Informe Anual Amigos de la Tierra Internacional 2020 – MOVILIZAR. RESISTIR. TRANSFORMAR

Compartimos el informe anual de Amigos de la Tierra Internacional ATI – A 2 de julio del 2021

CARTA DE KARIN NANSEN – PRESIDENTA DE AMIGOS DE LA TIERRA INTERNACIONAL

2020 fue un año plagado de desafíos como resultado de la pandemia de Covid-19 que exacerbó las crisis que enfrentamos. Pero al mismo tiempo, también puso de manifiesto lo vital que es el trabajo inspirador y las soluciones verdaderas de los pueblos y comunidades de todo el mundo.

>>Leer informe aquí<<

El campesinado, gran parte del cual son mujeres asumió rápidamente la responsabilidad de alimentar a los pueblos, y sus sistemas alimentarios diversificados y ecológicos se tornaron aún más relevantes para nuestras sociedades. Los mercados locales demostraron ser una alternativa real para la población urbana, que puede evitar así la mortífera especulación de los grandes supermercados controlados por empresas transnacionales y poderosas élites económicas. Resurgieron las ollas y comedores populares, organizados y sostenidos por la clase trabajadora: sindicatos, vecinas/os y organizaciones feministas que alimentaron a millones de personas que perdieron sus empleos, y a inmigrantes. Como siempre, las mujeres estuvieron en la primera línea de la respuesta a la crisis y sostuvieron no sólo el trabajo de cuidados tan necesario para sus familias y comunidades, sino otros tipos de tareas esenciales en nuestras sociedades, como la salud pública, la educación, el procesamiento de alimentos y otros sectores.

En tiempos de crisis, lo que más importante se hace evidente. En todo el mundo, los pueblos comenzaron a entender una vez más que el derecho a la alimentación, el agua, la energía, la biodiversidad y un ambiente saludable, así como el trabajo de cuidados, los sistemas de salud pública, los servicios públicos y la seguridad social son claves para sostener la vida. Con la pandemia y sus enormes impactos, se hizo más claro que nuestras sociedades deben organizarse para apoyar a quienes más lo necesitan, y al mismo tiempo exigir políticas públicas que pongan la vida en el centro y garanticen el cumplimiento de sus derechos. Quedó más claro que nunca que el neoliberalismo no tiene como prioridad salvar vidas, y que se necesita urgentemente una transformación radical para hacer avanzar la justicia ambiental, social, de género y económica y para garantizar la sustentabilidad de la vida. Por eso, la necesidad de respuestas que contribuyan al desmantelamiento de los sistemas de explotación y opresión, incluido el poder empresarial que genera y exacerba las crisis sistémicas resultó crucial, al igual que las respuestas basadas en la solidaridad internacional.

En este difícil contexto de 2020, nuestras profundas raíces nutridas por la larga trayectoria de trabajo local y nacional con las comunidades y los movimientos sociales de todo el mundo, combinadas con nuestra perspectiva internacionalista construida junto con nuestras/os aliadas/os, le permitieron a Amigos de la Tierra Internacional organizarse rápidamente en múltiples niveles para ofrecer respuestas estructurales frente a la pandemia, basadas en la justicia, y encarar a la vez otras crisis sistemas interrelacionadas.

Nuestro trabajo a nivel local, nacional, regional e internacional se nutrió y fortaleció con nuestros principios comparticos para una Recuperación Justa. Estos principios fueron el resultado de un trabajo conjunto de la Federación para llegar a una comprensión y análisis en común de las causas estructurales de la crisis sanitaria y sus vínculos con las otras crisis sistémicas, y de sus impactos devastadores que se extienden más allá de la trágica pérdida de vidas humanas, para evitar volver a lo que se consideraba “normal”, tomando medidas en pos de la construcción de la sociedad que queremos.

Nuestro compromiso de desmantelar el patriarcado adquirió aún más vigencia y se hizo más apremiante a medida que fuimos atestiguando la violencia creciente contra las mujeres: atrapadas en hogares poco seguros con sus agresores; en sus comunidades mientras lideran luchas colectivas contra el poder empresarial, el acaparamiento de tierras, la deforestación, los combustibles fósiles, las megarrepresas y la minería; en sus empleos donde su trabajo y sus cuerpos son explotados; e institucionalmente cuando sus derechos son constantemente violados.

Desmontar la división sexual del trabajo y reorganizar el trabajo de cuidados como responsabilidad compartida de la sociedad en general y del Estado, es un asunto verdaderamente urgente. Viendo cómo la crisis sanitaria y sus consecuencias amenazaron las vidas de Pueblos Indígenas, pueblos y comunidades negras, gente que sufre racismo, mujeres y población LGBTQ, reafirmamos priorizar la lucha contra todas las formas de opresión en nuestra agenda política. Junto con nuestras/os aliadas/os de la Marcha Mundial de las Mujeres y La Vía Campesina pudimos conocer e integrar el análisis y los principios de la economía feminista en nuestro trabajo.

Fue difícil movilizarnos en las calles o hacer trabajo de incidencia de manera presencial, sin embargo, a través de seminarios virtuales y reuniones de estrategia con aliadas/os, y la movilización, participación y monitoreo virtual de las negociaciones internacionales, nuestros programas internacionales lograron transmitir una crítica sólida contra las falsas soluciones con que se pretende que todo siga igual pero con fachada verde, e impugnar la cooptación empresarial de los procesos de toma de decisiones. Junto con nuestras/os aliadas/os, nos movilizamos a nivel internacional contra las violaciones de derechos humanos perpetradas por empresas transnacionales y su impunidad, así como contra los privilegios excesivos que se les otorgan a través de los tratados de libre comercio e inversión y los rescates de grandes empresas.

Cabe destacar además que continuamos avanzando en nuestra agenda en pos del cambio de sistema. Dimos un salto cualitativo al proponer vías para fomentar soluciones populares sistémicas verdaderamente emancipatorias y propuestas claras de políticas para propiciar el manejo comunitario de bosques, la soberanía alimentaria y la agroecología, la justicia económica, la justicia climática y una Transición Justa. Nuestras regiones y programas avanzaron por igual en darle un encuadre feminista a la Transición Justa, en un rico diálogo con nuestras/os aliadas/os.

Fortalecimos la solidaridad internacionalista en nuestra federación, y nuestros grupos miembro y regiones aunaron esfuerzos para participar en acciones de solidaridad y resistir la ofensiva de la derecha y las grandes empresas contra los pueblos y el medioambiente, desplegada actualmente en tantos lugares en todo el mundo.

Fuimos testigos una vez más de cómo un sistema estructurado en torno a la opresión y la explotación hará lo que sea para silenciar las voces de quienes lideran las luchas colectivas contra el racismo estructural y la destrucción y el acaparamiento de sus territorios.

Denunciamos el asesinato de Jehry Rivera, líder indígena del pueblo Naso Bröran de Costa Rica. Jehry luchaba por la autonomía de los Pueblos Indígenas frente a proyectos extractivistas y usurpadores de tierras como el proyecto hidroeléctrico de Diquís, que estaba afectando negativamente a la comunidad.

Repudiamos el asesinato de George Floyd, Breonna Taylor, Tony McDade y Ahmaud Arbery y los asesinatos y violencia sistémicos contra la población negra en Estados Unidos, avalados por el Estado. Expresamos nuestra solidaridad y aunamos fuerzas para denunciar el racismo sistémico y la opresión institucionalizada.

También condenamos el asesinato de Mama Fikile Ntshangase en Sudáfrica. Como integrante de la Organización de Justicia Ambiental Comunitaria de Mfolozi (MCEJO), Mama Fikile manifestaba abiertamente su preocupación por la operativa de la mina de carbón de Tendele. Nos solidarizamos con su familia y toda la comunidad de Somkele en su reclamo por justicia para que la impunidad de los autores intelectuales y materiales de este horrendo crimen no prevalezca.

Nuestra lucha continúa y sin duda tenemos enormes desafíos por delante. Pero nuestra estructura descentralizada y democrática, que es bastante singular, nos permite estar profundamente arraigadas/os en las luchas locales y trabajar juntas/os a nivel internacional compartiendo un profundo compromiso por la justicia. Nuestro análisis y agenda política compartidos, tanto dentro de Amigos de la Tierra Internacional como con otros movimientos y organizaciones sociales, es una base firme para una mayor convergencia en pos de la construcción de poder popular, soluciones de los pueblos verdaderas y solidaridad internacionalista, al mismo tiempo que enfrentamos los sistemas de opresión y explotación que son el origen de las crisis sistémicas.

Valoramos enormemente su apoyo constante, que es fundamental para nuestra lucha y para lograr una transformación radical de nuestras sociedades basada en la justicia.

