradecemos la fuerza de la solidaridad internacionalista, a los miembro de la federación, al SSI de ATI, SoLiResp y organizaciones sociales amigas de todo el mundo que vienen acompañando la tragedia climática en nuestro estado del sur de Brasil y consultándonos sobre formas de ayudar y actuar.

Seguimos unidos/as en la solidaridad y en la lucha por transformar el sistema y construir sociedades sustentables y libres de todas las opresiones.

@amigasdaterrabr y el equipo de SSI de ATALC y ATII

LLAMAMIENTO INTERNACIONAL A LA SOLIDARIDAD ANTE LAS INUNDACIONES EN RIO GRANDE DO SUL (RS), BRASIL


La emergencia es climática, la responsabilidad es política.

La solidaridad es nuestra fuerza.

Amigas de la Tierra Brasil en solidaridad con las personas afectadas en Rio Grande do Sul

Apenas ocho meses después de lo que se creía la mayor tragedia climática en Rio Grande do Sul, en el sur de Brasil, volvemos a vivir una situación aún peor, que exige la movilización de la solidaridad de clase internacionalista y de la organización popular para la reconstrucción y el cuidado de la sustentabilidad de la vida, ante la incapacidad de respuesta de un Estado neoliberal, con servicios tercerizados, empresas públicas privatizadas y racismo ambiental estructural.

Lluvias intensas y copiosas, que alcanzaron los 800 mm en algunos lugares, azotaron casi todos los municipios del estado a partir del 29 de abril. La precipitación acumulada igualó toda la precipitación media prevista para cinco meses. Los arroyos y ríos alcanzaron niveles incluso superiores a los sucesos de septiembre de 2023. Hubo desprendimientos de tierras, destrucción de carreteras y autopistas, inundación de ciudades, muertes y destrucción.

Las cifras de la defensa civil de RS el 8 de mayo indican que hay 100 muertos, 128 desaparecidos y 372 heridos en 417 de los 497 municipios, lo que afecta a una población de más de 1.4 millones de personas. Es probable que estas cifras aumenten, ya que se han producido socavones en zonas aisladas del campo y pueblos inundados en la región metropolitana. Innumerables animales domésticos y de subsistencia muertos. Más de 66.700 personas en refugios y 163.700 desplazadas.

Desde hace una semana, el ejército, los bomberos, la defensa civil, la policía militar y civil de Rio Grande do Sul y de varios otros estados, voluntarios individuales y activistas de organizaciones y movimientos sociales rescatan vidas en helicópteros, barcos, motos acuáticas y por tierra, abren caminos a través de la selva, distribuyen agua, alimentos y asistencia médica y ecológica. Los daños materiales ascienden a miles de millones. Reconstruir ciudades, economías y vidas llevará mucho tiempo.

Las carreteras de acceso a la capital están cerradas. El aeropuerto permanecerá cerrado al menos hasta el 30 de mayo. Más del 70% de los 2 millones de habitantes de Porto Alegre están sin electricidad ni agua, con dificultades en las comunicaciones y en el suministro de artículos básicos de supervivencia. El agua potable ha sido un dilema diario para toda la población, y escasea en las estanterías de muchos supermercados y en fuentes naturales poco fiables. Regiones y municipios del interior de Rio Grande do Sul permanecen aislados, incapaces de recibir ayuda. Muchas familias no tienen noticias unas de otras.

Las regiones golpeadas por las inundaciones del año pasado, especialmente los valles de los ríos Jacuí, Taquari y Pardo y la Serra Gaúcha, han sufrido un nuevo impacto de mayores proporciones. Municipios que ni siquiera habían reconstruido, como Muçum, Roca Sales, Arroio do Meio, Lajeado, Santa Tereza y Estrela, acabaron total o parcialmente destruidos una vez más. Municipios del litoral norte, como Maquiné, y de los valles de los ríos Paranhana, Caí y Sinos, que fueron el foco de las inundaciones de junio de 2023, volvieron a sufrir daños, especialmente ciudades de la región metropolitana, la 5ª más poblada de Brasil, con cerca de 4.3 millones de habitantes.

Porto Alegre está sufriendo la peor inundación de su historia. Los sistemas de contención del agua se diseñaron teniendo en cuenta la inundación histórica de 1941, cuando el río Guaíba alcanzó los 4,77 m e inundó parte del centro de la ciudad y la orilla. Esta vez, el río Guaíba, que recibe agua de las regiones norte y centro del estado, alcanzó los 5,35 m, recuperando lo que fue su cauce y avanzando hacia varias partes de la ciudad, que ahora se encuentra sitiada. Incluso la sede de Amigas de la Tierra Brasil fue alcanzada por las aguas después de que se desconectaran las bombas por riesgo de electrificación, lo que provocó que el río avanzara sobre los barrios de Cidade Baixa y Azenha, donde se encuentran nuestra organización, sindicatos y también las cocinas solidarias.

Todos los esfuerzos conjuntos siguen con objetivo de salvar vidas. Hemos sido testigos de una red de solidaridad pocas veces vista, involucrando a todo el país en rescates, donaciones de alimentos, ropa, materiales de higiene y limpieza y dinero para ayudar a las personas sin hogar y desplazadas, montando refugios y proporcionando paquetes de alimentos. Amigas de la Tierra Brasil sigue trabajando en solidaridad activa, colaborando en el comedor comunitario de Morro da Cruz con la Marcha Mundial de las Mujeres y Periferia Feminista, y en el Comedor Solidario MTST de Azenha (Movimiento de los Trabajadores Sin Techo), que ha unido fuerzas con otros movimientos como el MAB (Movimiento de Afectados por Represas) y el MPA (Movimiento de los Pequeños Agricultores), proporcionando hasta 1.800 comidas al día para los afectados de Porto Alegre y la región metropolitana. En este momento de luto por las vidas perdidas, en medio del dolor y el sufrimiento, ofrecemos nuestros corazones y brazos para ayudar a quienes necesitan lo básico para seguir vivos.

En el impacto de esta tragedia, recordamos lo que venimos defendiendo hace mucho tiempo, que son también agendas históricas de tantos territorios de vida en lucha, como vienen alertando los pueblos indígenas de Brasil: necesitamos enfrentar la crisis climática. Este enfrentamiento no vendrá con las nuevas tecnologías de mercado, ni con la caridad de los dueños de las empresas transnacionales y sus campañas de marketing sobre sustentabilidad y solidaridad, que componen prácticas que son la continuación de un proyecto colonial, racista, sexista, lgbtqifóbico y destructor de la naturaleza y de la comunidad.

La emergencia climática es una realidad que se impone a las desigualdades estructurales y sistémicas: las injusticias medioambientales recaen sobre los menos responsables históricos del problema, que son los más indefensos para hacer frente a las consecuencias. Es tan real como el contexto en el que vivimos hoy, donde hay mucha vida por la que luchar. Ahí radica el sentido de estar aquí. Es posible frenar las lógicas nefastas que avanzan sobre la tierra, reducir drásticamente los impactos y aumentar la capacidad de reconstrucción en situaciones como la que estamos viviendo. Eso pasa por la política.

