Funcionarios de SEMARNAT Y PROFEPA bajo investigación de la Secretaría de la Función Pública y Órgano Interno de Control por ser cómplices en la contaminación del agua de la Comunidad Indígena de Cicacalco en Zacatecas

Compartimos este comunicado de la Red Mexicana de Afectadas y Afectados por la minería REMA – A 22 de septiembre del 2022

El 15 de septiembre, la Comunidad Indígena de Cicacalco, municipio de Tlaltenango de Sánchez Román, Zacatecas, fuimos notificado por escrito hecho a mano por la Oficina de Representación en Zacatecas de la Secretaría de la Función Pública en respuesta a la queja interpuesta por nosotros en conjunto con integrantes de la Red Mexicana de Afectadas/os por la Minería (REMA) el 21 de julio. Interpusimos esta denuncia ante la Secretaría de la Función Pública y el Órgano Interno de Control de la SEMARNAT (con números de folio 51484/2022 y 004327 respectivamente), en contra de servidores públicos de SEMARNAT y de la PROFEPA, por incurrir en omisiones en la aplicación efectiva de la legislación ambiental, y participar en contubernio con el Municipio de Tlaltenango, quien con dolo y mala fe violentó la legislación en materia de disposición final de residuos sólidos desde que se inauguró el “Relleno Sanitario” en Cicacalco en junio de 2019, provocando la contaminación del  arroyo Los Tecongos, así como  daños al territorio y a la salud de la población.

Entre las/los funcionarios denunciados se encuentran: María Luisa Albores González, Titular de la SEMARNAT; Daniel Quezada Daniel, Titular de la Unidad Coordinadora de Participación Social, quien acaba de ser polémicamente nombrado titular de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO) en una clara fidelidad a MORENA y no por su capacidad ni experiencia en su nuevo cargo (ver: https://elpais.com/mexico/2022-09-01/la-salida-de-jose-sarukhan-de-la-conabio-pone-el-foco-en-la-politica-ambiental-del-gobierno.html); también a Eduardo Yves González Villa, Director de Contacto Ciudadano de la SEMARNAT; Blanca Alicia Mendoza Vera, Titular de la PROFEPA; Rafael Coello García, Subprocurador de Inspección Industrial; Lourdes Angélica Briones Flores, Responsable de PROFEPA en Zacatecas; Sandra Mireya Gutiérrez, Subdelegada Jurídica de PROFEPA en Zacatecas; y 6 inspectoras/es de PROFEPA.

La PROFEPA confirmó en suActa de inspección de fecha 14 de septiembre del 2021lo que la comunidad indígena ha venido denunciando desde el 2019: “Sobre la cimentación perimetral del relleno sanitario se encuentran dos tuberías de plástico PVC de 6 pulgadas de diámetro, por donde escurre de manera constante un líquido de color obscuro, con olor y apariencia a un lixiviado, el cual se genera por la mezcla de residuos y basura diferentes que fueron arrojados de forma indistinta sobre las piletas del relleno sanitario. El escurrimiento toma cause sobre un arroyo temporal, que a decir de los inconformes se denomina arroyo Tecongo”. Esta Acta fue firmado por los inspectores Vidal Margarito Sánchez y Jesús Flores Hernández con números de folio PFPA/00621 y PFPA/00622 respectivamente, al hacer la visita de inspección al mal llamado Relleno Sanitario del Municipio de Tlaltenango de Sánchez Román, Zacatecas en la comunidad indígena de Cicacalco.

Sin embargo, el contexto anterior no fue observado por la representante de PROFEPA en Zacatecas, Lourdes Angélica Briones Flores, hace dos años, cuando realizó su primera visita al sitio, en septiembre de 2020, lo cual generó mucha suspicacia debido a la cercanía de ella con el entonces Presidente Municipal de Tlaltenango. Posteriormente, ante la presión de la comunidad, la PROFEPA tuvo que reconocer en el acta lo que siempre fue evidente con relación a la generación y escurrimiento de lixiviados, lo cual sirvió para realizar la clausura temporal total del sitio, pero no sin antes haber politizado el asunto lo cual derivó en la visita de la Ing. María Luisa Albores a la comunidad de Cicacalco en julio del 2021. Siempre fue evidente el daño ambiental que estaba generando el relleno, mismo que ella en su visita observó, así como también fue evidente que nunca existió el supuesto manejo de residuos.

Todo ello hizo notorio el proceder negligente de las autoridades ambientales federales y estatales, pero también la omisión y violación de sus responsabilidades y actos que les corresponden, porque no llevaron a cabo las medidas de urgente aplicación necesarias para resolver de facto la problemática; pero sí abonaron a administrar el conflicto con lo cual incrementaron el daño ambiental al no supervisar, ni antes, ni durante, ni después la mala construcción y operación del relleno sanitario de acuerdo a las denuncias realizadas por la comunidad indígena de Cicacalco, mismo que a la fecha continúa con la contaminación de las fuentes de agua de la comunidad, sin atender el cuidado de la salud de la población, y sin resarcir los daños de las áreas de producción afectadas. Esto a pesar que en un convenio apresurado con fecha 14 de julio de 2022, la PROFEPA, en voz de la encargada de despacho en el estado de Zacatecas, Lourdes Angélica Briones, se comprometió públicamente a enviar una brigada de inspectores federales para iniciar procesos de resarcimiento y, sobre todo, las medidas de “urgente aplicación”.

Es importante destacar que el acta circunstanciada de inspección del 14 de septiembre de 2021 arriba mencionada no nos fue proporcionada por la autoridad municipal en funciones, la cual también fue negada por parte de la PROFEPA, a pesar de haberlo prometido. Este acto de ocultamiento de información violó nuestro derecho a estar informados y vulneró nuestra actuación ciudadana para poder realizar con mayor contundencia las denuncias pertinentes, de tal manera que nos vimos en la necesidad de recurrir a la Plataforma Nacional de Transparencia para conseguir dicho documento, al igual que también lo hicimos para conseguir información sobre el amparo interpuesto por el ahora Presidente Municipal de Tlaltenango, el C. Salvador Arellano Anaya, en contra de la clausura del relleno. Esto hace evidente la poca empatía que tiene para el cuidado de la naturaleza y la salud de la población, porque ese amparo está sirviendo para que la contaminación que se genera en el relleno sanitario no se detenga ni se reparen los daños ocasionados.

El amparo es la nueva excusa que utiliza las autoridades ambientales para seguir administrando un conflicto social de una obra que ocasiona severos daños al ambiente y la salud, pero sobre todo sirve para esconder la ineficiencia entre los actores municipales, estatales y federales, por lo cual, nuevamente la PROFEPA reafirma su complicidad, al no exigir al municipio procesos claros y  ordenados en  material  ambiental. También públicamente argumentan, que no quieren multar al municipio por ese motivo, demostrando con ello que la ley está sujeta a sus arbitrariedades e interpretaciones.

Desde el inicio y hasta la fecha siguen sin respetar los tiempos de respuesta y de actuación para la aplicación de la normatividad en la materia. Es evidente que la ley ni es pronta ni expedita, pero por otro lado protege la inacción, la omisión y les proporciona distractores y argucias “legales”, en lugar de responsabilizar al presidente municipal por daño ambiental, por mal manejo de la administración de una obra municipal y por daños a la salud, entre ellos los daños psicosociales ocasionados a nosotras/os en Cicacalco. Hay evidencia suficiente para iniciar el proceso de cierre técnico permanente, hasta concluir con la remediación integral del sitio, pero también llevar a la rendición de cuentas a las y los culpables de esta infamia de daño ambiental.