>>Leer informe aquí<<

ÍNDICE

  • Carta de la Presidenta de Amigos de la Tierra Internacional 4
  • Informe sobre la pandemia de Covid-19 6
  • Justicia climática y energía 12
  • Justicia económica y resistencia al neoliberalismo 16
  • Soberanía alimentaria 20
  • Bosques y biodiversidad 24
  • Integración de la justicia de género 28
  • Sistema de solidaridad internacionalista 30
  • Temas transversales e hitos regionales 32
  • Finanzas 38
  • Nuestro comité ejecutivo 39
  • Grupos miembro 40

INFORME ANUAL 2020 |

7P: ¿CÓMO CUIDAMOS DE NUESTRA FEDERACIÓN DURANTE LA PANDEMIA?

“A pesar de ser un año muy complicado y extenuante, también cambió la forma en que trabajamos y nos organizamos,” constató Amigos de la Tierra Asia Pacífico, que en pocas palabras resume el parecer compartido por toda Amigos de la Tierra Internacional.

A medida que las medidas de confinamiento se extendieron por todo el mundo, la mayor parte de la actividad pasó a formato virtual por Internet, desde las actividades de formación hasta los grandes eventos como nuestros populares talleres de la Escuela de la Sustentabilidad y nuestras AGA. Para nuestros grupos miembro cuyo trabajo está basado en la movilización de las comunidades con el fin de llevar a cabo acciones colectivas, esto significó un cambio drástico que exigió nuevos métodos de trabajo y aplicaciones, encuestas y proyectos piloto, así como subvenciones para apoyar a quienes más lo necesitaban.

En marzo creamos un grupo de bienestar que ha seguido funcionando en 2021. Organizamos una encuesta sobre los impactos de la pandemia de Covid-19 en los grupos miembro, gestionamos subvenciones de emergencia y llevamos a cabo un evento de solidaridad que fue muy bien recibido, además de un taller sobre bienestar.

Las respuestas de 37 grupos miembro a nuestra encuesta virtual (20 de marzo – 19 de abril) mostraron que todos se vieron enfrentados a un incremento muy marcado del trabajo en formato virtual. Algunos de los problemas que surgieron fueron:

Necesidad de investigar y recibir capacitación sobre herramientas virtuales para videoconferencias y comunicaciones. Como el 90% de nuestros grupos estaban trabajando en la virtualidad o desde sus hogares, realizamos tres seminarios en formato virtual (en inglés y castellano) para facilitar el trabajo en equipo a distancia, propiciar el bienestar y compartir consejos sobre cómo organizarnos mejor y crear espacios inclusivos por vía electrónica. En diciembre también organizamos una sesión abierta para todos los grupos miembro con el fin de compartir historias de esperanza, solidaridad e inspiración.

Trabajar desde casa implicó más responsabilidades con respecto a los cuidados (de las/os hijas/os y otros familiares, entre otras) para varias/os de las/os voluntarias/os e integrantes clave del personal de nuestros grupos miembro, particularmente mujeres, debido al rol socialmente construido que tienen como cuidadoras. Muchos grupos respondieron con flexibilidad, acordando a menudo reducir la carga de trabajo/horaria sin recorte salarial.

El confinamiento forzoso con la familia/amigas/os, perder el empleo o contraer el virus, y la dificultad para acceder a tratamientos médicos en algunos países, repercutió de variadas maneras en el personal y voluntarias/os clave, incluida una menor motivación del personal y problemas de salud mental. Algunos grupos miembro realizaron chequeos colectivos o individuales del personal y establecieron sistemas de acompañamiento. Algunos proporcionaron equipos de protección y desinfección en caso de ser necesarios. También brindamos materiales de comunicación para compartir, como videos y artículos donde mostramos nuestras soluciones en pos del cambio de sistema una vez pasada la crisis.

Incertidumbre respecto del financiamiento. Algunos grupos miembro están ideando nuevas estrategias de financiamiento, en la medida que nos vemos obligados a adaptar los planes de las subvenciones o perdemos potencialmente donaciones regulares del público. También compartimos fondos de emergencia con grupos miembro y comunidades para solventar necesidades humanitarias (productos sanitarios, medios de sustento y cuidado de las/os hijas/os) especialmente de quienes trabajan con defensoras y defensores de los derechos humanos para fortalecer la solidaridad internacionalista (ver p30).

La necesidad de resolver temas de seguridad digital y conectividad. Tras nuestro taller de seguridad digital en mayo y la encuesta realizada con 83 personas descubrimos que 30 seguían teniendo problemas de conexión a Internet. Esto llevó a que se otorgaran subvenciones a 18 personas con cargos regionales o internacionales para ayudarles a resolver los problemas de conectividad.

[A] cinco años [del Acuerdo de París], el mundo sigue estando plagado de desigualdades, crisis más profundas de desempleo creciente, proyectos de combustibles fósiles y rescates para las empresas más contaminantes, además de la pandemia deCOVID-19. El origen de todas estas crisis interrelacionadas es en todos los casos el capitalismo extractivista movido por el afán de lucro. Exigimos uncambio de sistema,sistemas energéticos renovables de propiedad comunalyderechos para los PueblosIndígenas y comunidades que están en la primera línea del frente para que puedan seguir protegiendo los ecosistemas que nos nutren a todas/os y al planeta.

https://www.foei.org/es/comunicados_prensa/cinco-anos-acuerdo-paris-clima-cop, dipti Bhatnagar, Coordinadora internacional del programa de Justicia Climática y Energía diciembre de 2020 (ver p12 por más información sobre nuestro programa de Justicia Climática y Energía).

P: ¿CÓMO AFECTÓ LA PANDEMIA DE COVID 19 A NUESTRAS CAMPAÑAS?

Nuestra visión de una Recuperación Justa de la pandemia de Covid-19 está basada en la justicia ambiental, social, de género y económica. Apoyadas/os en nuestras redes, pudimos predecir acertadamente que los sectores más afectados serían la clase trabajadora rural y urbana, los Pueblos Indígenas, las mujeres, quienes sufren racismo, las/os migrantes, los pueblos que viven en zonas de guerra y conflicto, la población LGBTQ, los pueblos de países que enfrentan bloqueos económicos. Nuestra respuesta fue ejecutar mejor el trabajo transversal a los programas para que todas las regiones y la Federación en su conjunto trabajemos por una Recuperación Justa de la pandemia de Covid-19 que ayude al mundo a avanzar hacia el cambio de sistema.

>>Leer informe aquí<<

Nos pronunciamos sobre el modo en que la pandemia de Covid-19 es atizada por el sistema político-económico actual que privilegia el lucro y las ganancias antes que los derechos de los pueblos y el medioambiente. Mostramos cómo el neoliberalismo y la financiarización de la naturaleza imponen obstáculos importantes a las respuestas estructurales, lo que a su vez empeora la crisis sanitaria mundial. Por ejemplo:

  • Debilitando los sistemas de salud pública y seguridad social y los servicios públicos (ver p16 JERN).
  • Desmantelando los derechos de las/os trabajadoras/es y flexibilizando el empleo y las condiciones de trabajo, ver acuerdo entre el Mercosur y la UE (ver p16 JERN) y Soberanía Alimentaria (ver p20 SA).
  • Explotando cada vez más el trabajo de las mujeres (ver p9 Recuperación Justa, p12 JCE y p28 JGDP).
  • Cediéndoles más poder y privilegios a las empresas transnacionales a través del neoliberalismo, y reduciendo a la vez el papel y la figura del Estado (ver resistencia a los ADPIC p16 JERN, soberanía alimentaria p20 y Marco Posterior a 2020 p24 ByB).

También fuimos las/os encargadas/os principales de la autoría de la mayor evaluación popular de la pandemia de Covid-19 y los sistemas alimentarios, que reúne as voces de millones de productoras/es de alimentos a pequeña escala, trabajadoras/es, consumidoras/es, mujeres y jóvenes representadas/os en las organizaciones que participan en el Mecanismo de la sociedad civil y Pueblos Indígenas (MSC) para reclamar que el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA) de la ONU coordine una respuesta mundial justa a la crisis alimentaria derivada de la pandemia de Covid-19 y a los problemas estructurales que enfrenta el sistema alimentario, basada en los derechos humanos. Este informe fue publicado en octubre. Ver p20 para mayor información sobre nuestro trabajo en torno a la soberanía alimentaria.

La pandemia puso al desnudo las desigualdades que existen en todo el mundo, y trajo consigo muchas prácticas antidemocráticas y un aumento de la pobreza y la violencia. En todos los países, las medidas de confinamiento afectaron negativamente a las pequeñas empresas, agricultoras/es, comerciantes informales y el transporte. El resultado ha sido un aumento de los precios de los alimentos descomunal, sumado a la pérdida de millones de puesto de trabajo y fuentes de ingreso.