Pasa por nuestra lucha contra el agronegocio, especialmente cuando el cambio de uso de la tierra en Brasil es el principal factor de emisión de dióxido de carbono a la atmósfera y cuando las políticas del gobierno estadual de Rio Grande do Sul fomentan la práctica y la liberación de productos fitosanitarios, muchos de los cuales no están permitidos en sus países de origen, lo que genera una serie de violencias y conflictos en el campo, además de obstaculizar e incluso desincentivar la agricultura familiar y la agroecología, que traen respuestas reales a las crisis de este siglo. El agronegocio nos mantiene en una relación económica y social de dependencia de los países del norte global, centro del capitalismo, lo que genera aún más desigualdad y devastación de la naturaleza, convirtiendo barrios y ciudades enteras en zonas de sacrificio.

La ofensiva de la minería en el estado de Rio Grande do Sul también nos lleva a un escenario catastrófico: la mayor parte del carbón disponible en el país, alrededor del 90%, se concentra en ese estado, y su extracción supone una amenaza para la crisis climática e incluso podría incrementarla. El proyecto Mina Guaíba, por ejemplo, preveía la explotación de la mayor mina de carbón a cielo abierto de Brasil, entre las localidades de Eldorado do Sul y Charqueadas (RS), a 16 kilómetros de la capital, Porto Alegre. El proyecto, que afectaría al territorio indígena de los Mbya Guaraní, sin consultar a las comunidades para obtener la licencia previa, estaría hoy bajo el agua, generando drenaje ácido y contaminando las aguas dulces que tenemos. Afortunadamente, la movilización popular y las denuncias de las fallas y omisiones en los estudios de la minera COPELMI lograron que la mina fuera archivada. La mina de Guaíba también afectaría a los asentamientos de la reforma agraria, al Parque Estadual Delta do Jacuí y a los municipios de los alrededores que se verían muy afectados por el agua, así como al bioma de la Pampa, que almacena una de las mayores reservas de agua potable del mundo, el Acuífero Guaraní.

Ahora, seis represas relacionadas con procesos mineros corren el riesgo de romperse y afectar a más personas. Como dijo el Movimiento de Afectados por Represas (MAB) en un comunicado, destacando el colapso parcial de la represa de la Usina Hidroeléctrica (HPP) 14 de Julho, ubicada en la cuenca del río Taquari-Antas, en Cotiporã (RS): la emergencia climática aumenta el riesgo de colapso de las represas. Ante los fenómenos extremos de la crisis climática, ninguna represa está a salvo.

Las políticas adoptadas en los últimos años en Rio Grande do Sul han flexibilizado la concesión de licencias y garantizado el avance del extractivismo sobre la vida. Municipios como São José do Norte, próximo a la Laguna de los Patos, se encuentran actualmente en estado de alerta debido a las aguas que se precipitan hacia ellos desde todo RS para desembocar en el mar. Las comunidades tradicionales que viven de la pesca y de la agricultura familiar están siendo evacuadas, las mismas comunidades que ya resisten al Proyecto Retiro, que planea extraer titanio, poniendo en riesgo las aguas, así como el sustento de las comunidades tradicionales de pescadores, de agricultura familiar y del Quilombo Vila Nova.

Sostenemos que la solución para evitar y enfrentar las catástrofes de la emergencia climática es la gente en los territorios: la demarcación de las tierras indígenas, la titulación de las comunidades quilombolas, la reforma agraria, la reestructuración de la tierra en las ciudades, con inversión pública permanente basada en políticas sociales construidas cerca de los territorios, con participación popular y con la garantía del derecho de los pueblos y comunidades tradicionales a ser y existir, preservando sus formas de vida, que se ha comprobado que causan el menor impacto socioambiental sobre el planeta. Las soluciones sólo vendrán con el fin de las políticas de austeridad, con la reversión del proceso de profundización neoliberal, que en la práctica privatiza bienes comunes como el agua y la energía para que el poder corporativo y los grandes empresarios puedan ampliar sus márgenes de ganancia. Porque cuando los gobiernos no están comprometidos con el interés público y al servicio de la sociedad, el pueblo es abandonado a su suerte y puede pasar hasta una semana sin electricidad, como ocurrió en Porto Alegre en enero de este año, y esta vez un tercio de su población está sin luz y sin agua. Destacamos las privatizaciones de CEEE, de Corsan y del DMAE, el desmantelamiento de las capacidades de saneamiento urbano y de las funciones de planificación del Estado, como procesos que nos han llevado al colapso actual.

Las constantes tragedias ocurridas en Rio Grande do Sul demuestran que los municipios que celebrarán elecciones este año en Brasil no están preparados para hacer frente a fenómenos meteorológicos extremos. Los alcaldes han tardado en advertir a la población sobre los impactos de las fuertes lluvias pronosticadas por los institutos meteorológicos y la Defensa Civil. Parte de los sistemas de contención de agua, diques y presas se desbordaron, obligando a evacuar a la población. La mayoría de las inundaciones se produjeron en lugares que históricamente han sufrido problemas de drenaje no resueltos. La gran mayoría de los afectados son personas empobrecidas y de clase trabajadora, que viven en terrenos inundables, a orillas de ríos y arroyos, o en laderas, privadas de políticas concretas en materia de derechos básicos, como el acceso al agua y a una vivienda asequible, para poder abandonar las zonas consideradas de riesgo y llevar una vida más digna.

A pesar de que esta es la 4ª y peor tragedia climática de gran magnitud que enfrenta RS en menos de dos años, todavía hay gobiernos municipales y parlamentarios negacionistas que ignoran los efectos del cambio climático. También hay regiones afectadas que no se han recuperado de otras inundaciones, como el Valle de Taquari, que, además de una serie de violaciones de los derechos humanos, ha recibido innumerables denuncias de los residentes de que los fondos del gobierno federal han pasado sin ser ejecutados por los municipios.

Las investigaciones científicas demuestran que la deforestación, incluso en la Amazonia, tiene un impacto directo en el aumento de las temperaturas y, en consecuencia, en la mayor incidencia de lluvias y fenómenos extremos en Brasil y en el planeta. En Rio Grande do Sul, la devastación del bioma de la Pampa y de la Mata Atlántica para dejar espacio al agronegocio y a su voraz sed de tierras también provoca las fuertes inundaciones que padecemos, así como períodos prolongados de sequía.