Denunciamos que las autoridades han administrado, dilatado y evadido el proceso de atención al caso, y sólo destinan tiempo a reuniones mal planteadas, el diseño de un convenio pensado solamente para hacerles quedar bien ante la opinión pública, y continuar con la serie de engaños hacia nosotras/os porque no tienen ninguna intención de resolver el problema. Aunque, por otra parte, sí se han dado el tiempo para criminalizar nuestra lucha al culparnos y estigmatizarnos e interponer una denuncia desde hace dos años en contra de tres compañerxs “y/o quien resulte responsable”, porque nos oponemos a sus incompetencias, opacidad y mal manejo de sus obras, cuando en realidad lo único que hacemos es defender nuestra agua y nuestra salud.

Exigimos una investigación y la revisión administrativa planteada tanto por la Ing. María Luisa Albores en julio de 2021, como por la Secretaría General de gobierno de Zacatecas, Maestra Gabriela Evangelina Pinedo. Con el fin de esclarecer, llevar a la rendición de cuentas y castigo a los responsables directos e indirectos del gobierno municipal, estatal y federal, quienes por acciones inacabadas, de protección a funcionarios o por omisión de responsabilidades de funcionarios, incluyendo la corrupción, han violado nuestros derechos a un ambiente sano, han violentado nuestros procesos de participación ciudadana, y han estigmatizado y criminalizando nuestra lucha por la defensa del medio ambiente y de nuestra salud.

Exigimos de inmediato el cierre técnico adecuado del relleno sanitario, la cancelación permanente del mismo y la reparación y restitución de los daños ambientales, de salud y psicosociales que son intrínsecos a nuestros derechos que han sido violados.

Por otro lado, aprovechamos para exigir la revocación de nombramiento del titular de la CONABIO, Daniel Quezada Daniel, por su ineptitud en la resolución de conflictos socio-ambientales que han llevado a la destrucción ambiental de nuestra comunidad indígena, lo que demuestra de facto su total incapacidad para este nuevo cargo que le han asignado

Comunidad Indígena de Cicacalco y la Red de Afectadas/os por la Minería (REMA)

BAJAR COMUNICADO EN PDF

Imagen: Alexis Rojas

Más información:

Zacatecas: Funcionarios públicos incumplen de forma irresponsable normas y convenios. La contaminación sigue desde el fallido relleno sanitario de Tlaltenango

Compartimos este comunicado de la Comunidad de Cicalcalco través de la Red Mexicana de Afectadas y Afectados por la Minería REMA – A 31 de agosto del 2022

Sin que mediara un proyecto de verificación, monitoreo y cumplimiento de las condicionantes establecidas en la Resolución de Impacto Ambiental emitida en 2017 para la instalación y operación del relleno municipal de Tlaltenango, Zacatecas, que fue oficialmente inaugurado en junio de 2019, rápidamente sobrevino un efecto adverso al territorio  y de perjuicio a la salud en nuestra comunidad indígena de Cicacalco, mismo que fue denunciado desde agosto de 2019 ante las autoridades competentes.

En un conflicto largamente administrado por las autoridades y que partió de la mala ejecución y la peor operación del basurero municipal de Tlaltenango, hoy, como antes, nos topamos con la ineficiencia, la complicidad, la irresponsabilidad y la desfachatez de autoridades y dependencias,  de los tres niveles de gobierno, a quienes no les importa el tema ambiental, ni cumplir de forma decente y honesta con sus funciones como servidores públicos.

Afirmamos lo anterior porque, aparte de otros puntos ampliamente documentados, en el convenio de fecha 14 de julio del presente año, celebrado en la ciudad de Zacatecas para llevar a cabo los trabajos de Clausura definitiva y remediación del mal llamado relleno sanitario ubicado en nuestra comunidad indígena de Cicacalco, se acordaron acciones que a la fecha no se han ejecutado. En consecuencia, la contaminación de aguas y tierras sigue generándose. En la firma del convenio participaron, entre otras autoridades,  Gabriela Evangelina Pinedo Morales como Secretaria General de Gobierno, Susana Rodríguez Márquez como Secretaria del Agua y Medio Ambiente (SAMA), Yves Eduardo Gonzáles Villa como Director de Contacto Ciudadano de SEMARNAT, José Luis González  Orozco subdelegado de programas para el desarrollo del gobierno federal en Zacatecas, Lourdes Angélica Briones Flores encargada de despacho de PROFEPA Zacatecas, Salvador Arellano Anaya Presidente Municipal de Tlaltenango, el jurídico de gobierno del Estado, así como representantes de nuestra comunidad.

Dicho convenio presuroso y apresurado en su origen, dejó de lado muchas de las complejidades del problema: los tiempos de respuesta de las dependencias, las omisiones por parte de las mismas, la revisión administrativa del caso, la transparencia y rendición de cuentas. Pero, sobre todo, la aplicación de “medidas de urgente aplicación” que en cuanto se firmó, dejaron de ser urgentes. Sin una argumentación clara y con muchos huecos y recovecos, pero mostrado como un paso decisivo para la resolución de la problemática, el convenio solo sirvió para justificarse, mostrarle avances a sus jefes y dejarlo en el olvido. Estamos estancados en los puntos que no se han realizado a más de un mes de firmado el tan pomposo convenio, el cual, denunciamos  se ha incumplido por parte de las autoridades, a quienes no les interesa solucionar de fondo la contaminación que se ha estado suscitando desde ya más de 3 años. A la fecha, las autoridades no han explicado el por qué no han dado seguimiento, dado que la información sigue sin fluir hacia nosotros, aun cuando hemos solicitado por medio de oficios al municipio, y a las autoridades tanto estatal como federal. Simplemente no dan respuesta a nuestras solicitudes.

Ante un problema generado por la administración municipal 2016-2021, y continuado por otra, con el beneplácito de las dependencias y autoridades en materia ambiental, la falta de compromiso y seriedad por parte de ellos prevalece. A la fecha y ante hechos tan evidentes, no tendría que haber un recurso de amparo interpuesto por Salvador Arellano, presidente municipal de Tlaltenango, por la decisión de la PROFEPA de clausura del inmueble. Ni tampoco demandar jurídicamente a tres compañeros de la comunidad por el solo hecho de defender sus derechos, atropellados por el poder y la autoridad de gobiernos municipales incapaces. Peor aún, Salvador Arellano Anaya sigue jugando con promesas para someter a votación de cabildo el desistimiento del ayuntamiento de ambas situaciones, sin que esto se concrete. En resumen, la obra del mejor relleno sanitario de Zacatecas, resultó ser solo un engaño, una estafa y una infracción real al derecho de los habitantes de Cicacalco a vivir en un ambiente sano, a la salud y a la auto determinación.

Comunidad Indígena de Cicacalco, Zacatecas

Imagen: REMA

Más información:

Zacatecas: Alto a la criminalización de la protesta y al encubrimiento de los daños al agua y a la salud en la Comunidad Indígena de Cicacalco, municipio de Tlaltenango

Compartimos comunicado de la Red Méxicana de Afectadas y Afectados por la Minería REMA sobre la lucha por un ambiente sano en Tlaltenango ante el uso de un relleno sanitario – A 19 de julio del 2022

Desde la Presidencia de la República se insiste que seamos nosotros, la población, la que no permitamos más actos de impunidad en este país tan lastimado por corporaciones y funcionarios públicos ineficientes, corruptos, omisos y que desprecian a la naturaleza y a la salud de la población. Hoy, una vez más, es la comunidad indígena de Cicacalco quien levanta su voz para denunciar cómo las autoridades administran los conflictos y encubren sus omisiones y violaciones a la ley, en lugar de atender de inmediato la contaminación del agua y la naturaleza perjudicando la salud de la población afectada por otra obra negligente.

Como Red Mexicana de Afectadas/os por la Minería, nos unimos a la exigencia de la Comunidad Indígena de Cicacalco, municipio de Tlaltenango de Sánchez Román, en Zacatecas, para que se decrete la clausura definitiva del basurero abierto en 2019 en dicho municipio y que, desde entonces, ha contaminado los cuerpos de agua que abastecen a la comunidad. Nos unimos también a la exigencia de la comunidad de Cicacalco por que se inicie la fase de remediación y restauración ambiental, así como la reparación de los daños causados por dicho basurero. Así mismo, urge que se detenga la criminalización a la Comunidad Indígena por su lucha legítima en defensa del agua y la salud. 