Amigos de la Tierra África informa haber sido testigo de abusos de poder acompañados de la militarización creciente en varios países, atropellos y abusos de la policía, y respuestas ineficaces y desarticuladas de los gobiernos, tanto frente a la crisis sanitaria como a las crisis socioeconómicas cada vez más extendidas. A nivel mundial, las medidas de algunos gobiernos para lidiar con la pandemia de Covid-19 representan ataques contra las libertades civiles y acaparamientos de tierras que han aumentado la vulnerabilidad de las defensoras y defensores del medioambiente (ver p30 para mayor información sobre nuestro Sistema de Solidaridad Internacionalista)

Nuestros grupos miembro denunciaron un crecimiento brutal de la violencia basada en género en sus sociedades, especialmente en el hogar, acompañada de nuevas y mayores exigencias para las mujeres con relación al trabajo de cuidados y en términos de la supervivencia en circunstancias extremas. La pandemia ha demostrado cuán crucial es el trabajo de cuidados para la sustentabilidad de la vida en nuestras familias, comunidades y sociedades, así como para la defensa de nuestros territorios.

Dejamos en claro que la recuperación no significa volver a la ‘vieja normalidad’. Este es el momento de dar prioridad a la sustentabilidad de la vida, los derechos de los pueblos y la protección de los medios de sustento y el planeta. En agosto de 2020 propusimos cuatro principios para una Recuperación Justa:

  1. Abandonar el neoliberalismo y la austeridad y adoptar políticas y medidas inmediatas basadas en la justicia, reconociendo los límites ecológicos.
  2. Las medidas de recuperación deben estar fundadas en la cooperación multilateral y la solidaridad internacionalista y potenciarlas.
  3. Fortalecer la democracia y proteger los derechos humanos y de los pueblos.
  4. Los gobiernos tienen que responder a las múltiples crisis sistémicas — de la pandemia, desigualdad, clima, alimentación y biodiversidad, y a la crisis de los cuidados — y a sus causas estructurales, proponiéndose una agenda transformadora de cambio de sistema.

Este contundente análisis político colectivo ayudó a la mayoría de los grupos miembro de Amigos de la Tierra a compartir una comprensión común de la crisis de Covid-19 y abogar por una Recuperación Justa a nivel nacional y local. Juntos, los movimientos progresistas y ambientalistas han contribuido a que la Recuperación Justa sea parte de la agenda a nivel mundial. Muchas agendas públicas y políticas nacionales han usado el lenguaje de una Recuperación Justa como encuadre para responder a la Covid-19. Por ejemplo el secretario general de la ONU, el presidente de China, la UNCTAD y muchas ciudades y gobiernos locales usaron el concepto o instaron por una ‘Recuperación Justa’ o verde, aunque el Foro Económico Mundial está haciendo uso del término para promover sus propias falsas soluciones empresariales. Sin embargo, el discurso de la llamada ‘recuperación justa’ y las políticas adoptadas por los gobiernos o las instituciones internacionales a menudo contienen solamente algunos elementos de lo que Amigos de la Tierra Internacional consideraría una Recuperación Justa que pueda dar lugar a sociedades sustentables

P: ¿CÓMO LLEVAMOS ADELANTE LAS CAMPAÑAS CUANDO NOS VIMOS ENFRENTADOS A LOS RIESGOS Y DIFICULTADES QUE ACARREÓ LA PANDEMIA DE COVID-19?

Muchas reuniones internacionales como las COP de la ONU sobre el clima y la biodiversidad se pospusieron hasta 2021, ya que sólo se permitían viajes esenciales. A nivel nacional, muchos países prohibieron las reuniones de más de tres a diez personas, mientras se aprobaban leyes de distanciamiento social o se declaraban estados de emergencia, que pusieron en suspenso los eventos públicos, las manifestaciones y los viajes internacionales.

Reunirse con funcionarias/os gubernamentales se tornó imposible, y hacer trabajo de incidencia a favor de la justicia ambiental fue más difícil.

Identificamos que es incluso más difícil para los grupos defender la justicia ambiental y los derechos de los Pueblos Indígenas y las comunidades locales y proteger el medioambiente. Esto nos llevó a asignar subvenciones a nuestros grupos miembro en Georgia, Honduras, Palestina y Sri Lanka para atender situaciones asociadas a la Covid-19. Ver p24 para mayor información sobre Bosques y Biodiversidad.

Al mismo tiempo, el apoyo a proyectos de solidaridad y comunitarios creció exponencialmente. Muchos grupos y activistas de Amigos de la Tierra están trabajando directamente con campesinas/os, aliadas/os de las comunidades, del movimiento social o de semillas en estos proyectos. También apoyamos activamente los servicios públicos y particularmente a las/os trabajadoras/es de la salud.

Al mismo tiempo que las campañas se posponían o suspendían, nuestros grupos miembro resaltaron que la crisis de Covid-19 es, al igual que las otras crisis que enfrenta el planeta, una alerta y llamado de urgencia por un programa de recuperación justa y sustentable. Muchos grupos dieron inicio a nuevas campañas:

  • Cuestionando las políticas gubernamentales de respuesta al coronavirus (ver p24 para mayor información sobre derechos ByB).nDe denuncia contra medidas autoritarias (ver p30 SSI).
  • De vigilancia a los gobiernos y grandes empresas que aprovechan la crisis para obtener ganancias (ver todos los programas).
  • Exigiendo que ningún rescate gubernamental se destine a empresas contaminantes (ver p12 JCE y p24 ByB).
  • Exigiendo que todos los fondos de recuperación gubernamentales se destinen a la recuperación justa y sustentable, nuestra Recuperación Justa (ver p12 JCE).
  • Haciendo énfasis en la necesidad de una respuesta feminista a la crisis (ver p28 JGDP).

Necesitamos una nueva economía al servicio de los pueblos y el planeta y que integre una perspectiva feminista. Mientras la pandemia sorprendía al mundo, creamos un Grupo de Trabajo Político al que confluyeron todas nuestras estructuras internacionales para construir colectivamente como Federación un análisis político coherente y en profundidad al respecto de la crisis, su contexto e impactos, – incluidas las amenazas crecientes a la justicia ambiental, social, económica y de género – y para el poder popular y la soberanía de los pueblos y los cambios más urgentes en materia de políticas que se requieren para encarar y resolver estos problemas.

>>Seguir leyendo informe<<

Imagen: Portada Informe global ATI

Más información:

[Informe] La Gran Estafa: Cómo los Grandes Contaminadores imponen su agenda “cero neto” para retrasar, engañar y negar la acción climática

Informe de Amigos de la Tierra Internacional ATI sobre el cambio climático – A 9 de junio del 2021

Nuestro informe con Corporate Accountability y Global Forest Coalition pone al descubierto la dudosa aritmética, los vagos objetivos y las inviables aspiraciones tecnológicas que se despliegan en los planes “cero neto”. El informe está construido a partir del análisis de los planes de una serie de industrias contaminantes clave, como las de los combustibles fósiles y de energía, la industria de la aviación y tecnológica, la de venta y distribución de bienes de consumo, la financiera y la agroindustria. En el informe también hace una profunda revisión de algunas de las estrategias utilizadas por esas industrias para asegurar que su agenda “cero neto” se convierta en el punto más importante de la respuesta global a la crisis climática.

>>Lee el informe aquí<<

El presente informe encuentra evidencias claras de que los planes climáticos “cero neto” son sencillamente los nuevos intentos de las industrias contaminantes…de eludir su responsabilidad de actuar para abordar el cambio climático.

Introducción

En 2020 los desastres naturales se dieron con una frecuencia tres veces superior a la de hace medio siglo.12 Ya el año 2021 promete tener algunos de los desastres climáticos más extremos de nuestra historia.3Solo en los primeros cuatro meses el planeta ha sido asolado por tifones y huracanes de potencia inusitada,45 temperaturas letalmente bajas,6 plagas de langostas devastadoras7 e inundaciones sin precedente.8 El denominador común de todos estos eventos extremos es el cambio climático.

La velocidad a la que cambia el clima actualmente está alimentando una crisis que amenaza a miles de millones de vidas. Los impactos de esta crisis no son nada nuevo para los pueblos indígenas, las comunidades en resistencia a la crisis climática. Estas comunidades y países son quienes menos han contribuido a la crisis, pero están sufriendo más sus consecuencias y antes que nadie; esto sumado a siglos de un sistema racista y colonial. Pero a medida que los impactos sobre las vidas y el planeta se exacerban en todo el mundo, la población del Norte global está tomando conciencia de las realidades de la crisis climática, además de las otras crisis que ésta agrava, como la del hambre, la pobreza y la crisis sanitaria. En los últimos años, cada vez más personas se suman a los jóvenes, los pueblos indígenas, las comunidades en resistencia, las mujeres, las y los jóvenes y las personas de color que han abanderado la reivindicación de la justicia climática.