El gobierno del estado de Rio Grande do Sul y la intendencia de Porto Alegre, aunque dicen estar preocupados por la emergencia climática, no lo demuestran con acciones concretas. Sus prácticas van en la dirección de intensificar los desastres. El presupuesto estatal propuesto para este año por el gobernador Eduardo Leite (PSDB) preveía sólo 115 millones de reales para hacer frente a los fenómenos climáticos en 2024 en todo RS, incluidas las inversiones en la Defensa Civil estadual. Tanto el gobierno de Leite como el de Melo han trabajado para desmantelar y «relajar» la legislación medioambiental. Esto beneficia a los sectores inmobiliarios de alto nivel, a las grandes empresas, a la agroindustria y a actividades económicas destructivas como la minería, lo que conduce a una mayor deforestación, la devastación de los biomas naturales, la contaminación de los recursos hídricos y la ocupación de áreas abiertas y orillas de los ríos, como el propio Guaíba. En marzo de este año, la Asamblea de Rio Grande do Sul aprobó un proyecto de ley del diputado Delegado Zucco (Republicanos), que modifica el Código Medioambiental del Estado y flexibiliza las normas en las Áreas de Preservación Permanente (APP), permitiendo la construcción de presas y embalses en estas zonas.

En el caso de Porto Alegre, la intendencia ha emitido alertas de evacuación sin dar ninguna orientación sobre cómo se llevará a cabo. A toda prisa, improvisa refugios en zonas con riesgo de inundación, de modo que los refugiados climáticos que han perdido sus hogares tienen que emigrar de nuevo sin ninguna seguridad para el futuro. Ni siquiera existe una política que tenga en cuenta a los trabajadores y su desplazamiento por la ciudad en transporte público, que podría garantizarse con gratuidad del transporte, y salvar vidas. Extremadamente elitista, la recomendación del intendente Melo es que la población, o parte de ella, tome Uber o se vaya a sus casas en la playa.

A nivel del gobierno estadual, destacamos la responsabilidad de Leite en desfigurar el Código Estadual de Medio Ambiente, ignorando las advertencias de la sociedad civil al estado de Rio Grande do Sul y a su gobierno sobre sus responsabilidades frente a la emergencia climática. Y mientras el pueblo de Rio Grande do Sul sufre la mayor tragedia socioambiental de su historia, se tramita en el Senado un proyecto de ley (PL 4.015/2023) que introduce nuevos cambios en el Código Forestal, permitiendo que las propiedades rurales de las ciudades de la Amazonia Legal que tengan la mayor parte de su territorio ocupado por unidades de conservación o tierras indígenas reduzcan la reserva legal del 80% al 50%. La naturaleza no tiene fronteras, lo que impacta en un lugar impacta en todos.

Por primera vez, hemos experimentado refugiados climáticos en masa deambulando por el agua en las ciudades de Rio Grande do Sul, vagando sin rumbo por calles y carreteras con las pocas pertenencias y animales que podían llevar, esperando durante días en los tejados a que los rescaten, acurrucados durante días en refugios porque han perdido sus casas, o sin poder salir de ellas para conseguir comida y agua y temiendo los saqueos y la violencia que se recrudece ante el caos. Lo que nos gustaría evitar para la próxima generación, lo estamos viviendo hoy, aquí y ahora.

La solidaridad es la premisa. Solidaridad de clase, no la «solidaridad S.A.» de las corporaciones en su bazofia de responsabilidad social corporativa. Las personas que más sufren en estos momentos son las que están al margen del sistema, las que no pueden garantizar una vida cotidiana digna. Hoy, más que nunca, son precarios, sufren un proceso de empobrecimiento, negación de derechos e imposibilidad de sostener la vida. Si estas familias ya eran consideradas empobrecidas, lo serán aún más, al perder a miembros de la familia que, con su trabajo, aseguran su día a día, sobrecargando generalmente a las mujeres y el trabajo de cuidados no remunerado. La capacidad de estas familias para mantenerse, para organizarse, se verá reducida. Primero por la pérdida de personas, luego por la pérdida de sus hogares, de sus empleos, de sus condiciones de vida y los traumas, que seguro vendrán.

Frente al desmantelamiento del Estado en varios niveles y la destrucción de los servicios y la capacidad de gestión y planificación en aras del interés público, emerge la fuerza de la unidad. De la diversidad de formas de hacer y de organizar los movimientos populares en el campo y la ciudad, conectando territorios de vida, a menudo aquellos también amenazados y sacrificados por el sistema que da lugar a la emergencia climática. Esta solidaridad de clase real y radical seguirá su marcha, reconstruyendo y movilizando el poder popular para recuperar el lugar de los trabajadores en la política, hacer frente al clima (que ya ha cambiado) y cambiar el sistema.

Amigas de la Tierra Brasil, 8 de mayo de 2024

Entender la guerra, Soñar con la paz- Capítulo 2:Las tres religiones del libro, para entender el conflicto palestino – israelí

Les compartimos el segundo capitulo de la Serie de videos: Entender la guerra para soñar con el paz, un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto Palestino-Israelí para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz.

Entender la guerra para soñar con la paz Capítulo 2 Las tres religiones del libro, para entender el conflicto palestino – israelí

Un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz

Producción Otros Mundos Chiapas Amigos de la Tierra México

Contenido y palabra: Ana Vázquez Carpizo, Colaboradora Otros Mundos Chiapas

Conducción y edición: Marco von Borstel

Concepto y producción: Ana Vázquez Carpizo, Gustavo Castro y Marco von Borstel

Cámara: Gustavo Castro

Logotipo: Uitsili Latapí

Apoyo edición: Mar Xiuhatsin, Sandra Latapí y Lotta

Música entrada: El Caudal – Rastrillos (con permiso de autores)

Música de apoyo: Sin copyright

Apoyo de difusión: Perimetral, FIEL y Desdeabajito

Este es un material de contenido educativo y de carácter cultural sin fines de lucro San Cristóbal de las Casas Chiapas, grabado 20 de noviembre 2024, publicado con edición el 3 de Abril 2024

Amigas de la Tierra Brasil se pronuncian ante el genocidio palestino

Les compartimos este posicionamiento de Amigas de la Tierra Brasil sobre la guerra en Palestina – A 20 de febrero de 2024

La situación en Palestina no es equivalente al Holocausto: ¿Lula cometió un error?

Genocidio

Ge-no-ci-di-o

sm

Destrucción total o parcial de una etnia, raza o religión mediante métodos crueles. (Diccionario Aurelio)

Al decir que “Lo que está pasando en la Franja de Gaza y con el pueblo palestino no hay otro momento histórico. De hecho, existía cuando Hitler decidió matar a los judíos”, ¿se equivocó Lula?

La intención del presidente brasileño era equiparar el genocidio palestino al genocidio judío, pero aunque el asesinato masivo y sistemático de personas inocentes es siempre un acto igualmente repulsivo, independientemente del número de personas afectadas, el Estado de Israel está demostrando que ya pasó Es hora de que superemos el Holocausto como criterio último de la monstruosidad de la humanidad. Hay muchos criterios capaces de atestiguar también la monstruosidad de la conducta de los Estados. Uno de ellos es la responsabilidad histórica. Todos aquellos que viven una situación de injusticia y crueldad, si no buscan venganza, tienen el deber histórico de luchar para que el sufrimiento y la barbarie sufrida nunca se repitan –con nadie, con cualquier pueblo, en cualquier momento. Como hemos visto, en opinión de diversas organizaciones, líderes mundiales, pensadores, entre otros -judíos o no, dados todos los esfuerzos por mantener viva la memoria del Holocausto para que no vuelva a suceder, es inconcebible que el Estado de Israel seguiría perpetuando la masacre en Palestina, un verdadero campo de concentración al aire libre.