Desde la inauguración de esta obra, en junio de 2019, bajo la dirección del entonces administración del Presidente Municipal, Miguel Ángel Varela Pinedo, y con el permiso de la Secretaría de Agua y Medioambiente del estado de Zacatecas (SAMA), el basurero ha sido una fuente de contaminación permanente a las fuentes de agua de la comunidad y una amenaza a su salud y bienestar.

Desde el inicio, tal como nos urge la 4T, la comunidad ha presentado las denuncias correspondientes ante las autoridades respectivas. La primera de éstas fue liderada por un grupo de mujeres indígenas, dos meses después de la inauguración del relleno, quienes se organizaron y fueron a la presidencia municipal a quejarse de los malos olores y enjambres de moscas que se metían a sus casas, producto de los animales muertos y restos del rastro municipal que, sin algún tratamiento, eran depositados en el basurero mencionado. Asimismo, se quejaron de las descargas fétidas al arroyo Los Tecongos, el cual pasa en medio de las parcelas de cultivo y cuya contaminación amenaza la principal fuente de agua de la comunidad. Sin embargo, como suele ocurrir, después de prometer que iban a atender la situación, el Presidente Municipal hizo caso omiso del problema y dejó sin atender las obligaciones que la ley marca en materia ambiental y de manejo de residuos. Ante su negligencia, en septiembre de 2020, la comunidad inició un plantón de 24 horas frente el relleno, como medida, hecho que logró la suspensión de operaciones del basurero. Luego, en septiembre de 2021, la PROFEPA ordenó el cierre temporal total de la obra que, hasta ahora, se mantiene cerrado, pero sin que haya un cierre definitivo ni una remediación al daño ambiental que implica.

Ayuntamiento criminaliza y encubre los daños

Por su lucha en defensa de la salud y el agua para frenar la operación del relleno sanitario, la Comunidad Indígena es criminalizada. La municipalidad miente al decir que siempre ha atendido los reclamos de la comunidad (http://ntrzacatecas.com/2022/07/14/siempre-se-atiende-a-los-manifestantes-de-cicacalco-salvador-arellano/), mientras acusa a Cicacalco de ser el problema, en lugar de asumir su mandato de responder a la ley y a la voluntad de la población. Primero, el síndico municipal ha criminalizado la legítima protesta de la comunidad Indígena de Cicacalco con una denuncia que sigue abierta desde el septiembre de 2020 en contra de tres personas y “quien resulte responsable”. Segundo, semanas después de que PROFEPA clausuró el relleno en septiembre de 2021, el ayuntamiento bajo la actual administración del Presidente Municipal, Salvador Arellano Anaya, interpuso un amparo en contra de la clausura para crear una cortina de humo y encubrir la responsabilidad que tiene por los daños que se iniciaron bajo la dirección de su antecesor.

Para la comunidad, ha sido casi imposible conseguir información oportuna sobre este nuevo acto irresponsable por cualquier vía, sea de las diversas instancias del gobierno estatal o federal a quienes han recurrido. Todas sin excepción, les negaron la información sobre el amparo durante meses, SAMA, PROFEPA, la Secretaría del Gobierno del Estado, y SEMARNAT. Mientras, para todas las autoridades, ha servido como una excusa para no tomar las medidas urgentes ante una flagrante fuente de contaminación y seguir administrando el conflicto con promesas incumplidas y reuniones sin fin. Por ejemplo, tal como relata el comunicado de la Comunidad Indígena de Cicacalco del 13 de julio (http://www.remamx.org/2022/07/comunicado-administracion-del-conflicto-y-delitos-cometidos-por-servidores-publicos-de-los-tres-niveles-en-el-basurero-municipal-de-tlaltenango-zacatecas/), las autoridades acudieron a una reunión el 26 de mayo en donde declararon su compromiso de asegurar la clausura definitiva del relleno con remediación sin que hubiera habido avances concretos hasta el momento.

Ya basta de tanta impunidad, contubernio e incompetencia. Urge que el ayuntamiento de Tlaltenango de Sánchez Román se responsabilice por sus delitos ambientales y desista de su amparo en contra de la resolución de PROFEPA y de su denuncia en contra de la legítima protesta de la Comunidad Indígena de Cicacalco. Urge que la PROFEPA proceda con la clausura definitiva del relleno sanitario e iniciar la fase de remediación, restauración ambiental y la reparación de los daños.

Además, es necesario realizar una revisión de los recursos públicos gastados durante la gestión de Miguel Ángel Varela Pinedo para la construcción de este supuesto «relleno sanitario» (25 millones de pesos), que no presenta las condiciones para serlo. Así también, se debe investigar a las autoridades por sus omisiones de responsabilidades en cumplimiento con las normas y leyes que deberían haber facilitado la canalización de las denuncias interpuestas por Cicacalco repetidamente desde 2019.

¡Alto a la impunidad y la criminalización de la defensa del territorio!

¡Urge la clausura definitiva del basurero en Cicacalco, la remediación, restauración integral, y la reparación de los daños!

Imagen: Alexis Rojas

Más información:

Zacatecas: Administración del conflicto y delitos cometidos por Servidores Públicos de los tres niveles en el Basurero Municipal de Tlaltenango

Compartimos este comunicado de la Red Mexicana de Afectadas y Afectados por la Minería REMA – A 13 de julio del 2022

A casi dos meses de la llegada de la Secretaría del gobierno de Zacatecas y de las principales instancias
del aparato estatal y federal responsables por el medioambiente a nuestra comunidad indígena de
Cicacalco, en el municipio de Tlaltenango, para declarar ante el pueblo y los medios de comunicación su
compromiso para clausurar de manera definitiva el relleno sanitario que nos ha causado graves daños,
informamos que no ha habido avance. Como comunidad, denunciamos las graves irregularidades del
proceso en torno al basurero ubicado en nuestro territorio, que sigue contaminando nuestras fuentes
de agua. A pesar de haber presentado desde el inicio, evidencia de los daños socioambientales de este proyecto ante las respectivas autoridades, siguen sin lograr la clausura definitiva del mismo, ni la definición de un proceso de remediación del sitio y del agua afectada. Lejos de eso, han llevado adelante una negación burda de los hechos y la administración del conflicto.

En 2017, la Secretaría del Agua y Medio Ambiente del estado de Zacatecas (SAMA) autorizó a través de
la Resolución de Impacto Ambiental, (RIA), al Ayuntamiento municipal de Tlaltenango, la operación de
un relleno sanitario tipo C. En junio de 2019, se inauguró oficialmente, aunque sus actividades como tal
iniciaron meses antes. El ex presidente municipal presentó el proyecto como una obra que tendría el
mínimo impacto ambiental. Pomposamente nombrado “la joya de la corona”, supuestamente sería
único en su tipo en el estado de Zacatecas y entre los 20 mejores del país.

Ubicada en una zona natural de recarga de aguas, la realidad de la obra fue distinta: un proyecto que
nunca fue tal, presuntamente por invertir menos dinero del presupuestado, aunado a la falta de
programas de vigilancia y monitoreo e irregularidades en su operación provocaron graves efectos.
Apenas transcurrió un mes y una semana desde su inauguración, se reportaron anomalías como la
descarga de lixiviados intencionalmente arrojadas a un arroyo de temporal que nace justo en el centro
del basurero, que pasa por las inmediaciones de la comunidad mencionada y es afluente del Río
Tlaltenango. Otros graves incidentes fueron: la inadecuada disposición de residuos sólidos urbanos y de
cadáveres de animales, la dispersión de contaminantes, y la contaminación de fuentes de agua.