Esta ola de activismo mundial, desde huelgas escolares9 asentadas en las conversaciones climáticas de la ONU,10 ha colocado las múltiples crisis existenciales a las que nos enfrentamos a la cabeza de la lista de prioridades de los gobiernos, y las empresas y financiadores que también anuncian acciones climáticas. Estos actores se apresuran ahora a dar respuestas, antes de que los llamados a la acción se hagan más fuertes. Pero los Grandes Contaminadores están respondiendo con los mismos trucos que durante décadas vienen utilizando en su campaña; maquillar de verde sus prácticas corporativas y presentarse como la solución, por una parte, y mentir al público mientras retrasan las acciones reales, por la otra.

En vez de ofrecer soluciones reales y significativas para abordar de manera justa la crisis que crearon de manera deliberada, y asumir la responsabilidad de actuar empezando por reducir drásticamente las emisiones en su origen, los gobiernos y las grandes empresas contaminantes desarrollan planes “cero neto” que requieren poco o nada en materia de soluciones reales o reducciones de emisiones efectivas y reales. Lo que es más, tal como queda recogido en el informe, ven el potencial que tendría mundialmente el “cero neto” para ofrecerles nuevas oportunidades de negocios, en vez de limitar la producción y el consumo de sus productos contaminantes.

Tras décadas de inactividad, de pronto, las empresas se desviven por comprometerse al “cero neto” en emisiones. Entre otras, hablamos de gigantes de los combustibles fósiles como BP, Shell y Total; las grandes tecnológicas, Microsoft y Apple; minoristas como Amazon y Walmart; financieras como HBSC, Bank of America y Blackrock; líneas aéreas como United y Delta; y agroindustrias productoras de alimentos, ganado y carne como JBS, Nestlé y Cargill. Las compañías contaminantes compiten por colgarse la medalla de alcanzar unas emisiones “cero neto” para 2050, o alguna otra fecha del futuro lejano. En los últimos años, más de 1500 empresas han anunciado sus compromisos “cero neto”, ante el aplauso de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC)11 y el Secretariado General de Naciones Unidas.12

¿Pero hay algo que aplaudir en el “cero neto”? ¿Podemos confiar en estas compañías, con sus penosos antecedentes de bloquear avances y no tomar medidas significativas? ¿Sus promesas están respaldadas por planes de acción de verdad, y sus planes refuerzan la democracia y apoyan las prioridades de las comunidades indígenas y más impactadas?

Al tratar de dar respuesta a estas preguntas, el presente informe encuentra evidencias claras de que los planes climáticos “cero neto” son sencillamente los nuevos intentos de las industrias contaminantes, y los gobiernos neoliberales que las obedecen, de eludir su responsabilidad de actuar para abordar el cambio climático o reparar los daños que han infligido a los ecosistemas y las comunidades más impactadas y en resistencia a la crisis climática. Los planes que están preparando podrían incluso agravar la crisis climática.

En la primera sección, el informe resume el análisis existente sobre cómo los planes “cero neto”, más que ofrecer un enfoque creíble de la política climática, son un vehículo para que los Grandes Contaminadores maquillen de verde sus decisiones corporativas. Al analizar los planes “cero neto” de toda una serie de compañías contaminantes de diferentes industrias, el informe detalla en la segunda sección, que estos planes ocultan peligrosamente más contaminación y desvían la atención de la acción real necesaria. En la tercera sección, el informe muestra con varios ejemplos ilustrativos que el centrarse en el “cero neto” es una elección premeditada: es la culminación del ejercicio de cooptación empresarial de la política climática que han realizado los Grandes Contaminadores usando, entre otros recursos, su gigantesca influencia corporativa obtenida mediante campañas de incidencia, contribuciones económicas, relaciones públicas e influencia en el mundo académico.

Por último, el informe es una llamada urgente a la acción para que todas y todos los implicados en la elaboración de políticas a nivel mundial cambien de rumbo ya. Los planes “cero neto” amenazan con suplantar las acciones probadas y significativas, y con afianzar una economía contaminante y destructiva para que se prolongue durante décadas. El planeta y sus habitantes dependen de que los gobiernos del mundo hagan cuanto esté en sus manos, ya, para reducir las emisiones hasta el cero real, no neto. Cualquier otra medida tendrá consecuencias letales para miles de millones de personas y sus medios y sustentos de vida.

>>Lee el informe aquí<<

“Cero neto”: la gran estafa

¿QUÉ SIGNIFICA “CERO NETO”?

Cada vez más, el concepto de “cero neto” se malinterpreta en los espacios políticos, así como por los actores individuales para evadir la acción y eludir la responsabilidad. La idea del uso de los Grandes Contaminadores del “cero neto” es que una entidad puede seguir contaminando como siempre (o incluso aumentar sus emisiones) y compensar esas emisiones de diferentes maneras. En estos planes, las emisiones se reducen a una ecuación matemática; pueden substraerse de un sitio y sumarse en otro. Es una ecuación sencilla en teoría, pero que falla estrepitosamente en la práctica: estos programas se están utilizando para ocultar la inacción, trasladar la carga procedente de los recortes de emisiones y la evitación de la contaminación a comunidades históricamente explotadas y jugarnos nuestro futuro colectivo apostando por garantizar el impacto destructivo y prolongado sobre la tierra, los océanos y los bosques y por las tecnologías de geoingeniería, como las que aparecen en el recuadro Distracciones Peligrosas. Estas tecnologías son sumamente arriesgadas, no existen a la escala supuestamente necesaria y pueden llegar a causar daños enormes y probablemente irreversibles.1314

COLONIALISMO DE CARBONO (CO2LONIALISMO)

Las comunidades históricamente explotadas han estado advirtiendo acertadamente que muchos de los programas usados por estos contaminadores, como las compensaciones y REDD+, entrañan un nuevo colonialismo de carbono. Poniéndoles la etiqueta de “cero neto”, los Grandes Contaminadores están siguiendo patrones similares de dominio histórico, intentando disfrazar el neocolonialismo con el lenguaje de la sustentabilidad medioambiental. También trasladan la carga de la acción climática de los países y corporaciones responsables de producir y consumir emisiones a las comunidades de primera línea.15 No obstante, los actores contaminantes que pagaron los proyectos se quedan con el crédito de recortar las emisiones. Esto puede crear una dinámica en la que los países que están llevando a cabo los proyectos de eliminación de las compensaciones carguen de forma desproporcionada con el lastre de la acción climática, recibiendo poco o ningún crédito para la consecución de sus propios objetivos según el Acuerdo de París. En el contexto geopolítico, también acorrala a países del Sur forzándoles a recurrir a los mercados de carbono para financiarse, ya que la financiación climática que les deben los países históricamente responsables de las emisiones se les deniega repetidamente. Además, aumentan el riesgo de desplazar a los pueblos de sus tierras, de provocar acaparamiento del territorio, y de que se prive a la gente, en particular a los pueblos indígenas, las comunidades de pequeños agricultores y las mujeres que administran la tierra, de su derecho a la alimentación, de sus culturas y su sustento.16 Para las comunidades que ya están sufriendo las consecuencias múltiples de la pandemia de COVID-19, un aumento repentino de proyectos de compensación de emisiones agravaría sin duda el desastre.

¿QUIENES SON LOS GRANDES CONTAMINADORES?

Los Grandes Contaminadores son los sectores industriales, compuestos por las empresas y negocios o asociaciones que las representan, cuyas operaciones son las principales responsables de las emisiones que han provocado y siguen impulsando la crisis climática.17 Solo 100 corporaciones son responsables del 70 por ciento de las emisiones históricas.18 Aunque la industria de los combustibles fósiles es un miembro destacado del grupo, se incluyen también otros sectores altamente contaminantes y emisores, como los de alimentos industriales y agronegocios (responsables de al menos un tercio de las emisiones mundiales),19 la aviación (entre los 10 principales emisores mundiales),20 la tala,21 el menudeo22 y la tecnología23 y los grupos que las apoyan. Esto también incluye a las instituciones financieras y aseguradoras que invierten billones en modelos empresariales extractivos y contaminadores.