Además, hay muchos elementos del genocidio cometido por el Estado de Israel que deben ser tomados en consideración para que no nos dejemos sepultar por la monstruosidad del Holocausto hasta el punto de perder de vista la monstruosidad cometida hoy contra el Palestinos. Sabemos que la guerra contra el pueblo palestino utiliza una gran confusión encaminada a situar el antisemitismo como un derecho de defensa del pueblo judío. Este derecho de defensa anunciado por el Estado de Israel ha sido utilizado, sin embargo, como sello para la formación, durante décadas, de un Estado terrorista, asesino y genocida. Vayamos a los elementos:

En primer lugar, mientras que el Tercer Reich en Alemania duró 12 años, el apartheid palestino existe desde hace más de siete décadas. En segundo lugar, las atrocidades cometidas en los campos de concentración nazis fueron condenadas y reprimidas mediante una guerra mundial que no permitió naturalizar el Holocausto y permitió que los judíos fueran liberados y obtuvieran su Estado; El genocidio palestino ha sido distorsionado y naturalizado por los portavoces del sionismo global durante décadas, manteniendo durante todos estos años a los palestinos masacrados y sin esperanzas de liberación a la vista. En tercer lugar, el repulsivo antisemitismo está dirigido contra una nación de personas que hoy tienen la protección y adoptan como cultura y hogar una pluralidad de Estados repartidos por todo el mundo; El odio hacia el pueblo palestino busca eliminar una nación frágil y vulnerable compuesta por poco más de cinco millones de personas confinadas (encarceladas) en una estrecha franja de tierra a la que ni siquiera se le ha asegurado su derecho a formar su propio Estado.

Hay otro elemento más –quizás el más importante– que hace que sea inapropiado decir que el genocidio palestino es equivalente al Holocausto. La tragedia judía fue un acontecimiento sin precedentes en la historia de la humanidad. Al igual que las mortíferas bombas atómicas lanzadas sobre Hiroshima y Nagasaki, en Japón, hasta el Holocausto no habría sido posible para la imaginación imaginar que los seres humanos serían capaces de tales atrocidades. Sin embargo, una vez que ocurren por primera vez, la reiteración de tales acontecimientos ya no puede considerarse mera repetición. Quienes cometen una atrocidad inimaginable por segunda vez no se basan en una imaginación salvaje y cruel. Más bien, simplemente están reproduciendo racional y deliberadamente lo que la cultura occidental de la que ellos mismos forman parte ha establecido moralmente como inmoral, repugnante e inaceptable.

Cuando se trata del Estado terrorista, asesino y genocida de Israel, el Holocausto ya no puede utilizarse como criterio último para la monstruosidad de la humanidad o como forma de protegerse de las críticas. Ya no podemos tolerar que todos aquellos que se rebelan contra el Estado de Israel sean amenazados con la etiqueta de “antisemitas”. La nación judía no debe confundirse con el Estado terrorista, asesino y genocida de Israel. Decir que el Estado terrorista, asesino y genocida de Israel ha perdido la legitimidad de utilizar el Holocausto como recurso retórico para proteger sus crímenes de guerra no resta valor a la justa lucha de la nación judía por preservar la memoria vigilante de un pasado que debe Nunca se repetirá contra nadie, ningún pueblo, en ningún momento.

Tal vez sea hora de pensar en cómo hoy el Estado terrorista, asesino y genocida de Israel y sus aliados occidentales alimentan el antisemitismo en el mundo, ya que sus acciones, durante las últimas siete décadas, son en gran medida responsables del derramamiento de sangre de judíos inocentes y de la vergüenza de la memoria de todos aquellos que fueron exterminados en el genocidio de Hitler.

Por este motivo, Amigas da Terra Brasil expresa su apoyo a la manifestación del presidente Lula y rechaza cualquier tipo de retractación del gobierno brasileño hacia el criminal de guerra Benjamín Netanyahu, primer ministro del terrorista, asesino y genocida Estado de Israel.

Amigos de la Tierra Brasil – 20 de febrero de 2024

A situação da Palestina não é equivalente ao Holocausto: será que Lula errou?

Genocídio
Ge·no·cí·di·o
sm
Destruição total ou parcial de um grupo étnico, de uma raça ou religião através de métodos cruéis.
(Dicionário Aurélio)

Ao dizer que “O que está acontecendo na Faixa de Gaza e com o povo palestino não existe nenhum outro momento histórico. Aliás, existiu quando Hitler resolveu matar os judeus”, será que Lula errou? 

A intenção do presidente brasileiro foi equiparar o genocídio palestino ao genocídio judaico, mas embora o assassinato massivo e sistemático de inocentes sempre seja um ato igualmente repulsivo, independentemente da quantidade de pessoas afetadas, o Estado de Israel está demonstrando que passou da hora de superarmos o Holocausto como o critério máximo de monstruosidade da humanidade. Existem muitos critérios aptos a também atestarem a monstruosidade das condutas dos Estados. Um deles é a responsabilidade histórica. Todos aqueles que vivenciam uma situação de injustiça e crueldade, se não buscarem vingança, têm o dever histórico de lutar para que o sofrimento e a barbárie sofrida jamais se repita – com ninguém, com nenhum povo, em nenhum momento. Como temos visto, na opinião de diversas organizações, líderes mundiais, pensadores, entre outros – judeus ou não, diante de todos os esforços para manter viva a memória do Holocausto para que ele não se repita, é inconcebível que o Estado de Israel ainda assim perpetue o massacre na Palestina, um verdadeiro campo de concentração a céu aberto.

Além disso, há muitos elementos no genocídio cometido pelo Estado de Israel que devem ser levados em consideração para que não nos deixemos soterrar pela monstruosidade do Holocausto a ponto de perdermos de vista a monstruosidade cometida hoje contra os palestinos. Sabemos que a guerra contra o povo Palestino se vale de uma grande confusão direcionada a colocar o antissemitismo como direito de defesa do povo judeu. Tal direito de defesa anunciado pelo Estado de Israel tem sido usado, contudo, como chancela para a formação, há décadas, de um Estado terrorista, assassino e genocida. Vamos aos elementos:

Em primeiro lugar, enquanto o Terceiro Reich na Alemanha perdurou por 12 anos, o apartheid palestino já se perpetua por mais de sete décadas. Em segundo lugar, as atrocidades cometidas nos campos de concentração nazistas foram condenadas e reprimidas por meio de uma guerra mundial que não permitiu que se naturalizasse o Holocausto e possibilitou que os judeus fossem libertados e obtivessem seu Estado; já o genocídio palestino é distorcido e naturalizado pelos porta-vozes do sionismo global há décadas, mantendo, durante todos esses anos, os palestinos massacrados e sem esperanças de libertação à vista. Em terceiro lugar, o repulsivo antissemitismo se volta contra uma nação de pessoas que hoje têm a proteção e adotam como sua cultura e lar uma pluralidade de Estados espalhados pelo mundo; já o ódio ao povo palestino busca eliminar uma frágil e vulnerável nação constituída por pouco mais de cinco milhões de pessoas confinadas (aprisionadas) em uma estreita faixa de terra que não teve assegurado sequer seu direito de constituir um Estado próprio. 