Todo esto provocó nuestra inconformidad como habitantes de la comunidad de Cicacalco, ante una
obra que vulnera nuestros derechos fundamentales de vivir en un medio ambiente sano y a la salud. En
el proceso de reclamo, que inicia en agosto de 2019 y que hasta la fecha continúa, hemos visto de cerca
la corrupción, el tráfico de influencias, la coalición de servidores públicos, el ocultamiento de
información, la omisión dolosa, el ejercicio abusivo de funciones de distintos actores y niveles de
gobierno, y el manejo del conflicto por parte de los mismos servidores públicos (deslegitimación, uso
de violencia, violación sistemática de las leyes en materia ambiental, seguridad ambiental y de s alud
pública). La negación de los hechos, su minimización, el ocultamiento de información y el
encubrimiento ha sido el modus operandi de servidores públicos. Siendo omisos, en un grado brutal, en
sus responsabilidades como funcionarios al negarse a reconocer las afectaciones a nuestro territorio,
han impedido, a toda costa dar paso al consiguiente proceso de clausura definitiva, remediación y cierre
de sitio.

Nuestros derechos elementales de vivir en un medio ambiente sano y a la salud fueron violados por la
imposición de una obra, al no tomar en cuenta las condicionantes de la RIA 2017, no considerar el
principio precautorio, y no respetar nuestra autodeterminación y participación informada. Desde el
momento de la proyección de la obra y en su posterior puesta en marcha, se actuó con dolo, premeditación y ventaja, aprovechándose de sus posiciones de autoridad y poder como funcionarios, tanto el Ayuntamiento municipal de Tlaltenango, como los representantes de las dependencias relacionadas con la protección del medio ambiente.De acuerdo con la LGEEPA, es responsabilidad de quien altera las condiciones ecológicas, atender los
daños que comprometan la calidad de vida de las generaciones presentes y futuras. Sin embargo, a 4
años de la apertura de este basurero, y aun cuando nosotros suspendimos las operaciones del mismo
en septiembre de 2020, y después mediante la clausura total temporal del relleno por PROFEPA, en
septiembre de 2021, y ratificada en noviembre del mismo año, los lixiviados siguen botándose al arroyo.
Los contenedores de lixiviados, la pila excavada a donde se canalizaron los desechos y el drenaje pluvial
fueron rebasados inmediatamente, a un mes una semana de su inauguración. Dado que se abrió un
tajo en una de las paredes de tierra de la fosa ampliada, lo que constituyó un hecho completamente
premeditado, los lixiviados se descargaron al lecho del arroyo Los Tecongos cercano, el cual pasa por la
comunidad y llega al río Tlaltenango, propiedad federal y fuente de agua de nuestra comunidad.

Nos echan la culpa. Pero todo esto es consecuencia de las malas decisiones de un Ayuntamiento
infractor y de las graves omisiones por parte de SAMA, SEMARNAT y PROFEPA. Los infractores
ambientales que siguen recibiendo toda clase de consideraciones son el ex-Presidente Municipal de
Tlaltenango, Miguel Ángel Varela Pinedo, el actual Presidente Municipal, Salvador Arellano Anaya, el
Equipo Jurídico del Municipio, y el ex-director de obras públicas y actual secretario de gobierno del
Municipio de Tlaltenango, Dorian Emanuel de la Cruz García. Por omisión y encubrimiento, son
cómplices la encargada de despacho jurídico de PROFEPA en Zacatecas, Biologa Lourdes Briones, y el
ex-director de SAMA, José Luis Maldonado, junto con sus representantes federales. Así como los
responsables de las delegaciones estatales de CONAGUA y SEMARNAT y la Procuraduría ambiental del
estado de Zacatecas. De igual manera denunciamos al ex gobernador de Zacatecas Tello Cristerna y a
Diputados de la anterior legislatura y que continúan en la actual, como es el caso de Guadalupe Correa.

Exigimos transparencia y compromiso social y ético del actual presidente municipal Salvador Arellano
Anaya y del Ayuntamiento. Que deje, de una vez por todas, de encubrir con sus acciones a la pasada
administración. Exigimos el desistimiento del amparo. Y así poder restablecer un convenio que lleve a
la clausura total definitiva y a la remediación del sitio, para lograr con ello la mitigación de los efectos
que tuvo este basurero en el corto plazo. Nuestra lucha siempre ha sido enfocada en cuidar, resguardar
y proteger nuestra agua, salud y medio ambiente. Exigimos que dejen de mediatizar y de pasarse la
problemática unos a otros y que, en su lugar, hagan patente su compromiso con los derechos
elementales de las personas y el respeto a nuestro territorio, en el cual habitamos y por el cual vivimos.

Determinar la responsabilidad administrativa a quien corresponda es una tarea pendiente para lo cual
exigimos una revisión administrativa seria y profunda. Pero sobre todo, exigimos que nos dejen de
criminalizar, y que se dicte la clausura definitiva del relleno y el cierre del sitio acompañado por la
ejecución de un proyecto de remediación integral.

No daremos un paso atrás. Continuaremos nuestra lucha por el territorio, la salud y por vivir en un medio ambiente sano.

Imagen: Habitantes de Cicacalco, municipio de Tlaltenango, Zacatecas, protestan contra el basurero público construido en la localidad. Foto Alfredo Valadez

Más información:

Carta abierta al Presidente de la República y a la Opinión Pública

Comunicado de la Red Mexicana de Afectadas y Afectados por la Minería REMA – A 7 de abril de 2021

El día 8 de marzo del 2021 la comunidad indígena de Cicacalco, le envió una carta de petición a la C. María Luisa Albores González, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT). Esta petición la realizaron sobre el ofrecimiento que el propio Presidente de la República, Lic. Andrés Manuel López Obrador, hizo el 28 de febrero de forma pública durante la visita que realizó al municipio de Tlaltenango, Zacatecas, del cual Cicacalco forma parte (https://www.facebook.com/100055310100164/videos/pcb.228114032375599/228113762375626)

Desde entonces, las y los integrantes de Cicacalco han realizado varios esfuerzos para establecer contacto, con la ilusión de que la instrucción presidencial se lleve a cabo. Sin embargo, después de un largo mes sin que la representación de SEMARNAT haya tomado la llamada o por lo menos respondieran a su carta, finalmente, de forma inverosímil e indígnate, el pasado viernes 26 de marzo accedieron a responderles, diciéndoles que recibirían a una representación de la comunidad indígena en la ciudad de México, y llevarían a cabo la reunión un día antes del inicio de la semana santa, sin tomar en cuenta ni la instrucción presidencial, ni tampoco lo complejo e irresponsable que fue invitarlos a viajar hasta la ciudad en pleno proceso de pandemia.

Al Presidente de México y a la opinión pública queremos externarles de forma firme, nuestra queja en contra del proceder de la secretaria María Luisa Albores, primero por no atender las instrucciones presidenciales, segundo por ser omisa a la solicitud manifiesta por la comunidad, y tercero por abandonar, como todos los gobiernos anteriores, los llamados de la población que se encuentra en las trincheras y como aliado de la SEMARNAT defendiendo el medio ambiente. Sobra decir la descortesía que tiene la Secretaria de Medio Ambiente para dirigir una institución que no cumple con los compromisos políticos más elementales que la 4T se ha planteado para terminar con el burocratismo de este país.

La comunidad mantiene su intención irrestricta de que la secretaria Albores vaya a su comunidad para que cumpla con la instrucción presidencial y de esa forma escuche las razones y vea los por qué familias enteras llevan 8 meses acampando y cerrando de forma ininterrumpida, un basurero que es una vergüenza de irregularidades, tanto de las autoridades municipales, como de los propios encargados de SEMARNAT en el estado de Zacatecas, entre otras autoridades gubernamentales que protegen a quienes realizaron ese basurero.

REMA exige la presencia inmediata de la C. María Luisa Albores González, titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, con el propósito de que establezca un diálogo respetuoso con la comunidad indígena de Cicacalco, de tal manera que logren construir una agenda de trabajo continuo que les permita acabar con este conflicto y puedan regresar a sus casas a vivir normalmente.