Estas industrias no solo son responsables de la mayoría de las emisiones globales hasta la fecha, sino que también son fundamentales para la máquina de negación, retraso y engaño que ha llevado a una falla global para actuar para abordar de manera equitativa la crisis climática. Los Grandes Contaminadores llevan décadas gastando cantidades insospechadas en negar la ciencia climática, sembrar dudas y bloquear casi todas las políticas climáticas de relieve que se han puesto sobre la mesa.24252627 Tienen un historial contrastado de engaños, retrasos y negaciones, y el interés financiero de seguir contaminando a cualquier coste para las personas o el planeta.

>>Seguir leyendo informe aquí<<

Imagen: Vincent Go / Greenpeace

Más información:

[Video] Colombia en llamas desafía el neoliberalismo

Compartimos este video de Amigos de la Tierra Internacional ATI sobre la situación en Colombia – A 8 de junio del 2021

Llamamos a los pueblos en lucha de todo el mundo a solidarizarse con el pueblo colombiano, con sus movimientos y organizaciones populares. Y a exigir juntas/os al derechista gobierno de Iván Duque que cese las violaciones de los derechos humanos y la pandemia de asesinatos que ha desatado, y resuelva las causas estructurales de la violencia en el país.

>>Ve video aquí<<

Envía cartas a la Embajada de Colombia en tu país repudiando el accionar del gobierno, y a la Procuraduría y la Defensoría colombianas exigiendo medidas con funcionarios de la Fuerza Pública por las violaciones a los derechos humanos.

Infórmate: http://www.foei.org/…/solidaridad-internacionalista-con…
#DóndeEstánLosDesaparecidos #ParoNacional #ParoNacionalColombia #SolidaridadInternacionalista

https://fb.watch/67EUhVET44/

Más información:

“El modelo militar tras la Amazonía brasileña”

Era de desafíos: priorizar la protección de la vida en tiempos de un gobierno de muerte

Compartimos este informe de Amigos de la Tierra ATI sobre las constantes amenazas en la Amazonía brasileña – A 6 de julio de 2020

“Una tierra quemada es una tierra prácticamente vacante, que no tiene nada. Ahí surge la especulación. Porque la tierra con bosque puede tornarse un área de preservación, pero quemada se vuelve limpia, propicia para la llegada de más gente”.

Así explica el campesino Sávio Freitas Araújo, alumno de la Casa Familiar Rural de Santarém, estado de Pará, las razones de los incendios en la Amazonía, para un video que es parte de una investigación periodística que acaba de presentar Amigos de la Tierra Brasil. Se titula “¿Qué pasa realmente en la Amazonía?”.

Esa selva brasileña está militarizada. Y en el mismo camino avanzan las instituciones estatales que deben velar por su preservación. ¿El objetivo? Limpiar el terreno para que el ingreso de capitales del agronegocio, de las hidroeléctricas, las madereras y la minería de gran escala, sea aún más alevoso. Comunidades negras, campesinas, indígenas, quilombolas, entre otras, son expulsadas en el proceso y no pocas veces pagan con sus vidas la resistencia.

Brazil-Amazon-scorched-land

La Amazonía brasileña sorprendió al mundo en 2019: de enero a agosto de ese año, tuvo un 34% más de brotes de fuego, un 55% más de deforestación y un 11% más de lluvia, en comparación con el mismo período de los tres años anteriores. El agronegocio arrasó.

La militarización de la Amazonía no tiene nada de sorpresivo en un gobierno militarista como el de Jair Bolsonaro, plagado de demostraciones de respaldo al capital, odio de clase, racismo y misoginia. Es la lógica de un modelo de desarrollo que elimina las formas de vida tradicionales e impone la lógica capitalista.

“El único papel que podrían desempeñar las Fuerzas Armadas sería el de apoyar a las instituciones de protección en la Amazonía. Darles apoyo táctico, operativo y logístico a los agentes de inspección. Siempre subordinados a los técnicos”,

dice Fernando Campos, de Amigos de la Tierra Brasil.

Esa organización alerta que actualmente los Comandos Militares del Norte y el Amazonas se niegan a proporcionar ese tipo de apoyo. Además, agrega que en abril, el gobierno despidió a varios de los funcionarios de carrera dedicados a la fiscalización ambiental en el Instituto Brasileño de Medio Ambiente y Recursos Naturales Renovables (IBAMA), luego que el organismo realizara una operación para combatir la minería ilegal y prevenir la propagación del coronavirus. La administración Bolsonaro nombró en lugar de los cesados a ex policías militares de la violenta tropa de elite de la policía militar del estado de Sao Paulo conocida como “Rota”.

Con el respaldo del aparato militar, los diversos capitales avanzan desenfrenados. El caso del agronegocio es paradigmático.

“Cerca de Santarém, los campos de soja se extienden hasta perderse en el horizonte. Las escuelas están rodeadas de plantaciones, en las cuales la manipulación de agrotóxicos ni siquiera respeta el horario de clases”,

expresa el reportaje de Amigos de la Tierra Brasil.

“Las personas terminan vendiendo sus tierras debido a la falta de trabajo y van a buscar mejores oportunidades a las ciudades. Esto ha sucedido mucho aquí”,

cuenta la productora rural Dorilene Pereira de Lima.

Brazil-Amazon-man-boat

Organizaciones y movimientos sociales brasileños denuncian desde hace décadas los procesos de “grilagem” de tierras en varias partes de Brasil. Se trata de una antigua (y siempre actual) práctica del capital de envejecimiento y deterioro de documentos falsos (con grillos que mastican los papeles), para presentarlos como títulos de propiedad de tierras antiguos y así hacerse de determinadas áreas. Según el nuevo trabajo de Amigos de la Tierra Brasil, la “grilagem” es también una de las prácticas preferidas del agronegocio en la Amazonía, para avanzar con el acaparamiento de tierras.

En los hechos, esto se traduce en familias de agricultores/as familiares perseguidas judicialmente, expulsadas de las tierras en que se han asentado durante varias generaciones. El aparato estatal, que no es eficiente para regularizar la posesión de tierras de las familias que tradicionalmente las han habitado, es muy ágil a la hora de desalojarlas. Y no faltan las veces que tiene “ayuda” de grupos armados, pagados por los empresarios, que atacan y expulsan a los/as pobladores/as de esos campos.

“Desde mi punto de vista el Estado es el gran responsable de los conflictos que existen hoy en el campo, la ausencia del Estado. Porque cuando el Estado no lleva la política pública al campo, deja a las familias vulnerables. Y los padres de familia, sin una escuela secundaria allí, electricidad, agua corriente ni carreteras transitables, tienen que dejar las tierras e irse a la ciudad”, 

considera el vicepresidente del Sindicato de Trabajadores/as Rurales de Alenquer (Pará), João Gomes da Costa.

Brazil-Amazon-rainforest-peoples

En mayo de 2019, la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (IPBES, por sus siglas en inglés), que asesora a la Convención de Diversidad Biológica de Naciones Unidas, alertó: es central el papel de los pueblos indígenas y las comunidades locales en la defensa de los ecosistemas y la biodiversidad, para enfrentar la actual amenaza de un colapso ecológico mundial y la extinción masiva de especies.

“Continuaremos las articulaciones con los grupos de Amigos de la Tierra en todo el mundo, apelamos a la solidaridad internacionalista, y a fortalecer nuestras acciones locales y alianzas con los movimientos campesinos, indígenas, feministas, sindicales, que tienen un proyecto político similar al nuestro. La verdadera defensa de la Amazonía pasa por un cambio radical del sistema, para colocar la vida en el centro de la economía y la política. El cambio de sistema tendrá lugar en la lucha de clases y en la construcción del poder popular, para lograr la soberanía y autodeterminación de los pueblos”,

cierra Lucia Ortiz, de Amigos de la Tierra Brasil.

Brazil-Amazon-protest-tshirts

Imágenes de Carol Ferraz, Amigos de la Tierra Brasil.

Más información:

Informe anual de actividades de Amigos de la Tierra Internacional

Les compartimos el informe anual 2019 de actividades de Amigos de la Tierra Internacional ATI – A 30 de junio de 2020

>>Leer informe completo aqui<<

Amigos de la Tierra Internacionales la mayor organización ambientalista de base del mundo. Cuenta con 73 grupos miembro y más de dos millones de miembros y seguidores en todo el planeta.