Existe ainda um outro elemento – talvez o mais importante – que torna inapropriado dizer que o genocídio palestino é equivalente ao Holocausto. A tragédia judaica foi um evento inédito na história da humanidade. Assim como as bombas atômicas assassinas jogadas sobre Hiroshima e Nagasaki, no Japão, até o Holocausto não seria possível à imaginação cogitar que seres humanos seriam capazes de tais atrocidades. Porém, uma vez ocorridos pela primeira vez, a reiteração de tais eventos não pode mais ser considerada como mera repetição. Aqueles que executam uma atrocidade inimaginável pela segunda vez não estão se valendo de uma selvagem imaginação cruel. Ao invés disso, estão simplesmente reproduzindo racional e deliberadamente aquilo que moralmente a cultura ocidental da qual eles próprios fazem parte já estabeleceu como imoral, repugnante e inaceitável. 

Em se tratando do Estado terrorista, assassino e genocida de Israel, o Holocausto não pode mais ser usado como o critério máximo de monstruosidade da humanidade ou uma forma de se blindar às críticas. Não podemos mais tolerar que todos aqueles que se rebelam contra o Estado de Israel sejam ameaçados com a pecha de “antissemitas”. A nação judaica não se confunde com o Estado terrorista, assassino e genocida de Israel. Dizer que o Estado terrorista, assassino e genocida de Israel perdeu a legitimidade de utilizar o Holocausto como recurso retórico para blindar seus crimes de guerra em nada desmerece a justa luta da nação judaica pela preservação da memória vigilante de um passado que não deve jamais se repetir contra ninguém, nenhum povo, em nenhum momento. 

Talvez esteja na hora de pensar como hoje o Estado terrorista, assassino e genocida de Israel e seus aliados ocidentais alimentam o antissemitismo no mundo, já que suas ações, ao longo dessas sete últimas décadas, são em grande parte as maiores responsáveis pelo derramamento de sangue de judeus inocentes e pela vergonha à memória de todos aqueles e aquelas que foram exterminados no genocídio hitlerista.

Em razão disso, a Amigas da Terra Brasil manifesta seu apoio à manifestação do Presidente Lula e rejeita qualquer tipo de retratação por parte do governo brasileiro perante o criminoso de guerra Benjamin Netanyahu, primeiro ministro do Estado terrorista, assassino e genocida de Israel.

Amigas da Terra Brasil – 20 de fevereiro de 2024

Entender la guerra, Soñar con la paz- Capítulo: Entendiendo el conflicto Palestino-Israelí

Les compartimos el primer capitulo de la Serie Entender la guerra para soñar con el paz, un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto Palestino-Israelí para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz.

Capítulo 1: Entendiendo el conflicto Palestino-Israelí

Un diálogo sobre la historia e identidades del conflicto para tener un mejor entendimiento ante la complejidad del contexto en el cual se da esté enfrentamiento en el llamado medio oriente, revisando conceptos y términos que pueden dar luz para soñar con la paz

Producción Otros Mundos Chiapas Amigos de la Tierra México

Contenido y palabra: Ana Vázquez Carpizo, Colaboradora Otros Mundos Chiapas

Conducción y edición: Marco von Borstel Concepto y producción: Ana Vázquez Carpizo, Gustavo Castro y Marco von Borstel

Cámara: Nikte-Ha Vieyra Cid, Comunicación Otros Mundos Chiapas

Logotipo: Uitsili Latapí

Apoyo edición: Mar Xiuhatsin, Sandra Latapí

Música entrada: El Caudal – Rastrillos (con permiso de autores)

Música de apoyo: Sin copyright

Apoyo de difusión: Perimetral y Desdeabajito

Este es un material de contenido educativo y de carácter cultural sin fines comerciales

San Cristóbal de las Casas Chiapas, Enero 2024

Solidaridad latinoamericana y caribeña con el pueblo argentino

Compartimos este pronunciamiento de Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe ATALC de donde somos parte en solidaridad con el pueblo argentino – A 10 de enero del 2024

Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe (ATALC) se solidariza con el pueblo argentino ante la ofensiva autoritaria y neoliberal desplegada desde la asunción del presidente Javier Milei, el pasado 20 de diciembre de 2023. En menos de un mes de ocupar el poder, el representante de extrema derecha neoliberal ha violentado a la sociedad argentina con sus proyectos autoritarios de reformas legales inconstitucionales a través de un decreto presidencial “de necesidad y urgencia”, además de profundizar enormemente la pobreza con una devaluación de la moneda del 120%; llevar a cabo un ajuste total del Estado en materia social y privilegiar su carácter represivo; e imponer la apertura económica y la desindustrialización; generar una inflación descontrolada y un aumento abrumador del costo de vida, efectivizando una “doctrina de shock”.

Todas estas medidas que perjudican al grueso de la población, serán respaldadas por otra norma de prohibición de las protestas: a través de un Protocolo del Ministerio de Seguridad que prohíbe el derecho fundamental a exigir y manifestarse públicamente, a organizarse social y políticamente y a ejercer la libertad de expresión. Estos derechos, consagrados por la Constitución Nacional Argentina y en acuerdos internacionales a los que el país suscribe, serán gravemente vulnerados por las medidas que buscan criminalizar a los sectores populares, organizaciones sociales y sus referentes.

El “Protocolo para el mantenimiento del orden público” es un mecanismo para convertir en delito la protesta y la organización social que pone en riesgo la integridad física de las personas, su seguridad y libertad. El Protocolo penaliza los cortes de calles o rutas, por lo que cualquier persona que participe en una manifestación incurrirá en la comisión de un delito. Cabe destacar que el Protocolo no es claro respecto al uso de la fuerza policial y no prohíbe expresamente el uso de armas de fuego por parte de las fuerzas policiales. Sumado a esto, amenazan con cobrar a las organizaciones los costos, que ascienden a sumas millonarias, de los operativos de seguridad en las manifestaciones.

No conforme con estas atrocidades, posteriormente Javier Milei envió un proyecto de ley al Congreso de la Nación, que contiene más de 600 artículos. Popularmente conocida como “Ley ómnibus” por la cantidad de modificaciones que propone. Sin embargo, es en realidad una fuerte reforma inconstitucional del Estado: le quita de facultades al poder legislativo, propone la privatización de 41 empresas estatales, permite el endeudamiento externo desde el poder ejecutivo sin pasar por el parlamento, elimina el derecho a la protesta social, modifica la ley de glaciares habilitando la minería y otras actividades económicas en zona periglaciar y amenazando el agua de las comunidades cordilleranas, habilita el desmonte modificando la Ley de Bosques, establece un “Régimen de Incentivo para grandes inversiones” destinado a sectores de agroindustria, infraestructura, minería, forestal, gas y petróleo, brindándoles seguridad jurídica y protección de derechos en materia tributaria, faculta al poder ejecutivo la creación de un “mercado doméstico de emisión de gases de efecto invernadero” pudiendo asignar derechos de emisión de GEI a cada sector de la economía, establece un mercado de carbono en el cual quienes hayan cumplido sus “metas de carbono” puedan “vender” su cupo a los que no estén cumpliendo las metas, modifica la ley de los 1.000 días que complementa la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo. Introduce como objetivo la “detección de madres embarazadas e hijos por nacer” abriendo la puerta a la derogación de la ley del aborto.