No sobra decir que hacemos responsables a las autoridades de Zacatecas de cualquier acto de agresión en contra de la población de Cicacalco, a quienes el sistema persigue por el delito de luchar por la defensa del territorio.

Así mismo responsabilizamos a las autoridades municipales de Tlaltenango y a la propia SEMARNAT de los daños a la salud y al medio ambiente que ese foco de infección (tiradero a cielo abierto) pueda causar a la población, los animales y al territorio de Cicacalco.

REMA felicita el gran esfuerzo de las mujeres y hombres de la comunidad indígena de Cicacalco y les agradecemos por defender la naturaleza, por pelear por su autonomía y por no dejarse pisotear por las autoridades gubernamentales del orden municipal, estatal y federal.

ATENTAMENTE
RED MEXICANA DE AFECTADAS Y AFECTADOS POR LA MINERÍA

Imagen: Diario NTR Zacatecas

Más información:

Informe: Cuando la basura plástica nos alcanzó y nos rebasó

Compartimos este informe de Alianza Global para Alternativas a la Incineración GAIA (Por sus siglas en ingles) – A diciembre 2020

Presentación:

Las organizaciones Acción Ecológica México, Academia Mexicana de derecho Ambiental, Asociación Ecológica Santo Tomás, Fronteras Comunes, Greenpeace México y el Laboratorio de Investigación en Desarrollo comunitario y Sustentabilidad (LIDECS); todas ellas integrantes de la Alianza Global para Alternativas a la Incineración /GAIA (Global Alliance for Incinerator Alternatives)1, preparamos este reporte para dar a conocer la grave situación de la contaminación por plásticos y difundir las obligaciones que tendrá México a partir del 01 de enero del 2021 para instrumentar la Enmienda de Plásticos del Convenio de Basilea.

Dentro del documento hacemos un llamado urgente al gobierno de México para que desarrolle políticas públicas dirigidas a atender el problema de la contaminación plástica desde su producción hasta el final de su vida útil, su imperante y obligado rediseño. Que no se contemplen modelos contaminantes de gestión de desechos plásticos como lo es la incineración, coprocesamiento o cualquier forma de tratamiento térmico-reciclaje energético, y se transite hacia modelos de prevención y no de gestión y remediación. Para ello, es urgente que se instrumente una política de Basura Cero y el reconocimiento y formalización del trabajo de las y los recicladores.

Sobre la pronta instrumentación de la Enmienda de Plásticos del Convenio de Basilea, las organizaciones que elaboramos este documento afirmamos que México tiene que ser más ambicioso frente a ésta y prohibir importaciones de residuos plásticos tóxicos y contaminados, ya que la mayoría de éstos no pueden ser reciclados, por lo que terminan incinerándose, quemándose en hornos cementeros, en tiraderos, cuerpos de agua, océanos, áreas naturales protegidas, en la ciudad, en el campo, deteriorando los ecosistemas y dañando la salud humana.

INCINERAR NO ES RECICLAR y RECICLAR NO ES SUFICIENTE, hay que dejar de consumir y de generar estos residuos. Cualquier tratamiento térmico que se le dé a los desechos plásticos y a otros residuos no es reciclaje ni tampoco una política de economía circular. El llamado reciclaje energético es una forma disfrazada de incineración, por lo que debe evitarse. Este documento identifica un escenario muy complejo para atender la problemática de los plásticos y la necesidad urgente que el Estado realice un diagnóstico nacional ya que no hay información suficiente; los datos oficiales son contradictorios y poco sólidos; hay desorden y grandes vacíos en la clasificación y uso de las fracciones arancelarias que identifican importaciones de residuos y desechos plásticos, por nombrar algunas. Es urgente que México diseñe cuanto antes, políticas públicas nacionales dirigidas a abordar y reducir la contaminación plástica y prohibir la importación de estos desechos para su incineración y coprocesamiento.

Escenario mexicano frente a la entrada en vigor de la enmienda de plásticos del convenio de Basilea

¿Qué es el Convenio de Basilea?

El Convenio de Basilea2 es un tratado internacional que tiene por objeto regular los movimientos transfronterizos (importaciones, exportaciones) de residuos peligrosos y sustancias que representan un riesgo para la salud humana y el ambiente.

El Convenio de Basilea fue adoptado en 1989, entró en vigor el 5 de mayo de 1992, y actualmente cuenta con 178 países miembros para abordar las crecientes preocupaciones sobre la gestión, la eliminación y los movimientos transfronterizos, de un estimado de cuatrocientos millones de toneladas de desechos peligrosos que son producidos mundialmente cada año.

Los principios rectores3 del Convenio sostienen que los movimientos transfronterizos de desechos peligrosos deben ser reducidos al mínimo, gestionados de un modo ambientalmente racional, tratados y eliminados lo más cerca posible de la fuente que los generó (principio de proximidad), ser minimizados en su origen, enfoque de ciclo de vida, principio del que contamina paga, responsabilidad ampliada de los productores, principio de precaución, consumo y producción sostenibles, entre otros.

El Convenio de Basilea Exhorta a los países miembros y otros interesados a: Redoblar los esfuerzos a nivel nacional para prevenir y reducir al mínimo la generación de desechos plásticos, en particular mediante el aumento de la durabilidad, la reutilización y el reciclado y la promoción de la reparación, el reacondicionamiento y la reelaboración de los productos de plástico, en la medida en la que esto sea viable en lo económico y técnico. Decisión BC14/134

¿Es México parte del Convenio de Basilea?

México es parte del Convenio de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación. El decreto se publicó en el Diario Oficial de la Federación5 el 6 de agosto de 1990. México, al ser parte del Convenio, adquirió algunas de estas importantes obligaciones:

a) Los desechos se deben gestionar y eliminar de manera ambientalmente racional.
b) Reducir al mínimo la cantidad de desechos que se transportan.
c) Dar tratamiento y eliminar los desechos lo más cercanamente posible al lugar de su generación.
d) Prevenir o reducir al mínimo la generación de desechos en el lugar de origen y fuente

Firma México: 22 de marzo 1989
Aprobación Senado: 3 de julio 1990
Publicación DOF Aprobación: 6 de agosto 1990
Vinculación de México. Ratificación: 22 de febrero 1991
Publicación DOF Promulgación: 9 de agosto 1991
Entrada en vigor internacional: 5 de mayo 1992
Entrada en vigor para México: 5 de mayo 1992

El Convenio de Basilea reglamenta los movimientos transfronterizos de los desechos peligrosos, así como otros desechos, y obliga a sus Partes a asegurar que se gestionen y eliminen de manera ambientalmente racional. El convenio abarca desechos tóxicos, venenosos, explosivos, corrosivos, inflamables, ecotóxicos e infecciosos. Ahora con la enmienda de Noruega se regularán también desechos plásticos contaminados.

¿Qué es la Enmienda de Plásticos del Convenio de Basilea?

Es la Enmienda de plásticos conocida también como Enmienda de Noruega6, es una medida vinculante que por primera vez regula el flujo internacional de los residuos plásticos y adopta medidas para proteger la salud y el ambiente ante el comercio mundial de estos desechos. La Enmienda es una modificación formal a las disposiciones del Convenio de Basilea que tiene como objetivo atender la alta contaminación generada por los residuos plásticos a nivel mundial, tanto en el medio marino, como en las poblaciones locales de los países más pobres, afectados por las exportaciones de éstos y de otro tipo de residuos provenientes de países más ricos y desarrollados.

La Enmienda de Plásticos7 quedó formalmente establecida en la decimocuarta reunión de la Conferencia de las Partes en el Convenio de Basilea sobre el Control de los Movimientos Transfronterizos de los Desechos Peligrosos y su Eliminación (Basilea COP 14) 8, realizada en mayo del 2019, siendo aceptada por todos los países parte del Convenio, entre ellos México.