Nuestra visión es de:

  • un mundo pacífico y sustentable basado en sociedades que viven en armonía con la naturaleza.
  • una sociedad de personas interdependientes que vivan con dignidad y en plenitud, en la que se respete la equidad y los derechos humanos y de los pueblos.
  • una sociedad fundada en la soberanía y la participación de los pueblos.
  • una sociedad basada en la justicia social, ambiental, económica y de género, libre de todas las formas dedominación y explotación tales como el neoliberalismo, la globalización, el neo-colonialismo y el militarismo.Creemos que el futuro de nuestros niñas y niños será mejor gracias a lo que hacemos.Nuestra misión
  • Garantizar colectivamente la justicia ambiental y social, la dignidad humana y el respeto de los derechoshumanos y los derechos de los pueblos a fin de lograr sociedades sustentables.
  • Frenar y revertir la degradación ambiental y el agotamiento de los recursos naturales [la depredación de la naturaleza], nutrir la diversidad ecológica y cultural de la Tierra y garantizar medios [defender modos] de vida sustentables.
  • Garantizar el empoderamiento de los Pueblos Indígenas, comunidades locales, mujeres, grupos e individuos, y asegurar la participación pública en la toma de decisiones.
  • Provocar la transformación hacia la sustentabilidad y la equidad entre las sociedades y dentro de ellas conenfoques y soluciones creativas.
  • Participar en campañas vibrantes, sensibilizar y movilizar a la gente y construir alianzas con movimientosdiversos, vinculando las luchas de base, nacionales y mundiales.
  • Inspirarnos mutuamente y aprovechar, fortalecer y complementar recíprocamente nuestras respectivascapacidades, viviendo el cambio que queremos y trabajando conjuntamente en solidaridad.

Carta de Karin Nansen – Presidenta de Amigos de la Tierra Internacional

Estimadas amigas y amigos: El año 2019 representó enormes desafíos para la federación de justicia ambiental de base que es Amigos dela Tierra Internacional, y respondimos con logros inspiradores. El presente informe destaca solo algunos de ellos.El contexto en que trabajamos se ha tornado cada vez más amenazante. La democracia y la participación están bajo asedio en muchos países, y el poder de la extrema derecha y el neofascismo es cada vez mayor. La manipulación de nuestros datos, las noticias falsas y el discurso misógino,racista y xenófobo se están normalizando. Debido al control empresarial creciente, los ataques contra los derechos de los pueblos,especialmente las mujeres, son sistémicos. Los movimientos sociales,las comunidades y defensoras/es de la naturaleza y los medios de sustento son criminalizados y en algunos países asesinan a sus miembros.

Nuestros propios grupos y colaboradores se encuentran en la primera línea. Nuestro nuevo sistema de monitoreo y denuncia de los ataques contra los derechos de los pueblos está demostrando ser muy valioso. En 2019, a través de este Sistema de Solidaridad Internacionalista,pudimos denunciar 14 casos de violaciones de derechos humanos, emprender acciones de apoyo político a las comunidades y movimientos sociales y responder ante situaciones de emergencia en muchos países.

Arraigadas/os en las luchas en tantos países, estamos bien posicionadas/ospara apuntalar el combate contra los proyectos y políticas que empeorarán lascrisis sociales y ambientales. El rechazo a las falsas soluciones basadas en elmercado y lideradas por las empresas siguió siendo una dimensión clave denuestro trabajo a todos los niveles durante 2019.

En materia de justicia climática y energía, nosotras/os y nuestros aliadosevitamos que se llegara a un acuerdo sobre los mercados de emisiones decarbono y la compensación de emisiones en las negociaciones de la ONU sobreel clima en Madrid. Además, nuestros grupos miembro lucharon contraproyectos de combustibles fósiles y represas en Escocia, Bosnia y Herzegovinay Noruega, así como en Bangladesh e Indonesia y también en Mozambique,Uganda y Togo, al igual que en Honduras.

En lo que hace a la biodiversidad, continuamos nuestro trabajo para evitar quela Financierización de la naturaleza gane terreno en el Convenio sobre laDiversidad Biológica. Con este fin, en las negociaciones de la ONU para prepararun Marco Mundial de la Diversidad Biológica argumentamos fuertemente encontra de los mecanismos basados en el mercado.

En lo relativo a la justicia económica, continuamos trabajando con aliados paragarantizar un ambicioso tratado vinculante de la ONU sobre empresastransnacionales y otras empresas con respecto a los derechos humanos. Nosaseguramos de que varios Estados adoptaran posiciones que pudieran mejorarel texto revisado del Tratado Vinculante de la ONU cuyo propósito es conseguirque las empresas transnacionales se hagan responsables de sus violaciones dederechos humanos y crímenes ambientales. También enfrentamos a grandesempresas como Shell y Total en los tribunales y luchamos contra su impunidad.

Además de oponernos a políticas, proyectos y mecanismos neoliberalesdañinos, estamos abocados a construir enfoques sistémicos para lograr lajusticia ambiental, social, de género y económica, y en 2019 obtuvimos algunosresultados importantes.

Respecto de la soberanía alimentaria, junto con otros movimientos yorganizaciones sociales, incluido nuestro aliado estratégico La Vía Campesina, ejercimos presión exitosamente ante organismos de la ONU para quereconozcan que la agroecología es una solución clave para un sistemaalimentario en crisis. Este logro allana el camino para que se procesen cambiosen las políticas a nivel nacional e internacional, lo que es aún más importantea la luz del COVID-19: la pandemia ha demostrado, entre otras cosas, cuanurgente es desacoplarnos de la agricultura industrial y fomentar los sistemasalimentarios agroecológicos campesinos.

Al mismo tiempo, avanzamos en nuestro trabajo sobre manejo comunitario debosques, un enfoque para frenar la deforestación y la pérdida de biodiversidadque pone a los Pueblos Indígenas y las comunidades locales en el centro.

Mientras trabajamos para cambiar el mundo, también procuramosdesarrollarnos como federación. Para esto es clave integrar una perspectivafeminista y de justicia de género en nuestros programas y el desarrollo de lamembresía. Durante la COP del clima organizamos un taller sobre cómo deberíaser una transición justa y feminista, con aliados de Pueblos Indígenas ymovimientos feministas, sindicales, campesinos y de jóvenes. Tambiénavanzamos en nuestro trabajo sobre las mujeres como protagonistas políticasclave en términos de la soberanía alimentaria y la relevancia de la justicia degénero para la biodiversidad. Para hacer avanzar la justicia de género y cambiarlas relaciones de poder patriarcales dentro de la federación, comenzamos aimplementar la estrategia aprobada en nuestra Asamblea General Bienal de2019 y realizamos talleres en las asambleas generales anuales de las cuatroregiones. La nueva política de la federación sobre violencia y acoso sexual es unpaso clave en nuestro compromiso para terminar con la opresión patriarcal.

Nuestras regiones siguen interactuando con posibles nuevos grupos miembro.Procuramos ampliar nuestro alcance geográfico y nuestra fuerza en las bases paraconstruir un movimiento por la justicia ambiental que sea más diverso e inclusivo.

Nuestro año fiscal de 2019 culminójustamente mientras surgía la amenazade propagación del COVID-19. Más alláde sus impactos estremecedores para lasalud, la pandemia tiene profundasconsecuencias para los temas en losque trabajamos y para nuestros aliados,grupos y comunidades. Pero hemosdemostrado nuestra capacidad paraorganizarnos, movilizarnos y hacerlesfrente a las crisis socio-ecológicas queenfrenta la humanidad y luchar porpoder popular, los derechos colectivos yla justicia de género y contra elpatriarcado. Es con renovadas energíasentonces que reafirmamos nuestrocompromiso con la lucha.

>>Seguir leyendo informe aqui<<

Misión Internacional se sumó a la resistencia de las comunidades de San José del Golfo, en Guatemala

Una única lucha

Misión Internacional se sumó a la resistencia de las comunidades de San José del Golfo, en Guatemala

radiomundoreal.fm

Descargar AUDIO: MP3 (8.3 MB)

atalcNueve meses de resistencia contra un proyecto minero de plata y oro que amenaza con terminar con la poca agua que existe en la zona metropolitana de ciudad de Guatemala, concretamente en los municipios de San José del Golfo y San Pedro Ayampuc, constituyen un ejemplo de acelerada concientización de las comunidades amenazadas por dicha industria extractiva de cuño trasnacional.

Con esta realidad de resistencia, moteada de sonrisas de hombres y mujeres que preparaban el desayuno para las 200 personas que en la jornada de este viernes hacían efectivo el bloqueo al predio por donde se ingresa a la mina, se encontró la Misión Internacional de Solidaridad en la que participan miembros de Amigos de la Tierra Internacional (ATI) y el Trasnational Institute (TNI).

Los habitantes de las varias aldeas que pertenecen a ambos municipios han decidido no permitir la operación de esta minera, que sin embargo penetró sus territorios en el más absoluto mutismo desde hace diez años. La presencia de la extractiva ya ha generado situaciones de violencia, en especial el ataque a una de las lideresas de la resistencia, que fuera baleada y casi pierde su vida.