A nivel internacional, retiró rápidamente a Argentina de los BRICS, propone la aprobación del Acuerdo Unión Europea Mercosur y boicotea el multilateralismo, priorizando el vínculo con Estados Unidos e Israel y proponiendo la ruptura de lazos comerciales con países como Brasil y China por considerarlos bajo la órbita del comunismo.

El gobierno claramente autocrático de Milei es un riesgo para la democracia argentina y para la integración regional. La resistencia a estas medidas en Argentina comenzó rápidamente, mediante protestas que fueron reprimidas, presentaciones judiciales, llamamientos al poder legislativo y judicial para poner freno a estos atropellos y la convocatoria por parte de las centrales sindicales a un paro general con movilización al Congreso de la Nación para el próximo 24 de enero.
Los movimientos sociales, ambientales, sindicales, feministas y de la economía popular nos encontramos en alerta a nivel nacional e internacional. ATALC apoya el llamamiento a paro general, se solidariza con los movimientos populares argentinos en la calle a pesar de los riesgos, hace responsable al gobierno de Javier Milei por la integridad de los y las manifestantes y llama a la comunidad internacional a una alerta permanente y solidaridad activa para que Argentina no pierda los derechos que ha conquistado con años de luchas populares.

Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe (ATALC)

10 de enero de 2024

De Guatemala a Gaza: “Nunca más” al “Una vez más”Israel, Genocidios en Guatemala y la limpieza étnica y bombardeo indiscriminado en Gaza

Les compartimos el siguiente comunicado de Rights Actión sobre la terrible situación en Palestina – A 23 de noviembre del 2023

Por Grahame Russell y Camila Rich, 23 noviembre 2023
https://mailchi.mp/rightsaction/nunca-mas-al-una-vez-mas

Desde el ataque del 7 de octubre del grupo militante Hamás que resultó en la muerte de unos 1.200 ciudadanos israelíes, y la captura de más de 200 más, la limpieza étnica que Israel lleva a cabo en Gaza, y el bombardeo indiscriminado de civiles han sido transmitidos en directo 24 horas al día, 7 días a la semana en las redes sociales, los medios de comunicación independientes y los principales medios de comunicación de todo el mundo (menos en los EE.UU., Canadá y la U.E.).

Las atrocidades militares de Israel en Gaza no cesan.

El apoyo militar, económico, político e ideológico (propaganda) incondicional de Estados Unidos, Unión Europea y Canadá a Israel no cesan. 

El dia 22 noviembre, la organización humanitaria ‘Ayuda Médica para los Palestinos’ (@MedicalAidPal) informó que en Gaza, desde el 7 octubre 2023:

  • 13,515 palestinos muertos, entre ellos 70% niños y mujeres
  • 37,750 niños heridos
  • Más de 4,000 desaparecidos bajo los escombros
  • Más de 1,7 millones de personas desplazadas de sus hogares
  • 2,3 millones de personas son vulnerables a la inseguridad alimentaria
  • Dos tercios de los hospitales y centros de atención primaria han dejado de funcionar debido a los daños, la falta de combustible o la inseguridad

En la Cisjordania, desde el 7 octubre 2023:

  • Mínimo de 215 palestinos muertos a manos de fuerzas israelíes y colonos
  • Más de 2,586 personas resultaron heridas, entre ellas al menos 261 niños
  • Israel detuvo a unos 2,000 palestinos en toda Cisjordania 
  • Casi 1,000 personas han sido desplazadas 

El Comité para la Protección de los Periodistas informó hasta el 23 de noviembre:

  • La muerte de 53 periodistas y trabajadores de los medios de comunicación: 46 palestinos, 4 israelíes y 3 libaneses.
  • 11 periodistas heridos
  • 3 periodistas desaparecidos
  • 18 periodistas detenidos
  • 108 trabajadores de UNRWA han sido asesinados desde el comienzo de los bombardeos de Israel. Este es el mayor número de trabajadores humanitarios de las Naciones Unidas muertos en un conflicto en la historia de las Naciones Unidas

UNRWA (Agencia de las Naciones Unidas para Refugiados Palestinos) informa que:

  • 108 trabajadores de UNRWA han sido asesinados desde el comienzo de los bombardeos de Israel. Este es el mayor número de trabajadores humanitarios de las Naciones Unidas muertos en un conflicto en la historia de las Naciones Unidas
“Desde Guatemala a Palestina – No Más Genocidio” La intensidad de la matanza indiscriminada en Gaza desde el 7 de octubre recuerda a los peores años (1978-1983) de masacres genocidas en Guatemala, sólo que esta vez con retransmisión en directo.
Lolita Chávez envía mensaje de apoyo al pueblo palestino, denunciando al Estado Israelí por lo que está haciendo en Palestina, y lo que hizo, en el pasado, durante los años de genocidios en Guatemala.
Escuchar: https://twitter.com/festivalesgt/status/1723622671563296989
Estos no son, obviamente, los únicos casos de matanzas masivas indiscriminadas de civiles desarmados en la historia de nuestra comunidad humana global, atrocidades que en las últimas generaciones suelen terminar con gritos de “Nunca Más”. Nos viene a la mente el Holocausto y exterminio de unos 6 millones de judíos.

Sin embargo, lo que ocurrió en Guatemala durante los peores años de matanza indiscriminada de niños y niñas mayas, mujeres y hombres, bebés y ancianos, tiene aspectos deprimentemente similares con lo que está ocurriendo hoy en Gaza. Complicidad de la “comunidad internacional” (liderada por Estados Unidos) La “comunidad internacional”, liderada por Estados Unidos, estuvo/está profundamente implicada en ambos casos. Hoy, en Israel, la U.E. y Canadá desempeñan un papel de “primera fila”, junto a Estados Unidos, proporcionando apoyo militar y económico, político e ideológico (propaganda) incondicional a Israel. Durante la década de 1980 en Guatemala, Canadá y la mayoría de las potencias europeas occidentales desempeñaron un papel de “asiento trasero”, de silenciosa complicidad con Estados Unidos, aunque Inglaterra – durante el gobierno de la Primera Ministra Thatcher – desempeñó un papel de apoyo directo. Durante los peores años de genocidios en Guatemala, los Estados Unidos también se apoyó en unos aliados específicos – Israel, el régimen chileno del general Pinochet, el régimen argentino de “los Generales” – para proporcionar entrenamiento militar y de contrainsurgencia, armas y material militar a las fuerzas guatemaltecas. Conexión Israel-Guatemala Viendo la limpieza étnica y el bombardeo indiscriminado de civiles en Gaza, el amplio papel que Israel desempeñó en apoyo de los regímenes de Guatemala durante los peores años de atrocidades y genocidios no pasa inobservado para los guatemaltecos, y los pueblos de toda América Latina. “La conexión Israel-Guatemala demuestra que no sólo Israel presuntamente cometió crímenes de guerra contra los palestinos, sino que también facilitó que otros Estados como Guatemala llevarán a cabo crímenes contra la humanidad.” “Esta guerra de treinta y seis años fue un episodio particularmente brutal en la turbulenta historia poscolonial de Guatemala y aún deja profundas heridas, particularmente en la psique colectiva de la población maya del país. El apoyo de Israel a las fuerzas gubernamentales de Guatemala durante este tiempo es un ejemplo de la política exterior sionista en su forma más calculada.” (Ver lista de artículos abajo)