El propósito de la Enmienda de Plásticos es mejorar el control de los movimientos transfronterizos de los desechos plásticos y reforzar la aplicación del Convenio debido al elevado y rápido aumento de los niveles de basura plástica y microplásticos marinos. Esta propuesta y su incorporación a Basilea, representa un hito que se espera cambie el comercio de los desechos plásticos de manera global, ya que antes no existían regulaciones internacionales para el flujo de plásticos conocidos como “no peligrosos”, pero que han significado una devastación ambiental planetaria.

>>Seguir leyendo informe aquí<<

Campaña contra el nuevo incinerador de Veolia en la Ciudad de México

Campaña lanzada por el Frente de Comunidades en Contra de la Incineración (FCCI)

#BoicotVeoliaCDMX  #BasuraCero #IncineraciónNOgracias #IncineracionNOesLaSolucion

>> Decenas de organizaciones rechazan planta de termovalorización de residuos en la Ciudad de México <<

LOS HECHOS

Gobierno de la Ciudad de México ha fracasado en crear condiciones sustentables para la gestión de los Residuos Sólidos Urbanos (RSU) y apegándose a los criterios de privatizar la mayoría de los servicios que debe de gestionar de manera adecuada la ciudad.

Externalizando los costos socio-ambientales con la ciudadanía, el gobierno de Miguel Ángel Mancera concesiona a la corporación transnacional Veolia la gestión de los RSU, para que esta empresa los utilice en el proceso de “waste to energy” que no es sino incinerar, en este caso 4500 toneladas de RSU al día para generar energía, altamente contaminante y que genera serios impactos en la salud ambiental y humana de las poblaciones cercanas a donde se instale la planta.

De manera tergiversada, tanto el gobierno de la Ciudad de México  como Veolia afirman que esta tecnología para producir energía es utilizada sin problemas en países del Norte Global; sin embargo, tanto la Unión Europea como los Estados Unidos están dejando de promover la incineración debido a que atenta contra los principios de la economía circular que promueven. Asimismo, varios países que han desarrollado una alta dependencia a estas tecnologías debido a las inversiones millonarias puestas en ellas, hoy deben importar residuos para mantener las instalaciones funcionando, violando el principio de proximidad.

Esta decisión de las autoridades no respeta la jerarquía de residuos, ya que a pesar de que los incineradores están por debajo del reciclaje, se les prioriza a nivel local y, como resultado, con el consecuente impacto negativo en la prevención de residuos y en las iniciativas de reciclaje, así como también en los modos de vida de los recicladores de base.

Así, muchas empresas están buscando en el Sur Global, nuevas oportunidades para hacer negocio con la incineración. Es así como Veolia llega a México, donde ya tienen un historial oscuro en el negocio del manejo de los residuos.

>> FIRMAR LA PETICIÓN CONTRA EL INCINERADOR DE VEOLIA EN AVAAZ <<

LA CAMPAÑA

Hoy, 4 de septiembre 2017, Veolia y el gobierno de la Ciudad presentarán el proyecto al público; sin embargo no es abierto a la ciudadanía de la ciudad que no ha sido consultada en ningún momento por las autoridades, muchos menos se permite la participación de expertos investigadores en el tema. Es una reunión privada con invitados previamente seleccionados para no enfrentar ningún tipo de objeción al proyecto.

>> A continuación, les damos algunas herramientas de campaña para informar a la población en Twitter:

Hashtags

#BoicotVeoliaCDMX
#BasuraCero
#IncineracionNOgracias
#IncineracionNOeslasolucion

Personas a etiquetar:

Miguel Ángel Mancera / @ManceraMiguelMX
Veolia México / @Veolia_Mx
Gobierno de la Ciudad de México / @GobCDMX

Imágenes de apoyo:

http://www.noincineracion.org/imagenes-campana/

Ejemplos de tweets:

  • Si se inunda tu casa 1ero limpias el piso o cierras la llave? Si estamos inundaos de residuos 1ero enterramos/quemamos o reducimos?
  •  Hasta un 25% de los residuos que entrar a un incinerador salen convertidos en cenizas – con la incineración NO desaparecen los rellenos!
  • + de 250 alcaldes en EUA ha dicho no a subsidios para incineración. #BasuraCero es la solución
  • Incinerar residuos es incinerar material que puede ser recuperado
  • Con la termovalorización se pierden empleos, con #BasuraCero se ganan empleos y más salud
  • Un gobierno responsable hace gestión sustentable #IncineracionNOeslasolución
  • El negocio de la basura es #BasuraCero, los pepenadores son agentes ambientales.
  • Las nuevas políticas de separación de RSU del @GobCDMX criminalizan a los pepenadores, y los dejan sin trabajo
  • Sin inclusión de pepenadores, compostaje domiciliario, centros de reciclaje; proyecto de #BasuraCero del @GobCDMX es un espejismo

Más información sobre el proyecto y los impactos de la incineración en:

El riesgo de la valorización (incineración) de Residuos Sólidos Urbanos: El proyecto del Gobierno de la CDMX y Veolia

Nueva publicación da cuenta de riesgos y costos de la gasificación y pirólisis de residuos

Estados Unidos y Europa en clara dirección hacia la eliminación de los subsidios a incineradores

Lanzamiento campaña por un mundo libre de plásticos

lanzamiento del gran movimiento por un mundo libre de plásticos

Home

hoy jueves 15 de septiembre

Visión y Principios en Español:

Creemos en un mundo en el que la tierra, el cielo, los océanos y el agua son hogares llenos de vida, y no de plástico. Y donde el aire que respiramos, el agua que bebemos y los alimentos que ingerimos no contienen subproductos tóxicos contaminados por los plásticos.
En este mundo, los principios de justicia medioambiental, justicia social, sanidad y derechos humanos son los que guían las políticas gubernamentales, y no las demandas de la élite y las empresas.
Este es el futuro en el que creemos y estamos creando juntos.

Principios:

Trabajaremos a favor de la solidaridad entre pueblos y comunidades afectadas en todo el mundo, para que:
1. Nuestro estilo de vida y nuestra economía se adapten a los límites naturales de nuestro planeta.
2. Antes que nada, se reduzca la cantidad de residuos.
3. El ciclo de vida de los materiales y productos que utilizamos -desde la extracción y producción hasta su uso final, reciclaje, compostaje y eliminación – favorezcan la salud de las personas y del planeta.
4. Tanto acciones comunitarias fuertes como colaboraciones entre ciudadanos, trabajadores, gobierno, expertos, y empresarios comprometidos, afecten las decisiones de presente y futuro sobre el diseño de los materiales, producción y gestión de residuos.
5. El sector del reciclaje formal e informal sea mantenido con tal de mejorar la operatividad de sus sistemas y co-liderar una transición hacia una economía nueva y segura.
6. Los productores asuman la responsabilidad total del ciclo de vida de sus productos y envoltorio, y rediseñen e innoven mejor los sistemas y materiales.
7. Cuando el plástico y el embalaje sean necesarios, éstos sean reutilizados, reparados o por defecto reciclados; y las substancias tóxicas sean eliminadas de su producción.
8. Ninguna incineradora nueva sea construida, y se eliminen las subvenciones a título de energías renovables para plásticos y quema de residuos. Ésto incluye gasificación, pirólisis, cementeras, y otras instalaciones de valorización energética.
9. Los residuos orgánicos sean devueltos a la tierra y sistemas de Residuo Cero reduzcan la dependencia de vertederos e incineradoras.
10. Los sistemas que construyamos y los materiales que utilicemos ralenticen el cambio climático, más que acelerarlo.