Telas de varios idiomas y colores manifestando solidaridad internacional y local con la lucha para impedir la instalación de la minera, cocinas colectivas y dormitorios para quienes, en forma rotativa realizan el plantón a la vera del camino vecinal por el cual se accede a la mina, mucha alegría y compromiso se podían observar y respirar en la mañana del viernes 16 de noviembre.

Arroz y frijol son los víveres básicos para el desayuno y almuerzo que comparten cada día quienes asumen la responsabilidad de, pacíficamente, decir no e impedir de hecho la instalación de la minera. Varias fogatas encendidas doran las tortillas de maíz amarillo y desde las ollas se disfruta el perfume del atol de elote.

Sin embargo, desde hace algunas semanas la resistencia pacífica ha debido soportar la presencia periódica de un conjunto de asalariados y asalariadas de la empresa Mina Exmingua que se instalan con abundancia de recursos y sillas de alquiler bloqueando la libre circulación de los vecinos y, mediante altavoces, provocan a quienes han asumido una lucha que no tiene fin cercano y para la cual, cada día que pasa es un desafío con sabor a victoria. La Policía objetivamente actúa como “custodia” de estas personas al permaneces parqueada a escasos metros del lugar.

Rompiendo esquemas

Las mujeres han sido las verdaderas impulsoras de esta resistencia y claramente son una parte fundamental del día a día en “La Puya” o el “Punto de resistencia” como se ha conocido el sitio, nos cuenta Ángela Ochoa, una de ellas.

Asimismo, el caso de la Mina Exmingua, rompe con el esquema de que la minería en Guatemala se reduce a la afectación “apenas” de comunidades indígenas o rurales, al darse en la mera cercanía de la ciudad capital, donde las trasnacionales del comercio y la alimentación han dejado su huella en el mobiliario urbano, ocultando los grandes barrios populares y asemejándola a una capital europea.

La visita de la Misión Internacional, integrada por activistas y comunicadores de España, Croacia, Colombia, Argentina, Brasil, Honduras, Costa Rica, El Salvador, Filipinas y Guatemala cerró su actividad en el país guatemalteco y a partir de este sábado seguirá con su trabajo en la zona de Cabañas, El Salvador, donde la lucha organizada a través del Comité Ambiental de Cabañas, logró detener las actividades a la canadiense Pacific Rim.

Ángela Ochoa nos dice que su lucha y la de sus vecinos, compañeros y compañeras “es por la vida, por el futuro de nuestros niños. La iniciamos las mujeres cuando nos enteramos que andaban engañando a la gente en las aldeas. Empezaron a investigar y descubrimos que era la mina. Como no se podía hacer nada, empezamos a hacer la resistencia”.

La mentira fue desde el año 2000, momento de la llegada de la empresa a la zona, la carta de identidad de Exmingua, señala Ángela, quien junto a su esposo vive de las tareas de agricultura y, por ello, conoce el alto valor del agua, que en el caso de su aldea se encuentra ya hoy estrictamente racionada.

Sobre la provocación, con intenciones de romper el cerco de la resistencia, Ángela reitera que su lucha es pacífica y que muchas veces las mujeres han detenido a sus esposos para evitar que los mismos reaccionaran a los insultos y provocaciones que se les realizan durante varias horas al día.

“Son personas que no son de aquí. Las han comprado”, dice Ángela. Asimismo, señala que “luchamos porque van a destruir la tierra, se va a acabar el agua que es lo principal. Las mujeres, como madres que somos, entran en conciencia más rápido que los hombres”, concluyó.

Escuche la entrevista con Ángela Ochoa en audio adjunto.

Foto: Víctor Barro

La Federación Amigos de la Tierra Internacional será presidido por una croata

Hacia un cambio de sistema

Jagoda Munic, nueva presidenta de Amigos de la Tierra Internacional

Fuente: radiomundoreal.fm

municLa integrante de la organización croata Zelena Akcija, Jadoga Munic, fue elegida como presidenta de Amigos de la Tierra Internacional en la recientemente finalizada Asamblea Bienal de la principal federación ambientalista mundial realizada en El Salvador.

La activista ambiental dialogó con Radio Mundo Real acerca de las enseñanzas de la Conferencia Internacional Cambio Climático, Movimientos Sociales y Territorios, organizado por el Movimiento de Víctimas, Afectados y Afectadas (MOVIAC) y por el Centro Salvadoreño de Tecnologías Apropiadas (CESTA), Amigos de la Tierra El Salvador.

Asimismo, nos da su reflexión acerca de uno de los puntos principales de la agenda en la Asamblea General Bienal de la federación, como lo ha sido la discusión en torno a la definición de un “cambio de sistema” a nivel estructural como parte de su plataforma estratégica.

Jagoda trabaja en el área de recursos naturales dentro de su organización de base, en Croacia, contra la privatización de los mismos, nos indica.

Sobre la importancia de la Conferencia en el ítem que hace a la “construcción de movimiento”, Jagoda señaló que la región de América Latina y Caribe (ATALC) ha demostrado ser muy buena en materia de movilización de comunidades organizadas, así como con trabajar junto a esas organizaciones.

“Para el resto de nosotros el trabajo de ATALC ha sido un ejemplo inspirador acerca de cómo trabajar con aquellas comunidades afectadas por minería, grandes represas y otros megaproyectos. Estar aquí en El Salvador nos ha permitido conocer el MOVIAC, integrado por los países de Centroamérica y sus luchas, lo cual nos ha enseñado un camino de trabajo junto a comunidades en otras regiones”, dijo Jagoda Munic.

Consideró esa experiencia como buena para la federación en su conjunto dado que hace “más fácil de entender el contexto en que las organizaciones viven y trabajan”. Por lo tanto es un gran aporte, opinó, al esfuerzo de ATI en relación a “construir movimiento”. En ese sentido y dada la alta criminalización de las luchas por la vida y el territorio, Jagoda consideró que se deben hacer esfuerzos para construir una “red de seguridad” para lo cual se requiere el aporte organizativo internacional de la federación y sus organizaciones aliadas.

La Asamblea bianual significó un espacio de cuatro jornadas íntegras de intercambios y debates entre los representantes de cinco continentes en momentos en que la temática ambiental se encuentra en un lugar destacado de las luchas y preocupaciones de las poblaciones alrededor de todo el mundo.

Acerca del “cambio de sistema” y el rol de ATI en la actual crisis del capitalismo y sus consecuencias, lo que discutió la federación en su Asamblea, la nueva presidenta opinó que para una organización con presencia en 77 países del mundo en torno al ambientalismo la diversidad de voces, con un balance entre organizaciones del “norte” y el “sur” globales, representan una ventaja que enriquece el análisis colectivo.

“En los próximos años, debido a la crisis que enfrentamos en múltiples niveles –ya que no se trata de una única crisis sino que tenemos crisis climática, degradación en los recursos naturales, en el precio de los alimentos, hambre- y al colapso de la economía que afecta sobre todo a la clase trabajadora, desde Amigos de la Tierra debemos ser mucho más proactivos y claros respecto a cuál es nuestra misión en esos cambios”, agregó.

Semillas de cambio

Finalmente, consultamos a Jagoda acerca del significado de la discusión sobre el “cambio de sistema”, la cual pese a no haber agotado sí alcanzó algunos consensos en la Asamblea. “He visto que el actual sistema económico capitalista le está fallando a la gente y a la naturaleza. Por lo tanto no es bueno para las poblaciones y definitivamente no es bueno para el planeta”, dijo.

Sobre las alternativas a dicho sistema que ha demostrado incapacidad para dar continuidad a la vida en el planeta, Jagoda, quien representará a la federación en los próximos dos años, indicó que los medios masivos de comunicación han impuesto la idea de que “ya no existe posibilidad de generar alternativas”, en especial tras la experiencia de la Unión Soviética en Europa del Este. “Hoy vemos en muchas partes del planeta semillas de cambio: muchos grupos hoy discuten una alternativa para nuestros sistemas económicos, financieros, de consumo y de producción”, manifestó.

“No somos los únicos pero estamos entre quienes están discutiendo la alternativa a este sistema y quizá hace unos cinco años no hubiéramos sido capaces de discutir acerca de estos aspectos”, concluyó Jagoda.

La identificación tendenciosa entre capitalismo y “democracia” ha significado, en los países de Europa del Este un falso espejismo y hoy en día los pueblos buscan sus propias alternativas en todo el planeta.