Estrategia militar: “Quitar el agua al pez”

En Guatemala y Palestina, los regímenes agresores emplearon/emplean la estrategia militar denominada “quitar el agua al pez”. 

En Guatemala, los regímenes militares cometieron genocidios en cuatro regiones mayas, rurales y pobres del país, matando a todos los civiles que encontraban a su paso, argumentando que los pueblos mayas eran “uno y lo mismo” que el pequeño movimiento guerrillero armado, invariablemente etiquetado como “comunistas”, “marxistas” y/o “terroristas”.

En Israel, varios funcionarios militares y gubernamentales, medios de comunicación y personajes públicos han dicho que “no hay civiles inocentes en Gaza”, que los palestinos de Gaza son “uno y lo mismo” que el grupo militante Hamás, mientras Israel continúa con los bombardeos indiscriminados y una campaña de limpieza étnica destinada a expulsar a más de 2 millones de palestinos de Gaza.

Los medios de comunicación

Los medios de comunicación principales de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá desempeñan hoy en Israel/Palestina un papel similar al que desempeñaron en los años setenta y ochenta cuando se repitieron las explicaciones del gobierno estadounidense de que el apoyo a y intervenciones en favor de regímenes militares brutales en toda América Latina se llevaron a cabo en el contexto de la lucha contra la “guerra fría” para detener la temida expansión del comunismo por todo el mundo por el “efecto dominó”.

Hoy, los principales medios de comunicación – incluso cuando el número de muertos palestinos ya superó a los 14.000 – repiten las declaraciones políticas de los gobiernos de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá de que Israel está librando “una guerra de autodefensa”.

Así que, aquí estamos. 

«Nunca más» es «una vez más».

Acabemos ya con la complicidad de EE.UU., la UE y Canadá

Es censurable y criminal que los Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá apoyen, permitan y “legitimen” el ataque indiscriminado de Israel, por no hablar de un apoyo incondicional a Israel que se remonta a la creación del Estado de Israel en 1948.

No se trata sólo de una cuestión “Israel/Palestina”. Es en gran medida una cuestión de los Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá.

Alto el fuego ya

El nivel más básico de decencia humana exige un:

  • Un alto al fuego total y completo, ya.
  • Ayuda humanitaria y médica completa e integral, ya, para los palestinos de Gaza y Cisjordania, proporcionada por instituciones y entidades en las que confíen los palestinos.
  • La liberación de todos los rehenes y presos políticos, ya.

Negociaciones exhaustivas, durante el tiempo que sea necesario

Detener la carnicería ahora. Y una vez que se haya proporcionado ayuda humanitaria y médica completa y exhaustiva a todas las víctimas y desplazados de Gaza, comenzar de nuevo el difícil proceso de negociaciones para encontrar soluciones políticas y jurídicas (que incluyan verdad, justicia y reparaciones) que aborden las causas históricas profundas de la cuestión “Israel-Palestina”, que se remontan a la creación de Israel como Estado en 1948 y a la expulsión forzosa de 750.000 palestinos de sus hogares y tierras.

Estados Unidos (U.E., Canadá) no pueden “negociar la paz”

Las soluciones pacíficas y negociadas son el único camino humano para avanzar, no importa lo duras que sean ni el tiempo que tarden. Son la única salida a la situación de crisis inmediata de bombardeo de limpieza étnica y expulsión forzosa de más de 2 millones de palestinos.

Son la única manera de evitar que esta misma violencia, muerte y sufrimiento, e inconmensurable dolor y odio vuelvan a asomar la cabeza en el futuro.

Sin embargo, la mal llamada “comunidad internacional” no debe dejar en manos de los Estados Unidos la tarea de “negociar la paz”, como ha pretendido hacer en el pasado. Estados Unidos, junto con la Unión Europea y Canadá, no son partes neutrales, sino que están directamente implicados como socios de Israel en este conflicto que dura ya 75 años.

Verdad y justicia en EE.UU., la U.E. y Canadá

Y una vez más, es obligación de los ciudadanos de Estados Unidos, la Unión Europea y Canadá exigir responsabilidades políticas y jurídicas por el papel cómplice que desempeñan nuestros gobiernos y ejércitos en guerras, intervenciones y atrocidades ilegales en países de todo el mundo, como hoy en Israel/Palestina, desde la creación del Estado de Israel.

Diversifica los fuentes de información

Rights Action urge a todo el mundo a diversificar sus fuentes de noticias, y sugiere incluir la cobertura informativa diaria que ofrecen Al Jazeera news (https://www.aljazeera.com) y Democracy Now (www.democracynow.org).

No son las únicas fuentes, pero ofrecen una información amplia y de calidad, un antídoto necesario contra la información, a menudo perjudicial, que ofrecen casi uniformemente los principales medios de comunicación de Estados Unidos, la UE y Canadá.

Grahame Russell
Director, Rights Action

Camila Rich
Communications, Rights Action

Charla sobre el conflicto entre Palestina e Israel míercoles 1 de noviembre 6 pm en Paliacate

¿Qué es el antisemitismo? ¿Cuál es la diferencia entre hebreo, israelita, judío, israelí, sionista? ¿Qué significan ‘limpieza étnica’ y ‘genocidio’? ¿Es lo mismo árabe y musulmán? ¿Islámico e islamista?

Para comprender la situación actual en Palestina Israel, es necesario tener claridad sobre estos y otros conceptos.

Te invitamos al diálogo que tendremos al respecto con Ana Vázquez Carpizo el próximo miércoles 1 de noviembre de 18:00 a 20:00 hrs. en EL PALIACATE Calle Cinco de Mayo No. 20, Centro.

Proclamación de Amigos de la Tierra Internacional sobre Gaza e Israel

Les compartimos este comunicado de Amigos de la Tierra Internacional ATI sobre la situación del pueblo palestino en el conflicto con Israel – A 14 de octubre del 2023

Como federación comprometida con la paz, Amigos de la Tierra Internacional (ATI) se opone a todo acto de violencia. Estamos horrorizados por las imágenes que nos llegan tanto de Israel como de Gaza y nos rompe el corazón que personas inocentes estén pagando el precio de décadas sin una solución justa a una situación insostenible de raíz. Con claridad y decisión, condenamos enérgicamente la matanza de inocentes y la toma de rehenes.