Nuestro objetivo final es un futuro libre de contaminación por plásticos

http://breakfreefromplastic.org/VisionSpanish.pdf

EN CAMINO HACIA BASURA CERO Éxitos y lecciones alrededor del mundo

Una publicación de GAIA

INTRODUCCIÓN:
Historias de las Tropas de Primera Línea del Movimiento Basura Cero

Basura Cero es un objetivo y un plan de acción. El objetivo es asegurar la recuperación de recursos y proteger los escasos recursos naturales, poniendo fin a la disposición de residuos en incineradores, vertederos y rellenos sanitarios. El plan contempla la reducción, el compostaje, el reciclaje y la reutilización de residuos; y los cambios en los hábitos de consumo y en el rediseño industrial. A un mismo nivel de importancia, basura Cero es una revolución en la relación entre residuos y personas. Es una nueva forma de pensar que tiene como fin proteger la salud y mejorar la vida de todos los que producen, manejan, trabajan o se ven afectados por los residuos, en otras palabras, todos nosotros.

Las estrategias de Basura Cero ayudan a que las sociedades produzcan y consuman bienes respetando los límites ecológicos y los derechos de las comunidades, y garantizan que todo el material desechado regrese a la naturaleza o a la industria de manera segura y sustentable. Desde la perspectiva de Basura Cero, la gestión de los residuos no es asunto exclusivo de los políticos y de los expertos técnicos, sino que tienen voz todos los sujetos implicados, desde residentes de barrios acomodados hasta los trabajadores del sector público, privado e informal que manipulan los residuos.

Las prácticas de Basura Cero significan avanzar hacia un mundo en el que todos los materiales son utilizados en su máximo potencial y en el que las necesidades de las personas, trabajadores y comunidades sean integradas a un sistema que también proteja al medioambiente, de modo que nada se desperdicie. Es muy parecido al establecimiento de objetivos “cero error” en la producción u objetivos “cero lesiones” en el trabajo. Basura Cero es un concepto ambicioso, pero no es inalcanzable ni parte de un futuro lejano. En pequeños pueblos y grandes ciudades, en comunidades ricas y pobres, en el hemisferio norte y sur, existen planes innovadores que realmente progresan hacia el objetivo de Basura Cero.

INTRODUCCIÓN COMPLETA (pdf)

TAIWAN. La Acción Comunitaria Conduce al Gobierno a Basura Cero

La isla de Taiwán se vio enfrentada a una crisis de residuos en la década de los ochenta debido a la falta de espacio para expandir su capacidad de vertedero. Cuando el gobierno recurrió a la incineración a gran escala, la oposición de la comunidad no sólo detuvo la construcción de decenas de incineradores, sino que también llevo al gobierno a adoptar metas y programas para el reciclaje y la prevención de residuos.

MUMBAI, INDIA. Plantas de biogas operadas por recicladores como solución descentralizada.

El rápido crecimiento de Mumbai, su alta densidad y gran tamaño presentan desafíos significativos a su sistema de gestión de los residuos. La enorme cantidad de residuos que se genera en la ciudad hace tentadora la utilización de “soluciones” tecnológicas a gran escala. Sin embargo, el enfoque opuesto, una gestión de los residuos altamente descentralizada e impulsada por un modelo cimentado en las personas, ha demostrado tener éxito.

LA PINTANA, CHILE. Priorizando la recuperación de residuos vegetales

La comuna de La Pintana descubrió que a través del reciclaje de la porción más grande de residuos –frutas, vegetales y restos de poda- ahorraba dinero, producía compost y reducía las emisiones de gases de efecto invernadero. Fue muy barato iniciar el programa y ha crecido sistemáticamente por 8 años, a través de una campaña de educación permanente a los residentes sobre separación en origen.

HERNANI, ESPAÑA. Recolección puerta a puerta como estrategia para disminuir la disposición final de residuos

El consorcio regional de gestión de residuos de la provincia española de Gipuzkoa, frente a un relleno sanitario en uso y cercano a su capacidad máxima en 2002, propuso la construcción de dos nuevos incineradores. La ciudadanía se opuso tenazmente e impidió la construcción de uno de ellos. Luego, continuo la oposición al segundo incinerador y tras una compleja campaña, Gipuzkoa es hoy la primera provincia de España libre de incineradores.

FLANDES, BELGICA. El Mejor Programa de Reciclaje y Prevención de Residuos de Europa

La región flamenca de Bélgica, Flandes, se ha convertido en el mayor exponente de la gestión de residuos en Europa, ya que posee la tasa de desviación más alta de ese continente –casi tres cuartos de los residuos domésticos que se producen en la región son reutilizados, reciclados o transformados en compost– y ha logrado estabilizar la generación de residuos.

DECLARACIÓN EL SALVADOR 2015 ACTIVISTAS CONTRA LA INCINERACIÓN Y POR PROGRAMAS DE BASURA CERO

Activistas contra la Incineración y por Programas de Basura Cero
El Salvador, Junio 2015

Representantes de organizaciones sociales, ambientales, comunidades de base y recicladores pertenecientes a México, El Salvador, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, Puerto Rico, Chile y Estados Unidos, luchando en pro de la vida y la sustentabilidad del planeta, reunidos en el Ecocentro Animas de CESTA Amigos de la Tierra El Salvador, acordamos:

1.-Animar en todos los municipios la gestión sustentable de desechos y residuos a fin de evitar la generación de basura, partiendo de los principios de Basura Cero.

 

2.-Fortalecer todos los esfuerzos de reducción, reutilización, reciclaje, compostaje, lombricultura y biodigestión, en particular todos aquellos que son promovidos por cooperativas, asociaciones, sectores con menos recursos económicos y recicladores de base.

3.-Apoyar a los recicladores de base en general y a aquellos organizados en cooperativas, asociaciones, etc., en su lucha por la dignificación de su trabajo, y exigir a las autoridades implementar las condiciones para ello.

4.-Promover el manejo de los residuos y desechos lo más cerca de su lugar de origen, evitando su transporteirracional y contaminar a comunidades vulnerables.

5.-Manifestar nuestro apoyo solidario a todos los grupos que están siendo reprimidos por autoridades o grupos militares afines a las cementeras, como es el caso de nuestros compañeros y compañeras de Guatemala.

6.-Motivar a las autoridades municipales y del gobierno central a que pongan sus esfuerzos en una gestión de residuos y desechos que sea armónico con la naturaleza y los seres humanos; recordando que los bienes que no se pueden reciclar, reutilizar o compostar no deberían ser producidos.

Es así como:

Rechazamos todo proyecto de incineración, en particular de residuos tóxicos y peligrosos, así como la práctica de las empresas cementeras de utilizar sus hornos para quemar desechos y residuos.

Condenamos la práctica de las corporaciones de querer disfrazar algunos procesos térmicos dañinos como soluciones limpias con el ambiente.

Exigimos la revisión de leyes ambientales acorde al derecho a un medio ambiente sano.

***

Firman la declaración: CESTA Amigos de la Tierra El Salvador, Alianza Global para Alternativas a la Incineración, Red Latinoamericana de Recicladores, Hacia Basura Cero Costa Rica, Ecolur Compostaje Doméstico Costa Rica, Basura Cero Puerto Rico / Sierra Club Puerto Rico, Revuelta Verde México, Frente Ciudadano contra la Incineración México, Solidaridad Internacional Kanda-Sikanda México, Red NICA Nicaragua, Colectivo Voces ecológicas COVEC

 

Encuentro de activistas contra la Incineración y por Programas de Basura Cero, en CESTA El Salvador

 

Comunidad indígena urge al Gobierno de México acabar con la incineración de residuos en cementeras

Alianza GAIA

Como parte de la delegación internacional de GAIA que se encuentra participando en la 20ª Conferencia de las Partes a la Convención de la ONU para el Cambio Climático en Lima, Venancia Cruz, de la comunidad indígena de Santiago de Anaya en México, interpeló directamente al Gobierno de México para terminar con la incineración de residuos en cementeras que está causando graves impactos a la salud ambiental en este país.

La interpelación se dio lugar en un acto paralelo de la COP 20 organizado por el Semarnat, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, en el que varios representantes del Gobierno de México presentaron sus iniciativas para reducir las emisiones de corta-vida, incluyendo acuerdos con la Agencia de Protección Ambiental de California y con el auspicio de CCAC – Climate and Clean Air Coalition.