Cesta

Es la primera ocasión que El Salvador es sede de este encuentro internacional, mediante el cual se discutieron estrategias y líneas de acción que conduzcan a mejorar el planeta tierra y se emiten resoluciones que respaldan el trabajo y lucha de los grupos asociados.

http://www.periodicoequilibrium.com/la-federacion-amigos-de-la-tierra-internacional-sera-presidido-por-una-croata/

Guatemala: Denuncia por robo en oficinas de CEIBA y REDSAG

DENUNCIA URGENTE DESDE ASOCIACION CEIBA Y RED NACIONAL EN DEFENSA DE LA SOBERANIA ALIMENTARIA –REDSAG-

LEER: http://www.ceibaguate.org/

Amigos de la Tierra Internacional condena enérgicamente la violencia de la que ha sido objeto CEIBA – Amigos de la Tierra Guatemala (Asociación para la Promoción y el Desarrollo de la Comunidad – Amigos de la Tierra Guatemala) así como la Red Nacional en Defensa de la Soberanía Alimentaria de Guatemala (REDSAG). El pasado 25 de febrero del año en curso, sus oficinas fueron violentadas y todo su equipo de cómputo fue robado. Llama la atención que las oficinas de las personas coordinadoras fueron revisadas en detalle. De igual forma, llama la atención que otros objetos de valor y dinero fueron dejados en las oficinas por lo que la hipótesis de una acción delictiva común no es de recibo. El trabajo de CEIBA y REDSAG es ampliamente conocido en Guatemala y el mundo entero por participar y promover procesos en la defensa de los derechos de Pueblos Indígenas y comunidades guatemaltecas. De igual forma, se han opuesto a iniciativas altamente destructivas como lo es la minería.

Desde ATI demandamos a las autoridades ejercer todas las acciones necesarias para la defensa de los bienes e integridad física de las personas que trabajan en CEIBA y REDSAG así como los de estas organizaciones. Los derechos de quienes defienden los Derechos Humanos es una tarea ineludible. De igual forma, esperamos que las investigaciones se lleven a cabo con celeridad y transparencia en forma inmediata.

Amsterdam, 29 de febrero del 2012

Envíen cartas de denuncia a:
Lic. Héctor Mauricio López Bonilla
Ministerio de Gobernación
Dirección: 6ta. Av. 13-71 Zona 1 Guatemala, C.A.
Tel: 2413-8888 ext. 1621
email: kldivas@mingob.gob.gt

DENUNCIA URGENTE DESDE ASOCIACION CEIBA Y RED NACIONAL EN DEFENSA DE LA SOBERANIA ALIMENTARIA –REDSAG-
La Asociación Para la Promoción y el Desarrollo De la Comunidad “CEIBA” y la Red Nacional en Defensa de la Soberanía Alimentaria de Guatemala “REDSAG” a la comunidad nacional e internacional

LEER: http://www.ceibaguate.org

Aviso de profesionales

mARIOCon Mario Godínez de CEIBA-AT Guatemala tras el robo de archivos en la sede de esa organización

RADIO MUNDO REAL – Como un hecho intimidatorio con finalidad estrictamente política fue definido el hurto de material informático ocurrido el pasado sábado 25 de febrero en la oficina de la Asociación Para la Promoción y el Desarrollo De la Comunidad (CEIBA) y la Red Nacional en Defensa de la Soberanía Alimentaria (REDSAG) en Chimaltenango, Guatemala.

LEER COMPLETA: http://www.radiomundoreal.fm/Aviso-de-profesionales

 

40 años de Amigos de la Tierra Internacional

Cuarenta años de ambientalismo
(Amigos de la Tierra Internacional en sus 40 años)

VIDEO 40 años – Amigos de la Tierra Internacional:

Amigos de la Tierra Internacional
COMUNICADO DE PRENSA

Amigos de la Tierra Internacional celebra 40 años de movilización, resistencia y transformación

amigos de la tierra foei15 de junio de 2011 — Hoy, Amigos de la Tierra Internacional, la federación de grupos ambientalistas más grande del mundo, conmemora su 40 aniversario. A lo largo del año celebraremos junto a nuestros grupos miembro y seguidores, todo lo que hemos logrado en los últimos cuarenta años. Nuestra aniversario también es una oportunidad de mirar hacia los próximos cuarenta años y destacar la urgencia de la transformación mundial hacia sociedades ambientalmente sustentables y socialmente justas.

Amigos de la Tierra Internacional fue fundada en 1971 en Roslagen, Suecia, por un grupo de ambientalistas de Francia, Suecia, Reino Unido y Estados Unidos, que identificaron la creciente necesidad de que existiera una organización que tratara temas ambientales que trascienden fronteras. Cuarenta años más tarde, la federación cuenta con 76 grupos nacionales y más de 2 millones de miembros individuales y seguidores en todo el mundo. Nuestras posiciones y campañas se basan en nuestro trabajo con las bases y las comunidades. Amigos de la Tierra Internacional también es parte de un movimiento mundial y social que abarca campesinos, pueblos indígenas, trabajadores, mujeres y jóvenes.

Solidaridad
Nnimmo Bassey, presidente de Amigos de la Tierra Internacional dijo: “Al trabajar juntos en todo el mundo, mostramos a las instituciones y gobiernos beligerantes que el camino hacia el futuro es de solidaridad y no de competencia ni de destrucción. Estamos orgullosos de decir que en cuarenta años hemos crecido en número y poder y continuaremos apoyando firmemente a quienes luchan por justicia ambiental en todo el mundo.”

Los miembros de Amigos de la Tierra Internacional realizan campañas juntos acerca de los problemas ambientales y sociales más acuciantes, desde la biodiversidad al cambio climático y de los agrocombustibles a la minería. Trabajamos para reducir la influencia que ejercen las políticas económicas neoliberales y las acciones de algunas de las empresas trasnacionales e inversores más poderosos del mundo. Queremos sociedades sustentables que aseguren la justicia ambiental y social, la dignidad humana, y el respeto de los derechos humanos y de los pueblos. Estamos convencidos de que un mundo mejor es necesario y posible y continuaremos trabajando con ese fin en los próximos cuarenta años.

Hemos producido una serie de materiales para conmemorar nuestro aniversario, como por ejemplo:

-ATI a los 40: un informe sobre la historia de la federación, nuestras principales victorias en las últimas décadas y nuestro papel en el movimiento mundial por el medio ambiente: http://www.foei.org/es/who-we-are/about/40th-anniversary/40o-informativo

-40 Luchas y éxitos: una recopilación de ejemplos de campañas y victorias inspiradoras de nuestros grupos miembro y de las comunidades con las que trabajan: http://www.foei.org/es/luchas-exitos

-Artículo de opinión del Presidente de Amigos de la Tierra Internacional, Nnimmo Bassey, de Amigos de la Tierra Nigeria:
http://www.foei.org/es/who-we-are/about/40o-aniversario/40o-op-ed/

Lea más acerca de cómo puede apoyar nuestro trabajo: http://www.foei.org/es/get-involved/bienvenidos-as-a-amigos-de-la-tierra-internacional?set_language=es

Fotos disponibles para descargar libres de derechos, para uso de prensa: http://www.flickr.com/photos/foei

amigos de la tierra foei

SOLIDARIDAD CON JAPON

Pedido tras terremoto y tsunami en Japón

El 11 de marzo, un terremoto de magnitud 9.0 azotó la costa noreste de Japón provocando un gran tsnuami y graves daños en todo el norte de Japón. Más de 8.000 personas están desaparecidas y 500.000 están viviendo en refugios temporales. Amigos de la Tierra Japón está recaudando dinero para colaborar en los esfuerzos de ayuda. Por favor dona lo que puedas.

http://www.foei.org/es/get-involved/take-action/pedido-tras-terremoto-y-tsunami-en-japon

VIDEO: AMIGOS DE LA TIERRA INTERNACIONAL

UNA BREVE PRESENTACIÓN DE AMIGOS DE LA TIERRA INTERNACIONAL

Somos la federación ambientalista de base más grande del mundo, con 77 grupos nacionales y alrededor de 5000 grupos locales en cada continente. Con más de 2 millones de miembros y seguidores en todo el mundo, realizamos campañas sobre los problemas ambientales y sociales más acuciantes.

21/22 de septiembre: estreno mundial de La Era de la Estupidez

Amigos de la Tierra Internacional le enorgullece estar vinculado a la Era de la Estupidez, la nueva película de la directora Franny Armstrong, que ilustra los efectos devastadores del cambio climático.
El drama documental trata de un anciano que vive en un mundo devastado en 2055, y que se pregunta “¿por qué no detuvimos el cambio climático cuando tuvimos la oportunidad?“. La película es provocativa y poderosa y ha causado una importante discusión en torno al cambio climático antes de la Cumbre de Copenhague en diciembre de este año.

Más información en la web de AMIGOS DE LA TIERRA INTERNACIONAL

Web Oficial: http://www.ageofstupid.net/