ATI apoya la autodeterminación del pueblo palestino en los territorios ocupados por Israel desde la guerra de 1967. Nos oponemos firmemente a la ocupación militar israelí y al hurto continuado de tierras para la construcción de asentamientos, así como a su tolerancia de la violencia y el terror de los colonos contra las/os palestinos. Estamos totalmente de acuerdo con la visión esbozada en la Resolución 67/19 (2012) de la ONU: «la realización de los derechos inalienables del pueblo palestino y la consecución de un arreglo pacífico en el Oriente Medio que ponga fin a la ocupación que comenzó en 1967 y haga realidad la visión de dos Estados, con un Estado de Palestina independiente, soberano, democrático, contiguo y viable que viva junto a Israel en condiciones de paz y seguridad sobre la base de las fronteras anteriores a 1967».

También nos hemos pronunciado en repetidas ocasiones sobre la grave situación de la Franja de Gaza. Hace dieciséis años que Israel impide la libre circulación de personas y mercancías dentro y fuera de Gaza. Durante este bloqueo, Israel ha bombardeado Gaza con impunidad, destruyendo infraestructuras civiles y asesinando a personas inocentes. En 2016, el Secretario General de la ONU calificó el bloqueo como «castigo colectivo por el que hay que rendir cuentas». No hay manera de exagerar el trauma profundo infligido a la población de Gaza.

En todo el transcurso de su bloqueo a Gaza, Israel se ha negado a poner en marcha una solución a largo plazo que conduzca a la paz y la seguridad para todas/os. Y la comunidad internacional se ha mantenido al margen y no ha utilizado su peso y su influencia para garantizar que Israel acate las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que exigen el cese permanente de la ocupación de las tierras palestinas.

Ahora está ocurriendo lo peor: ha estallado una guerra brutal y asimétrica entre Israel y Gaza. El ataque a civiles israelíes fue horrible; la respuesta de Israel contra las/os palestinos ha sido aplastante y devastadora. En este conflicto no habrá vencedores: sólo más muerte y sufrimiento.

Muchos países han prometido su apoyo y profesan su solidaridad con Israel, mientras que Israel ataca Gaza con toda la contundencia de su poderío militar. En Gaza se está desencadenando una crisis espeluznante y de gran escala, dejando ahora sin electricidad, agua y combustible a su población (de la cual casi la mitad es menor de 18 años), que desde hace años viene siendo golpeada. Llueven bombas sobre el pueblo y las infraestructuras de Gaza, dejando a miles de personas sin hogar ni refugio y masacrando a un número incalculable de personas. Este ataque contra la población civil de Gaza es un crimen de guerra y tiene que frenarse de inmediato.

En este momento crítico, exhortamos al cese de la violencia, que todas las partes respeten y cumplan con sus obligaciones en virtud del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos, y exigimos que se resuelvan definitivamente las causas estructurales de este conflicto. Instamos a Israel a que acepte las resoluciones de la ONU que le exigen retirarse de los territorios ocupados en 1967, incluido Jerusalén Este, y que aplique el derecho al retorno e indemnice a los refugiados palestinos.

Es probable que esta guerra termine con miles de muertos inocentes, pero la situación a largo plazo no cambiará hasta que palestinas/os e israelíes por igual tengan autonomía plena sobre sus propias vidas y sus tierras, y la posibilidad de vivir gozando de seguridad y dignamente. Llamamos a todas las naciones y organismos internacionales a que utilicen ahora y sin demora su influencia para resolver el conflicto actual y que exijan el cese de la ocupación y una solución ecuánime, justa y permanente para el pueblo palestino.

Más información:

Solidaridad internacionalista con el pueblo palestino

Compartimos este comunicado de Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe ATALC a proposito de la guerra que se desato entre Israel y Palestina – A 16 de octubre de 2023

Amigos de la Tierra América Latina y el Caribe (ATALC) se solidariza con el pueblo palestino que una vez más está siendo sometido al horror, al tiempo que sigue sufriendo la ocupación, el bloqueo militar ilegal israelí y las políticas de apartheid que ya completan 75 años. Asimismo, nos oponemos y condenamos enérgicamente el asesinato y la toma de rehenes inocentes israelíes. Es inaceptable el ejercicio de la violencia contra la población civil inocente.

La declaración de guerra a Gaza por parte de Israel ha tenido como consecuencia el asesinato de cientos de palestinos/as, miles han resultado heridas/os, han sido bombardeados lugares residenciales, escuelas, hospitales, se ha agudizado el bloqueo del suministro de alimentos y agua, se ha cortado la electricidad, y se ha continuado, nuevamente de manera abierta a los ojos del mundo, el tratamiento de guerra que Israel impone al pueblo palestino asediado en Gaza, y que pone en evidencia la deshumanización a la que se somete al pueblo palestino para justificar la ocupación, el desplazamiento, la combinación de todas las formas de opresión, y los asesinatos de civiles inocentes.

Cabe recordar que solamente en el último año los ataques de Israel contra palestinas/os en Cisjordania han causado la muerte a 238 palestinos/as, entre ellos 40 niños/as. Estas acciones constituyen un abierto incumplimiento por parte de Israel del derecho internacional humanitario y de distintos acuerdos firmados para evitar el genocidio del pueblo palestino. En consecuencia, se ha negado el derecho a la autodeterminación y existencia de Palestina al no reconocer su Estado soberano, incumpliendo así la resolución 67/19 de la Organización de Naciones Unidas (ONU), y manteniendo la ocupación ilegal y criminal desde la guerra de 1967, a través de la militarización y expropiación continua de tierras para asentamientos israelíes.

Desde ATALC rechazamos el silencio cómplice que se guarda ante las prácticas criminales y racistas de las fuerzas de ocupación israelíes contra el pueblo palestino, y llamamos a las organizaciones y movimientos de todo el mundo que trabajan por la justicia, a condenar la opresión y brutalidad a la que son sometidas/os las/os palestinas/os, y a exigir el cumplimiento de las leyes y acuerdos internacionales.

La dignidad de Palestina es atacada con propaganda que justifica los bombardeos y la agudización de la crisis humanitaria sin precedentes en la historia de la humanidad, por tanto exigimos el fin del ataque criminal de Israel contra el pueblo palestino, el fin del asedio a Gaza y del bloqueo actual e histórico. Llamamos a los gobiernos comprometidos con la justicia y la dignidad de los pueblos para que apoyen el llamamiento palestino para reactivar inmediatamente el Comité Especial de la ONU contra el apartheid. Nos oponemos a cualquier escalamiento del conflicto por la intervención de terceros países actuando con intención de querer imponer su política exterior, y abogamos por el fin de la violencia y la garantía de autodeterminación y soberanía de los pueblos.