Después que el moderador del evento, el director de CEMDA – Centro Mexicano por el Derecho Ambiental, ignoró varios de los intentos de Venancia Cruz para hablar en el coloquio posterior a las presentaciones, ésta tomó la palabra de viva voz y habló en nombre de su comunidad ante los presentes. Venancia, ama de casa y profesora de la lengua hña hñu del Valle del Mezquital en el Estado de Hidalgo, es miembro del Movimiento hace 2 años y medio. El Movimiento se creó para presionar a la Cementera Fortaleza a que cumpla con normativas ambientales en el corto plazo.

 

 

Venancia Cruz se dirigió al Gobierno de México con las siguientes palabras:

 

 

 

“Gobierno de México, en su estrategia para la reducción de estos gases, tienen contempladas las cementeras? Como mínimo hay una incineradora en el Estado de Hidalgo que ya está quemando residuos tóxicos y para el resto hay un convenio con el Estado de México para autorizar la quema de residuos tóxicos. La cementera ya está dañando, aun sin utilizar residuos tóxicos, a nuestra salud, al medio ambiente, a la flora y a la fauna. Está en peligro nuestra alimentación, y más que nada la salud de los pequeños. Entonces si están hablando de una estrategia para el 2020, cuando el Gobierno de México va a tomar cartas en el asunto? Mi petición es que las autoridades del Gobierno de México voltee sus ojos y lo detenga en este instante. No se concentre solo en las ciudades, vayan al campo, vayan a donde está el daño. Con todo el respeto, vayan a donde están las cementeras, vayan donde ya nos están dañando. Cuándo desde ahora hasta el 2020 van a reducir esos gases?

 

 

 

El Ministro de Medio Ambiente y Recursos Naturales Juan José Abud respondió:

 

“ La PROFETA está llevando a cabo un programa de inspección no solamente en las cementeras sino en toda la industria minera. Todas aquellas actividades que pudieran representar un riesgo por arriba de lo normal, hoy en día la PROFEPRA está haciendo una inspección muy detallada de todos estos sistemas de producción. En el caso particular para Hidalgo le ofrezco a usted que en cuanto se acabe esta reunión hablo al procurador para que intensifique las visitas a la empresa que usted me está diciendo y espero que ello nos de resultados.”

Venancia Cruz participó también de una Acción “Basura Cero o Soluciones de Basura Cero para el Cambio Climático” realizada ayer en los espacios formales de la Conferencia de Cambio Climático para denunciar el uso de residuos para combustible y la incineración de residuos como prácticas de energía sucia.

 

Pronunciamiento del Frente de Comunidades en Contra de la Incineración

Para su conocimiento y difusión:

Atotonilco de Tula, Hidalgo

Pronunciamiento del Frente de Comunidades en Contra de la Incineración

Este 29 y 30 de Noviembre del 2013 en Atotonilco de Tula, nos reunimos comunidades de los Estados de Puebla, San Luis Potosí, Hidalgo y el Estado de México que están siendo afectados por la industria cementera para compartir experiencias y reconocer que esta industria forma parte de este modelo extractivo que esta envenenando comunidades enteras en todo el país.

Pudimos observar los distintos niveles de impactos en las comunidades y el medio ambiente que va dejando la industria cementera con todo la impunidad y complicidad de los gobiernos municipales, estatales y federal.

Siendo la incineración el ultimo de estos impactos, donde ya no solo se incineran residuos peligrosos como llantas, plaguicidas y medicinas caducas, aceites entre muchos otros residuos industriales, sino que ahora el peligro aumenta con la intención de incinerar también los residuos solidos urbanos. Ante estos peligros que se suman a todos los impactos en la salud ambiental y humana que estamos viviendo en estas comunidades.

Por esto hacemos un llamado de alerta a los distintos movimientos, organizaciones, redes a nivel nacional e internacional, por la embestida que estamos sufriendo con toda la complicidad de las autoridades.

Reconociendo que la industria del cemento es especulativa, que vivimos una crisis económica que no corresponde a la enorme sobreproducción de cemento que tenemos en el país actualmente, que su gran mayoría del producto tiene como destino final la construcción de mega-proyectos contaminantes como son las hidroeléctricas, que las regulaciones hacia esta industria son las más laxas y permisivas de toda la industria extractiva en el país, que los impactos en las comunidades van en aumento y se presentan desde la extracción, la producción y el destino final las comunidades presentes en esta reunión decidimos presentarnos como un frente de resistencia común, no solo contra la industria cementera, sino también contra la incineración que es la cara más visible de los daños ocasionados por esta industria. Reunidos en una de las zonas mas contaminadas del mundo, donde tienen presencia tres de las mas grandes empresas cementeras a nivel mundial. Con este panorama que día a día empeora la salud de las comunidades y entendiendo que las resistencia conjuntas son vuelven mas fuertes es que decidimos formar el Frente de Comunidades contra la Incineración, mismo que presenta las siguientes demandas:

Ante la situación que se vive en el país. por los impactos de la industria cementera. Pedimos NO MAS PLANTAS CEMENTERAS. No son necesarias. No pueden ser el motor de un desarrollo sustentable en el país y sus impactos en la salud ambiental y humana son mayores que sus beneficios.

Que las REGULACIONES PARA ESTA INDUSTRIA se basen en un estricto conocimiento de sus impactos negativos en las comunidades donde están instaladas,

LA NO INCINERACIÓN DE RESIDUOS en las plantas cementeras. Dejar fuera el argumento de empresas de cero emisiones y comprometidas contra el cambio climático que les permite cambiar a otro tipo de emisiones que en lo local resultan ser mas dañinos a corto plazo y a largo se convertirán en un nuevo problema global. Si no existe una energia limpia para la producción del cemento, este no debe de ser producido.

Hacemos un llamado a los compañeros y compañeras de los distintos movimientos ambientales, sociales en el país. y todo el mundo para exigir que estas demandas tengan eco. Así mismo reconociendo la importancia de todas las luchas, el Frente de Comunidades en contra de la Incineración hace público su apoyo a la comunidad indígena Hña Hñu en el municipio de Santiago de Anaya, que han llevado una lucha titánica contra Cementos Fortaleza que a base de engaños, represión y violencia se ha instalado en esta comunidad.

Mandamos nuestra solidaridad al pueblo de San José Tuzuapan en el Estado de Puebla, que mantiene una lucha contra Cementos Cruz Azul, que poco a poco ha venido robándoles su agua, poniendo en peligro su forma de vida originaria como es la agricultura.

Nuestro reconocimiento a los compañeros y compañeras en San Luis Potosí, que han llevado una lucha solitaria y desapercibida por los medios contra CEMEX que ahora pretende continuar envenenado su aire y sus tierras con la incineración de residuos solidos urbanos en sus hornos.

Lo mismo en Atotonilco de Tula, ejemplo de resistencia y lucha en una zona altamente contaminada con la presencia de Lafarge ahora Cementos Fortaleza y CEMEX.

A los compañeros en Morelos y Veracruz que mantienen una resistencia férrea contra la devastación ambiental de Cementos Moctezuma.

Igual reconocimiento se merecen los compañeros y compañeras del Movimiento Ambientalista Pro Salud Apaxco-Atotonilco que han llevado una batalla de resistencia y confrontación contra la cementera Holcim.

Hacemos un llamado para que estén atentos a los acciones que el Frente de Comunidades en contra de la Incineración llevaran a cabo en defensa de su territorio, así como de la represión de la que ya están siendo víctimas.

Invitamos a nuestros hermanos en todo el país y el mundo a sumar fuerzas en esta lucha.

NO A LA INCINERACIÓN DE RESIDUOS EN HORNOS CEMENTEROS!

POR UN MANEJO ADECUADO DE LOS RESIDUOS!

FRENTE DE COMUNIDADES EN CONTRA DE LA INCINERACIÓN